El Batman que ríe

Scott Snyder y Jock presentan el enfrentamiento entre Batman y el Batman que ríe.

Por
0
2933

Edición original:The Batman Who Laughs núms. 1-7 USA, The Batman Who Laughs: The Grim Knight núm. 1 USA (one-shot)
Edición nacional/ España:ECC Ediciones
Guion:James Tynion IV, Scott Snyder |
Dibujo:Eduardo Risso, Jock
Entintado:Eduardo Risso, Jock
Color:David Baron
Formato:Cartoné, 232 págs. A color.
Precio:25,00 €

En la reseña de El Batman que ríe: Se alza el infierno (Year of the Villain: Hell Arisen en USA) se comentaba que aquel cómic y este otro que nos ocupa, eran la mejor opción si se quería leer al villano de reciente creación más famoso del mundo del cómic. El Batman que Ríe es un personaje creado para llamar la atención, algo que inevitablemente consigue. ¿Qué sería de Batman si matara al Joker e inhalara la última trampa mortal del payaso convirtiéndose en él? La respuesta es este ser inmundo que mantiene su parte de Batman, esa en la que urde planes en los que nunca pierde, pero que adereza con maldad, locura, sadismo o carcajadas. Un enemigo colosal que el propio cómic enaltece como formidable, pero cuyas acciones no siempre refuerzan el valor con el que se nos ha presentado. Tanto en Se alza el Infierno como en este tomo, el Batman que ríe da alguna muestra de construirse él mismo su propia reputación, pero el aura creada alrededor del enemigo se sostiene en base a lo que dicen de él el resto de personajes y no tanto al propio destacar del mismo.

Batman investiga una mafia que trafica con cadáveres de Gotham City. Al interceptar uno de sus camiones descubre el cuerpo sin vida de Bruce Wayne. ¿Cómo es posible? Examinando el idéntico cadáver, nuestro Bruce reconoce las cicatrices de su entrenamiento, la quemadura de Ducard o la laceración de Harvey al convertirse en Dos Caras. Las cicatrices repasan la historia de un Batman activo hasta que Bane le rompe la espalda, tras esto se retira y decide ayudar a Gotham de otra forma. Se casa y tiene una hija, May. Es un Bruce Wayne de una tierra paralela. El Batman que ríe está matando a los Bruce Wayne del multiverso, el Joker lo sabe y se ¿suicida?, con el fin de transformar a Batman en el murciélago que ríe y así poder enfrentarse de igual a igual con el monstruo del multiverso oscuro. Comienza aquí una carrera contrarreloj por no caer en la intoxicación del Joker, al tiempo que lucha con el Batman que ríe que además cuenta con la ayuda del Caballero Sombrío, otro Batman del multiverso de pesadilla. Si esta premisa no te ha impactado negativamente, ni has sentido el impulso de huir, disfrutarás del cómic. La lucha de intelectos entre Batmans se plantea interesante y “la molonidad” está bien entendida, sin llegar a los extremos recientes de Snyder.

La trama se muestra interesante cuando se relatan algunas historias de los Bruce Wayne alternativos, el padre, el alcalde, el alcaide de Arkham… todos más felices y proactivos que nuestro protagonista, sin tener ni mucho menos un papel preponderante, resultan simpáticas anécdotas. El comisario Gordon y su hijo James serán aliados de Batman contra el monstruoso murciélago del multiverso y el Caballero Sombrío. El vástago del comisario es uno de esos personajes que gusta a Snyder, como ya demostrara durante su etapa en Detective Cómics en la saga Espejo oscuro. El guionista lo recupera en un punto parecido al que lo dejó, donde el psicópata lucha por redimirse ante la desconfianza de su padre. El Pingüino proclamado por el Batman que ríe como el enemigo final de Batman en la mayoría de mundos, también cuenta con su aparición.

El cómic pierde fuelle cuando divaga sin demasiada habilidad, por Gotham, lo que deber ser, lo que es, lo que ha sido o en el ir y venir con el sistema Qreu. Brilla más cuando se centra en las vicisitudes de sus protagonistas, en el enfrentamiento entre Batmans o en los diferentes Bruce Wayne que aparecen en el tomo. Como suele ocurrir con los finales de Snyder, se siente algo atropellado y rocambolesco sin ser el ejemplo más representativo del autor. Además se podría echar en falta, dado el título, la perspectiva del villano, la trama vista a través de sus ojos. Cierto es que la designación puede deberse a la trasformación de “nuestro” Batman en el que ríe, en este sentido sí obtenemos el prisma anunciado, sin embargo, explorar al villano como protagonista hubiese resultado interesante.

El tribunal de los búhos también tiene una pequeña cuota de pantalla, Snyder sigue una constante en todas sus tramas con Batman, la de referenciarse continuamente queriendo demostrar que todo está relacionado, cohesionado, pensado. Aún cuando lo hace de forma claramente artificial, como es el caso de los búhos, el esfuerzo por tratar de cohesionar las historias es de valorar. Claro está, sería mucho mejor si se extendiera a lo realizado por otros autores y no solo se fijara en los cómics que llevan su firma o las de sus amigos con las que ha planeado las sus tramas.

El tomo recopilatorio incluye, como también lo hacía la edición en grapa, el origen del Caballero Sombrío, un one-shot escrito por James Tynion IV y dibujado por Eduardo Risso que recrea escenas del mítico Año Uno de Frank Miller y David Mazzucchelli, eso sí, con las diferencias que entraña el Batman que dispara. Una entretenida historia Elseworlds con Gordon como héroe y antagonista.

Del dibujo se encarga Jock, que ya trabajara con Snyder en la mencionada Detective Comics, o como artista de la excelente Green Arrow: Año uno. En este cómic no se muestra especialmente inspirado, sobre todo a medida que avanzan los números, pero sigue siendo un trabajo muy valorable, con un estilo sucio que casa muy bien con las escenas del cómic, una distinguida narrativa y logrados toques de terror apreciables en la representación del villano principal. Del color se ocupa David Baron, excelso en su aportación. Un arte que sin ser la muestra más clara del talento de Jock, eleva la nota general del cómic.

En definitiva El Batman que Ríe es un cómic de acción con el personaje de moda, que entrega lo que esperas que haga de forma solvente y que resulta disfrutable, pues tenemos a un Snyder comedido (dentro de sus posibilidades) y con buenos picos de lucidez. De todas las opciones para leer sobre el personaje disponibles, esta es una de las mejores. Si eres su público objetivo o disfrutas con este tipo de cómics, puede que incluso te quedes con ganas de más. En ese caso es recomendable el enfrentamiento contra Lex Luthor narrado en Se alza el infierno.

Edición original:The Batman Who Laughs núms. 1-7 USA, The Batman Who Laughs: The Grim Knight núm. 1 USA (one-shot) Edición nacional/ España:ECC Ediciones Guion:James Tynion IV, Scott Snyder | Dibujo:Eduardo Risso, Jock Entintado:Eduardo Risso, Jock Color:David Baron Formato:Cartoné, 232 págs. A color. Precio:25,00 € En la reseña de El Batman…
Guion - 6
Dibujo - 7.5
Interés - 6

6.5

Palomitero

Snyder y Jock entregan un cómic entretenido y disfrutable, siempre y cuando no te exaspere el villano del multiverso oscuro. Ambos autores recuerdan su etapa conjunta en Detective Comics, especialmente Espejo oscuro.

Vosotros puntuáis: 7.66 ( 8 votos)
Artículo anterior#ZNCine – Crítica de Soul, de Pete Docter y Kemp Powers
Artículo siguienteEnanos #5
Málaga (1984). Desde muy pequeño leía tiras cómicas en los dominicales, 13 rue del percebe era mi favorita. A mis padres les gustaba que su hijo leyera y cada poco tenía un Astérix nuevo para leer y releer. A la edad de diez u once comencé con el americano, Spiderman para ser más exactos. La saga del clon fue mi primera lectura. Todavía me pregunto cómo pude aficionarme con aquello pero la verdad es que me atrajo enormemente e incluso el no saber qué estaba leyendo (para nada empecé con el número 1) fue un plus para mi interés. La primera lectura siempre condiciona y como secuela me deja mi gusto por personajes alternativos. Tras esto, todo lo demás; universo Marvel , mi adorada DC, cómic independiente y grandes obras que me mostraron lo realmente interesantes que pueden llegar a ser los tebeos. Sueño con contemplar Themyscira sobre mi nube Kinton con un anillo verde en el dedo y una “S” roja en el pecho. Cómics, coleccionismo, cine, videojuegos, motos, fútbol, NBA… demasiados intereses para tan escasa bolsa y tan poco tiempo. Orgulloso y agradecido de formar parte de esta histórica web, a la que he leído durante tantos años.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments