Doktor Sleepless: Engines of Desire

Por
11
1081

 

Guión: Warren Ellis
Dibujo: Iván Rodríguez
Edición España: Ediciones Glénat
Colección: Popcorn
Contiene: Doktor Sleepless 1-8 USA
Formato: Tomo rústica de 216 páginas
Precio: 15,00 €

 

“A partir de ahora llamadme Doktor Sleepless, Jesucristo científico del siglo XXI, el bastardo definitivo del mañana.”

El guionista británico Warren Ellis, profeta “fantacientífico” del mundo del cómic, autor de alma cyberpunk y pensamiento inquieto y crítico, ha desarrollado desde finales del siglo pasado sus mejores trabajos en obras tan destacadas como The Authority, al lado de Bryan Hitch, Planetary, en colaboración con John Cassady o Transmetropolitan, con las aportaciones de Darick Robertson a los lápices. En estos trabajos sobrevuela cierto halo satírico, una voluntad de conciencia social enmarcada habitualmente dentro de relatos de tendencia distópica que tanto gustan a Warren Ellis y que intentan hacernos reflexionar, como la buena ciencia ficción aspira siempre a conseguir, sobre los tiempos venideros y el papel que la humanidad ha de jugar en ellos. Estas fábulas entremezclan la tecnología de última generación y los gatches de todo tipo con personajes cínicos y de tintes megalomaníacos que acostumbran a entrar en conflicto con una sociedad decadente. Pese a los títulos mencionados, Doktor Sleepless, serie de irregular publicación de Warren Ellis y el dibujante español Iván Rodríguez para la editorial Avatar Press, parece el modelo perfecto de cómic en el cual el estilo de su autor se hace más evidente, una historia que él mismo ha calificado como “el nuevo Transmetropolitan” y que posiblemente sea uno de sus trabajos más interesantes en los últimos años dejando a un lado su conclusión en Planetary y su breve etapa en Thunderbolts.

Sinopsis de Doktor Sleepless

Doktor Sleepless es la historia de John Reinhardt, autoproclamado un villano de cómic, un mad doctor con pretensiones de destruir el mundo y la sociedad establecida que él mismo ayudo a construir con su talento en el pasado. En este futuro de tendencia cyberpunk la gente busca su lugar en el mundo a través de modificaciones extremas en sus cuerpos. Ahora, después de unos años desaparecido, John Reinhardt ha decidido volver a su ciudad natal, Heavenside, para desatar desde allí, desde la mansión familiar en la que se suicidaron sus padres tiempo atrás y junto a su sexy y letal ayudante, la enfermera Igor, el apocalipsis que ponga fin a todo. Pero si John Reinhardt es el Doktor Sleeplees, ¿quién es el preso que la policía custodia desde hace un año en la cárcel de Heavenside y que responde a ese mismo nombre?

Doktor Sleepless: El Futuro Ya Ha Llegado

Doktor Sleeplees se sitúa en un mundo cercano al nuestro en el que hay un sentimiento generalizado de que las promesas de lo que debía ser el futuro no se han cumplido. No existen coches voladores, ni mochilas cohete y la policía ha pasado a ser un derecho privado para aquellos que pueden pagarlo. La gente se mantiene en contacto a través de implantes tecnológicos en sus retinas que les avisan de la situación de sus familiares y amigos en todo momento y han surgido tribus urbanas en la sociedad como los grinders que se actualizan a sí mismos como si de ordenadores se tratasen. La humanidad, en definitiva, ha muerto. Todo pasa por la búsqueda de lo virtual, como manera de trascender la propia vida, en vez de valorar las relaciones personales que tienden a perder su individualidad en favor de la conciencia de “enjambre”. En un mundo así aparece el Doktor Sleepless para anunciar que el futuro no está por llegar sino que ya ha llegado y se encuentra a nuestro alrededor. Siempre un paso por delante de sus detractores este peculiar personaje parece tener un infalible plan para destrozar el futuro, desatar el caos y demostrar que este mundo esconde un terrible secreto. Mientras, mediante flashbacks, conoceremos pedazos de la vida del Doktor Sleepless y de cómo la locura se fue apoderando de él hasta conducirle a su cruzada personal contra los tiempos venideros.

Doktor Sleepless parte de una historia cuya trama y personaje principal recuerdan inevitablemente al protagonista de V de Vendetta de Alan Moore y David Lloyd pero aderezado con una estética cyberpunk heredera de Philip K. Dick en la que los elementos de tendencia glam, en la línea del film de culto The Rocky Horror Picture Show de Jim Sharman, y góticos, con referencias bastante directas a la literatura lovecraftniana, acaban de conformar y definir una obra que sabe mantener el inconfundible sello de su autor en cadauna de sus páginas. En Doktor Sleepless las ideas de Warren Ellis golpean a diestro y siniestro en una trama irregular y de ritmo endiablado que se vuelve más compleja e interesante a medida que avanza entre sus constantes giros y vueltas de tuerca hacía territorio desconocido. Esto hace que Doktor Sleepless se convierta en una lectura adictiva pero también difícil de seguir cuando se centra en ciertos aspectos técnicos y tecnológicos, la verborrea de tecnicismos habituales de su autor llega aquí a su clímax al mismo tiempo que nos movemos por una historia plagada de referencias pop, monólogos interminables (a la par que fascinantes) y una puesta en escena que hace gala de una imaginería futurista muy presente en la filosofía de sus personajes.

Los lápices del español Iván Rodríguez contribuyen a esto último con un trazo limpio y claro que se supedita perfectamente a las intenciones de Warren Ellis y que funciona en términos generales sin mayores alardes. En definitiva, Doktor Sleepless es una obra entretenida, con un planteamiento interesante, con cierto halo de revisionismo del propio Warren Ellis respecto a trabajos suyos anteriores pero con los alicientes suficientes para que la propuesta nos siga pareciendo fresca y hacernos pasar un buen rato. En 2009, Ediciones Glénat editaba los primeros ocho números de Doktor Sleepless en un tomo bajo el subtítulo de Engines of Desire (Máquinas de Deseo) dentro de su colección Popcorn en la cual ya se han editado otras obras del guionista inglés como Black Summer, No Hero, Black Gas o Supergod. Sin ningún tipo de introducción sí incluye el tomo, por otro lado, algunos extras como textos complementarios a imitación de páginas webs, de gran utilidad para comprender algunos aspectos del mundo que refleja Warren Ellis en la serie, una galería de covers completa y algunas ilustraciones del portadista Felipe Massafera. En Estados Unidos se han publicado hasta la fecha trece números de la serie, el último en julio del pasado año, por lo que tendremos aún que esperar para poder ver por aquí la continuación de las aventuras de este “bastardo definitivo del mañana”.

Enlaces de Interés
11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
19 enero, 2012 9:23

Aunque no es la obra reseñada, sorry… ¿alguien está leyendo FreaksAngels? Sólo leí el primer tomo y me gustó, ¿qué tal sigue?

Nachucky
Nachucky
19 enero, 2012 10:51

Compré en su momento el primer tomo, pero me quedé con la sensación de historia a medias. ¿Se sabe si Glenat sigue interesada en continuar la publicación cuando haya números USA suficientes para otro tomo?

JOSE
JOSE
19 enero, 2012 11:38

Freakangels la tengo pendiente de lectura, que me compré los 6 tomos de golpe en una tienda de 2ª mano y aún no me puse con ellos. Pero la pinta es buena…

KURT
KURT
19 enero, 2012 12:05

PURO SELLO ELLIS!
 
La leí hace algún tiempo y es bastante correcta, como muchas de las cosas que hace Warren Ellis para Avatar Press… En todo caso, nunca al  nivel creativo de sus obras más renombradas.
Esto se debe a que tanto Ellis como Ennis usan la editorial para publicar obras de tono alternativo, antiestablishment y dejan relucir sus ideas más controvertidas y revolucionarias.
En particular el inglés, quién es la antítesis de Frank -fascista- Millar, siempre en sus comics deja ver su lado más anáquico de las cosas, de su inconformismo con el sistema y que todo debiera cambiar. Aunque nunca he entendido si busca un cambio para mejor o para volver al mundo en un caos total.
 
Ellis en Avatar Press aún no publica un trabajo definitivo que sobresalte al lector como Transmetropolitan, Planetary o The Authority, pero en sus títulos desborda talento algo que se dejó olvidado hace tiempo desde que hace historias de superhéroes para Marvel…
Sólo Nextwave y Thunderbolts son interesantes, el resto de sus trabajos como Iron Man, todo lo que hizo para la línea Ultimate y Astonishing X-Men, no superaron nunca la mediocridad y estaba muy presente esa idea que el autor cumplía sin quemarse las neuronas.
Por ello es agradable encontrarse con publicaciones como Desolation Jones, Black Summer, Global Frequency, No Hero, Dark Blue, Mek y Red, porque como dije no son obras maestras pero sacan al lector de la lectura abitual con giros interesantes que hacen pasar un buen momento sin sentir que perdimos nuestro dinero en comic-basura.   

Armin Tamzarian
Autor
19 enero, 2012 12:35

Doktor Sleeples es, sin llegar al nivel de obras capitales de Warren Ellis como Planetary, The Authority o Transmetropolitan, una muestra cristalina y quintaesencial de su manera de entender el mundo del cómic dentro de una vertiente mucho más personal y alejada de las grandes edioriales. Doktor Sleeples es como el gurú de una distopía no muy lejana en la que las personas se moverán casi exclsuivamente por medio de la informática en un mundo globalizado e insensible. Una especie de nuevo Tyler Durden con complejo de Victor Frankenstein. Yo espero con ganas la continuación. Por ahora todo lo que he leído de Ellis para Avatar (Wolfskin, Black Summer, Supergod, esta Doktor Sleeples) me ha gustado en mayor o menor medida, la verdad es que no me quejo.

Janus2099
Janus2099
19 enero, 2012 13:38

Me hace mucho gracia que llamen a Frank Miller fascista, cuando es todo lo contrario. Sus obras son de un rancio derechismo americano en el que el individuo está por encima del estado hasta unos niveles muy tea party. El estado es un agente opresor y el individuo debe luchar contra esa masa sin forma  y tiránica, ya sea Batman (individuo) vs Superman (estado), o Esparta (ciudadanos libres) vs Persia (masas de esclavos).
 
Es mi opinión, eh, que igual hay gente que tiene otra visión del tema.
 
De todas formas, viva Warren Ellis!

Sputnik
Sputnik
Lector
19 enero, 2012 14:08

No conocía la existencia de esta obra. Me la agencio sí o sí: Warren Ellis, a poco que esté inspirado, supera con creces a la mayoría de sus colegas encumbrados, y las ideas tanto científicas como políticas que tiende a verter en sus obras me van pero que mucho.

bongo
bongo
Lector
19 enero, 2012 16:06

Me encanta esta serie…de lo mejorcito de Ellis desde hace mucho (descontando Fell),toda una lastima que la tenga abandonada…dice que el ultimo numero del sgundo arco sale este año y luego paron indefinido 🙁

Miver
Miver
Lector
19 enero, 2012 20:26

Janus, hombre, a Miller se le levanta el brazo (con rifle incorporado), una cosa es que en sus tiempos mozos la vena liberal-individualista americana le hiciera crear obras muy interesantes pero actualmente es un liberal conservador a ultranza… en fin, que dentro de poco estará en un Death Match Celebrity (tipo http://libros.fnac.es/s21839/Moore-Vs-Miller-Fight/Comics-novela-grafica-manga-y-superheroes ).
Warren Ellis de momento no me ha dado motivos de queja, incluso logró que volviera a cogerle el gusto a Stark. Probaremos.

Tiegel
Tiegel
19 enero, 2012 21:43

Me gustó tirando a mucho, a ver si la siguen publicando que ya van años del primer tomo

Espaiderman
Espaiderman
Lector
21 enero, 2012 17:44

 Sin ser su mejor obra, divertida y entretenida. Como Armin dijo hace mucho, Avatar es un sello a tener en cuenta.