Bloodshot Reborn: El hombre analógico

Reseña del tercer tomo de Bloodshot Reborn por Jeff Lemire y Lewis LaRosa, los autores cambian de tercio para seguir con la historia del famoso mercenario.

Por
2
1415
 

Edición original: Bloodshot Reborn #10-13 USA
Edición nacional/ España: Medusa Cómics
Guión: Jeff Lemire
Dibujo: Lewis LaRosa
Color: Brian Reber
Formato: Libro rústica, 128 págs.
Precio: 13’95€

 

La serie de Bloodshot Reborn, cuyo tomo ha publicado Medusa en septiembre, es una de las que más está gustando de la actualidad de Valiant en España y no es para menos, su guionista Jeff Lemire está haciendo un magnífico trabajo al llevar al mercenario con el cuerpo lleno de nanitos por terrenos que nunca habían sido explorados en su colección. En los dos tomos anteriores, que daban inicio a la segunda colección protagonizada por el personaje (recordemos que la primera duró 25 números más algún especial), Lemire metía a Bloodshot en un entorno rural de esos que a él le gustan tanto y le hacía vivir una especie de road movie con asesinatos y mucha locura. Puede que esto no sea algo original en la obra de Lemire ya que el autor tira mucho de la misma temática en varias de sus historias, pero en este caso hubo un consenso de público y crítica al afirmar que la historia planeada para esos números le quedaba a Bloodshot como anillo al dedo.

En este tercer tomo hay una separación con respecto a lo anterior, un punto y aparte, la otra historia ya había terminado, Bloodshot y sus secundarios ya habían resuelto el caso y nuestro supuesto héroe ya tenía de vuelta en su cuerpo todas las pequeñas máquinas que lo hacían prácticamente invencible. Uno de los puntos positivos de aquella historia es que sigue la tendencia de Valiant de no regodearse durante años con lo mismo, es decir, es corta y Lemire la acaba en solo nueve números, lo que viene siendo la primera mitad de la colección, así que para la segunda tiene preparado algo muy diferente ¿o no?.

Al final del último tomo, Bloodshot y Magia se habían quedado juntos viajando en furgoneta, según nos cuentan ahora, ambos encuentran un terreno a las afueras de Los Ángeles y se quedan a vivir allí, pero el mundo dista de ser un lugar bonito para ambos.

El hombre analógico nos presenta un futuro distópico, treinta años después, los protagonistas viven en un lugar destrozado y desértico donde hay que pelear para sobrevivir, en el que el agua y la comida escasean fuera de los muros de la gran ciudad y hay una multitud de peligros alrededor. La situación tiene cierta originalidad dentro de lo que es la historia de Bloodshot, pero si lo compramos con otras cosas el tema ya cambia. Dentro de Valiant, la historia recuerda mucho a algunas de las andanzas futuras del pequeño de los hermanos Anni-Padda, el conocido como Eternal Warrior, en su propia colección, el tema de los futuros distópicos también se trata en la serie de Rai aunque ambas más lejanas en el tiempo. Con respecto a Jeff Lemire todos recordamos que hasta hace muy poco el era el escritor de Old Man Logan para Marvel que continuaba con la vida de ese viejo Lobezno que venía de un mundo roto de la misma manera que este, de hecho ambas historias las escribía a la vez ¿un guiño quizás?. Puede ser, pero lo que lo es sin duda son las diferentes referencias a Mad Max, cuya última película se había estrenado unos meses antes de su publicación en Estados Unidos.

A pesar de todo esto la historia es buena que es lo que importa, para mi gusto está por encima de mucho de lo que ha hecho y hace para las grandes editoriales y sigue con el nivel marcado por los dos tomos anteriores sin nada que envidiar aunque el tomo sea totalmente diferente, eso sí, los tres mejoran juntos al entenderse como una historia completa que, en este caso, acaba continuando para finalizar en el siguiente tomo.

Una característica del personaje que en Bloodshot Reborn no se había tocado es la de su conexión con el resto del universo Valiant, con su anterior colección se había involucrado profundamente en las Harbinger Wars, luego formaba parte de una supuesta remodelación del Proyecto Espíritu Renacido para más tarde cruzarse con Archer y Armstrong. Tras su cancelación tuvo una limitada que le metía de lleno en el evento Armor Hunters donde formaba parte del equipo Unity, se vio un especial suyo para Book of death y formó parte esencial de The Valiant, pero es empezar Bloodshot Reborn y aislarse. Sin embargo Lemire tira de todo esto para el futuro distópico aquí presentado, no es que sea necesario leerlo ni mucho menos, pero sí que se ve que Bloodshot conoce a fondo a todos los héroes que por aquí se presentan y a sus deformadas versiones futuras. Sus principales enemigos son un grupo llamado los Shadowmen que poco tienen que ver con el héroe original y unas armaduras copiadas de X-O Manowar pero sin Aric, los héroes están todos muertos menos Ninjak, de hecho asistimos a la muerte de unos envejecidos Torque, Faith y Animalia (Harbinger) y, aunque Bloodshot no quiere participar de esto prefiriendo vivir apartado de la ciudad con su pueblo, al final nuestro protagonista tendrá que ir a por el gran villano de turno.

La historia es mucho más predecible que la anterior pero se disfruta igualmente gracias, en este caso, a la acción y a la buena construcción de mundo y personajes, el final también es predecible, está claro que algo pasaba y Bloodshot volvería de alguna manera al mundo Valiant actual, teniendo en cuenta los antecedentes en los que el guionista nos ponía en los primeros números de Bloodshot Reborn, con respecto al estado mental del protagonista, estaba claro por donde iba a tirar, sin embargo es curioso que esto no baje el nivel y siga haciendo de ella una maravilla de serie.

Dejamos para el final el apartado gráfico, en la costumbre de la editorial americana por cambiar de dibujante en cada arco, le toca el turno a Lewis LaRosa, un artista actualmente exclusivo de Valiant al que pudimos ver por Harbinger, Shadowman o en el primer volumen de Bloodshot (y que veremos en el futuro). Su estilo casa perfectamente con lo que aquí se cuenta, mejor incluso que lo hiciera en el pasado, tiene un toque más realista que los anteriores dibujantes de Bloodshot Reborn pero logra no caer en lo estático como pasa a otros de este estilo y consigue transmitir muy bien la acción, algo imprescindible para un tomo de estas características. Su imitación de Mad Max con los Shadowmen persiguiendo en coches al camión del protagonista es perfecta y su interpretación de la versión vieja de los diferentes personajes tiene un diseño perfecto, especialmente en lo que toca a Ninjak y a Torque, o al propio Bloodshot cuando no lo recubren los nanitos.

Su trabajo añadido al de Lemire hacen de este otro imprescindible a pesar de que se nota que es una historia de transición entre el regreso de Bloodshot a su condición original y la batalla final contra el P.E.R. que prometen para el siguiente tomo y que cerrará este Bloodshot Reborn.

  Edición original: Bloodshot Reborn #10-13 USA Edición nacional/ España: Medusa Cómics Guión: Jeff Lemire Dibujo: Lewis LaRosa Color: Brian Reber Formato: Libro rústica, 128 págs. Precio: 13'95€   La serie de Bloodshot Reborn, cuyo tomo ha publicado Medusa en septiembre, es una de las que más está gustando de…

Bloodshot Reborn: El hombre analógico

Guión - 9
Dibujo - 9
Interés - 9

9

Perseguible

Jeff Lemire lo vuelve a hacer, ahora con LaRosa sigue su historia de Bloodshot a muy buen nivel .

Vosotros puntuáis: 9.3 ( 3 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
javipalPau Recent comment authors
Recientes Antiguos
Pau
Lector
Pau

Muy recomendable , me ha gustado mas esta historia que el arco anterior sin desmerecerlo. El hombre de la torre siempre es nuestro peor enemigo : )

javipal
Lector
javipal

A mi me ha gustado mucho este arco, el mejor de los 3 que llevo en mi opinión.