Batman – Criatura de la Noche

Nueva incursión de Busiek en la idea que ya exploró en 2004 con Superman, centrando su atención en Batman.

Por
4
2223

Edición original: Batman: Creature of the Night núms. 1-4 USA .
Edición nacional/ España:ECC Ediciones.
Guion: Kurt Busiek.
Dibujo: John Paul Leon.
Entintado: John Paul Leon.
Color:John Paul Leon.
Formato: Cartoné, 216 páginas. A color.
Precio: 24,00 euros.

En 1985, Kurt Busiek, llevaba 3 años trabajando como guionista profesional, pero lo hacía de forma puntual y no de manera regular. Crisis en Tierras Infinitas estaba en pleno apogeo y se publicó el DC Comics Present #87 escrito por Elliot S. Maggin y dibujado por Curt Swan, en el que se contaba una historia del Superboy de Tierra Prima, que se suponía era el mundo real. Y por ello, en 2004, Busiek, les dedicada con efusiva pasión la obra que llegó a las tiendas bajo el título de Superman: Identidad Secreta. Una historia que ha pasado, por méritos propios, a ser todo un clásico moderno y a formar parte de todo top que se realice del Hombre del mañana.

En aquel mundo que Busiek mostró a los lectores, y durante cuatro entregas, a un chico llamado Clark Kent cuya vida guardaba ciertas similitudes con la de su héroe de cómic: Superman. Una historia de corte optimista con un más que certero estudio minuciosos del personaje a manos del guionista de Astro City con los lápices de Stuart Immonen.

Batman: Criatura de la Noche llega recopilado en un tomo de la mano de ECC la que puede definirse como una nueva incursión en la misma idea de 2004, pero centrada en la figura del Caballero Oscuro de DC Comics. La serie se comenzó a publicar en USA en 2017 y acarreó un retraso de dos años debido a la batalla contra el cáncer que, John Paul Leon, su dibujante, libró y que afortunadamente logró ganar.

Esta secuela espiritual, tal y como la define Busiek, se centra en el lado oscuro y terrorífico de la idea que ya trató en Identidad Secreta. El guionista de Liberty Project mira de frente a la locura y a la propia enfermedad mental a la hora de adentrase en un mundo mucho más siniestro y tenebroso, mucho más afín al concepto clave de Batman. De ahí que no pueda hablarse de secuela, pues no comparten siquiera mismo universo, sino más de un proyecto hermanado con el que poder dar una nueva vuelta de tuerca alrededor de uno de los personajes más importantes de la editorial.

Si en su primer trabajo de 2004 se centraba en la adolescencia y el autodescubrimiento, en Criatura de la Noche el enfoque es mucho más emocional, profundizando en la ira, la frustración, la obsesión y la impotencia frente a un mundo que no parece estar dispuesto a doblegarse a las exigencias de una mente que busca plegarlo a su visión de la justicia.

De nuevo tenemos a un muchacho, aficionado a los comics, que devora los de Batman, en concreto, cuya vida tiene un sinfín de similitudes con la del cruzado enmascarado, pero que su distorsionada mente fuerza de tal manera que aún sean más claras y concisas si cabe. Y como al joven Bruce Wayne, el protagonista de la historia, el niño Bruce Wainwright, la tragedia llega a su vida cuando sus padres mueren a manos de unos ladrones.

El juego está planteado y de nuevo, Busiek, pone en marcha los engranajes en los que lo ficticio y lo real se van desdibujando a medida que se plantea un profundo análisis del mito de Batman. Una desconstrucción del Caballero Oscuro dentro de una historia trágica de género negro, con guiños y referencias propias a la mitología del murciélago, que los aficionados al mismo apreciaran y los que se acerquen a la obra sin acarrear tras de si años de lecturas los detectaran sin demasiados problemas… y aún así resultan excesivamente cargantes en su conjunto. Si Busiek buscaba emular su trabajo en Identidad Secreta, con Criatura de la Noche, no logra arañar tan profundamente en la idea y a lo largo de la historia se producen serios problemas de ritmo. Un ritmo que tal vez se ve lastrado por el uso de tres narradores que, si bien sirven para aportar distintos puntos de vista de la trama, pueden resultar cargantes en algunos momentos de esta. La historia se queda encorsetada, atrapada en sí misma, costándole respirar. Busiek, plantea una premisa y una resolución sobresaliente, pero un desarrollo mucho más errático del esperado en alguien de su talento.

Paul Leon adaptando su estilo a las necesidades visuales y narrativas de la historia.

La historia podría haber funcionado mejor con una extensión más contenida, con menos divagaciones, con menos momentos de mirar hacia otros sitios y centrarse más en la intención real de la obra. Un mal que gracias al excelente trabajo que desarrolla su dibujante, John Paul Leon, se diluye lo suficiente como para pasar por alto las taras de ritmo y el bloqueo narrativo que luce Busiek en algunos momentos. El dibujante se hace cargo de todo el proceso artístico, lápiz, tinta y color, y eso se nota a la hora de trasmitir el tono tan marcado que emana de la obra, con una paleta de colores apagada, con apenas momentos luminosos, con más luces que sombras, donde la mancha de tinta abunda y añade profundidad a la opresiva atmósfera malsana que, de alguna forma, se va filtrando en el lector a lo largo de sus páginas. Lo que Paul Leon logra con su estilo de dibujo sucio y aplastante es una de las facetas más remarcables de la obra, que se clava en la retina y hace percibir este trabajo como algo mucho más sobresaliente de lo que en realidad es a nivel de guion por parte de Busiek.

Un trabajo que juega bien con lo real y lo ficticio, dejando la puerta abierta a la valoración personal, mientras construye un mundo que bien puede ser interpretado como fruto de una mente perturbada, mientras la justicia se aplica de forma expeditiva y contundente. Un trabajo que recoge lo mejor de su antecesor, pero no logra mantener un buen ritmo por la excesiva preocupación por el detalle y una duración tal vez excesiva para la historia que Busiek desea contar. Con todo esto se trata de un trabajo remarcable e interesante, del que se esperaba más, pero que sin duda posee una factura superior a la media de trabajos alrededor de la figura del Hombre Murciélago.

Edición original: Batman: Creature of the Night núms. 1-4 USA . Edición nacional/ España:ECC Ediciones. Guion: Kurt Busiek. Dibujo: John Paul Leon. Entintado: John Paul Leon. Color:John Paul Leon. Formato: Cartoné, 216 páginas. A color. Precio: 24,00 euros. En 1985, Kurt Busiek, llevaba 3 años trabajando como guionista profesional, pero…

Demasiado lastrada por sus obsesiones narrativas.

Guion - 7.5
Dibujo - 9
Interés - 8

8.2

Un trabajo interesante, de lectura amena, con problemas de ritmo al focalizarse demasiado en buscar similitudes entre el protagonista y la vida Bruce Wayne. Un excelente trabaja artístico que no es capaz de sustentar las deficiencias de Busiek en el conjunto.

Vosotros puntuáis: 8.24 ( 10 votos)
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ziggy
Ziggy
Lector
9 agosto, 2020 5:17

Me pregunto si Busiek estará considerando una tercera parte de esta idea con Wonder Woman o si ya lo dijo todo con esta secuela.
Aunque yo siento que con la primera ya era suficiente.

Xlin
Xlin
Lector
9 agosto, 2020 10:35

Gracias por la reseña. Tenía bastante interés en esta historia, aunque la valoración me ha dejado un poco frío, alimentando las dudas que albergaba sobre la obra.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
11 agosto, 2020 10:57

Es frecuente decir que “Identidad secreta” es un top. Esta historia no es un top, pero es bastante notable. Como obra independiente del genero fantastico/terror funciona bien, sobre todo por un John Paul Leon inmenso. Lo peor, como apuntas, es la mezcla de narradores, que ademas queda un poco extraño viendo como va la historia salvo que asumamos que un “supernarrador” recoge extractos en distintos momentos de cada narrador para hacer su narracion lo que es una eleccion literaria un poco pintoresca…