Bajo el cielo de acero, de Joan Mundet

El recorrido que los dos personajes protagonistas emprenden les obliga a superar sus diferencias y a intentar colaborar aunque solo sea por interés mutuo. Rita para poder sobrevivir y Horace para darle un sentido a su dolorosa existencia.

Por
2
1181

Edición nacional: Bajo el cielo de acero. Ponent Mon. Septiembre, 2021
Guion: Joan Mundet
Dibujo: Joan Mundet
Color: Joan Mundet
Formato: Cartoné, 184 páginas. 32€

Esto solo puede acabar mal

“Sabía que me explicarías tu vida y después me complicarías la mía…”

Bajo el cielo de acero de Joan Mundet es una apuesta arriesgada; un western con una ambición artística enorme que se acaba convirtiendo en una propuesta gráficamente muy atractiva pero de recorrido demasiado irregular.

Partiendo de un estilo clásico, Mundet nos ofrece una odisea sofocante donde dos personajes antagónicos intentan sobrevivir ayudándose a regañadientes.
La trama nos conduce a través del desierto de Sonora donde Horace, un solitario buscavidas rescata a una joven llamada Rita Candela de unos indios que la han secuestrado, tras atacar su caravana y matar a todos sus acompañantes. La adolescente le hace prometer que la ayudará a cumplir el último deseo de su madre; que la llevará hasta un lugar alejado del Rio Colorado donde vive su tío Vicente Candela, el único familiar que le queda a la niña. Para llevar a cabo este encargo deberán escapar de las acometidas de bandidos, de los indígenas y de peligrosos animales salvajes… pero sobre todo deberán superar el implacable calor del desierto que caerá sobre sus cabezas como si fuera de acero.

Bajo el cielo de acero se presenta como un ejercicio de estilo, como un auténtico tour de force narrativo que pone a prueba tanto al autor como al lector.
La obra está dividida en quince capítulos de doce páginas. En cada uno de estos apartados, Joan Mundet intenta romper moldes. No busca recrear el tópico, la escena reconocible, sino que en todo momento se esfuerza por buscar su propio camino, por llevar su relato en la dirección que le marcan sus protagonistas; dos personajes que podrían considerarse como claramente secundarios en cualquier western convencional.
Sin embargo, su relación no acaba de cuajar. Están demasiado imbuidos en su papel, demasiado rígidos y no existe química entre ellos. El choque de culturas se revela demasiado presente y en cambio los momentos de complicidad, de empatía no están suficientemente enfatizados; podemos ver las acciones pero no acabamos de sentir la emoción. Bajo el cielo de acero tiene, además, una longitud excesiva, como si de un texone se tratara, donde el dibujante de turno alarga en demasía algunas escenas, se recrea sin motivo aparente en algunos paisajes con la finalidad de llegar a las páginas estipuladas por la conocida editorial italiana que no parecen estar justificadas por la enjundia e importancia de la historia. En la obra de Mundet, en cambio, encontramos algunas secuencias repetitivas, demasiado parecidas que producen un efecto redundante, algo farragoso y nos hacen desear que la pareja llegue a su destino. Los capítulos de desenlace, no por esperados dejan de ser emocionantes y se acaban convirtiendo en una de las mejores bazas de la obra.

En el apartado artístico y narrativo, el trabajo de Mundet se demuestra espectacular, atrevido y con un desarrollo algo variable. Junto a escenas muy hermosas podemos encontrar otras más descuidadas, con un acabado más discutible.
El artista divide sus páginas con un esquema de tres tiras con dos viñetas, pero es una estructura que acaba rompiendo en numerosas ocasiones. Su narrativa es precisa y clara. La obra está plagada de escena mudas que se entienden perfectamente y otras de acción espectacularmente coreografiadas. Sus personajes resultan algo rígidos y las posturas corporales algo forzadas. Los rostros son perfectamente reconocibles pero las expresiones faciales son un poco limitadas. El entintado es sobrio, elegante, preciso y el uso del color es otro de los alicientes de esta aventura. La paleta que utiliza el artista catalán se compone de naranjas, amarillos y marrones para reflejar las polvorientas extensiones desérticas y de azules, violetas y añiles para reflejar las frías y oscuras noches de Sonora. El autor domina el uso de los contraluces con mano maestra y nos regala, además, dos secuencias especialmente atractivas; la de la lluvia torrencial que obliga a Rita y Horace a refugiarse en una cueva y la de la playa donde la presencia de un esqueleto de ballena y una hermosa luz crepuscular le dan, al fin, un emocionante halo poético al relato.

Hay en Bajo el cielo de acero los inevitables ramalazos artísticos del Jean Giraud de Teniente Blueberry, del Hermann de Comanche e incluso del François Boucq de Bouncer… Pero también hay algo de los hermosos relatos del Oeste, en blanco y negro, de Eleuteri Serpieri y – aunque desconozco si el autor la conoce – nos resuenan algunos ecos del colorido y del estilo de José Ortiz en la extraordinaria historia de formato medio titulada Un desierto para dos que la revista Comix Internacional publicó en los ochenta y que seguramente había parido para Pilote o alguna revista norteamericana.

Joan Mundet nació en Castellar del Vallès, Barcelona, en 1956. Estudió Bellas Artes y empezó a trabajar en el mundo del tebeo con 18 años. Su historia Play it again… Sam consigue en 1982 el primer premio del concurso de cómics Ciudad de Guadalajara y un año más tarde empieza a publicar relatos cortos en la revista mensual de cómics Rambla, una etapa que se alarga hasta 1986. Algunos de estos relatos son: ¿No es cierto?; Rock de la bola; City blues; Black & White; Christmas gift; El permiso; Materia prima S. A. o Groupie.
A partir de 1986 Mundet centra su carrera profesional en la ilustración, en la pintura y en la cerámica realizando incursiones puntuales en el campo de la historieta como con la serie La colla dels 10 publicada el 1992 en la revista Cavall Fort. Pero con la llegada del nuevo milenio substituye a Carlos Porta como ilustrador de la serie de novelas del escritor Arturo Pérez-Reverte protagonizadas por el capitán Alatriste, esto le lleva a realizar también la parte gráfica de las adaptaciones al cómic de dos novelas de la franquicia como son El capitán Alatriste (2005) y Limpieza de sangre (2008), ambas contando con el gran Carlos Giménez de guionista. Es entonces cuando vuelve al ámbito del tebeo y realiza la obra semi documental 11-M: la novela gráfica (2009) y, junto a Alfons López y Pepe Gálvez, la obra titulada Miguel Núñez. Mil vidas más (2010) con la que obtienen el Premi Nacional de Cultura de Catalunya del 2011 en la categoría de còmic.

Desde el 2011, Joan Mundet trabaja para el mercado italiano donde se encarga de substituir puntualmente al dibujante Carlos Gómez en la serie Dago que cuenta con los guiones del extraordinario Robin Wood. Además publica regularmente en las revistas Lanciostory y Skorpio. En 2016 empieza una ambiciosa serie protagonizada por Joan Montada, titulada Capablanca de la que se han publicado hasta la fecha cinco álbumes: A cara o cruz (2016); Dos muertes (2017); El pozo del olvido (2018); Te llamaré Capablanca (2019) y Cien mil doblones (2021), todas publicadas por Amaníaco Ediciones. Así mismo ha publicado la trilogía de Joan Fornells compuesta por Gari Folch (2008); Best seller (2014) y Looking for nobody (2017), la primera publicada por Dolmen y las dos restantes por Amaniaco. Finalmente en 2021 y con la editorial Ponent Mon publica Bajo el cielo de acero, un western atípico que supone, de momento, su última incursión en el mercado de la historieta.

La edición física de este álbum a cargo de Ponent Mon consigue realzar la obra de una manera notable. El tomo es en tapa dura, con un buen papel y una impresión excelente, aunque he notado una pequeñas manchas de color púrpura en la pagina 82, supongo que solo será en mi ejemplar. La edición no contiene ningún texto introductorio ni biografía del autor ni extras gráficos y su precio es elevado pero entra dentro de lo entendible por las características del producto presentado.

Bajo el cielo de acero de Joan Mundet es una propuesta arriesgada, ambiciosa y valiente que no acaba de cuajar por su excesiva ambición y por un acabado gráfico irregular. Estos inconvenientes no ocultan un buen puñado de escenas artísticamente impresionantes y una sana intención de superar algunos esquemas demasiado transitados, para buscar – y en algunos momentos encontrar – una voz propia dentro del mitológico y litúrgico universo del western contemporáneo. No es mal bagaje…

Salut!

Lo mejor

• Una hermosa portada.
• Numerosas secuencias extraordinarias.
• La excelente edición de Ponent Mon.

Lo peor

• Algunos momentos gráficamente más flojos.
• Una historia algo estirada.

Edición nacional: Bajo el cielo de acero. Ponent Mon. Septiembre, 2021 Guion: Joan Mundet Dibujo: Joan Mundet Color: Joan Mundet Formato: Cartoné, 184 páginas. 32€ Esto solo puede acabar mal "Sabía que me explicarías tu vida y después me complicarías la mía..." Bajo el cielo de acero de Joan Mundet…
Guion - 7
Dibujo - 7
Interés - 7.5

7.2

Irregular

Un western crepuscular, original, de una extensión excesiva y con un arte muy hermoso pero desigual

Vosotros puntuáis: 8.48 ( 4 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nippur
Nippur
Lector
16 septiembre, 2021 18:23

Gracias por tu reseña, Tristán. Quería saber si has leído Capablanca, creo que el proyecto más personal de Mundet. Y de ser así, si has encontrado la misma irregularidad que en esta obra. Por último, gracias por tu calificativo para Robin Wood, el primer guionista que me hizo amar a la historieta.