Aula a la deriva

Por
12
5393
 

Edición original:Hyôryû Kyôshitsu, Revista Shônen Sunday (Shôgakukan).
Edición española: Ponent Mon (octubre de 2008 / junio de 2010).
Guión: Kazuo Umezu.
Dibujo: Kazuo Umezu.
Formato: tomos de 384 págs. encuadernados en rústica con sobrecubierta.
Precio: 11,90 € (tomos 1 a 4) y 16,00 € (tomos 5 y 6).

 

El catálogo de manga publicado en España tiene muchas, muchísimas obras de gran calidad, la mayoría maltratadas y pisoteadas de una manera impensable para cualquier aficionado al cómic. Series que no salen de lo establecido, clichés que se repiten hasta la saciedad… Se podrían llegar a escribir varios monográficos sobre el tema, pero de lo que hoy se trata es de hablar de una serie que pese a sus ventas -extremadamente bajas- atesora una calidad altísima. Tanto, que está considerada la obra magna de su autor, Kazuo Umezu (o Kazuo Umezz, si europeizamos el nombre), considerado ni más ni menos como el padre del manga de terror, habiendo influenciado a autores de la talla de Junji Ito. Además, es una de las obras más representativas del gekiga, peculiar estilo del manga clásico (literalmente significa “dibujos dramáticos”), cuya principal característica es el rehuso de tramas y dibujos infantiles para centrarse en diseños e historias más realistas, llenas de crudeza y violencia. Su estilo de dibujo nos puede recordar algo al del Maestro Tezuka, no en tanto a las expresiones faciales, sino a su manera de plasmar el movimiento; y es que Kazuo Umezu ha reconocido en varias entrevistas que su motivación a la hora de convertirse en mangaka fue una obra de Tezuka, concretamente su obra Shin Takarajima (La nueva isla del tesoro, 1947), la cual fue también la mayor inspiración para muchísimos niños y adolescentes que posteriormente acabaron convirtiéndose en autores de manga. Sin embargo, la diferencia entre ambos autores se debe al estilo gekiga de Umezu. Podemos ver cómo representa de manera muy realista expresiones faciales de terror, desesperación, pena o impotencia, siempre manteniendo un trazo muy oscuro y peculiar. Esta caracterización de las expresiones ayuda a exaltar el lado crudo y violento del manga, vigente de principio a fin y potenciado conforme avanzamos en la lectura de cada tomo.

Aula a la deriva narra los acontecimientos que giran en torno a la escuela primaria Yamato. Una mañana normal, Shô Takamatsu se dirigía a clase como todos los días. Parecía que todo transcurría de manera normal, hasta que, de repente, un enorme temblor asoló la escuela. Los alumnos, asustados, se escondieron bajo los pupitres como manda el protocolo de seguridad anti-seísmos japonés. Los profesores, por otra parte, decidieron reunirse frente a las puertas del colegio. Asustados y desconcertados, los alumnos no sabían qué estaba ocurriendo. Es entonces cuando Shô, en un acto de valentía, decide ir a investigar y se acerca al pequeño cúmulo de profesores que se había formado cerca de la entrada. El panorama no podía ser más desalentador: la escuela, que antes estaba rodeada de edificios y carreteras, ahora se encontraba en medio de un extraño desierto de arena; todo lo que rodeaba al colegio había desaparecido. En estos momentos de pánico, deciden intentar ponerse en contacto con el exterior para intentar evaluar la situación. Sin embargo, se encuentran faltos de teléfono, radio y televisión, y a la vista sólo hay extensas llanuras desérticas. Ante semejante acontecimiento, los profesores intentan dar explicaciones lógicas sobre lo sucedido, mientras los niños lloran desconsolados clamando al cielo por volver a casa con sus padres. ¿Qué le ha pasado a la ciudad? ¿Dónde ha ido a parar colegio? Todos intentan colaborar para dar una respuesta a lo sucedido. Es entonces cuando algunos empiezan a enloquecer…

...

Kazuo Umezu nos presenta esta obra como un relato de ciencia ficción donde la propia historia no es el punto primordial de la obra; aún así, nos da explicaciones medianamente lógicas y argumentadas sobre lo ocurrido, por lo que apenas se saca cosas “de la manga”. Como hemos comentado anteriormente, el punto fuerte de Aula a la deriva es el crudo desarrollo de los acontecimientos. Es muy impactante ver cómo niños de entre 6 y 12 años se enfrentan a un mundo árido y completamente desconocido para ellos. Cada problema que se les plantea requiere una gran organización entre los más de 800 alumnos de la escuela, y su desarrollo y desenlace son dignos de una obra del calibre de El señor de las moscas. Es más, en muchos momentos llega a superar con creces la tensión y crudez de la novela. Umezu no se corta, además, en reducir considerablemente las filas de alumnos según lo crea conveniente. Muchos son los críos que mueren en el intento de sobrevivir, ya sea por enfermedades, explorando para descubrir fuentes de alimentos o agua e incluso siendo asesinados. Situaciones que nos pondrán con el corazón en un puño en más de una ocasión.

Y en mundo enloqueció

Lamentablemente, esta obra tan importante para el desarrollo del manga en Japón no ha sido bien recibida en España. Los espantosos datos de ventas por parte de la editorial Ponent Mon hicieron que los dos últimos volúmenes de este manga sufrieran una tirada inicial de únicamente 500 unidades, y viendo aumentado su precio en 4€. Por fortuna, Ponent hizo este gran esfuerzo para que este manga pudiera verse completamente editado en España, algo que todos los amantes del manga clásico agradecieron. Sin embargo, estos datos no son nada esperanzadores para los que deseamos más obras de Kazuo Umezu en España. Aunque teniendo en cuenta la gran cantidad de géneros que cultivó y con tanto éxito en Japón, podría no ser tan descabellado el ver otras obras suyas en España.

Aula a la deriva debería ser un imprescindible para las estanterías de todo amante del manga de terror, puesto que es la obra padre del género y una de las más representativas. Su genial desarrollo y los numerosos cliffhanger en cada capítulo hacen que sea difícil despegarnos de la lectura, algo que se agradece mucho, pero que también hará resentir nuestro bolsillo al tener que comprar los tomos de dos en dos, como en el caso de un servidor. Es una completa lástima el ver cómo obras de esta categoría pasan completamente desapercibidas para el aficionado medio.

Alberto de Sosa

12 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
14 noviembre, 2011 9:08

De los pocos mangas que he comprado en los últimos años, para mi es muy recomendable. Imagino que su poco éxito es debido a que su estilo de dibujo y diálogos son en cierto modo algo anticuados, pero superado ese escollo la obra es muy disfrutable.

Roque
Roque
14 noviembre, 2011 11:34

Sep, es una auténtica putada que una obra tan fabulosa haya pasado con más pena que gloria por estos lares… Entre la abandonada HANZO, EL CAMINO DEL ASESINO, esta renqueante AULA A LA DERIVA o la tb amenazada TAKEMITSU ZAMURÁI (que parece que finalmente reanudará su punlicación) da la impresión de que para no quedarse colgado comprando cómic japonés sólo se puede tirar de seriales populares o recopilatorios de uno o dos volúmenes, una pena…

David Fernández
14 noviembre, 2011 11:48

Bienvenido, Alberto. Buena elección para estrenarte en ZN, siempre es bueno reivindicar a un autor como Umezu y una obra como Aula a la deriva.

Un saludo!

El Capitán
14 noviembre, 2011 12:13

¡Gran comentario Alberto! Puedo decir con orgullo que… ¡soy uno de los 500! Una pena que, 20 años después del boom del manga, aún sea tan difícil vender ciertas obras, y que encima sean tan buenas, es triste, triste…

Ziggy
Ziggy
Lector
14 noviembre, 2011 12:33

Una obra impactante, debo reconocerlo. Desde que la lei, nunca la he olvidado.

Mad Max
Lector
14 noviembre, 2011 14:16

Primero de todo felicitar por el artículo a su autor y por reconocer una obra ‘denostada’ en nuestro país.
¿Seré yo el único de los que se la ha leído que no puede hablar ‘maravillas’?
Veo los puntos buenos y grandes de esta obra, pero la historia ‘no me la creo’. Puedo aceptar la ‘ciencia-ficción’ y el ‘terror’ de este manga, además me parece genial la idea principal y el desarrollo, pero no termino de creérmela. No soy de los que buscan una ‘explicación’ a todo y que sea lo más ‘creíble’ posible, que va!!! Suelo dar por válido cualquier premisa que permita al autor desarrollar su historia, pero no me creo que el hijo de un ‘médico’ de 10 años, pueda operar a otro niño… Que cualquier niño que lea un libro ‘técnico’ o especializado y ya sea todo un experto en la materia… En esta historia no hay una situación similar, sino que hay muchas y variadas. Y no me puedo creer que los niños, recordemos que son niños, no universitarios o similar, puedan hacer todas esas cosas y sepan hacerlo como si lo hubieran hecho toda la vida.
Creo que esta obra tiene muchas cosas buenas y que sea una obra ‘padre’ de muchas otras. . En otros aspectos, reconozco que la historia engancha y que el ‘estilo’ gekiga eche para atrás a más de uno y a pesar de los pesares, puedo considerarla una buena obra. Pero a mí, personalmente, no me acabó de llenar por lo que ya os he comentado y el gran trabajo hecho por su autor, se puede venir abajo por no ‘creermela’.

etsaibat
etsaibat
14 noviembre, 2011 15:47

una obra que empecé por una recomendación del librero, y que tras leer el primer tomo, compré los 5 restantes de golpe. me gusta mucho la ambientación (con esa mezcla de dragon head y el señor de las moscas) y desde luego 100% recomendable.

Karuo
Karuo
Lector
14 noviembre, 2011 22:07

De los mejores mangas que han publicado en años..Y hay que agradecer que Ponent Mon lo termiara y no hiciera como Homúnculus..

Jordi T. Pardo
Autor
15 noviembre, 2011 8:14

Bienvenido Alberto, muy buena reseña, es interesante trabajar este tipo de obras a fin de que las puedas conocer más lectores. El problema del manga es que, pese a ser líder de ventas normalmente, es un gran desconocido, la gente suele conocer las obras más populares pero no hay un mínimo conocimiento de su historia, evolución y autores como se puede tener del cómic estadounidense o europeo, creo que se necesita más información, más artículos como el tuyo y más interés por las editoriales a la hora de vender este tipo de obras a las que el público no esta acostumbrado. A ver si con un poco de suerte ponemos nuestro granito de arena para que eso pueda cambiar… o nos perderemos grandes cosas.

Jordi Querol Rielo
17 noviembre, 2011 1:20

Bienvenido a la web Alberto, otro que lleva tiempo hablando de manga por aquí.

Aula a la deriva la tengo a medio leer, ya que me faltan esos últimos dos tomos que aparecieron por puro milagro. Comentar que en un principio estaba previsto que solo se vendieran en la web de la editorial, pero las he visto al final en grandes almacenes tipo Fnac o tiendas especializadas. La subida de 4€ es una barbaridad, si ya varias subidas de Planeta en alguno de sus mangas de 1€ o así han sido criticadas, lo de 4€ escapa del entendimiento para algunos. Pero era necesario, por el nivel de ventas que tenía, que era paupérrimo. Esa cifra de 500 unidades se me quedo grabada xD Sobre el manga, es una gran historia, aunque con un defecto: las escenas de persecuciones o simples carreras por lo que sea no están bien resueltas, parece que los niños se deslicen por el suelo, no me gustó ya la primera vez que lo vi, y cada vez que me acuerdo de ella recuerdo este aspecto. El dibujo, aunque siendo bueno, se ve antiguo y sobretodo un poco acartonado, pero quizá ese es parte de su encanto. Aunque sí es cierto que describe muy bien las sensaciones de horro y miedo de los chavales que deben madurar de golpe.

Sobre la situación del manga, hemos pasado una época muy mala, ejemplificada por el cambio de papel de Glénat y los problemas con su casa madre. Quiero ser optimista y ahora parece que la cosa va mejorando después de este último Saló, habrá que estar expectantes a los movimientos de Planeta (que ha anunciado una preocupante conversión de su sección de cómic/manga a explotación de franquicias de gran éxito, dejándonos sin esos mangas “buenos, bonitos y baratos” como Liar Game o Team Medical Dragon), el éxito rutilante de Norma, y la recuperación de Glenat ahora que depende exclusivamente de su plantilla española habiéndose desligado de su casa madre, aunque seguirán colaborando. Por su parte, parece que Ivrea va recuperando series, Panini ha vuelto a la vida con títulos interesantes y que han tenido bastante repercusión (como Gurrenn Lagann). Las que menos aportan son Dolmen (debe finalizar Wild Adapter y anuncia alguna cosa más de Hirata), Astiberri (puede especializarse en encontrar historias seinen, aparte de ir publicando de forma muy espaciada Kitaro) y La Cúpula (seguir el filón de Hino, que lejos queda la época de GON).

Por lo general hay bastantes anuncios interesantes para el Saló de Mayo, veremos como sigue esto.

Felicidades por el texto y bienvenido!!!