Liga de la Justicia nº15

Por
5
311

Una Liga para lectores poco exigentes, sin sabor ni ganas

 

Contiene: Justice League #14-15
Guión: Geoff Johns
Dibujo: Gary Frank, Tony Daniel
Formato: Comic-book, 48 páginas
Precio: 3,50€

 

Me gustan las historias en las que Superman es poseído o manipulado por una entidad/villano/loquetoque y el resto de la Liga de la Justicia —o el bueno de Batman, que es a quien le suele caer el marrón quien plantea un reto más interesante— tienen que enfrentarse a él. No, en serio. Me gusta que el guionista correspondiente tenga que estrujarse un poco la materia gris para dar con un modo convincente de parar al Hombre de Acero, sin tener que sacarse kriptonita de la manga o de recurrir a algún recurso de última hora. El modo en el que Johns lidia con esta situación es… bueno, decepcionante. Johns ha demostrado en muchas ocasiones que tiene imaginación e inventiva, que además de crear argos argumentales largos sabe cuidar los detalles pequeños que dan solidez a una historia. ¿Por qué recurrir en esta ocasión a un recurso que, pese a tener coherencia dentro del relato, resulta tan insípido, tan gratuito? Se le podría haber sacado mucho, muchísimo más jugo a esta situación. Una resolución, en definitiva, regular, insípida, que deja con ganas de más.

La caracterización de Cheetah es mediocre. Quizá no se le pueda pedir mucho más como concepto, aunque una vuelta de tuerca para darle más profundidad no hubiese estado mal. Es de agradecer que se distinga entre entidad y portador, ya que el cliché de que la entidad maligna acaba adueñándose de su huésped está muy visto. El procedimiento de la Liga de la Justicia para atraparla es como el método para detener a Superman: poco inspirado, flojito, como si no quisiese molestar al lector con ideas más atrevidas o rebuscadas. Esta colección de la Liga de la Justicia, en líneas generales, transmite la impresión de que las expectativas a nivel creativo son bajísimas: que el consumidor al que aspira conquistar es alguien a quien hay que dar todo mascado, y que como se espera que lleguen muchos nuevos lectores por aquello del relanzamiento, mejor no enfrentarle a una serie compleja. Mejor darle muchas poses, historias fáciles de leer y resoluciones sencillas. Esto a priori no tiene por qué ser malo si se escribe bien o si el énfasis que no se pone en dar complejidad a la historia se dedica en llenarla de detalles chulos, de una caracterización a prueba de balas, de algún que otro giro argumental que sorprenda un poco. Pero no. La nueva Liga la Justicia es auténtico pan sin sal: historias superheroicas que no pasan de entretenidas. Quizá es eso lo que buscas: una lectura ligera y sin pretensiones. Personalmente, esperaba más del relanzamiento de una de las cabeceras más importantes de DC, a cargo de la cual se encuentra el que fue uno de los guionistas más creativos del panorama. Leo esta serie y no puedo evitar preguntarme, página a página, por qué se conforma con tan poco.

La historia del romance entre Wonder y Woman y Superman está razonablemente bien conducida, afortunadamente, y hay un esfuerzo por que vaya un poco más allá de “son las dos personas más poderosas del mundo y por eso se aman”. Algunas escenas están un poco fuera de lugar, aunque los diálogos son decentes y se aprecia ese deseo por llevar la relación un poco más lejos, más allá del rollo eventual entre supertipos. Tiene potencial, que se empieza a atisbar de forma extraordinariamente tímida en el segundo ejemplar americano reunido en este número. Hablemos de él: la escena apocalíptica que sirve de disparador para el arco está bastante vista —no, esto no es “Alberto rezongando”, haced memoria y pensad en cuántos cómics y películas han reproducido esta escena… me vienen a la cabeza cuatro, sin esforzarme— aunque la resolución tiene un giro inesperado bastante chulo. De la premisa poco se puede decir por el momento, aunque bien llevada podría resultar en algo muy chulo. Y como decía antes, la escena de Wonder Woman y Superman tiene su punto, sin ser nada del otro mundo.

En líneas generales, cada vez está más claro que la Liga de la Justicia tiene el rol que desde DC quieren para ella: una colección de gancho, sumamente asequible, tan sencilla para la fácil digestión del público primerizo que no se atreve a hacer nada mínimamente ocurrente, ya no digamos original. ¿Es esto necesariamente malo? No. Es normal que dentro del catálogo de una editorial haya una serie como esta, de acción superheroica sin pretensiones, con diálogos ligeros y un dibujo espectacular. Sin embargo, no hace falta tener muchas lecturas a la espalda para encontrar esta Liga de la Justicia aburrida, sin gracia, poco emocionante. ¿Es una buena lectura para pasar el rato? Hombre, sí. También un bote de champú, si la situación lo exige. ¿Es un mal cómic? Tampoco. No tiene fallos graves ni defectos llamativos… Simplemente, parece como si no se esforzase. Como si no tuviese ganas de llegar ni siquiera un poco más lejos. Apena sobre todo por Johns, que en el pasado hizo cosas mucho más chulas, incluyendo cómics de pura acción superheroica como JSA que, pese a su sencillez, era una delicia. ¿Dónde están las personalidades sencillas pero fascinantes de aquella etapa? ¿Los giros argumentales, la inventiva, la genuina sensación de peligro? No están. Esta nueva colección de la Liga de la Justicia es un producto al que le han quitado toda la grasa, lo han pasteurizado, envasado al vacío y puesto en un estante de supermercado. Llegará a mucha gente, no cabe duda, y llamará la atención del consumidor poco exigente… pero no tiene sabor. Y eso, cuando has paladeado cómics desde hace un tiempo, se nota.

5
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
5 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
Otro AntoniotiamathLouontherocksTheCrushHalader Recent comment authors
Recientes Antiguos
Halader
Lector
Halader

No consigo aguantarme, estoy deseando continuar YA con esta serie, y es que había reservado el último número para comprarlo al mismo tiempo que este que analizáis. La verdad, está siendo una de las series que más me están gustando de las que compro.

Lo que no soporto es la espera, y es que tener que andar esperando un mes o dos para continuar con la serie hace que me esté comprando otras para apaciguar las ansias >.<

TheCrush
Lector
TheCrush

Actualmente, en DC hay como mucho 3, 4 series que merezcan la pena (Batman, WonderWoman, SwampThing y poco más) siendo generosos. A la espera estoy de que aparezca Justice League 3000.

Louontherocks
Lector
Louontherocks

Te digo más: Green Lantern, Aquaman y Yo Vampiro. Y esta JlA que tampoco me disgusta aunque sí es verdad como dice la reseña que no aspira a mucho. Superman de Morrison también me gustó como empezaba pero el baile de dibujantes y salto de una colección a otra me hizo dejarlo…

tiamath
Lector
tiamath

¿Superman , Wonder Woman y Batman dandose chicha en la portada?

Original

Otro Antonio
Lector
Otro Antonio

“¿Es una buena lectura para pasar el rato? Hombre, sí. También un bote de champú, si la situación lo exige.”

Claro especialmente,si te quedas sin papel y sabes que alguien va a llegar dentro de 5 minutos…

Tema aparte, no creo que sean tan pocos los comic que valen la pena leer lo que me parece realmente lamentable es que la Liga no sea una, mas cuando incluye a algunos personajes con notables series individuales -como ejemplo Wonder Woman y Aquaman(y eso que es del mismo Johns)-