100% Marvel HC. Jessica Jones 5. La Hija Púrpura

Kelly Thompson y Mattia de Iulis terminan por cogerle el pulso a la detective más noir de Marvel

Por
0
262

Edición original:Jessica Jones: Purple Daughter MPGN TPB.
Edición nacional/ España:Panini Cómics.
Guion:Kelly Thompson.
Dibujo:Mattia de Iulis.
Formato:Tomo en tapa dura, 144 páginas.
Precio:18€.

Como ya apuntábamos en esta reseña, relativa al anterior tomo de esta colección, que suponía la irrupción de Kelly Thompson (guionista de entre otras obras, la actual etapa de Capitana Marvel) y Mattia de Iulis (dibujante de la serie limitada sobre Susan Storm, La Mujer Invisible, que todavía no ha arribado a nuestro país) en la colección de Jessica Jones, nunca antes guionizada por alguien que no fuera Brian Michael Bendis, ni jamás dibujada con tanta personalidad ni fuerza como cuando pasaba por los lápices de Michael Gaydos, el cambio de equipo por primera vez en un personaje hoy día tan popular y que tanto supuso para la Marvel que se transformó por completo y para bien con la llegada del nuevo siglo y bajo la batuta de Joe Quesada, se nos antojaba extraño y hacia él volvíamos nuestros ojos con cierto recelo.

Pues bien, la realidad fue que su llegada a la colección con la serie limitada Punto Ciego, nos demostró que no existe (ni debe existir) personaje intocable, ni que los cambios no tienen por qué ser malos o buenos por el mero hecho de ser cambios, si no que, como siempre, todo depende del talento del equipo creativo que se coloca detrás de una serie. En este caso, Kelly Thompson y Mattia de Iulis eran muy conscientes del ominoso legado que estaban recogiendo, por lo que actuaron con mucho tiento, buscando mantener al personaje de Jessica Jones reconocible, pero sin tratar de seguir punto por punto la fórmula establecida por Bendis y Gaydos hacía casi dos décadas, si no tratando de hacer suyo al personaje.

En ese sentido, y aunque pueda que esta opinión resulte un tanto controvertida, se veía más novedad y frescura en Punto Ciego que en la nueva tanda de números de Jessica Jones que Bendis y Gaydos pergeñaron antes de la partida del primero a DC Comics. Y es que, mientras que aquellos, padres de la criatura que sabían muy bien como moverse dentro del mundo que para ella habían creado, nos contaban una serie de historias herederas directas de Alias (hasta el punto de que podrían haberse considerado su continuación directa a pesar del paso del tiempo), Thompson y Iulis buscaron cierta innovación y cambio.

Esa novedad relativa se dejaba entrever combinando el carácter mordaz y resentido de Jessica Jones, así como el habitual tono noir y detectivesco que caracterizaba a la serie, con aventuras un poco más superheroicas de aquellas a las que estábamos acostumbrados, pero sin que ello llegara a desvirtuar al personaje. Además, en toda aquella serie se ahondaba mucho en dos aspectos: La relación entre Jessica y Luke Cage, y la paternidad de ambos respecto de Danielle. Y es que, este era un tema en el que Bendis nunca terminaba de introducirse, a pesar de que había sido ideado por él, pues siempre existía una excusa (sobre todo en los números más recientes de la serie) para dejar a Danielle o a Luke fuera de plano, salvedad de un par de escenas en las que se nos recordaba que ambos existían y que formaban parte de la vida de Jones.

Pues bien, en este caso, Danielle Cage resulta ser el mcguffin alrededor del que se mueve toda la trama de la siguiente serie limitada que Thompson y Iulis realizan para el personaje: La Hija Púrpura, tejida en torno a lo que nos sorprendía al final del anterior tomo; el cambio de color de piel de Danielle a un púrpura que recordaba, y mucho, a cierto villano que había sido definitorio en el origen y desarrollo del personaje.

Lo que ocurre, es que en este caso, no se utilizaba al manido Killgrave para traumatizar a Jessica Jones (lo que por cierto, sí que realizaba Bendis, aunque con gran talento, para despedirse de su personaje), si no a la estela que él había dejado durante sus años de control mental y abuso de distintas mujeres para volver a traumatizar a Jessica a través de hacerle daño a aquello que más quería: Su hija.

Por el tomo veremos aparecer a personajes como Emma Frost, que realizarán irrupciones estelares en la historia para recordarnos, como es costumbre en cualquier cómic protagonizada por Jones, que estamos en el Universo Marvel, aunque se trate de una colección más atípica de lo habitual dentro de la editorial.

En cuanto al dibujo de Iulis, éste resulta marcadamente continuista con lo que ya vimos en el anterior tomo (aunque con alguna sopresa que os dejo atisbar en las imágenes unidas a esta reseña), la ilustradora está muy cómoda con el personaje, y le dota de mucha expresividad, cambiando radicalmente el estilo de Gaydos para ofrecer algo nuevo y distinto pero que no nos resulta extraño y que, pese a quien pese, acerca más la serie a la producción de Netflix, lo que es lógico si entendemos las sinergias que mueven la industria hoy en día.

Si sois fans del personaje de Jessica Jones, o si, sin serlo, queréis introduciros en él sin empezar desde el principio, este tomo, como el anterior (que en lugar de estructurarse en torno a una colección numerada, se articula en forma de mini series que dan más sensación de tramas cerradas a la serie), resultan una muy buena forma de conectar con este personaje.

Edición original:Jessica Jones: Purple Daughter MPGN TPB. Edición nacional/ España:Panini Cómics. Guion:Kelly Thompson. Dibujo:Mattia de Iulis. Formato:Tomo en tapa dura, 144 páginas. Precio:18€. Como ya apuntábamos en esta reseña, relativa al anterior tomo de esta colección, que suponía la irrupción de Kelly Thompson (guionista de entre otras obras, la actual…
Guión - 7
Dibujo - 7.5
Interés - 6

6.8

Recomendable

Kelly Thompson y Mattia de Iulis terminan por cogerle el pulso a la detective más noir de Marvel

Vosotros puntuáis: Be the first one !
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments