#ZNGames Virginia

Por
0
338
 
virginia-3493556

Título: Virginia
Plataformas: PC/ PS4/ XBOX ONE
Desarrolladora: Variable State
Idiomas: textos en castellano

 

Si Lynch se hiciera videojuego

Porque eso es un poco Virginia. Alguien que ha visto toda la filmografía de Lynch ha decidido que eso es factible dentro de un walking simulator, género que algunos odian por su simpleza en lo que a mecánicas de juegos se refiere. Sin embargo, los walking simulator solo quieren contarnos una historia, y para ello echan mano de todas las herramientas narrativas que sus creadores conocen. Desgraciadamente, los de Virginia no conocen muchas.

Virginia es una historia sin diálogos, de unas dos horas de duración, en que tomaremos el control de una agente del FBI que no solo tiene la misión de investigar un caso de desaparición, sino que además deberá investigar a su propia compañera y, llegado el momento, tal vez delatarla ante asuntos internos. En este thriller se parte de un punto de partida muy cinematográfico, llegando a incluirse cortes de toma propios del celuloide. Así, nos encontraremos bajando una escalera y de pronto estaremos en el pasillo al que da la puerta que se encontraba al final de esta misma. Porque Virginia decide que esos saltos en el tiempo son beneficiosos para que avance la trama. Una trama, por otro lado, que se vuelve confusa y caótica a medida que avanzamos en parte por culpa de la falta de diálogos. La información se nos da a cuentagotas, a veces a través de sueños absurdos con animales enormes dentro de una habitación (aquí alguien ha visto mucho Twin Peaks) y obviando información que al jugador le vendría genial para entender lo que está haciendo y por qué. La resolución de la historia, pese a conducirnos a un punto de clímax que está bastante bien, termina de forma anárquica, sin preocuparse tanto en cerrar una trama como en abrir otras cuatro y dejarnos la opción de decidir si lo que estamos viendo tiene sentido o no. Si bien la alusión onírica a ciertos temas extrasensoriales que dejan la puerta abierta a que nos encontremos ante un X-FILES está bastante bien, abrir ese tipo de tramas cuando quedan, literalmente, cinco minutos para que termine el juego es un absurdo chabacano. La historia se cuenta mal, tiene un interés muy limitado y no aporta originalidad.

14500547_1666468323665159_7438979420480306519_o

Por otro lado, lo peor sin duda es la mecánica de juego. Preparaos los que os aventuréis a jugarlo para pasar largos minutos sentados en una silla, pudiendo mover solo la cabeza a los lados, y sin que ocurra nada. Literalmente, nada. El momento más emocionante del juego es cuando podemos movernos con cierta libertad por una casa y no hay ningún objeto que inspeccionar y todas las puertas están cerradas. Y esto no es una exageración. Esto es Virginia. A lo largo de las dos horas de juego, nuestras posibilidades se reducirán a coger una taza de café, mirar hacia los lados (muchos minutos mirando hacia los lados) y de vez en cuando, si somos afortunados, caminar. Uno acaba sintiéndose atrapado dentro del juego, asfixiado por la imposibilidad de moverse y la decepción de que no suceda absolutamente nada en pantalla. Además, la falta de diálogos (y también de lectura, pues apenas leeremos dos documentos en todo el juego) lo vuelven tedioso, lento, repetitivo, confuso y carente de interés. Algo que podría haber sido una experiencia maravillosa y llena de matices, se ha convertido en un intento fallido de hacer una obra de arte. Y es que el mayor problema de Virginia es que tiene aspiraciones: se nota la pretensión con que se ha escrito, las ínfulas de grandeza con que se ha programado, pensando que estaríamos ante una maravilla del gaming que se queda en experimento que, teniendo sus cosas curiosas, no acierta en casi nada.

14481718_1666605786984746_5039347074738823709_o

Confieso que tengo sentimientos encontrados con este juego. Por un lado, el diseño de arte y la banda sonora me entusiasman. Es cierto que le debe mucho a nivel artístico a un hito en esto de los juegos de andar y vivir la historia, Firewatch. El diseño de Virginia tanto en paleta de colores como en elección del diseño de personajes y escenarios es una verdadera maravilla, jugando en ocasiones con la luz de forma onírica y consiguiendo aportar esa sensación de cine indie, de fotografía tan bien cuidada y escogida para cada toma. La banda sonora es de una belleza sutil y elegante, acompañando las imágenes con intensidad y envolviendo al conjunto en unos efectos sonoros tan bien escogidos que uno podría cerrar los ojos y dejarse llevar. A nivel técnico el juego no tiene queja ninguna: es un deleite para los sentidos y nos gustaría mucho que pudiera jugarse en realidad virtual, pues seguro que la experiencia subiría puntos enteros.

14444676_1667615846883740_5114238058016708863_o

En la gran tradición de verdaderas joyas del walking simulator que llevamos unos años viviendo, de la que me considero muy muy fan, y donde incluimos verdaderas joyas como Everybody’s Gone to the Rapture, Firewatch, Layers of Fear, solo por mencionar algunos, este Virginia trata de acercarse a esos grandes y se queda por el camino. Demasiado pretencioso, demasiado impreciso, demasiado vanagloriado de su propuesta para acertar a ver que, más allá de la pose indie, no hay más que un juego aburrido y tedioso. Por lo menos, es corto.

  Título: Virginia Plataformas: PC/ PS4/ XBOX ONE Desarrolladora: Variable State Idiomas: textos en castellano   Si Lynch se hiciera videojuego Porque eso es un poco Virginia. Alguien que ha visto toda la filmografía de Lynch ha decidido que eso es factible dentro de un walking simulator, género que algunos…

Valoración

Gráficos - 8
Jugabilidad - 1
Historia - 4.5
Sonido - 8

5.4

Valoración

Un juego que se queda a medio camino de todo lo que podría haber sido. Una película interactiva que poco o nada tiene que aportar al mundo gaming.

Vosotros puntuáis: 8.9 ( 1 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments