#ZNDayTimSale – Superman: Kryptonita

Continuamos el día dedicado a la figura de Tim Sale con Superman: Kryptonita, el cómic con el que Sale y Darwyn Cooke exploraron el mayor punto débil del Hombre de Acero

Por
0
757

Edición original: Superman confidencial núms. 1 a 5, 11 USA
Edición nacional/España: Grandes autores de Superman: Darwyn Cooke y Tim Sale – Kryptonita (ECC Ediciones, 2016)
Guion: Darwyn Cooke
Dibujo: Tim Sale
Entintado: Tim Sale
Color: Dave Stewart
Formato: Cartoné, 160 páginas

Tim Sale y la humana fragilidad del Superhombre

“Es como si no pudiera ganar. Como si fuera dos personas diferentes, y ninguna de ellas pudiera ser él mismo”.

A la hora de escoger una obra entre las innumerables maravillas que nos ha dejado Tim Sale como parte de su legado, mi querencia por el personaje me llevó directamente a la relación tan especial que el artista mantuvo con el Hombre de Acero. Y es que Tim Sale, como bien hemos podido comprobar a lo largo de todo este día dedicado a su figura, siempre supo cómo dejar su impronta incluso en personajes con tanta historia que parecía imposible que se nos mostrara una cara diferente que no hubiésemos visto hasta el momento, y Superman no fue una excepción; acompañado siempre de impecables equipos narrativos a los que aportar su inconfundible estilo artístico, Tim Sale nos hizo el mejor regalo posible a los aficionados al personaje con Superman: Las cuatro estaciones, de la que hoy os ha hablado nuestro compañero y alma máter de la web, Raúl López; y es que en Las cuatro estaciones, el arte de Tim Sale se aliaba con la prosa de su inseparable Jeph Loeb para traernos a la vez una reformulación de la figura del Hombre de Acero, pero a la vez utilizando todas las herramientas previas que ya estaban ahí en su mitología, por lo que casi mejor estaríamos hablando de una refundación de lo que significaba Superman. Al estilo de un particular Año Uno, Loeb y Sale profundizaban en los orígenes familiares y comunitarios de Clark Kent, y a la vez se sacaban de la manga una bellísima exploración de su fragilidad y su talón de Aquiles como héroe. Impregnados en nuestra retina quedan para siempre esas fantásticas viñetas donde vemos Smallville, la granja, Ma y Pa Kent, el traje, Shelby o los increíbles atardeceres de Kansas como si hubiesen sido dibujados por primera vez, pero sobre todo esa figura de Clark Kent y de Superman, tan al estilo de Tim Sale casi rozando la caricatura, con un físico exagerado y robusto pero a la vez transmitiendo una inocencia y candidez realmente asombrosas. Esa era parte de la magia que Tim Sale transmitía con sus dibujos.

Pero tras aquel inolvidable encuentro con Superman, que se convirtió para mí en el Superman canónico con el que tiendo a comparar al resto de visiones del Hombre de Acero, Tim Sale se volvería a cruzar en el camino de Superman con la obra que nos ocupa en este artículo: hablamos de Superman: Kryptonita, que formó parte en sus orígenes de la cancelada serie mensual de Superman: Confidential, una serie que pretendía, a través de pequeñas historias, narrarnos los primeros años del Hombre de Acero. En esta ocasión Tim Sale prestó su arte ni más ni menos que a otro genio del cómic, un Darwyn Cooke que era la primera vez que escribía un guion propio para que se hiciera cargo de él otro equipo artístico. Cooke quiso hablar de la gran debilidad de Superman, la roca esmeralda producto de la explosión de su planeta cuya radiación es letal para el Hombre de Acero, y que con los años se convirtió en un recurso inevitable en las historias del personaje. Y es que precisamente la invulnerabilidad de Superman siempre ha sido vista por los autores encargados del personaje como un obstáculo a la hora de abordarlo; ¿qué interesante podría ser un personaje al que sabemos que, al fin y al cabo, no le va a pasar nada? Esto era algo que Sale ya había tratado de forma magistral junto a Jeph Loeb en la citada Las cuatro estaciones, cuando Lex Luthor no necesitaba de ningún mineral radiactivo para derrotar al Hombre de Acero sino tan sólo unas palabras susurradas alertando del peligro en el que ponía a la gente con su incapacidad para salvarlos a todos. Un brillante recurso argumental que se veía reflejado por parte de Tim Sale en un abatimiento de Superman que le hace exiliarse de nuevo en Smallville.

En esta Superman: Kryptonita, Cooke se basó en la primera aparición de la roca alienígena, tomando prestados en la narración el estilo clásico de los personajes, con los vestuarios anacrónicos de los periodistas, pero a la vez fusionando la trama con el Superman contemporáneo en una historia que le da una entidad propia (y narradora) a la propia kriptonita; pero, como en el caso de Las 4 estaciones, en quien están interesados Cooke y Sale es en el propio Superman, y en hablar del hándicap que supone su parte humana para su desempeño como superhéroe, y para el propio desarrollo de Clark Kent. Superman: Kryptonita es un análisis de los miedos de un Hombre de Acero que desconfía de su propia invulnerabilidad, pero en esta ocasión, en lugar de mediante la introspección, la trama nos lleva a la investigación y la acción, por lo que nos encontramos con un Tim Sale intentando ser mucho más espectacular en su propuesta a la hora de ver a Superman en acción; si bien la especialidad de Sale en Las 4 estaciones eran esas espectaculares viñetas estáticas, aquí lo tenemos desatado en secuencias de acción como la del rescate en el volcán, toda una prueba de fuego (nunca mejor dicho) para las habilidades de Superman y que, gracias al buen hacer de Tim Sale y Darwyn Cooke, termina siendo una escena agobiante y dramática, rematada de manera inmejorable con el regreso de un Clark malherido e incluso avergonzado a la granja de sus padres.

El otro gran eje de las tribulaciones de Superman en esta obra es sin duda su relación con Lois Lane. Y es que el Hombre de Acero y la intrépida reportera comienzan el cómic manteniendo una difícil relación sentimental, una en la que el héroe tiene que compaginar con sus continuas ausencias debido a sus obligaciones y que termina con la asunción por parte de ambos de que lo suyo no tiene futuro. Clark se debate entre sus dos personalidades, opuestas e incompatibles, en otra gran debilidad a la que tiene que hacer frente el personaje en manos de Sale y Cooke: la imposibilidad de llevar una vida plena ni como Superman ni como Clark Kent, un equilibrio que debe encontrar por sí mismo y al que encuentra un principio de solución al final de la obra. La maestría de Tim Sale también brilla en las conversaciones íntimas entre Superman y Lois que, como las confesiones de Clark a sus padres en la granja, son esos pequeños momentos donde Sale se crece más allá de las secuencias de acción.

En definitiva, Superman: Kryptonita no es una obra de referencia del Hombre de Acero como sí lo fue Las cuatro estaciones, pero sí es un notable ejercicio de profundización en la mitología de Superman. Darwyn Cooke y Tim Sale conforman una alianza poderosa para meternos de lleno en los primeros pasos de Clark Kent como el Superman del mundo, en sus dudas sobre sus limitaciones y en sus miedos y frustraciones sobre su vida sentimental. En ese contexto tan interesante, lo peor sin duda es que la trama de la kriptonita sea lo más prescindible de un cómic que la lleva en su título, pero las buenas intenciones del argumento y la singular plasmación de las ideas del guion por parte de Tim Sale, aunque con un resultado definitivamente más discreto, hacen de este Superman: Kryptonita un cómic recomendable; al fin y al cabo, pocas son las veces en las que se nos presenta una idea tan atractiva como imaginar que, al margen de la famosa roca radiactiva, la mayor debilidad del mayor héroe de todos sea su propia condición humana. Claro que, tratándose de Superman y teniendo a alguien como Tim Sale para darle vida, descubriremos que esa fragilidad humana también será su mayor fortaleza. Cómo va a echar de menos el Último Hijo de Krypton al que mejor supo dibujar lo que representaba esa gran S en el pecho de un chaval de Smallville.

LO MEJOR

Seguir profundizando en los primeros años del Hombre de Acero y la exploración de sus miedos y debilidades.

La impresionante secuencia del volcán.

El estilo inigualable de Tim Sale en los pequeños momentos.

LO PEOR

Lo poco interesante de la trama de la kryptonita.

La irregularidad de la propuesta.

Edición original: Superman confidencial núms. 1 a 5, 11 USA Edición nacional/España: Grandes autores de Superman: Darwyn Cooke y Tim Sale - Kryptonita (ECC Ediciones, 2016) Guion: Darwyn Cooke Dibujo: Tim Sale Entintado: Tim Sale Color: Dave Stewart Formato: Cartoné, 160 páginas Tim Sale y la humana fragilidad del Superhombre…
Guion - 6
Dibujo - 7.5
Interés - 7

6.8

Superman: Kryptonita es un cómic con muy buenas intenciones en su planteamiento pero demasiado irregular en su desarrollo, que tiene como mejor baza la exploración del lado más frágil de Superman que tan bien se le dio a Tim Sale en obras anteriores.

Vosotros puntuáis: 8.68 ( 2 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments