#ZNDayTimSale – Daredevil: Amarillo

En nuestro particular juego de los espejos, homenajeamos a Tim Sale con Daredevil: Amarillo, cómic realizado junto a Jeph Loeb que sirvió para ensalzar la figura de el hombre sin miedo.

Por
1
1240
Daredevil

Edición original: Daredevil Yellow 1-6 USA USA (Marvel Comics, 2001-2002)
Edición nacional/España: 100% Marvel HC. TOMOS ÚNICOS (Panini Cómics, 2022)
Guion: Jeph Loeb.
Dibujo: Tim Sale.
Entintado: Tim Sale.
Color: Matt Hollingsworth.
Traducción: Paco Reina.
Realización Técnica: Estudio Din&Mita.
Formato: Tomo en tapa dura. 168 páginas. 23,00€

Como Matt Murdock con su ceguera, Tim Sale supo sacar partido de su daltonismo creando un estilo único y muy atmosférico.

Un hombre no se mide por el modo en que cae a la lona, sino por cómo se levanta

En Coplas por la muerte de su padre, Jorge Manrique lamentaba el fallecimiento de su progenitor en clave poética. Como hiciese el citado autor castellano, Jeph Loeb se centra en el peso de la perdida de dos personajes periféricos, pero pilares, en la vida de Matt Murdock para conseguir que Daredevil: Amarillo tuviese hechuras de elegía. Fue el propio guionista nacido en Stamford (Connecticut) quien afirmó que la relación entre Tim Sale y él nunca debió haber funcionado porque eran dos personas muy diferentes. Sin embargo, el mismo día que homenajeamos la figura de Sale, como hiciera Manrique con su padre, no podemos sino subrayar la exitosa relación laboral que construyeron juntos. No se entiende el nombre de Tim Sale sin Jeph Loeb, no se comprende el nombre de Jeph Loeb sin Tim Sale. Tanto es así que el dibujante que vio la luz por vez primera en Ithaca (Nueva York), aseguró que en su lectura de Batman: Silencio no le pareció estar leyendo ni una sola vez al bueno de su compañero, en aquella ocasión con Jim Lee a los lápices. Business is business. Así era Tim Sale, un hombre sin pelos en la lengua pero que también gozaba de una gran capacidad de autocrítica.

Si bien hizo Julie Maroh recordándonos que el azul es un color cálido, el amarillo es un color relacionado con la alegría, la inteligencia y la originalidad. Sin embargo, el título de este cómic en cuestión (Daredevil: Amarillo) levantó cierta polémica. Tanta, que incluso Steve Seagle bromeaba con el mismo diciendo que sonaba a “Daredevil orina”. No obstante, Loeb eligió, unilateralmente, el amarillo para homenajear esa primera versión del personaje gestada por Stan Lee y Bill Everett en el lejano 1964 cuya indumentaria difería bastante de lo que podemos encontrarnos actualmente. Ese mismo amarillo con el que Jack “Batallador” Murdock, cual Canelo Álvarez, vistió en su última gran pelea. Prendas que, posteriormente, su hijo utilizaría para tejer su identidad secreta. Matt Murdock, eterno defensor de la justicia, se disfraza por las noches para llegar donde la Diosa Diké no lo consigue.

A lo largo de seis capítulos Daredevil realiza sus acciones en el nombre del padre y recuerda cada momento vivido con Karen Page. Dos caras de la misma moneda perdida que sigue atormentando al abogado de Hell’s Kitchen. La cicatriz sigue supurando, el duelo es perenne. Daredevil: Amarillo es una vuelta a los orígenes del personaje que puede ser disfrutado tanto por el fan más acérrimo como por el lector casual que sienta el picorcito de la curiosidad. Su carácter autoconclusivo es una invitación a todo tipo de público y la calidad intrínseca está fuera de toda duda. A pesar de todo, Sale lamentaba que los villanos que aparecen en esta historia no le resultasen interesantes. Efectivamente, no hay ni rastro de Kingpin o Bullseye, como tampoco aparecen Elektra o Stick. Los antagonistas más conocidos de sus historietas dejan su lugar a Electro y Búho. No nos llevemos a engaños. Realmente, esto poco importa. El continúo pesar en el diálogo interno de Matt, así como el extraordinario apartado artístico en el conjunto de la obra desnivelan, muy a su favor, la balanza del derecho.

Rememorando el Eisner ganado por Grendel: Negro, Blanco y Rojo, Tim Sale volvió a disfrutar con el uso de las aguadas, aunque ello le supusiera trabajar más tiempo al tener que entintar dos veces. Una forma diferente de acercarse a la historia pero que, sin duda, es uno de sus puntos fuertes. El dibujante de El largo Halloween dio lo mejor de si mismo combinando una narrativa visual tremenda con la utilización del color resaltando sobre las sombras. Aunque a lo largo de su carrera, su evolución como artista fue más que notable, el estilo Sale (gran fan de Rubén Pellejero) es tremendamente reconocible. Aun cuando se consideraba así mismo un retratista horrible, paradójicamente su estilo era harto expresivo. Alejado de autores como Alex Ross, ajeno al arte basado en fotografías, esto no es óbice para que tomara como referentes personajes reales antes de ponerse a perfilar sus ilustraciones. Matt Murdock nunca tuvo unos labios tan carnosos como en Daredevil: Amarillo y, mal que les pese a Charlie Cox y Ben Affleck, el responsable fue Brad Pitt. Igualmente, para dibujar a Karen Page, Tim Sale tuvo en la retina a la Grace Kelly que trabajó en Crimen perfecto o La ventana indiscreta a las órdenes de Alfred Hitchcock. En cualquier caso, Sale insuflaba dinamismo en cada viñeta. El arte secuencial es tal, que la acción parece traspasar la cuarta pared.

Movimiento y perspectiva: Sale, único en su especie.

Además de la atmósfera conseguida y de una concepción cuasi cinematográfica, Sale demuestra su talento con splash pages y páginas dobles marca de la casa. Auténticos cuadros de los que cuesta apartar la mirada. Como Uderzo, Mike Allred, John Byrne, Howard Chaykin o Alex Toth, Sale era daltónico. Lejos de ponerle contra las cuerdas, el dibujante de Superman: Para todas las estaciones no pensaba en la combinación de colores, sino en el ambiente que transmitían. Sale tenía claro el tono que Daredevil: Amarillo precisaba y seguramente Matt Hollingsworth, colorista encargado de este trabajo, recibió infinidad de notas al respecto. Al igual que Matt Murdock, Tim Sale era un auténtico hombre sin miedo. Ya en el instituto asumió que se iba a ganar la vida con el arte. Consciente de sus limitaciones, se centró en potenciar sus virtudes.

Como no podía ser de otra forma, la Gran Manzana se convierte en un personaje más de la historia. Una imagen vale más que mil palabras y pocos artistas han sabido reflejar tan bien las azoteas neoyorkinas bajo la luz de la luna como Sale, quien poseía una gran biblioteca de libros que visitaba para trazar los fondos. Al igual que ocurriera en Spiderman: Azul, Loeb obliga al protagonista a reflexionar sobre los traumas de su pasado. Peter Parker tomará el relevo de Matt Murdock y Gwen Stacy recogerá el testigo de Karen Page. Foggy Nelson, eterno compañero de fatigas en la cara pública del personaje, o, Los cuatro fantásticos, haciendo el cameo de honor en la miniserie, son los secundarios que aparecen en los amargos recuerdos del otrora Dan-Defensor y a los que Sale dedicó el mismo mimo en su diseño. Amarillo, Azul, Gris y Blanco son los colores de la bandera enarbolada por Jeph Loeb y Tim Sale para La Casa de las Ideas. Cuatro cómics atemporales, cuatro cómics imperecederos que sostienen la leyenda de su dibujante. Te fuiste demasiado pronto. Descansa en paz, Tim Sale.

Daredevil antitaurino

LO MEJOR

El uso de las aguadas llevado a cabo por Sale encaja como un guante con la percepción del mundo de Matt Murdock gracias a sus sentidos aumentados.

La importancia del color amarillo en la creación de su alter ego.

La comunión entre el sólido guion de Loeb y el arte de Sale dio como resultado un clásico instantáneo.

LO PEOR

Que ya no podremos disfrutar con nuevos trabajos de Tim Sale.

Elektra, Bullseye o Kingpin bien merecían haber sido invitad@s a esta fiesta.

El significativo aumento de precio en la nueva edición por parte de Panini en comparación con la (no tan) anterior.

Edición original: Daredevil Yellow 1-6 USA USA (Marvel Comics, 2001-2002) Edición nacional/España: 100% Marvel HC. TOMOS ÚNICOS (Panini Cómics, 2022) Guion: Jeph Loeb. Dibujo: Tim Sale. Entintado: Tim Sale. Color: Matt Hollingsworth. Traducción: Paco Reina. Realización Técnica: Estudio Din&Mita. Formato: Tomo en tapa dura. 168 páginas. 23,00€ Como Matt Murdock…

Ve de puerta en puerta a buscar baldosas amarillas para un funambulista imposible

Guión - 8.1
Dibujo - 9.5
Interés - 9

8.9

Oro puro

Como si de Jack "Batallador" Murdock se tratara, Tim Sale gana por KO en los seis asaltos de Daredevil: Amarillo, una auténtica carta de amor al personaje realizada junto a su eterno compañero de viaje laboral: Jeph Loeb.

Vosotros puntuáis: 8.86 ( 4 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Drury Walker
Drury Walker
Lector
16 julio, 2022 23:09

Normal que no reconociera a Loeb eb «Silencio». Es que el Loeb que conocia era el Loeb con el, con sus sugerencias, correcciones y aportaciones. Elnde «Silencio» era Loeb con Lee.

Polemicas aparte, es una buena obra. Diverge de los comics originales pero se puede justificar en que los recuerdos cambian con el tiempo y Matt, en ese momento lo recuerda asi, con el cristal del tiempo y la tristeza.

Simpatico que aparezca Gilda Dent, acompañandolos en su viaje de DC a Marvel.

Saludos!