#ZNCine – Crítica de Los archivos del Pentágono, de Steven Spielberg

Crítica de la última película de Steven Spielberg basada en hechos reales y que supone su primera incursión en el mundo del periodismo.

Por
7
1318
 

Dirección:Steven Spielberg
Guion:Liz Hannah, Josh Singer
Música:John Williams
Fotografía:Janusz Kaminski
Reparto:Tom Hanks, Meryl Streep, Sarah Paulson, Jesse Plemons, Bob Odenkirk, Matthew Rhys, Michael Stuhlbarg, Alison Brie, Carrie Coon, David Cross, Bruce Greenwood, Tracy Letts, Bradley Whitford, Zack Woods
Duración:116 minutos
Productora:Amblin Entertainment / DreamWorks SKG / Pascal Pictures / Participant Media. Distribuida por 20th Century-Fox Film Corporation
Nacionalidad:Estados Unidos

 
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación desvela detalles importantes de la trama y el argumento de Los archivos del Pentágono.

Me está pasando con esta crítica lo mismo que le pasó a Steven Spielberg con Los archivos del Pentágono. Me está constando arrancar, pero espero que al igual que la película, luego pueda remontar el vuelo y coger el ritmo, y que en este texto fluyan las palabras como así fluían las imágenes en la segunda mitad de la cinta. Con más de 30 películas como director de cine, este filme supone la primera incursión en el mundo del periodismo del “Rey Midas de Hollywood“, y éste sale bien parado. Su última obra nos devuelve no al mejor Spielberg posible, pero sí a un Spielberg recuperado para la causa después de la fallida y horrorosa Mi amigo el gigante, su anterior trabajo y que suponía una de las peores películas de toda su filmografía.

Siendo sincero, no es la mejor cinta que se ha hecho sobre el mundo del periodismo. Por citar algunos ejemplos, filmes como Primera Plana, Network, El dilema o Todos los hombres del presidente son muy superiores. De hecho, son auténticas obras maestras del cine en general y del subgénero periodístico en particular. Por otro lado, Los archivos del Pentágono supera a otras cintas que tienen al mundo de la información como eje central de las mismas, como La verdad, The Paper (Detrás de la noticia) o la recientemente oscarizada Spotlight (con la que comparte guionista y productor ejecutivo). Ésta última a pesar de ser una buena película con buenas intenciones carecía del talento que sí tiene Spielberg y no Tom McCarthy.

Tampoco es el mejor trabajo del director de Tiburón. Tampoco es el peor. Spielberg en el siglo XXI ha tenido una carrera llena de altibajos. Cintas como A.I. Inteligencia Artificial, Minority Report o Munich hacían que su apellido reluciera con más brillo en el Olimpo de los mejores directores de la historia. Por el contrario, el realizador nacido en Cincinnati nos ha “regalado” obras en los últimos 15 años de dudosa calidad que inmediatamente lo desterraban de ese ansiado Panteón y lo enviaban a los mismísimos infiernos. Trabajos como La terminal, la anteriormente citada Mi amigo el gigante o Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal no eran dignos de un genio que antaño nos había deleitado en innumerables ocasiones.

Con respecto a Los archivos del Pentágono, la película se va liberando progresivamente de ese inicio renqueante conforme el personaje magistralmente interpretado por Meryl Streep va cogiendo fuerza y entereza. El personaje de Streep da un paso adelante y ahí el filme gana enteros, ya que el otro gran tema que se trata es la lucha y la normalización de la mujer en un entorno eminentemente masculino. Un tema que es tratado con suma habilidad por parte del realizador. Al mismo tiempo, la cinta va abrazando con sutileza mecanismos propios del género del thriller que dotan al conjunto de un mayor dinamismo e intensidad. No solo Streep está genial en su papel, ya que la actriz está acompañada en todo momento por un reparto a la altura. Es inevitable mencionar a Tom Hanks, excelente como protagonista masculino del filme y actor fetiche de Spielberg. Es una apuesta casi segura para el cineasta, y digo casi porque entre los dos perpetraron La terminal. Y no, no quiero hablar de La terminal porque ambos saldrían muy mal parados. También me gustaría destacar el hecho de que David Cross y Bod Odenkirk compartan plano, ya que ambos protagonizaron hace dos décadas la comedia televisiva Mr. Show with Bob and David emitida por HBO.

Gran parte de las películas periodísticas están basadas en hechos reales, y aquí no es una excepción compartiendo varias de las características básicas de este subgénero, tales como la lucha contra el poder establecido, la libertad de prensa y la denuncia social. Evidentemente, Spielberg no es Oliver Stone ni Ken Loach, así que no esperen una dura crítica social. La hay contra los dirigentes, pero de forma ligera. Este tipo de producciones suelen ser optimistas y entusiastas (generalmente, si en la vida real tuvieron un desenlace positivo). Spielberg se contagia de este espíritu y nos muestra, como suele ser habitual en estas películas, que el verdadero superhéroe es la buena prensa. El buen periodismo es quien vela por los derechos e intereses de los ciudadanos, siendo esto cierto de forma muy puntual. Lamentablemente, cada vez sucede menos. De este modo, tanto Los archivos del Pentágono como cualquier otra cinta periodística basada en hechos reales presentan a los medios de comunicación como algo extraño, como una anomalía a la que el espectador no se enfrenta en su día a día, por lo que suelen apelar a la nostalgia. Así pues, la excepcionalidad de estas historias hace que sean ideales para convertirse en futuras películas.

He de reconocer que, de todos los personajes del filme, el que más me ha atraído y gustado ha sido Richard Nixon. Creo que Spielberg lo refleja de manera magistral con un tono y tratamiento que van de lo siniestro a lo cómico. El final de la película es uno de los más brillantes que he visto en los últimos años. Puro thriller y pura comedia resumida en un último plano que vale oro. Cuando salí del cine inevitablemente me acordé de Alan J. Pakula.

En resumen, tenemos una película notable con una primera parte lenta y dubitativa que desmerece un poco al conjunto. Recomendable para los fans de este tipo de cine y para los que habían perdido la fe en el cineasta. Dentro de dos meses se estrenará su próximo trabajo, Read Player One. Por el tipo de película ojalá nos devuelva al Spielberg de Indiana Jones, Parque Jurásico o Minority Report. Personalmente, no tengo mucha fe en ese proyecto, ya que tiene demasiado CGI para mi gusto. No obstante, le daré una oportunidad a uno de mis directores favoritos pese a que me haya decepcionado en más de una ocasión.

  Dirección:Steven Spielberg Guion:Liz Hannah, Josh Singer Música:John Williams Fotografía:Janusz Kaminski Reparto:Tom Hanks, Meryl Streep, Sarah Paulson, Jesse Plemons, Bob Odenkirk, Matthew Rhys, Michael Stuhlbarg, Alison Brie, Carrie Coon, David Cross, Bruce Greenwood, Tracy Letts, Bradley Whitford, Zack Woods Duración:116 minutos Productora:Amblin Entertainment / DreamWorks SKG / Pascal Pictures /…
Dirección - 7
Guion - 6.5
Reparto - 8
Apartado visual - 7.5
Banda sonora - 6

7

Spielberg recupera el tipo con esta película y para ello se reúne de caras conocidas: Tom Hanks, John Williams y Janusz Kaminski. No es una obra maestra, sino más bien una medianía en su carrera, pero al menos se aleja bastante del bache que supuso Mi amigo el gigante.

Vosotros puntuáis: 7.76 ( 2 votos)

7
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
4 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
IgverniGiovanni Casellafrankbanner49Cristian Miguel Sepulveda Recent comment authors
Recientes Antiguos
Cristian Miguel Sepulveda
Autor

La película se me hizo muy pesada hasta la última media hora. Muy clásica, al más puro estilo Spielberg. Lo mejor Meryl Streep, sin duda alguna.

frankbanner49
Lector
frankbanner49

Me ha parecido que, en efecto, recupera el “mojo” de un buen Spielberg.
Funciona incluso como precuela de Todos los hombres del presidente (guiño a la pareja Redford-Newman, no con esa cinta, sino con la de Butch y sundance kid en una pared del Washington Post).
Enorme Meryl Strepp. Y enorme secuencia en la casa de Ben Bradley con este y el personaje de Fritz metiendo presión a Katherine Graham.
Estupendamente recreada, más agíl y entretenida que aquel coñazo que fué la de Spotlight, y con un reparto puede que algo opacado por la pareja protagonista. Quizás Bob Odendirk sobresale algo.
Hay alguna secuencia con Jessie Plimmons, que es un actor que mola (spin-off para la U.S.S. Callister YÁ !!) y atentos al gran año del actor Michael Stuhlbarg, presente -casi de manera testimonial- también en esta y que podemos ver, además, tanto en La forma del agua de Del Toro como en Call me by your name… y viniendo de Fargo, por cierto, el año pasado. Vaya rachita.

Reivindicación feminista y ostión a mano vuelta a Trump y a su guerra contra la prensa si acabase ganando (cosa no descartable).

Curiosamente, como pasa con el trío Churchill/Darkest hour/Dunkirk, hay rulando”por ahí” pelis focalizadas en las figuras de Lyndon B. Johnson, o la del informante del Watergate, Mark Felt (la “garganta profunda” del caso Watergate) protagonizadas por Woody Harrelson y Liam Neeson, respectivamente cada una.

Que no paren las maquinas !.

frankbanner49
Lector
frankbanner49

…y ahora paso a darme 100 latigazos por sacar a Dustin Hoffman y meter a Paul Newman en TODOS LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE…coff-coff.
Yo, y mí memoría “idíotica”. 🙂

Igverni
Lector

La película me gustó mucho, es increíble como Spielberg consigue transmitir tensión antes unas situaciones que se sabe como terminaron, la noticia se publicó, el tribunal supremo le dio la razón a la prensa.

Meryl Streep está brutal, y sirve para hacer un alegato del machismo de la época, lo que es implícitamente una crítica a la sociedad actual. Vi la película en V.O. y Tom Hanks también me parece que está espectacular, y no entiendo que ella esté nominada y él no.

También me dio una nostalgia brutal el que me recordaran cómo se hacían y se imprimían hace sólo 35 años los periódicos y lo mucho que ha cambiado este sector. Y las profesiones que han quedado obsoletas y supongo que provocaría que mucha gente haya acabado en el paro.

Y por último, una reflexión sobre lo políticamente correcto. Esta historia es básicamente la misma que la filtración de Wikileaks, en la que los filtradores han sido acusados de traición, por sacar a la luz actividades ilegales (o alegales) del gobierno. Me llama la atención que Spielberg prefiera contar esta historia de los 70, una época asociada con las luchas por los derechos sociales, mientras que en la actualidad los “filtradores” hayan tenido que sufrir cárcel sin casi rechazo de estos mismos medios de comunicación. Y cómo es muy fácil calificar a Nixon del demonio, mientras que es mejor mirar hacia otra parte con Bush o el propio Obama que ha mantenido esta política.