#ZNCine – Crítica de Spawn, de Mark A.Z. Dippé

Hoy hablamos de Spawn, la adaptación del cómic de Image creado por Todd McFarlane que vio la luz en 1997.

Por
27
2258

Dirección: Mark A.Z. Dippé
Guion: Alan B. McElroy y Mark A.Z. Dippé, basado en el cómic de Todd McFarlane
Música: Graeme Revell
Fotografía: Guillermo Navarro
Reparto: Michael Jai White, John Leguizamo, Martin Sheen, Theresa Randle, Roger Yuan, Nicol Williamson, D.B. Sweeney, Melinda Clarke, Miko Hughes
Duración: 96 min
Productora: New Line Cinema
Nacionalidad: Estados Unidos

Es ineludible que uno de los acontecimientos más importantes dentro del mundo del cómic durante la década de los 90 fue la creación del sello independiente Image Comics. Como todos recordamos a principios de aquella década Marvel Cómics vendía millones de ejemplares dentro de varias de sus cabeceras como The Amazing Spider-Man, X-Men, X-Force o Lobezno principalmente gracias a una nueva ola de dibujantes que supieron conectar con un público joven deseoso de consumir este tipo de productos en los que primaba la espectacularidad visual por encima de los guiones. Jim Lee, Marc Silvestri, Erik Larsen, Todd McFarlane, Rob Liefeld, Jim Valentino o Whilce Portacio daban ventas descomunales a la Casa de las Ideas mientras ellos se sentían minusvalorados por los contratos leoninos que firmaron con la editorial impidiéndoles sacar beneficio, ni siquiera de los personajes que ellos mismos habían creado. De manera que este grupo de profesionales crearon su propia empresa, dividida a su vez en varios subsellos, con la que dieron un fuerte golpe en el mundo del arte secuencial creando cada uno de ellos su propias colecciones protagonizadas por uno o más personajes. De entre todas ellas destacó Spawn, serie escrita y dibujada por el canadiense Todd McFarlane que al poco tiempo se convirtió en la cabecera más representativa de Image Comics.

Desde que debutara en mayo de 1992 vendiendo la friolera de casi un millón setecientos mil ejemplares de su primer número la idea de llevar a Spawn al medio cinematográfico siempre estuvo entre los planes de distintas productoras y sobre todo en la cabeza de su creador, Todd McFarlane. Al poco tiempo de consagrarse como una de las series más vendidas de los 90 dentro del negocio del cómic, pudiendo mirar de frente a productos ideados por Marvel y DC, McFarlane comenzó a abandonar gradualmente su faceta de artista para ir ejerciendo el rol de empresario, de manera que una de sus principales intenciones fue convertir las infernales aventuras de Al Simmons en una superproducción hollywoodiense, consiguiéndolo por fin en 1997. Producida por New Line Cinema y con el mismo creador del cómic estrechamente ligado a la producción del largometraje Spawn contó con holgados medios para debutar en el medio audiovisual. De adaptar las primeras aventuras del personaje a un guión se ocupó Alan B. McElroy y de ponerse detrás de las cámaras Mark. A.Z. Dippé, experto en efectos especiales curtido en las filas de Industrial Light and Magic de George Lucas, compañía que también se ocuparía en esta ocasión de dicho apartado junto a KNB EFX Group, responsables del maquillaje y diseño de los personajes. La fotografía de Guillermo Navarro y la banda sonora de Graeme Revell culminaban un apartado técnico del todo prometedor.

Para interpretar a Al Simmons y su alter ego necroplásmico se contrataron los servicios del Michael Jai White, actor especializado en cine de acción y experto en artes marciales que dio sus primeros pasos en Troma Entertainment con las secuelas de El Vengador Tóxico. Le acompañaron Theresa Randle como Wanda Simmons, D.B. Sweeney dando vida a Terry Fitzgerald, Nicol Williamson en la piel de Cogliostro, Melinda Clarke poniendo voz y físico a Jessica Priest, Martin Sheen dando un toque de distinción a Jason Wynn y John Leguizamo vistiendo el atuendo de Clown/Violator, entre otros. La película se estrenó el 1 de agosto de 1997 y después de un muy buen primer fin de semana se vino abajo en la taquilla, aunque consiguió doblar su presupuesto de 45 millones de dólares con su recaudación global. Más allá de sus no muy destacables resultados recaudatorios Spawn se ha ganado con los años una fama de película infecta que no merece y en la siguiente entrada vamos a intentar destacar tanto sus virtudes como sus carencias con la miisión, no de reivindicarla al 100%, pero sí de valorarla en su justa medida confirmando que a pesar de sus notables fallos no es peor que muchos otras adaptaciones de cómics a la pantalla grande de reciente factura siendo estas tan o más reprobables que ella.

A nivel conceptual y estructural Spawn es una prototípica historia de orígenes. Por ello el guionista Alan B. McElroy condensa en 90 minutos la génesis del personaje en los cómics, o lo que viene siendo lo mismo, los primeros números de la colección original de los 90. Al Simmons es uno de los mercenarios más letales al servicio del gobierno de Estados Unidos. Durante una misión es traicionado, asesinado y quemado vivo por su superior Jason Wyn. Mientras es dado por muerto Simmons se traslada al Infierno y allí acepta un trato con el demonio Maleboglia para convertirse en el líder de su ejército apocalíptico a cambio de permitirle volver a la Tierra y reencontrarse con su prometida. Ya convertido en Spawn, haciendo uso de sus nuevos poderes sobrenaturales y ayudado por el demencial Clown, Simmons buscará venganza contra Jason Wynn, pero la intervención del misterioso Cogliostro trastocará sus planes. Salvando algunos cambios como que es Jessica Priest, personaje creado para la película que posteriormente dio el salto a las viñetas, el ejecutor material de Al Simmons y no Chapel (Youngblood), o que la hija de Wanda Simmons lo es también del protagonista y no de Terry Fitzgerald la fidelidad con lo narrado por Todd McFarlane en 1992 es más que notoria.

Spawn, la película, respeta no sólo la esencia del cómic de Todd McFarlane, sino también la de los primeros años de Image Comics. De la misma manera que en el trabajo del autor canadiense el sobrecargado apartado visual eclipsaba al argumento sobre el que construyó las andanzas de Al Simmons el largometraje de Mark A.Z. Dippé es un producto en el que la forma devora impunemente al fondo. Esta adaptación cinematográfica no sólo se deja imbuir por los parámetros visuales de la colección señera del personaje, también toma prestada mucha de la estética tanto de los dos Batman facturados por Tim Burton como, sobre todo, de la adaptación que Alex Proyas realizó de El Cuervo, el icónico cómic independiente escrito e ilustrado por James O’Barr. En este sentido la ambientación entre gótica y urbana sobrevuela todo el diseño de producción de una pieza que lucha por mostrar la naturaleza sórdida, grotesca y explícita del tebeo original mientras hace malabarismos por mantener una calificación moral PG13 que permitió en su momento a los menores de edad ver la obra en los cines, pero apelando a cierta visceralidad impropia en las cintas protagonizadas por personajes superhéroicos, algo de lo que presumía el mismo Todd McFarlane cuando creó al personaje a principios de los 90 para el mundo del tebeo.

Teniendo en cuenta que el aspecto visual iba a ser el pilar maestro sobre el que se construiría Spawn no es de extrañar que tanto New Line Cinema como Todd McFarlene se inclinaran por contratar para rodarla no sólo a un experto en efectos especiales, sino también a un realizador debutante y poco conocido que cedería ante las exigencias de los productores. Curiosamente el apartado técnico es en el que el film de Mark A.Z. Dippé encuentra sus mayores virtudes y más notables flaquezas. El CGI utilizado en Spawn fue polémico desde su misma puesta de largo internacional como obra cinematográfica. Siendo premiados en el Festival de Sitges de 1997 para unos el galardón estaba más que justificado y para otros era una herejía. Vista hoy, más de veinte años después de estreno, podemos afirmar que el uso del pixel en la cinta tiene luces y sombras. Por un lado es ineludible que toda la recreación del Infierno y el diseño de Maleboglia producen vergüenza ajena, no sólo por lo mal que han envejecido, sino también porque desde su misma concepción ya eran notablemente deficientes. Todo lo contrario acontece con el traje de Spawn que, si obviamos el uso puntual de su característica y descomunal capa, mantiene muy bien el tipo a la hora de cubrir el cuerpo del personaje protagonista, no pudiendo discernir el espectador en ocasiones cuando es un disfraz real o una recreación por ordenador. A medio camino quedan las apariciones de Violator, irregular en cuanto a ejecución, pero a años luz del ya mencionado caso de Maleboglia.

En lo referido al reparto la elección de Michael Jai White como Al Simmons no podemos afirmar que fuera un acierto, pero el actor va sobrado de presencia y rotundidad física, compensando así una inexpresividad que tampoco es excesiva al tener pocos minutos en pantalla como versión humana del protagonista. Theresa Randle, D.B. Sweeney, Melinda Clarke o un ya por aquel entonces repelente Miko Hughes acometen con desgana unos roles a los que, ciertamente, no dan muchos minutos de lucimiento en pantalla. Mejor lo hacen Nicol Williamson como Cogliostro y Martin Sheen componiendo muy dignamente un Jason Wynn reconocible como villano de opereta estereotipado. Pero si bien es cierto que en líneas generales el casting no destaca en manera alguna, transmitiendo cierta desidia, ya se ocupa John Leguizamo de equilibrar la balanza con su trabajo. Debajo de las capas de maquilaje creadas por Kurtzman/Nicotero/Berger y el vestuario que lo personifica como una contrapartida en imagen real idéntica a la versión en viñetas el intérprete de origen colombiano eclipsa al resto del apartado artístico mediante una labor excelsa componiendo un Clown carismático, granguiñolesco, histriónico, propenso al humor negro y muy divertido. El actor de Atrapado Por Su Pasado (Carilto’s Way, 1994) o John Wick y su labor delante de las cámaras hacen que el visionado de Spawn merezca la pena, convirtiéndose en el mayor atractivo de la película.

Spawn es tanto una adaptación fiel del cómic publicado por una primigenia Image como un producto mediocre a distintos niveles, pero merecedor de una justa revisión, ya que un servidor no puede reprocharle mucho más que a otras producciones recientes adscritas al subgénero como Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn), Hellboy o X-Men: Fénix Oscura y a otras algo más alejadas en el tiempo como Daredevil, Ghost Rider, Elektra o Catwoman a las que deja en evidencia en no pocos aspectos. Un guión endeble y una orgía visual (que no consigue alcanzar todo el horror vacui de las viñetas de Todd McFarlane) a ritmo de rock, metal industrial y techno superventas o un John Leguizamo desaforado como Clown es lo que ofrece esta propuesta de 1997 que recoge todo el “ruido y la furia” propias de los años 90 que también se extendió al arte secuencial en la, para muchos, peor década del medio. Del eternamente pospuesto reboot escrito y dirigido por el mismo creador del personaje con Jamie Foxx interpretando al protagonista poco más sabemos y con toda la situación del estado de alarma a nivel mundial obligando a posponer proyectos y rodajes ahora mismo su futuro queda más en suspenso que nunca.

Dirección: Mark A.Z. Dippé Guion: Alan B. McElroy y Mark A.Z. Dippé, basado en el cómic de Todd McFarlane Música: Graeme Revell Fotografía: Guillermo Navarro Reparto: Michael Jai White, John Leguizamo, Martin Sheen, Theresa Randle, Roger Yuan, Nicol Williamson, D.B. Sweeney, Melinda Clarke, Miko Hughes Duración: 96 min Productora: New…
Dirección - 5.5
Guión - 4.5
Reparto - 6
Apartado visual - 5.5
Banda sonora - 6.5

5.6

Al igual que en el cómic de Todd McFarlane la estética fagocita al argumento. Deudora visual de El Cuervo o los Batman de Tim Burton y una obra mediocre, aunque no más que otras muestras recientes del subgénero, presume de un John Leguizamo pletórico como Clown/Violator.

Vosotros puntuáis: 9.3 ( 100 votos)
27 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
22 mayo, 2020 21:38

Es que yo sigo sin entender que nos puede ofrecer de nuevo McFarlane con otra peli más que mejores efectos…de la peli recuerdo cero, alguna vez la vi a pedazos, y del comic tuve un par de la editorial Vid hace un millón de años, de esas veces en que ibas al kiosco y no había otra cosa. Horrendos. Ni Alan Moore le pudo sacar el jugo. Entiendo que fue una revolución…pero ya está. Ya pasó. Nunca será un personaje inmortal como Batman o Hulk. Creo que está más del lado de Lobo o Deadpool: estuvieron muy bien, pero YA ESTÁ. Bah, quizás me equivoque, a Deathstroke nunca pensé que alguien podría sacarle nuevo juego.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Dr Kadok
22 mayo, 2020 23:09

Yo creo que un Spawn escrito por Donny Cates sería la leche. Si ha conseguido hacer interesante a Venom, con Spawn también puede.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Carlitos
23 mayo, 2020 13:59

De hecho yo le leído a Donny Cates que Spawn es su personaje de cómic favorito y su cómic favorito de todos los tiempos. Cuando Spawn sacó el año pasado su número 300 Cates en Twitter se deshizo en elogios y parabienes hacia McFarlane y hacia el personaje.
Así que ganas le pondría y muchas si le tocara escribirlo. De hecho, no me extrañaría que cuando se le acabe en un futuro el contrato con Marvel le veamos haciendo una etapa con el Engendro.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
22 mayo, 2020 22:14

La película, que tampoco recuerdo ya muy bien, era una fiel y perfecta adaptación del comic. O sea, un sinsentido total en el que pasaban cosas sin orden ni concierto y que nunca se tiene claro hacia donde va, o al menos o como lector/espectador no me enteraba de un carajo, y ya ni me importaba. Pero como mola Spawn ahí agazapado el callejón, todo el puto día (o toda la puñetera noche, que todo aquí es muy oscuro) esperando dios sabe qué. Ojala le de una contractura, por payaso (y se lo digo a Spawn no al malo)

Eso sí, la película tiene una BSO cojonuda con parte de lo mejor de los noventa (ese 6,5 de nota debería subir algún punto, pero a cada cual sus gustos). La mejor recomendación es escuchar estos temas y la película no verla jamás.

Parménides
Parménides
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
24 mayo, 2020 1:03

No puedo estar más de acuerdo. La banda sonora es ACOJONANTE. No sólo por la indudable talla de los autores implicados (The Prodigy, Metallica, Orbital, Rage against the machine, Moby, Korn, entre otros) sino porque además proponía siempre un “team-up” entre estilos no necesariamente sincrónicos (metal/ rock industrial mezclado con electrónica/ tecno). Pese a que los artistas tampoco se esforzaron demasiado, el resultado fue una pequeña obra de arte que fue mucho más exitosa (en crítica y público, no en vano vendió más de medio millón de copias sólo en EEUU) que la propia película. A mí, que era veinteañero entonces, me voló la cabeza y desde luego la recuerdo infinitamente más que la cinta.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Parménides
24 mayo, 2020 12:03

Buenas Parménides,

Si te gusto ese experimento “team-up”, te recomiendo está anterior (1993) de la película “Judgment Night” / “Los jueces de la noche” en España”. La película mala, para un domingo tarde aburrida. Aquí el experimento era grupo de rock + grupo de rap, cuando no era todavía tan común la mezcla.

Igual ya lo conoces, sino espero que lo disfrutes:

https://en.wikipedia.org/wiki/Judgment_Night_(soundtrack)

Parménides
Parménides
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
25 mayo, 2020 9:59

Gracias Justiciero! No lo conocía así que va directo a la vena 🙂

Carlitos
Carlitos
Lector
22 mayo, 2020 23:06

Esta película la vi de niño y me encantó el personaje. Luego más mayor investigue sobre Spawn y me parecio que tenía un concepto interesante.
Entre el precio de los tomos y que se publican de pascuas a ramos, me los descargué y después de leerme como 100 números pense: pero este hombre que nos quiere contar?? Tiene algún sentido está serie?? Va a algún lado??
Para mí el mayor problema de Spawn es su propio creador. No sabe que contar ni hacia donde va la historia. Spawn guionizado por diferentes autores podría dar buenas etapas.
Con la nueva película me hago las mismas preguntas: de verdad hay algo que contar?? De que va a tratar, de Spawn lamentándose y no avanzando nunca en la trama??

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Carlitos
23 mayo, 2020 14:04

Me pasa igual que a ti con esta serie. Como concepto (totalmente noventero) tiene potencial de sobra, y un inicio interesante. Pero McFarlane es muy mal guionista y la serie se estanca y empataba sin avanzar hacia nada.

Estéticamente esta mezcla de Batman, Venom y Spiderman siempre me pareció brutal, de todos los diseños de esta Image inicial es sin duda el mejor con una diferencia abismal. Quizá solo Grifter tiene un potencial iconico cercano.

billyboy
billyboy
Lector
En respuesta a  Vansalth
23 mayo, 2020 18:28

bueno Grifter era Wilstorm, y después Dark Horse tenia a este señor(o señora depende de que etapa XD):
comment image

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  billyboy
23 mayo, 2020 18:48

Wildstorm era un subsello de Image hasta que Lee se lo vendió a DC.
Ese personaje que aparece en la imagen que adjunta es, como bien dices, de Dark Horse, y por tanto no tiene nada que ver con los otros en ese aspecto.

Alejandro Ugartondo
Autor
22 mayo, 2020 23:57

Los efectos especiales en la escena del infierno son de traca. En su día se habló que iban mal de tiempo para acabar la película y que repartieron los planos entre empresas de todo el mundo para llegar a tiempo. Lo que hoy en día es una práctica habitual en el mundo de los efectos visuales, hace 23 años era novedad y no había los medios que hay ahora. Así les salió.

La que estaba muy lograda era la primera transformación de Clown en Violator, puntera en su época.

Del cómic lo único que destacaría es la labor de Greg Capullo durante buena parte de sus primeras decenas de números, superando con creces la labor de McFarlane

hammanu
hammanu
Lector
23 mayo, 2020 0:13

Pues la película siendo lo que era al menos te entretenia mas que productos “vanguardistas” como Birds of Prey. De hecho Jonh Legizamo con la escena que saca unos restos de pizza de un cubo de la basura y dice “que asco lleva anchoas” vale la película.

billyboy
billyboy
Lector
23 mayo, 2020 2:37

Lo mejor Legizamo como Clown y el traje de Spawn , lastima que la capa salga apenas 3 minutos en toda la peli , que en serio, lo mas carismático del aspecto de Spawn y se lo quitan el 99% de la peli.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
23 mayo, 2020 11:18

Spawn es un Poochie que a su lado la Capitana Marvel casada con Gambito pasan por una pareja modelo en sobriedad y discreción.

Spawn, el comic, nunca iba a ninguna parte porque ese batiburrillo de supers molones todos en uno (Batman, Venom y Motorista fantasma) nació de la mente de un dibujante, en una empresa de dibujantes que pensaban que eso de los guiones era una cosa de nenazas y que con una sucesión de estampitas molonas y con colores brillantes se comian el mundo. Y es que el caso que al menos un tiempo tuvieron razón.

Spawn, la película, como se extrapola de la propia reseña y comentarios. Lo mejor que se puede decir en su defensa es que “hoy alguna película nueva sale peor que esta del 93”, pos fale

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
23 mayo, 2020 14:11

Siempre veo críticas a la labor de Image en estos artículos, sobre todo en los comentarios. Pero independientemente de que sus cómics fueran bastante mediocres (que lo eran) cambiaron el cerradisimo mercado del cómic USA, le dieron una patada en el culo a Marvel (sobretodo) y DC y a sus abusivas condiciones sobre los autores y crearon la que a día de hoy es la editorial occidental de cómic (y probablemente del mundo) en la que los artistas tienen una mayor libertad y capacidad creativa sin cortapisas de ningún tipo.

PD: no se como lo haces, pero aprovechas cualquier noticia para darle un palo a Capitana Marvel. Aunque no tenga absolutamente nada que ver con la noticia que se está debatiendo.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Vansalth
23 mayo, 2020 16:06

Estoy de acuerdo con todo tu comentario. Todo el primer párrafo y la postdata, no lo voy a negar.

Pero no critico la labor de Image. Ya tú has explicado lo bueno (romper las condiciones abusivas sobre los autores), lo malo (en sus primeros años las series eran de malas a mediocres incluyendo este Spawn) y añado que la deriva hasta hoy es cuanto menos notable, editando varias series que están entre lo mejor de los supers (Invencible) y otros géneros (Walking Dead, Paper Girls, etc)

PD: Hablo de memoria, si acaso después lo busco, pero Todd McFarlane (Y digo Todd, no Image) parece que cuando algún autor contratado a los guiones (si no recuerdo mal, Neil Gaiman, no me acuerdo si algún otro) reclamo su autoria sobre algún personaje secundario de Spawn parece que ya no estaba tan de acuerdo con sus propias políticas acerca de reconocer la autoria de los personajes, y menos con repartir beneficios. Vamos que cuando le hicieron a él en Spawn lo que él pedía con Venom en Marvel ya no estaba tanto por la labor.

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
23 mayo, 2020 16:32

Yendo al comentario anterior, por supuesto que estoy de acuerdo con vos, Image sirvió para patear el tablero y sin ellos, aguantando casi 30 años, no tendriamos Saga por ejemplo. Pero creo que coincidimos (perdón si hay algún fan de Rob “tetitas y dientes” Liefeld…) en que lo primero que hacian era horrendo, aunque no peor que lo que DC y Marvel publicaba en gran parte en ese momento, e incluso siguiendolos paso a paso (con retornos de los dibujantes incluidos). Y yendo a lo que dice el otro comentario, justamente McFarlane se paso por quien sabe donde los derechos en ese momento, y metió a Miracleman en el medio…deplorable lo suyo.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Dr Kadok
23 mayo, 2020 19:12

En realidad no eran los autores de Image los que seguían a lo que hacían los de Marvel y Dc, si no al revés. Estos tíos vendían a millones en esta época y Marvel se dedicó a fichar a dibujantes que en muchos casos eran imitadores de Lee o Liefeld, o incluso se “sugería” a autores que ya estaban en la editorial a que imitaran a los de Image. Las locuras de los 90.
Yo por otro lado por mi edad leí bastantes cosas de los 90 y a alguna historia aún le tengo buen recuerdo, sobretodo a dos de ellas: La Era de Apocalipsis (en aquella época los mutantes me encantaban, más después de haber leído previamente casi toda la etapa de Claremont desde Segunda Genesis) y Tierra de Nadie de Batman (que me lo pasó el novio de mi prima en un CD de aquella época en imágenes jpg y me encantó). Pero fue una época de excesos y carencia de ideas en el mercado de superhéroes, es algo innegable. Y las series de Image ya eran un desastre absoluto.

Si, ahí McFarlane se pasó de listo y salió escaldado. Hubo mucha tela que cortar en aquel proceso, por cierto.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
23 mayo, 2020 19:05

Si, la verdad es que toda la polémica con Gaiman de McFarlane (que es un empresario más que un autor) me sorprendió bastante, porque hay que recordar que sigue siendo el jefazo de Image, la actual, en la que los autores tienen un control total de sus obras y son dueños de sus creaciones. Creo que ahí tuvo que ver con que McFarlane tiene precisamente a Spawn como su obra, y consideraba a Gaiman y demás autores “invitados”. Que es obvio que no lo eran y ahí McFarlane se columpió y por eso perdió aquel juicio.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Vansalth
23 mayo, 2020 20:31

McFarlane es primero empresario, después litigador profesional y después ya creador, y más que creador es un rediseñador. El tipo, cuando salio la película de Venom, aún hablaba atribuyéndose la creación del personaje al 100% (en su día llego a litigar para llevárselo a Image), como si fuese su total inspiración, con un desprecio a los antecedentes que asusta. Como si el simbionte no existiera antes, como si no hubieramos visto antes a un tío cachas en traje negro (“La última caceria”). El tío coge el traje lo pone en otro huésped (con Micheline a los guiones) añade una lengua salivando y hala, pa mi. Un genio.

También cierto lo que comentas que Marvel y DC fueron las que se “Imaginezaron” y no al revés. Por que sus autores eran los que lo petaban.

Personalmente yo en la época que Todd McFarlane revolucionaba la parte grafica de Spiderman (allá por el trescientos de Amazing, portada que elige mara darse el reciente autohomenaje en el reciente trescientos de Spawn), me quedaba con lo que en ese mismo momento hacían Gerry Conway y Sal Buscema al dibujo de calle (en aquel entonces la colección de forum en España intercalaba las tres americanas, Amazing, Web of…) A día de hoy, desde la distancia, cuando el efecto epatante del dibujo de McFarlane ya no causa ese efecto, sí se releen ambas etapas es que no hay color.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
23 mayo, 2020 22:54

Son etapas que solo pueden entenderse (las puramente noventeros de las que hablamos) desde la nostalgia. Si yo no hubiera leído la Era de Apocalipsis con 10 años en aquel coleccionable naranja, si no lo recordara con cariño y lo cogiera ahora por primera vez, me parecería una porquería. Y eso que a mi los universos paralelos y futuros alternos es de las cosas que más me gustan del mundo superheroico. Pero las cosas como son. Y eso que no es lo peor de aquella época. Pero es mala mala.
Sin embargo pude leer Kingdom Come cuando ya tenía 20 años, ya en la universidad, de la biblioteca pública de la ciudad donde estudiaba (que es una auténtica maravilla) y es un cómic magnífico, se lea cuando se lea, de niño, de joven o de viejo. Y creo que pocas cosas hay más lejanas al estilo de dibujo de la “escuela Image” que el de Alex Ross.

McFarlane es un broncas, un “espabilao” y un oportunista, estoy contigo. Y quizá por eso haya triunfado como empresario. Ya sé sabe que para hacerse rico hay que ser listo y tener pocos escrúpulos. Y ese es el mayor talento de este hombre.
Hablando de ello, es curioso el crisol de personalidades que se conjugaron en esos fundadores de Image. Las enormes diferencias de formas de ser y las aspiraciones que tenían personajes tan dispares como Lee, Liefeld o McFarlane (por citar a los 3 más populares). No me extraña que hablando de aquello haya habido ríos de tinta. Vi por ahí un documental muy interesante de la historia de Image, pero creo que estaba producido (quizá me equivoque) por Kirkman. Y claro, no era muy parcial. Aún así era realmente interesante.

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Vansalth
24 mayo, 2020 2:40

Gran momento para que repongan aquella nota de la historia de Image cuando fue el 25 aniversario, excelente
https://www.zonanegativa.com/image-comics-cumple-25-anos/

Linkin Boy
Linkin Boy
Lector
En respuesta a  Vansalth
24 mayo, 2020 10:53

Y tan oportunista… El tío se ha sacado de la manga un kickstarter para financiar una figura de Spawn. ¡EL p**o empresario de la exitosa McFarlane Toys abriendo un kickstarter!

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Linkin Boy
24 mayo, 2020 11:10

Lo de los kickstarter se está saliendo de madre. Con la magnífica idea que fue hay proyectos como el que mencionas que están pervirtiendo el concepto original. Y es una pena, porque de ahí han salido proyectos muy buenos que de otra forma jamás hubieran podido salir adelante.

Tengo curiosidad por saber que excusa ha puesto McFarlane para ese kickstarter de una figura de Spawn cuando ha hecho ya miles y miles de figuras de Spawn en su empresa. Tiene que ser de traca xD

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Vansalth
24 mayo, 2020 12:06

El tímido, el simpático y el tiburón.

Y nada más, sino puedo meter alguna crítica con calzador a la Capitana Marvel ya no me quedan aportaciones a este hilo.

Linkin Boy
Linkin Boy
Lector
23 mayo, 2020 12:04

Tuve una época muy loca con Spawn, sobre todo en el apartado visual gracias a Capullo, pero recuerdo los primeros números como bastante entretenidos.

De la película… puf. Es mediocre tirando a mala. Se salvan algunos efectos especiales puntuales, pero el resto ya daban vergüenza ajena en su momento.