Flash #39-41

Arranca el primer arco tras Año Uno.

Por
9
1428

Edición original: The Flash #76-81.
Edición nacional/ España: ECCEdiciones.
Guion: Joshua Williamson.
Dibujo: Rafa Sandoval.
Entintado: Jordi Tarragona.
Color: Tomeu Morey.
Formato: Grapa, 48 págs. A color.
Precio: 3,50 euros cada número.

Hablar de piloto automático es hablar de la serie regular de Flash.

Tal vez sea la mejor manera de resumir las sensaciones que despierta esta serie en estos momentos. Momentos que llevan arrastrándose ya varios meses en los que se produce algún destello que rompe ese devenir, para caer de nuevo en una línea recta que llena páginas en las que apenas hay sustancia. Y a nadie le apena más escribir esto a que mí.

Joshua Williamson lleva al frente de la colección desde que fuera relanzada con Renacimiento y con más de 80 números a sus espaldas es evidente la necesidad de un cambio de aires, de estilo y de enfoque. Es ley de vida y no todos los guionistas pueden hacer frente a largas estancias en una misma serie sin sufrir signos de agotamiento. Tardará más, tardará menos, pero es algo que ocurre de forma inexorable y Williamson (que ha anunciado recientemente que deja la colección) consciente de su estado de forma (y de unas ventas que no acaban de ser especialmente buenas, aunque si estables) asume la realidad y da carpetazo a su trabajo con el Velocista Escarlata, tentado por nuevos horizontes y/o empujado por la propia editorial.

En estos tres últimos números publicados por ECC se encara el primer arco argumental, tras el soplo de aire fresco de Año Uno, titulado La Muerte y la Fuerza de la Velocidad, en el que Williamson continúa desgranando la historia alrededor de las nuevas fuerzas que ha introducido en la mitología del personaje. Quietud, fortaleza y sabiduría amenazan con extinguir a la Fuerza de la Velocidad y Flash deberá asumir una serie de retos si quiere no solo salvarse, sino evitar mayores consecuencias.

Las ideas de Williamson no son malas, pero si se desgranan de forma muy errática. Sus protagonistas regresan a puntos anteriores de su desarrollo con un simple lo siento, una disculpa pobre, sin que se pueda sentir que se haya asentado cambio alguno en la dinámica emocional de todos ellos. Son situaciones que una vez funciona, pero el uso reiterativo de estas situaciones acaba por ser tan recurrentes que crean verdadero hastió. La colección necesita un reenfoque.

Para ser una serie dedicada a un velocista no se siente que haya dinamismo alguno. La trama se alarga mucho, sin que de verdad haya razón de peso para ello. Es cierto que no acaba por resultar aburrida su lectura, pero sí que se nota que no hay mucha alma en lo que estamos leyendo. Mientras se va desarrollando la historia principal, Williamson, va montando las piezas que han de servirle de trampolín para el siguiente arco, muy relacionado con los sucesos de Luthor y la Condena, y todo acaba resultando tremendamente procedimental.

El guionista intenta dar giros inesperados en la trama y los hace de manera tan forzada que apenas repara en los detalles más obvios de la misma. Añade ideas que no pueden sustentarse por sí mismas, como la resolución final de la historia, que viene a ser un pegote maltrecho sobre el que justificar todo. Un simple intento, que parece que tiene suficiente fondo como para convencer, pero que se deshilacha a poco que se está atento a los detalles.

De ahí que todo parezca ir en conducción autónoma, sin nadie al volante, sin un escritor capaz de cerrar sus propios círculos y que se atreva de verdad a llevar hasta las últimas consecuencias las ideas que va aportando. Todo son herramientas, un martillo para clavar un clavo, unas tenazas para cortar un alambre, cada una sirve para lo que sirve y en manos de Williamson es así en todo momento y apenas hay espacio para la imaginación más pura y loca. Un martillo puede sacar un clavo, unas tenazas pueden apretar un alambre, pero el escritor apenas es capaz de innovar con sus herramientas y se limita a seguir una estela que ha visto que funciona lo suficientemente bien como para mantener el tipo mes a mes.

Flash necesita sorprender al lector. Flash precisa ir en nuevas direcciones.

Los positivo de estas entregas está en el dibujo de un espectacular Rafa Sandoval y Jordi Tarragona (en las tintas) que hacen que sea todo un placer el disfrutar de su arte. Ambos vitaminan cada página y su Flash, así como todos los demás personajes, lucen de forma espectacular en todo momento, sintiéndose la velocidad y la épica que no es capaz de aportar Williamson con su historia. El estado de forma de ambos es impresionante, con un trazo limpio, una puesta en escena certera, una planificación narrativa sobresaliente que hace desear que, llegado el momento del cambio de escritor, ambos se mantengan en la serie por mucho tiempo. Máxime cuando se llega a la recta final del arco y uno se encuentra con los dos números finales, dibujados por Scott Kolins, y desea poder arrancarse los ojos ante el despropósito que realiza este dibujante de estilo cada vez más errático. Es todo un dolor físico ver sus páginas y acabar la historia con semejante bajón visual es algo profundamente decepcionante. Es increíble que desde sus colaboraciones con Johns en Flash no haya evolucionado nada y haya, incluso, perdido las pocas cualidades que tenía. No ponemos imágenes de su trabajo debido a que desvelan mucho de la trama.

Toca aguantar, o no, dependerá de cada uno con su afinidad con el personaje, dado que en estos momentos solo hay dos razones para mantenerse en la serie, una es Flash y la otra es el tándem Sandoval/Tarragona. La primera es por enorme atractivo de Flash, lo escriba quien o escriba y la segunda es, obviamente, por el talento que destilan estos dos artistas españoles.

La serie no resulta cargante, pero no convence. La serie se puede disfrutar con la sensación de no perder el tiempo, pero no llena. Así que aguantemos un poco más para llegar a ansiado relevo y esperemos lo mejor para el Velocista Escarlata.

Edición original: The Flash #76-81. Edición nacional/ España: ECCEdiciones. Guion: Joshua Williamson. Dibujo: Rafa Sandoval. Entintado: Jordi Tarragona. Color: Tomeu Morey. Formato: Grapa, 48 págs. A color. Precio: 3,50 euros cada número. Hablar de piloto automático es hablar de la serie regular de Flash. Tal vez sea la mejor manera…

Se acaba la paciencia.

Guion - 6
Dibujo - 8
Interés - 6

6.7

Cada número sume más a la serie en el tedio. Williamson necesita cambiar de aires y Flash precisa de nueva sangre para encontrar la senda que lo pueda impulsar en nuevas direcciones.

Vosotros puntuáis: 6.88 ( 5 votos)
9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Vansalth
Vansalth
Lector
23 mayo, 2020 12:31

La peor serie y guionista del universo DC. Un auténtico esperpento que la editorial se ha empeñado en mantener a pesar de que no vende un pimiento y los fans del personaje echan pestes del mismo. Menos mal que se va. A ver a qué personaje toca destruir ahora.

Alejandro Ugartondo
Autor
23 mayo, 2020 19:03

Si os gusta el trabajo de Sandoval y Tarragona os recomiendo que le echéis un ojo a la serie El Legado de Prometeo publicada por Norma. Ahí podréis apreciar aún mejor el talento de este dúo al tratarse de un trabajo hecho con más tiempo. Además es una serie muy entretenida que guarda ciertas similitudes con la Wonder Woman de Azzarelo

kursal
kursal
Lector
24 mayo, 2020 0:22

No sigo mucho a Flash, pero tengo 3-4 cómics algo distanciados en años y la temática siempre parece ser la misma: el grupito de Frío y demás por un lado, Zoom viniendo del futuro por otro, etc. Además, da igual quién sea el Flash de turno (Barry o Wally), porque son personalidades intercambiables. Pero ya digo que no lo sigo demasiado.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  kursal
24 mayo, 2020 11:18

En realidad hay etapas de Flash muy buenas, sobretodo la de Mark Waid, que es una magnífica serie de superhéroes que todo fan de estos debería leer. Es una etapa larguísima, además, con un desarrollo de personajes tremendo.
La etapa de Geoff Johns también es muy buena, aunque más corta. E incluso el Flash de los New 52 era agradable de leer, aunque bastante por debajo de los antes mencionados.
Esta de Renacimiento es una basura, que le vamos a hacer.

Lo de las personalidades… La cuestión es que la personalidad del Barry pre Crisis era muy seria y bastante anodina, y además no tenía mucho desarrollo. Todo lo contrario a Wally, que en la etapa de Waid, en la Liga de Morrison, incluso en los Titanes de Wolfman… Tuvo mucho desarrollo y un avance tremendo. ¿Qué han hecho entonces después del gran error de revivir a Barry en Crisis Final? Básicamente le han puesto la personalidad que tenía Wally. Le han “trasplantado” su forma de ser. Así que ahora sí ambos están juntos, parecen hermanos más que maestro y discípulo.

ZombieSquirtle
ZombieSquirtle
Lector
24 mayo, 2020 14:50

Que este tío haya aguantado tantos años con el personaje es digno de estudio. Nunca ha escrito nada mínimamente interesante y por alguna razón desconocida veo que DC lo mima como si fuese una estrella.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
24 mayo, 2020 14:51

Yo tengo que reconocer que lo que he leido son numeros salteados de la etapa (algunos me gustaron y todo) e igual me pierdo progresion o desarrollo, pero no fui capaz de leer el numero que colgo ECC. Me aburrio y tenia la impresion de que ademas en parte era algo que ya habia leido… en la misma etapa! Es posible que ya este agotado, y salvo alguna historia puntual como recontar el origen o lo que surja por mandato editorial, el resto sea coger cuatro topicos y personajes y darles la vuelta una y otra vez sin saber muy bien a donde va a parar o si hay algo que contar. Esto es muy socorrido para chistes (correr en circulos, correr para no moverse del sitio, huida a ninguna parte…). Que Barry sea un Wally marca blanca tampoco ayuda. Barry deberia estar al nivel mayestatico de Superman, Wonder Woman o Hal Jordan. Si quieres a Wally (como casi todo el mundo) usa a Wally. Algun dia se podria hablar de la involucion que supusieron… Didio y Johns? A los legados de DC

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Drury Walker
24 mayo, 2020 15:20

5 veces ha vuelto Godspeed en la etapa hasta donde yo leí. 5 veces. Por lo que veo después ha seguido volviendo.
Está etapa tiene 3 tramas que llevan más de 50 números en bucle: Godspeed, Iris y Barry, Zoom. Y vuelven, y vuelven y vuelven y…
Y lo peor es que ni la primera vez estuvo bien escrito, imagina a la 7ma vez. Un desastre de tebeo, probablemente lo peor que he leído nunca.
Y aquí Barry no es que sea Wally (que lo es) es que es un Wally maniático y bastante tóxico para todos aquellos que le rodean. Básicamente es más un monstruo que un héroe.

Pero lo peor de todo no es la trama. Lo peor es que parece que está escrito por un niño de 7 años que además tiene unas ideas bastante deformadas de como se relacionan los adultos.

Johns no creo que tenga la culpa. A Didio si que no le salvaría de haber destrozado DC. Se sabe que la vuelta de Barry fue una imposición editorial que a Morrison y Johns les tocó comerse.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Vansalth
24 mayo, 2020 16:17

Sigue saliendo Meena?? Esa novia velocista que conoce a Barry en un número, al siguienre estan enamoradisimos, despues muere y al siguiente Barry ya ni se acuerda de ella. Luego volvia a aparecer creo que como villana, pero yo dejé ahí la serie.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Carlitos
24 mayo, 2020 18:00

Yo no la volví a ver después de que apareciera como villana. Pero dejé la serie hace bastante así que no lo sé.

Por cierto, estoy contigo, vaya cosa ridícula la relación que montó Williamson ahí. Pero bueno, como todo en su etapa.
En una viñeta está hablando con Iris y se quieren, se dicen cosas bonitas (oh, Barry, te extraño, sigo enamorada de ti). En la siguiente viñeta Iris aparece con la cara desencajada de ira y le suelta un improperio tremendo a Barry (destrozas todo lo que tocas, eres un peligro, te odio). En la 3ra viñeta, otra vez cara de amor (no puedo vivir sin ti Barry). 4ta viñeta Iris empuja a Barry (apartarte monstruo, no vuelvas a acercarte a mi!!!). 5ta viñeta mientras Iris se aleja, bocadillo de pensamiento (oh, como amo a ese hombre). 6ta viñeta (Iris se vuelve y le hace un corte de mangas a Barry. Bocadillo de pensamiento: no puedo odiar más a una persona que a ese tipo).
Situación inventada por mi pero que refleja MULTITUD de momentos en la etapa, que ocurren casi una vez por número. ¿! ¿Qué les pasa?!?! Parece que están totalmente desquiciados! Por que cambian su actitud en cada viñeta?!?!?
Hay concretamente una conversación entre Batman y Flash en el crossover que escribió Williamson (El precio) en el que ocurre justo lo que he puesto arriba pero elevado a la décima potencia. Parece una conversación entre dos dementes.