#ZNCine – Black Panther. La redacción opina

Sin aspiración ninguna al trono de Wakanda un grupo de nuestros redactores opina sobre la última producción de Marvel Studios protagonizada por Black Panther

 
Pantera Negra

Dirección: Ryan Coogler.
Guión: Joe Robert Cole, Ryan Coogler (Cómic: Jack Kirby, Stan Lee).
Música: Ludwig Göransson.
Fotografía: Rachel Morrison.
Reparto: Chadwick Boseman, Lupita Nyong’o, Michael B. Jordan, Andy Serkis, Angela Bassett, Forest Whitaker, Danai Gurira, Winston Duke, Daniel Kaluuya, Florence Kasumba, Letitia Wright, Stan Lee, Sterling K. Brown, Martin Freeman, Phylicia Rashad, Sydelle Noel, John Kani.
Duración: 134 minutos.
Productora: Marvel Studios / Walt Disney Pictures.
Nacionalidad: Estados Unidos.

 

Siempre que se estrena una nueva película de Marvel Studios los aficionados hacemos cábalas sobre su posible éxito, si estaremos ante un nuevo acierto de esta compañía o, por el contrario, será la vaticinada producción que inicie el declive de este universo. La realidad es que la última película de este conglomerado en estrenarse en las salas de cine ha sido Black Panther y no solo no ha sido un paso en falso de Marvel Studios sino que podría convertirse en la producción más exitosa de su carrera superando incluso las cifras de Los Vengadores. En Estados Unidos la cinta dirigida por Ryan Coogler (Creed) lleva recaudados 562 millones de dólares entrando en el top ten de las películas más taquilleras de todos los tiempos. Esto se suma a otros 516 millones de dólares que Black Panther ha amasado en el resto del mundo, acabando por detallar el fenómeno que tenemos entre manos que seguramente determinará las próximas producciones del estudio. El salto de T’Challa a la gran pantalla resulta inapelable y si Los Vengadores: Infinity War confirma las predicciones está claro que los superhéroes todavía estarán con nosotros una buena temporada. En la redacción Sergio Fernández ya nos dejó sus impresiones sobre el filme protagonizado por Chadwick Boseman, pero ahora es tiempo de escuchar otras opiniones y comentarios a cargo de algunos compañeros que ya han podido ver la primera adaptación de las aventuras de T’Challa a la gran pantalla. ¿Y a vosotros que os ha parecido? ¿Ha cumplido vuestras expectativas?

Jack Ryan: Operación Wakanda, por Giovanni Casella

 

Lo que más me motivó para ir al cine a ver esta película era volverme a encontrar con el binomio creativo compuesto por Ryan Coogler y Michael B. Jordan. Dicha pareja artística se ganó todo el crédito del mundo conmigo gracias a Creed, un notable filme por el que yo tenía mis reservas y que, pese a ser un remake encubierto de Rocky, captaba perfectamente el espíritu de la original y tenía un tratamiento honesto y cariñoso del otrora protagonista, Rocky Balboa. Así pues, me dispuse a presenciar Black Panther en pantalla grande. Las sensaciones fueron contradictorias, muy a mi pesar. En la parte positiva, por momentos, me encontré con una cita más sólida que la media en términos narrativos y de dirección, pero en su tercio final la película hace aguas por todas partes. En la parte negativa, me he encontré bastantes elementos que fueron minando la experiencia hasta salir del cine bastante contrariado.

La presentación del protagonista no es la más correcta, en una escena de acción nocturna, poco clara y no bien rodada del todo. Los efectos especiales no destacan, no impresionan pese a ser una superproducción. La banda sonora funciona a ratos: cuando introduce elementos africanos está bien, pero cuando le dan ese toque contemporáneo a lo Fast & Furious, pues no. Y lo que señalé antes, hacia el último tercio de la película se empiezan a encadenar tópicos y “giros” de guion manidos, a forzar las situaciones hasta el infinito que entierran esa solidez que hasta el momento atesoraba la cinta. Pero nada de lo que he comentado por ahora es lo peor de Black Panther y que la convierte en una obra altamente tóxica y peligrosa. Ni Klaw (Andy Serkis) ni Killmonger (Michael B. Jordan) son los verdaderos villanos de la función. No, esa figura recae sobre Everett K. Ross (Martin Freeman). Obviamente en el filme no se le da el tratamiento de villano en ningún momento, todo lo contrario, pero es que el agente de la CIA representa los valores y las intenciones más imperialistas de Estados Unidos. Empecemos con el casting, y vemos que los dos personajes blancos están interpretados por dos actores británicos, Serkis, que es lo mejor del filme de largo, villano por antonomasia en el cine, y Freeman, un actor bonachón que cae bien en el gran público. Es decir, para reforzar la idea del buen agente de la CIA y que tenga una aceptación inmediata por la audiencia se seleccionó a un intérprete que es (casi) imposible que genere rechazo entre la audiencia. Así pues, sus planes y sus pretensiones (que no son más que las de perpetuar el imperialismo estadounidense) nos parecerán como algo positivo e inofensivo. Pues no, todo lo contrario.

black_panther_5

¿Qué es vibranium? No es ni más ni menos que el coltán, los diamantes o el petróleo con otro nombre y que pertenece a una nación en concreto. ¿Cuáles son las intenciones del personaje de Freeman? Que ese material deje de estar en manos de esa nación y que pase a estar en posesión de todo el mundo. Bueno, de todo el mundo, no; de Estados Unidos en concreto. ¿Qué tuvo que hacer para conseguir que esto fuera posible? Primero, infiltrarse en Wakanda. Sí, la excusa en el guion es que estaba herido y que se lo llevan allí para salvarle, pero consigue algo que casi nadie había logrado hasta el momento. Segundo, T’Challa y el resto de personajes de Wakanda solo saben de Killmonger que es el aspirante real al trono ya que éste es el primo de T’Challa. Bien, pero no saben nada más. ¿Quién les facilita el apodo de Killmonger y todo su historial bélico y lo presenta como el villano de turno? El personaje de Freeman. Es decir, T’Challa y compañía adquieren una conciencia total de que Killmonger es un peligro gracias a un informe de la CIA. Recordemos que Killmonger es malo para la CIA porque tiene otros planes con el vibranium, unos planes que nada tienen que ver con los deseos de USA. Tercero, en la batalla final, ¿Quién impide que se lleven el vibranium? De nuevo, Freeman que se nos presenta, ahora más que nunca, como un auténtico héroe. Y cuarto y último, la primera escena post-créditos la meto directamente en la categoría de terror. Esa escena en concreto, que tiene el punto de vista de Freeman, nos muestra a T’Challa claudicando ante los intereses de USA y como una marioneta del afable agente de la CIA. Cuando se habló del calado que esta película estaba teniendo dentro de la comunidad afroamericana, el primer nombre que se me vino a la cabeza fue Colin Powell.

Con todo lo expuesto no quiero decir que Black Panther sea la única película estadounidense que haga esto. De hecho, el cine y la educación son las dos herramientas más potentes que, a través de las décadas, USA ha utilizado para sus fines imperialistas. El problema reside en que si uno va a ver la última cinta del personaje creado por Tom Clancy ya sabía a lo que iba. En cambio, con una película que la va a ver el gran público, niños, chavales y que se vende como acto de revolución, de liberación de la comunidad negra cuando en el fondo no es más que una exaltación de los valores americanos y el enésimo triunfo blanco colonialista, pues entonces, lo que tenemos es una película altamente peligrosa. Y más si tenemos en cuenta que se supone que es solo un vehículo de entretenimiento. Al fin y al cabo, ése era mi intención inicial, pero lo que me encontré fue una obra que, entre otras cosas, te dice que la monarquía y la CIA son las que salvan el mundo.

El momento – La parte a lo James Bond no está mal.
El personaje – Klaw, la fuerza y energía que desprende Serkis está a otro nivel.
Ranking Marvel – Tabla media hacia abajo.

 

Canción de vibranium y venganza, por Jordi T. Pardo

 

En una época en la que las adaptaciones de cómics de superhéroes son el género de más éxito ya no sorprende ver una película como Black Panther en las salas de cine. Lo que ha conseguido Marvel Studios con sus películas es hacer cotidiano el sentido de la maravilla, acostumbrarnos a su narrativa y a sus personajes. En el último año esta compañía nos ha presentado productos como Spider-Man: Homecoming y Thor: Ragnarok que dentro de su fórmula nos aportaban experiencias muy distintas. Es lo mismo que han logrado con la presente Black Panther, una cinta que nos presenta un pedacito más del universo de Marvel Studios que sirve de excusa para hablar de intolerancia, racismo, convivencia y sacrificio. Ryan Coogler dirige un filme que se aleja del humor simplón y omnipresente de las últimas producciones de la casa para dar pie a una historia fantástica llena de aventuras y acción. Pese a algunas decisiones cuestionables sobre la originalidad y la calidad de la acción de algunas escenas de Black Panther se puede decir que esta sale bien librada de esta primera apuesta.

En un segundo plano la película seduce por ese mundo paralelo en el que nos introduce y por unos personajes muy bien definidos. El actor Chadwick Boseman al que ya conocimos en su debut en Capitán América: Civil War es la cara más visible de un reparto muy bien caracterizado y equilibrado. En él destacan Danai Gurira como una de las Dora Milaje que protegen a T’Challa, Letitia Wright en el papel de Shuri, Daniel Kaluuya como W’Kabi, el siempre entrañable Martin Freeman que regresa en su papel de Everett K. Ross, o los principales villanos de la función, Michael B. Jordan encarnando a Killmonger y Andy Serkis como Ulysses Klaue que pese a su breve papel derrocha mucho más carisma que muchos otros villanos de las películas de Marvel Studios. Un reparto lleno de matices en el que cada uno de los personajes tiene su importancia y no aparecen de forma gratuita en la trama. Es cierto que al ser tan coral la propuesta esto acaba haciendo resentirse el ritmo de la película, sobre todo en sus primeros compases y hasta que la verdadera acción se dispara. Esto no impide que estemos ante una de las producciones más redondas de la reciente Marvel Studios.

black_panther_1

En un tercer punto cabría analizar las expectativas que ha generado el filme. Estamos ante una historia que más allá del entretenimiento intenta revestir su trama de un relativo contexto político, ideológico y social. No del todo bien planteado, más vistoso que bien enhebrado, pero lo suficiente atractivo e interesante como para generar más de una interpretación. Lo que ha intentado Coogler tiene mérito, no resulta fácil jugar tus cartas con un relato ya predefinido, con una mitología que nunca rehuyó sus contradicciones y un personaje que no es tan fácil de catalogar como un empresario metido a superhéroe, un supersoldado fuera de su tiempo o un científico que se transforma en una pesadilla verde con patas cada vez que se enfada. Habrá quien quiera por ello exigir más a esta película o personaje de lo que haría con otras producciones, un craso error que no nos permita disfrutar de una historia que si bien no alcanza el notable es quizás uno de los ejercicios cinematográficos más interesantes de la Marvel Studios actual y una de las aventuras más coherentes de su andadura.

El momento -La batalla final con los distintos frentes abiertos, Killmoger contra Kania y Shuri, Okoye contra su querido W’Kabi, Martin Freeman contra los cazas y Black Panther contra un ejército.

El personaje – M’Baku. La verdadera némesis de Black Panther que pese a su papel secundario en la cinta cumple en todos los aspectos, tanto a la hora de entrar en acción como de poner algunas simpaticas pinceladas de humor.

Ranking Marvel Black Panther se sitúa en la parte alta de las adaptaciones de Marvel Studios, un peldaño por debajo de la primera lron Man y las sagas de los Guardianes de la Galaxia y el Capitán América.

 

Guerreros de Antaño, por Juan Luis Daza

 

Este año Marvel Studios cumple diez años de vida. Si alguien nos hubiera dicho por aquel entonces a los fans, con el estreno de la seminal Iron Man como carta de presentación de la productora, que en el actual 2018 ya habríamos visto en pantalla grande a personajes de la Casa de las Ideas como Doctor Extraño, Ant-Man o Guardianes de la Galaxia nos nos lo hubiésemos creído. Algo parecido podría decirse de esta Black Panther que nos ocupa, responsabilizándose de llevar a imagen real las aventuras del personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby en las páginas del The Fantastic Four 52 en 1966 y que ya había tenido su presentación en imagen real durante Capitán América: Civil War hace dos años. El resultado ha sido el habitual con los largometrajes de la factoría presidida por Kevin Feige, un enorme éxito de crítica y público.

La división cinematográfica de Marvel Comics una vez más no ha escatimado en gastos para la puesta de largo del alter ego superheróico del T’Challa, el Rey de la nación de Wakanda. Al protagonista Chadwick Boseman se suman otros intérpretes como Michael B Jordan (Cuatro Fantásticos), Lupita Nyong’o (12 Años de Esclavitud), Danai Gurira (The Walking Dead), Angela Bassett (Green Lantern), Forest Whitaker (Rogue One: Una Historia de Star Wars) o los ya previamente presentados Martin Freeman (Capitán América: Civil War) y Andy Serkis (Los Vengadores: La Era de Ultrón). De la dirección se ocupa Ryan Coogler, el autor de la estimable Creed y del guión Joe Robert Cole (American Crime Story) y él mismo. A pesar del casi unánime excelente recibimiento que ha tenido el film para un servidor ha supuesto cierta decepción, la tercera consecutiva de Marvel Studios hasta ahora.

Tras los hechos acaecidos en Capitán América: Civil War, en los que el rey T’Chaka (John Kani) moría durante un atentado terrorista instigado por Helmut Zemo (Daniel Brühl), el príncipe T’Challa (Chadwick Boseman) vuelve a su Wakanda natal para ser coronado como nuevo monarca según las tradiciones de la nación africana que ha conseguido su actual estatus como uno de los países más avanzados de la Tierra gracias a la extracción de Vibranium y a su aislamiento con respecto al resto del planeta que desconoce su localización y verdadera fuente de energía. Una vez proclamado T’Challa como nuevo rey hará aparición en Wakanda Erik Killmonger (Michael B. Jordan) un personaje relacionado con el pasado de su padre que pondrá en entredicho el reciente reinado del actual Black Panther.

Lo más llamativo de un producto como Black Panther es que encuentra sus mejores virtudes y hallazgos en lo que venían siendo algunos de los fallos más notorios de las producciones de Marvel Studios en particular y el subgénero cinematográfico superheróico en general. En principio hay un elaborado y agradecido empeño en dar consistencia conceptual y visual a Wakanda tanto en la escritura como en el diseño de producción, que es el apartado en el que los responsables han invertido los efectos digitales más eficaces del largometraje. El entorno, la idiosincrasia, las tradiciones, la arquitectura, la topografía, todo está expuesto en pantalla de manera coherente y sólida, ofreciendo una visión del ficticio país africano considerablemente fiel a varias de las versiones planteadas en las viñetas de Marvel Comics, pero tomando su propia entidad como ya lo hiciera la Asgard planteada en la primera película de Thor.

También hay una clara intencionalidad de dar cierto trasfondo tanto a los personajes principales como a los secundarios y esa sigue siendo una asignatura pendiente para la mayoría de estas superproducciones que en Black Panther han sabido subsanar. Desde T’Challa que afronta su nuevo rol como monarca con los temores propios de un iniciado que debe ocupar el lugar de una figura paterna tan importante como la suya hasta un villano, por fin, con trasfondo y unas motivaciones claras, definidas, y con las que podemos incluso llegar a empatizar debido a la ambigüedad moral que plantean. Con los personajes secundarios sucede algo parecido, perfilando roles femeninos muy bien definidos como los de Nakia, Okoye, Shuri o Ramonda y otros masculinos como los de W’Kabi o Zuri que en esta ocasión quedan un poco relegados a un segundo plano en favor de las mujeres, pero siguen teniendo una importancia capital en el relato.

black_panther_2

Aprobada con nota la prueba del contexto espacial en el que se moverán los personajes, y el adecuado tratamiento de los mismos ahora debemos hablar de las carencias de Black Panther, que por desgracia no son baladís. El ritmo que impregna el guión a la historia es muy irregular y eso se deja notar cuando las secuencias en las que los personajes interactúan los unos con los otros tienen que alternarse con las de acción. La parte de la narración en la que asistimos a intrigas palaciegas, conspiraciones contra la corona, traiciones o juegos de tronos está perfectamente estructurada por unos Ryan Coogler y Joe Robert Cole que han construido con mucha dedicación estos pasajes en los que los personajes ganan entidad y peso a lo largo de la trama. El problema está en que, contra todo pronóstico, las secuencias de acción están ejecutadas de manera muy irregular, con una innecesaria aparatosidad, y a la hora de ensamblarse con las ya citadas relacionadas con las criaturas que pueblan el relato llegan incluso a desentonar con ellas.

Se hace realmente paradójico que un director como Ryan Coogler que demostró una notable destreza a la hora de rodar secuencias de acción, combates de boxeo para ser más concretos, de manera cristalina en Creed haya dado forma a pasajes dinámicos tan pasados de rosca en Black Panther. No estoy del todo de acuerdo con aquello que se ha dicho sobre el film con respecto a que las escenas de acción son muy confusas desde un punto de vista visual y que se antoja difícil distinguir a los personajes que las protagonizan, aunque algo de cierto hay, pero lo que a un servidor sí le ha chirriado sobremanera es que una superproducción como esta cuente en sus momentos más frenéticos con unos efectos digitales tan reprobables como los que Marvel Studios ha utilizado en depende qué situaciones, más si cabe después de haber demostrado con piezas como Thor: Ragnarok o las dos entregas de los Guardianes de la Galaxia que en este apartado suelen hacer muy bien su trabajo.

Las colisiones de los coches durante la persecución por las calles de de Corea del Sur, algunos momentos de la batalla campal en Wakanda con la presencia de los rinocerontes gigantes y sobre todo la pelea final entre T’Challa y Killmonger cuentan con unos CGI que hacen que los de Liga de la Justicia parezcan de alto nivel. Este defecto, que convierte dichas secuencias en un mal videojuego, no sé si están rodadas por el mismo Ryan Coogler o se deben a que este haya delegado responsabilidades en la segunda unidad, pero se revelan como el mayor defecto de una obra como Black Panther, que se había preocupado de construir un mundo creíble y consistente, la tarea más complicada, para más tarde fallar en lo que debería ser más sencillo e identificable para una cinta de este subgénero. Más sangrante todavía se antoja dicha carencia si tenemos en cuenta que las escenas de acción centradas en T’Challa durante Capitán América: Civil War no padecían de este mal que hiere considerablemente el conjunto del film.

En definitiva, para el que esto firma Black Panther queda lejos de ser, no sólo la mejor película de Marvel Studios, sino también de toda la historia del cine. Es una buena adaptación del personaje, construye un universo y unos personajes sólidos que los fans de los cómics podemos reconocer y se agradece su perfil sánamente integrador desde un punto de vista racial y de género, siempre dentro de las limitaciones superficiales y monetarias adscritas a grandes empresas como Disney o Marvel, pero si en lo esencial, en las escenas en las que el superhéroe debe ejercer como tal de manera creíble y sin delatar la orgía de pixeles que les dan forma, todo falla entonces nos encontramos con una obra cinematográfica irregular, que no da todo lo que ofrecía después de haber construido un contexto muy competente, y que confirma mi desencanto con las últimas obras salidas de la mano de esa Marvel Studios que tanto me había hecho disfrutar durante casi diez años. Esperemos que esa casi inminente Avengers: Infinity War me haga cambiar de parecer.

El momento – Killmonguer derrotando T’Challa y proclamándose rey de Wakanda
El personaje – Killmonger, uno de los mejor villanos de la historia de Marvel Studios
Ranking Marvel – Posición media/baja, algo alejada de las mejores obras del estudio

 

Tecnología y tradición, por Luis Javier Capote Pérez

 

El estreno de una película dedicada a T’Challa de Wakanda es un signo de la buena salud de la que goza la división cinematográfica de Marvel. Han pasado casi diez años desde que la película dedicada al Hombre de Hierro viera la luz y, desde entonces, las distintas fases de expansión se han saldado con éxito. Los pijamas se han convertido en un género a través del cual podemos encontrar premisas de todo tipo y, después de las franquicias principales -o precisamente por haber cedido los derechos de transformación sobre estas- han ido llegando personajes que, sin haber mantenido cabecera propia durante mucho tiempo, sí han desarrollado cierta popularidad. En el caso de Pantera Negra, su aparición en la gran pantalla venía gestándose desde hacía tres años, con una mención a su tierra natal en La era de Ultrón y la aparición de Ulysses Klaw. Después vendría Guerra civil y, finalmente, la película de la que toca hablar hoy.

Por lo que a mí respecta, debo decir que siempre me ha gustado el personaje. Desde que le viera por primera vez, en las páginas de Los Vengadores, me fascinó su diseño, tan sencillo como efectivo. Luego, pocos años después, me encontré con la miniserie de Peter B. Gillis y Denys Cowan y descubrí esa Wakanda que se movía y se debatía entre la modernidad y las costumbres ancestrales. La dicotomía del país y su reflejo en el monarca, así como el ataque nada velado al apartheid sudafricano terminaron de ganarme para la causa, de modo que acabé haciéndome con cuanto material se editaba por aquí sobre el personaje, ya fuera firmado por Jack Kirby, por Don McGregor o por Christopher Priest. Sin embargo y pese a todo lo anterior, tenía mis dudas en torno a la sostenibilidad de una versión en imagen real.

Cuando Marvel afrontó la empresa de hacer sus propias películas, tomó como referencia buena parte de las premisas introducidas en sus principales franquicias a través de la línea Ultimate. Aquellas -por entonces- novedosas versiones del material clásico adaptaban los originales a la actualidad y tenían un tono un poco más cercano a la realidad. Con el tiempo, esa frescura se fue perdiendo y, para cuando le tocó el turno a la Pantera Negra, ya no había muchas distinciones respecto del original. El T’Challa «ultimatero» no tuvo desarrollo y su aspecto era indistinguible del de aquel que provenía de la Tierra 616. Así pues ¿qué hueco había en la Tierra marveliana de las películas para un país configurado a partir de la fanta-ciencia de Jack Kirby y Stan Lee? ¿Qué partes del bagaje del personaje aguantarían la transición entre la viñeta y el celuloide? El resultado, para mí, ha sido aceptable porque, después de todo, se echa mano de un material relativamente reciente y de calidad notable, que es el firmado, hace ya casi veinte años, por el guionista Christopher Priest.

black_panther_3

No es la primera vez que las películas de Marvel afrontan el protagonismo de un personaje que es, a la vez, héroe y miembro de la realeza. Ahí están las tres películas de Thor, pero, siendo realistas, una cosa es un mundo enraizado en una mitología secular y otra un país terrestre. La Wakanda de la película es, en no pocas ocasiones, un tanto chirriante con la pretensión de un mundo no muy distinto del real. La aceptación de su existencia supone la necesaria suspensión de la realidad, a un nivel notoriamente superior a lo que es habitual pero, aún y así, hay momentos que dejan patente la condición cartón-pedrera de un país inventado. Escenas como la que protagonizan los rinocerontes son un cuestionable contrapunto a la mixtura cultural que se ha forjado en esta Wakanda.

Uno de los aspectos que me ha llamado la atención de ciertas críticas en torno a la película, ha sido el intento de hacer de ella una crítica a la política aislacionista de la administración Trump en Estados Unidos. ¿Puede considerarse la actitud de los predecesores de T’Challa un trasunto de la línea adoptada por el actual Presidente estadounidense? Si es así ¿es Erik Killmonger o, mejor dicho, su decisión respecto de la política wakanana, una alegoría del intervencionismo propugnado por las administraciones precedentes? Ítem más, la moraleja del final difícilmente podría interpretarse como un genuino deseo de levantar el velo, por lo que mucho me temo que esa visión pretendidamente crítica supone más un deseo de arrimar el ascua a la sardina de la actualidad que una perspectiva objetiva de la historia.

Una historia entretenida, un reparto competente, unos diseños coloridos y un producto que no mata del susto, aunque tampoco especialmente del gusto. Veremos qué da de sí esta franquicia felina. Eso sí ¿tanto costaba traducir el título por la versión en español? Hasta Hombre Hormiga y la Wasp, me resultaba el título más incomprensible de la franquicia marveliana. Es muy probable que, en un mundo globalizado, los nombres originales se acaben imponiendo pero, en un país donde el doblaje aún goza de peso y de prestigio, esa ensalada de nombres en inglés y en español resulta un tanto ridícula.

El momento – en honor a la verdad, no puedo destacar ninguno, y eso es indicativo de la posición que tiene, en mi opinión, en el listado de películas de la casa de las ideas. Si acaso, la estampida de rinocerontes, como ¿involuntario? homenaje a la delirante etapa de Kirby al frente del personaje.
El personaje – T’Challa de Wakanda, en sus múltiples facetas de estadista, guerrero, icono y tótem.
Ranking Marvel – Mitad de la tabla pues, siendo una primera película, tiene el habitual valor iniciático, siendo en las distancias cortas y en las segundas partes donde una franquicia de Marvel se la juega.

 

Una tribu de la que sentirse orgulloso, por Miguel Ángel Crespo López

 

Viendo las cifras recaudadas por Black Panther me acuerdo de todas las veces en las que ha surgido ese típico debate sobre la visibilización de las minorías en el género de superhéroes y del tan manido argumento que defendía que en realidad las propuestas más diversas y comprometidas no tenían ningún público. La evidencia indica que, en efecto, sí que existía un público ansioso por disfrutar de este tipo de propuestas, al menos en la gran pantalla. Así lo demuestra la asistencia masiva a los pases de la última película de Marvel Studios, que ha resultado ser otro tremendo éxito para el estudio tanto respecto al beneficio obtenido como a la consolidación de la franquicia wakandiana del Universo Marvel Cinematográfico. Un éxito totalmente merecido, en mi opinión, pues el largometraje consigue hacer suya la fórmula que han popularizado las producciones de Marvel Studios al mismo tiempo que establece una personalidad propia y distintiva. Black Panther es tanto un engranaje más de esa endiablada máquina de hacer dinero como un ente con vida propia, que tiene muy clara la historia que quiere contar y el mensaje que quiere transmitir.

No me cabe duda de que la visión del director, Ryan Coogler, ha sido capital para que la película no se perdiese en su propio discurso. Black Panther habla sobre aceptar nuestras raíces, así como sobre la construcción de una sociedad verdaderamente multicultural. En última instancia, trata sobre construir el futuro sin arrastrar los errores del pasado, planteando un interesante debate sobre la lealtad a la tradición enfrentada a la necesidad de cambio. De forma muy acertada, este discurso no nos plantea respuestas sencillas ni soluciones rápidas y, de hecho, los personajes centrales se mueven dentro de una zona de grises morales. Tanto T’Chaka como T’Challa, ambos reyes de Wakanda y portadores del legado de Pantera Negra, realizan actos moralmente cuestionables cuanto menos. Al mismo tiempo, cuesta considerar que el villano, Erik Killmonger, no tenga parte de razón en sus reclamaciones pese a la brutalidad de sus métodos. Si bien es cierto que la película no me parece tan social y políticamente comprometida como me lo parece la serie mensual escrita por Ta-Nehisi Coates, su compromiso es innegable y diría que incluso necesario: el cine de superhéroes también debería abordar sin temor estas cuestiones, incluyendo la cuestión racial.

Es irónico que lo menos interesante de la película de Pantera Negra sea precisamente el propio Pantera Negra. Killmonger está mejor que T’Challa. Okoye, Nakia y Shuri están mejor que T’Challa. Incluso M’Baku está mejor que T’Challa pese a tener un papel menor. No es que Chadwick Boseman está mal ni mucho menos, sino que queda bastante eclipsado por el resto del reparto, empezando por el brillante Killmonger que interpreta Michael B. Jordan y continuando por las mujeres de la cinta, todas ellas extraordinarias y comodísimas en sus respectivos papeles. Danai Gurira roba todas las escenas en las que participa interpretando a Okoye, la impresionante líder de las Dora Milaje. Por su parte, Lupita Nyong’o (Nakia) muestra una mayor química con Letitia Wright (Shuri) que con Boseman, lo que hace que la relación romántica de la película quede en un plano tan secundario que es fácil llegar al final habiéndola olvidado por completo. En cambio, la joven hermana de T’Challa sí que transmite una cercanía muy especial con T’Challa, además de resultar el personaje más cercano a la actualidad y más divertido de la cinta. No obstante, imagino que cualquier espectador saldrá de la sala de cine con más deseos de ver a Shuri interactuando en el futuro con el resto de personajes de Marvel (en especial con Tony Stark) que con su hermano. Pero sin lugar a dudas la mayor sorpresa la ofrece Winston Duke interpretando a un M’Baku con un peculiar sentido del humor y una presencia arrolladora en pantalla. Si Marvel Studios es capaz de hacer que hasta el ridículo Hombre Mono de los cómics sea carismático, es que no hay nada que no pueda hacer.

Del resto del reparto se ha obtenido justo lo que se podía esperar. No mencionaré a todos los actores para no alargar demasiado este comentario, pero sí destacaría a Angela Basset, que está fantástica como Ramonda, y a Andy Serkis (Klaue), que ha demostrado una vez más sus inmensas dotes actorales. Finalmente, me hubiese gustado que Florence Kasumba (Ayo) tuviese algo más de metraje. Es una oportunidad perdida que espero sea corregida en la inevitable segunda parte.

black_panther_4

En una película en la que la cuestión de las raíces culturales iba a estar tan presente, la labor de los actores habría quedado algo coja de no ser por la representación de dicha cultura en los apartados visual y sonoro. Me gustaría destacar la extraordinaria labor de vestuario, que tomó elementos africanos y filipinos para recrear la estética tribal wakandiana. Además de ofrecer algunas de las piezas de vestuario más atractivas de todo el Universo Marvel Cinematográfico, el hecho de hundir sus raíces en distintas tradiciones reales apoya la apasionada defensa de la convivencia multicultural de la película. Después de todo, Wakanda es una alianza de distintas tribus y eso puede verse reflejado en la forma de vestir de los wakandianos, tanto en sus ropas habituales como en sus aparatosos y espectaculares atuendos ceremoniales. El diseño de producción tampoco se queda atrás, destacando con especial intensidad la representación del pueblo Jabari, quizá el escenario más visualmente espectacular de toda la cinta. En cuanto a la banda sonora de Ludwig Göransson (también compositor de Creed), hay que decir que logra transmitir el peso de la milenaria tradición wakandiana usando instrumentos y sonidos poco habituales en las superproducciones americanas. Quizá no cuente con ningún tema memorable más allá de las comunes fanfarrias que suelen acompañar a las producciones de Marvel Studios, pero esta banda sonora me parece bastante por encima de la media en comparación con las del resto de películas del estudio.

Todo lo anterior no impide, como apunté al principio, que Black Panther sea un capítulo más de este loco fenómeno llamado Universo Marvel Cinematográfico: una producción para todos los públicos de una factura impecable y una estética fabulosa. Sus rasgos propios no dejan de lado las características que han encumbrado a las entregas anteriores, si bien pule algunos de los tropiezos de largometrajes pasados. Por ejemplo, su humor no es tan exagerado ni intrusivo como lo fue el de Guardianes de la Galaxia Vol. 2 o Thor: Ragnarok, y su argumento tiene mayor relevancia y trascendencia que la aventurilla de Peter Parker en Spiderman: Homecoming (que fue muy divertida pero al fin y al cabo no dejaba de ser una aventurilla que afectaba más bien poco al resto de su universo). Lo que la hace única no es su estupendo reparto ni su cuidada estética, sino la destreza y la sensibilidad con la que Black Panther aborda su mensaje, empoderando en el proceso a un grupo social que ansiaba contar con héroes en los que verse reflejado (ya no sólo el público afroamericano, sino también las mujeres que pueden encontrar en Okoye, Nakia y Shuri a tres modelos tremendamente inspiradores). Black Panther es otra película más de superhéroes como otras tantas, pero una mucho más comprometida de lo habitual y eso ha resultado ser algo que por fortuna el gran público ha sabido apreciar y apoyar.

El momento – Las Dora Milaje enfrentándose a Killmonger en perfecta coordinación, en una estupenda coreografía con inesperado momento dramático incluido.

El personaje – Okoye está genial en todas y cada una de sus facetas, ya sea como líder guerrera o como irónica guardaespaldas de T’Challa. Destila fuerza, presencia, elegancia y estilo a cada paso. Si esta película hubiese estado centrada en Okoye y las Dora Milaje en lugar de en T’Challa, dejando al monarca en un papel secundario, no me habría importado en absoluto.

Ranking Marvel – Aunque ya empieza a resultar complicado ordenar todas las películas de Marvel, diría que Black Panther entraría sin problemas en la competición por los primeros puestos de la lista. Quizá no llegaría a superar a El Soldado de Invierno, Civil War o La Era de Ultrón, pero tampoco se quedaría muy lejos.

 

Pantera rugidora, por Pedro de Mercader

 

Es difícil hablar de una película cuyos efectos son más positivos que el contenido. Pero me temo que es justo valorarla per se y evitar que todo lo que envuelve a la escencia. Obviarlo no solo favorece la normalización, bajo mi perspectiva, sino que coloca la película al nivel del resto.

Habiendo señalado esto, Black Panther es una película que trata de ser más de lo que es. Que ha sido sobredimensionada, tanto por una brillante campaña promocional como por ello gran público. Esa neblina, afecta a la hora de valorar las cosas de forma razonable. Pero es nuestro deber intentarlo.

El guion se sostiene, sí. Logra también presentar un universo interesante de cero, también. Pero pocos méritos más veo al libreto, que tiene más errores de los que puede parecer a simple vista. Villanos desdibujados (ay, ese Klaw completamente histriónico, ay ese Killmonger absolutamente plano. Por no hablar de lo poco creíble que resulta que tenga tal resentimiento desde que era un niño… Parece estar absolutamente atascado en un momento de su vida. Y lleva un plan un tanto forzado esperando para llevarlo a cabo ¿20 años?), y con una subtrama que ocupa gran parte del metraje que no aporta absolutamente nada: la presencia de Martin Freeman en la pelíctula es absolutamente irrelevante. Por otro lado, para servidor, el personaje de T’Challa está algo falto de carisma, resultando más atractivo como secundario en Civil War.

Afortunadamente, este filme cuenta con un cast que, en términos generales, ayuda a sostener la película.

black_panther_7

Por otro lado, tenemos a un director con problemas de ritmo que, por momentos, también peca de ser demasiado explicativo. Y algo cuestionable es, también, el escoger la anticlimática forma de dirigir la gran batalla entre protagonista y antagonista. Sin embargo, lo que sí que merece admiración es la capacidad que ha tenido de crear un universo visual afrofuturista estimulante, creativo e interesante que funciona por sí mismo y que no depende de haber visto las 200 películas que la preceden.

Y a pesar de ello, ha logrado construir una pieza razonablemente consistente y entretenida con momentos notables, que ha conectado con buen parte del público. Lo suficiente como para ser el gran éxito en el que se ha convertido. En una película con un reparto mayoritariamente de color y en una película ambienta en su mayor parte en África. Y por ello, merece cierta consideración y respeto.

El momento – Los encuentros espirituales entre padre e hijo.
El personaje -La dora Okoye, siendo más interesante que el mismo rey.
Ranking Marvel – Tirando a la mitad. Entre el montón de pelis olvidables de Marvel.

 

Cómo aprendí a amar al reino de Wakanda, por Raúl Gutiérrez Martínez

 

Marvel Studios sigue con su incansable producción anual de títulos basados en sus muchos y variados superhéroes. Esta vez, le llegaba el turno a T’challa, Rey de Wakanda y portador del manto de Pantera Negra, que ya había sido convenientemente presentado en esta Fase 3 que estamos viviendo dentro de la gran película que fue Capitán América: Civil War.

Afortunadamente, y dentro de que las películas de Marvel siguen una reconocible fórmula (aspecto que yo no veo como algo negativo, máxime cuando la fórmula está demostrado que funciona a las mil maravillas) no estamos ante una historia de orígenes, sino ante un argumento que decide presentarnos el magnífico reino de Wakanda en todo su esplendor, ambientado como un paraíso tecnológico escondido en el corazón de África. Esta película supone un gran avance para el cine mainstream palomitero estadounidense, y no tanto por su trama (que no deja de ser otra reconocible película Marvel) si no por lo mismo que en su día el cómic homónimo rompió moldes.

Y es que, en una época como la actual en la que la gran pantalla está copada por personajes masculinos de raza blanca y primermundistas, ver una cinta donde casi la totalidad de sus proganistas son de raza negra dentro del cine generalista no deja de ser un logro. Además, esta película dentro del género superheroico que no abandona en ningún momento, está teñida de tintes políticos, al ser el protagonista el heredero al trono de su país, monarquía que muchas veces difícilmente se conjuga con las querencias del pueblo en un mundo moderno.

black_panther_6

Por otro lado, todos los fans de Marvel Studios sabemos que la productora tiene un punto débil que se suele repetir en sus películas film tras film, y no es otro que el Villano, que salvo el Loki de Los Vengadores y alguna que otra excepción, suelen ser personajes planos y mal desarrollados que sólo sirven de excusa para ofrecer al héroe la batalla de turno. Sin embargo, en mi opinión tanto Klaw (presentado en Vengadores: La Era de Ultron) como Killmonger, resultan ser dos personajes cuyas convicciones son creíbles en pantalla y con la suficiente carisma como para que desees saber más sobre ellos y no limitarte a ver el espectáculo de fuegos artificiales que siempre supone la batalla final.

Finalmente, estamos ante una película que se destaca como miembro de esta Fase 3, en que es muy colorida, como la mayoría de las películas que componen esta fase, en la que cada vez se demuestra en mayor medida, que los Directores elegidos por el estudio, tienen más libertad de actuación dentro del encorsetado Universo Cinematográfico Marvel. Así, Wakanda es un paraíso preciosista y colorido que deja al espectador con la boca abierta más de una vez.

Si Marvel sigue por este camino, a quien esto escribe no le importa tener dos, tres o diez citas al año con sus empijamados personajes, puesto que hasta ahora esta aventura está resultando del todo placentera.

El momento – El primero vistazo en perspectiva cenital que tenemos de la bella Wakanda. Me dejó sin aliento.
El personaje – Desde luego, T’challa. Nos demuestra que el respeto a la tradición y el ser el líder de un país moderno pero con un sistema más clásico, no está reñido con la heroicidad ni el sentido del prójimo.
Ranking Marvel – 1. Capitán América. Civil War. 2. Vengadores. 3. Los Guardianes de la Galaxia. 4. Black Panther. 5. Capitán América. El Soldado de Invierno.

 

¡Es la hora de la encuesta!

¿Qué te ha parecido Black Panther?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Extras

#ZNCine – Especial Marvel Studios Fase 1. De Iron Man a Los Vengadores

¿Quién es quién en Black Panther?

  Dirección: Ryan Coogler. Guión: Joe Robert Cole, Ryan Coogler (Cómic: Jack Kirby, Stan Lee). Música: Ludwig Göransson. Fotografía: Rachel Morrison. Reparto: Chadwick Boseman, Lupita Nyong'o, Michael B. Jordan, Andy Serkis, Angela Bassett, Forest Whitaker, Danai Gurira, Winston Duke, Daniel Kaluuya, Florence Kasumba, Letitia Wright, Stan Lee, Sterling K. Brown,…

Valoración Global

Giovanni Casella - 4
Jordi T. Pardo - 7
Juan Luis Daza - 6
Luis Javier Capote Pérez - 7
Miguel Ángel Crespo López - 9
Pedro de Mercader - 5
Raúl Gutiérrez Martínez - 7

6.4

La redacción acoge la primera producción de Black Panther con tibieza y ánimos contrapuestos. Entre lo mejor de la cinta, su caracterización de personajes, su plasmación de Wakanda y la mitología a la que Ryan Coogler rinde tributo. En la parte negativa, la falta de ritmo, los efectos especiales y el manejo de la acción de la cinta portagonizada por Chadwick Boseman. Esto deja el filme en tierra de nadie, a la espera de una secuela que acabe de marcar el camino a seguir para Black Panther.

Vosotros puntuáis: 6.5 ( 27 votos)
Artículo anteriorNovedades Diabolo Ediciones marzo 2018
Artículo siguienteMarvel Fresh Start: Mariko Tamaki y Juan Cabal relanzarán a X-23
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Mi obsesión por las novelas de misterio y aventuras facilitó mi acercamiento al cómic con los Clásicos Ilustrados que adaptaban historias como El Escarabajo de Oro o La Isla Misteriosa. Luego llegarían Mortadelo y Filemón, Superlópez, Spider-man y Dragon Ball. Descubrí las posibilidades del medio con autores como Alan Moore, Neil Gaiman o Kurt Busiek desarrollando mi ecléctica pasión por la viñeta: cómic estadounidense, europeo, manga y webcómics. En la actualidad, colaboro como reseñista y articulista en esta, mi segunda casa, hablando de cómics y cine.
Murciano. 34 años. Psicólogo. Lector de todo tipo de tebeos desde niño, pero sobre todo de Marvel. Interesado en la forma en la que el cómic refleja el mundo real y transmite ideas relacionadas con problemáticas sociales. Feminista. Preocupado por la integración y la diversidad, tanto dentro como fuera del cómic.
Nací en Linares (Jaén) en 1982, desde bien temprano sentí la llamada del cine y los cómics. En 1994 mi vida cambió cuando Philadelphia de Jonathan Demme me hizo interesarme por primera vez por la gente que había detrás de las cámaras. Mis directores favoritos son Luis Buñuel, David Cronenberg, Paul Verhoeven, Oliver Stone, Stanley Kubrick, Terry Giliiam, David Lynch, Quentin Tarantino o Roman Polanski entre otros. Dentro del mundo de las viñetas guionistas como Alan Moore, Grant Morrison, Warren Ellis, Frank Miller o Garth Ennis me iniciaron en el cómic de autor que me trajo a Zona Negativa.
La Laguna (1973). Mi primer contacto con los tebeos fue un número de la revista "Mortadelo" y un ejemplar de la colección "Olé" dedicada a la familia Cebolleta. Después llegaron Astérix, Tintín, Superman, Dreadstar, los Vengadores... y hasta ahora.
Logroño, 1988. Las series de dibujos animados de Spiderman y de La Patrulla X de los 90 me enseñaron a amar a los personajes de cómic. Ultimate Spiderman de Bendis me dio a conocer el mundo del cómic de superhéroes propiamente dicho. A partir de ahí todo fue rodado: Frank Miller, Alan Moore, Mark Millar, Garth Ennis... mi amor por el cómic nunca paró ni de crecer ni de enriquecerme. Colaborar en Zona Negativa es devolverle al noveno arte tan sólo una minúscula parte de lo que me ha dado a mí.
Pedro de Mercader. Barcelonés de nacimiento (noviembre, 1992) hasta que me picó una araña y me fui a habitar a mundos imaginarios. Mi pasión desaforada por los cómics, el cine y los videojuegos me hizo estudiar comunicación audiovisual y creció en mí una necesidad por intentar contar historias en cualquier medio posible y hablar sobre las narraciones ajenas. Quise ser Tony Stark y me quedé en Jarvis. Gaiman, Miller Moore, Morrison, Brubaker y Hickman (entre muchos otros) son mis guías. Estaba perdido en el espacio, hasta que mi nave hizo un viaje interdimensional y acabé en este lugar amigable. Salvo por Annilihus.
En una pelea entre Batman y Superman siempre he creído que ganaría John Wayne. Me encantan los cómics, los videojuegos, la música y todas esas cosas que hacen que la vida sea maravillosa. Pero si hay algo que realmente me apasiona por encima de todo, es el cine.

38
Déjanos un comentario

Please Login to comment
11 Comment threads
27 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
15 Comment authors
frankbanner49Giovanni CasellaImparcial EnmascaradoGarracKrokop Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Alejandro Ugartondo
Autor

Muy de acuerdo con la valoración global. La peli no está mal pero tampoco deja huella. Creo que esta película será recordada por su impacto social pero no por sus propias cualidades cinematográficas

Igverni
Lector

Muchas gracias a todos, muy interesante todas las opiniones. Opino igual que Alejandro en que su importancia en lo referido a la representación de la comunidad afroamericana en el cine lo ha tapado todo, incluido la calidad de la propia película, para mi una de las flojas del MCU.

Esta semana pasada fue fiesta en mi localidad, y aproveché para ver de nuevo en casa Doctor Extraño y Thor: Ragnarok. Las disfruté como un enano con mi mujer y mi hijo, y me parecieron muchísimo mejor que Black Panther. De hecho, creo que en lo referido a espectáculo y diversión, no juegan en la misma división.

De Black Panther mola la creación de Wakanda y la caracterización de los personajes. Pero T´Challa pierde aquí todo el carisma que tenía en Civil War, la historia es muy floja y probablemente sea la película Marvel con peores escenas de acción. Un bluff en toda regla, que afortunadamente para el estudio ha llegado en el momento justo en que la comunidad afroamericana necesitaba una película en la que sentirse representada.

Pero es como si dijéramos que Doctor Extraño mola solo porque han clavado el Sancta Sanctorum, o Ragnarok porque homenajea a Jack Kirby. A las pelis Marvel las exigimos mucho más. Ambas películas, Dr. Strange y Ragnarok, son super entretenidas, imaginativas y sorprendentes en la historia y en como rompen el tópico enfrentamiento del tercer acto de las pelis de Super-héroes. Hasta Ant-Man o Homecoming, normalitas, nos ofrecieron detalles super chulos…

Pero es que además me chirrían muchas cosas del guión. Por poner un único ejemplo. Killmonger. Vale que Michael B. Jordan suda carisma, pero ¿su personaje? Empezando porque no acabo de entender su relación con Klaw ni su plan para infiltrarse en Wakanda (visto lo visto). Inicialmente mola que presente la hipocresía de Wakanda que viven una vida plena a costa de abandonar a todos los negros del mundo fuera de sus fronteras. Pero una vez alcanza legítimamente el poder, su único plan es ¿quemarlo todo? ¿En serio? Ni una mención a ayudar a los afroamericanos del guetto… De un plumazo se han cargado todo su empaque y Coogle le convierte en otro villano de opereta mas, cuyo plan es destruir el mundo…

Globalmente, diría que todas las películas de la Fase 3 han dejado el listón tan alto, que simplemente Black Panther no ha sabido estar a la altura.

Y ahora, solo nos queda esperar 6 semanas al estreno de Infinity War.

Savarese
Lector
Savarese

Killmonger no quiere destruir el mundo, su plan es armar a los afroamericanos del guetto, esa es la manera que tiene de ayudarlos como pides.

Igverni
Lector

Hace un mes que la vi y me haces dudar, pero diría que lo quiere hacer Killmonger es armar a los Wakandianos “durmientes” que tiene por todo el mundo para que destruyan a los gobiernos occidentales. Por aquello de que sólo puedes ser cazador o presa. No diría que su plan es armar a los pobres, sino dominar él el mundo, o lo que quede tras arrasarlo.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

Yo diría que los dos tenéis razón. Killmonger quiere iniciar una revolución para armar a los suyos (los oprimidos de raza negra) en todo el mundo a través de agentes durmientes wakandianos y derrocar a los gobiernos colonizadores para así ocupar ellos el lugar que les corresponde, con él a la cabeza, claro.

Diomedes
Lector
Diomedes

De las mas flojas de Marvel, como comenté en su momento. Por encima de Iron Man 3, mas o menos al nivel de Iron Man 2 o Thor 2 (que a mi personalmente me gusta mas) , y por debajo de prácticamente todas las demás.

Racista hasta la médula (reventando la distinción de oprimidos de la clase a una división puramente racial, como si los multimillonarios negros de USA no existiesen xD, el poderoso Hombre Negro frente a dos blancos enanos e inofensivos xD) , visualmente irregular (Wakanda arrebata, Black Panther y sus trajes no, escenas muy oscuras), acción confusa, música que no pega, mensajes contradictorios y ahistóricos (oooh blancos colonos e imperialistas, será que no recuerdan o no quieren recordar cuando los Imperios Amohade y Almorávide africanos invadieron España para ayudar a sus hermanos musulmanes en el siglo XI , o como eran los propios reinos africanos los que cazaban y vendían a los negros a los europeos), ritmo de película raro, humor que no funciona y en cambio escenas serias en que la gente rompia en carcajadas……

En fin, se deja ver un poquillo, pero bastante mala.

Rasputin33
Lector
Rasputin33

Muy bien dicho. Para mí también la más floja del MCU.

batlander
Lector
batlander

A mi me ha parecido una película prescindible. En plan las terceras partes de Ironman y Spiderman.

Tiene buenos efectos especiales, las bromas que hacen están muy bien y no empachan (Thor Ragnarok…), escenas de acción normalitas y argumento bueno pero sin más.

Mención aparte el atrezo de la película. Ahí sí que creo que la han cagado. Nos mezclan un Shangai con una especie de badulaque que no tiene mucho sentido. Y luego el aspecto y costumbres está fatal implementado. Wakanda es un país que lleva siendo una autarquía desde hace siglos y que es sumamente moderna. No se como evolucionaría esta sociedad, pero si se como no lo haría, y es tal y como han hecho en esta película.
Para ejemplificarlo un poco, es como si cambias Wakanda por España y reciben al heredero con unas sevillanas y dando palmas. Luego, el traje del rey podría ser una armadura de torero que disparase castañuelas explosivas y ya tenemos el pack completo xDDDD

Por cierto, aunque parezca que he exagerado, no he llegado a los niveles del Resident Evil 4 jejeje

elBlueNules
Lector
elBlueNules

Pues a mí no sólo me parece una película que encaja perfectamente en un Top 5 del MCU, sino que entiendo perfectamente el fenómeno social que ha supuesto. El comentario de Giovanni Casella respecto a que ensalza la monarquía y el “American way”, aparte de un triunfo del colonialismo blanco, me parece una interpretación totalmente desvirtuada (y con lo de “peligroso” roza lo malintencionado).

Entiendo que se hable de las escenas “oscuras” (y así a bote pronto las únicas que pueden acusarse con razón son las primeras en la selva, dónde NO hay luz artificial ni natural por la noche), pero ¿de la acción? ¿de los trajes? ¿de las motivaciones de Killmonger? ¿de un mensaje contradictorio?

Estamos ante una película orgullosa del medio del que procede, una película que adapta varias escenas de Don McGregor tal cual fueron en los cómics (la primera escena “oscura”, o a Killmonger derrotando a T’Challa y lanzándolo al Río de la Verdad), no sólo eso, el vestuario y algunos escenarios son exactamente iguales que lo que ideó Kirby en los 70 cuando sustituyó a McGregor; más, tenemos las Dora Milaje y el Everett Ross de Priest (aunque el de Priest es más un cínico ingenuo y menos “heroico”); y, boom, Shuri y las batallas rituales por el trono. Pero espera, que la película incluye el Djalia (el plano ancestral wakandiano), a Ayo y Aneka (a éstas apenas alguna mención, se cortó la subtrama amorosa) y el tono político-filosófico que lleva imprimiendo Ta Nehisi Coates desde 2016. Por mucho menos se llamó a Snyder visionario… ¡Pero es que además tenemos una excelente representación tanto de Klaw como de M’Baku! Se cuestiona (que no ensalza) el recuerdo de un padre y la figura de un rey (o jefe de tribu) tal y como es entendida en la África tradicional (que no venga ningún iluminado a decir que se ensalza la monarquía y menos tal y como la vemos desde el punto de vista europeo, yo no veo a Felipe VI dando la oportunidad a cualquier ciudadano de a pie a convertirse en rey por justo derecho ni tampoco defendiendo tan proactivamente nuestra nación). Las muertes además no son gratuitas, tienen un hilo conductor narrativo.

En fin, igual mi opinión cuenta menos por ser fanático de la trayectoria de Pantera Negra en los cómics, pero es que me parece la película más orgullosamente adaptada de un cómic desde… No sé, desde el Spidey de Raimi, que ya tenía sus licencias (esos lanzarredes orgánicos…). Y no sólo eso, sino que tenemos dos villanos excelentes (y con unas motivaciones, en especial la de Killmonger, realmente potentes) y un futuro villano increiblemente interesante; tenemos una crítica a la política colonial y a la globalización, y un ensalzamiento de la cultura africana inmejorables; tenemos una especie de El Rey León en live action con personas. Y, a lo tonto, ya sabemos la ubicación de la última Gema…

En fin, ojalá más películas como ésta en el MCU. ¡Wakanda forever!

Igverni
Lector

Una persona de la calle no le puede discutir el trono a T´Challa, elBlueNules , si Killmonger lo hace el porque también es de sangre real.

elBlueNules
Lector
elBlueNules

Te equivocas Igverni, el combate ritual está muy bien explicado en la peli, y aunque sólo lo desafíen M’Baku (jefe de la tribu de los Gorilas Blancos) y Killmonger (como bien dices, de sangre real), puede hacerlo cualquier ciudadano wakandiano (otra cosa es que se atreva, pues sólo cabe rendición o muerte, y lo primero es una deshonra). En el cómic, Hudlin ya lo ideó para que fuera tal cual te explico, y en la peli así se muestra.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

A mí me produce unas sensaciones similares a las que me produjo Wonder Woman. Es una película entretenida, bien hecha, que no aburre, pero cuya calidad ha sido exagerada por su impacto social. Gran parte del fenómeno en que se ha convertido esta película se debe al hecho de que es una película en la que la gente de raza negra se siente representada como en ninguna otra antes. Lo cual está bien, pero no implica necesariamente que sea una gran película. Como gran punto negativo pondría la muerte de Klaw, que para mí es el mejor personaje de la película.

En realidad las películas de la fase 3, salvo civil war, me están pareciendo las menos destacables. Todas son entretenidas, pero ninguna destaca especialmente más allá de eso, sobresaliendo ligeramente la de Spiderman. Quizá es que en mi caso todo lo que se sale de la trama principal de los Vengadores no me resulta tan interesante, puede ser. En cualquier caso la peor es la de Thor, quizá porque tendría que haber sido la mejor y se ha quedado en una chorrada graciosilla.

Mi ranking del UCM de peor a mejor:

– Iron Man 2
– El increíble Hulk
– Iron Man 3
– Thor: Ragnarok
– Doctor Strange
– Guardianes de la galaxia vol. 2
– Spider-Man: Homecoming
– Black Panther
– Ant-Man
– Thor
– Thor: El mundo oscuro
– Capitán América: El primer vengador
– Guardianes de la galaxia
– Iron Man
– Vengadores: La era de Ultron
– Capitán América: Civil War
– Capitán América: El Soldado de invierno
– Los Vengadores

Igverni
Lector

Mi ranking de las pelis Marvel sería:

MATRICULA DE HONOR
Los Vengadores
Capitán América: El Soldado de invierno

SOBRESALIENTE
Capitán América: Civil War
Guardianes de la galaxia vol. 2

NOTABLE
Vengadores: La era de Ultron
Iron Man
Doctor Strange
Thor: Ragnarok
Iron Man 3
Guardianes de la galaxia
Capitán América: El primer vengador

BIEN
Thor
Spider-Man: Homecoming
Ant-Man
Thor: El mundo oscuro
El increíble Hulk

APROBADO
Black Panther
Iron Man 2

Save
Lector
Save

La película es irregular de narices, pero ni de broma es de lo peor de Marvel. Ya les gustaría a ellos. La banda sonora es la lo mejor, tenían difícil combinar las cosas que han hecho sin joderla pero les ha quedado una mezcla muy buena.

Y Iron Man 3 se defeca en Iron man 2, por el amor santo.

zagel
Lector
zagel

El momento – El sistema tan ‘civilizado’ que tienen para dirimir las cuestiones de estado. Que se plantea un asunto como que una cria no puede estar al mando de la division tecnologica de Wakanda o sobre la apertura o cierre de las fronteras: pues no se pierde el tiempo en esteriles discusiones parlamentarias y complejas votaciones. Todo se dirime a hostias. El mas bruto gana. Fascismo puro. El triunfo de los matones. Llega Kilmonguer, el mas matón fascita y matón de todos, infla a hostias al papanatas de T’challa y todos (menos la famila) de acuerdo y agachar la cabeza y aceptar al nuevo rey… ¿Pero esto que es?. Con este sistema, el secretario general de la ONU debería ser Hulk.

El personaje – Nakia, Kania o como se llame la no-pero-si-novia de T’Challa. Con mucho el personaje mas redondo de la pelicula. Ella es la heroina en muchos sentidos. Y sin necesidad de poción mágica (esto parecía una mezcla del Rey Leon y Asterix con la aldea que se resiste a la influencia exterior y su poción magica para los superguerreros) ni artilugios ultratecnologicos.

Ranking Marvel – Bajo. La primera pelicula de Marvel de la que salgo del cine sin una sonrisa de lado a lado de la cara. Quiero mas Ragnarok and roll y menos pretenciosidad ‘cultural’.

batlander
Lector
batlander

Humm, no creo que Hulk lo hiciese mal como secretario de la ONU xDDDDD

Krokop
Lector
Krokop

Tuve la misma impresión, aunque yo no me explique tan bien, que Giovani Casella al ver la peli. Me pareció una cuña de las políticas exteriores estadounidenses bastante fuera de lugar y nada inocente.
Creo que se comprendería mejor aquí, si me permitís la analogía, si los Británicos hicieran una de James Bond diciendo que es un homenaje a España y pusieran a los respetables habitantes de Gibraltar amenazados por un villano presentado como absolutamente radical que, justificando levemente su discurso por la fuga de capitales, tuviera un plan maestro para destruir el mundo. Así 007 lo salvaría venciendo al susodicho con la ayuda de todos los españoles que desearían en la peli que Gibraltar siga siendo inglés, por más que por ahí se vaya dinero negro, para no caer en extremismos. Aquí la veríamos y hasta nos haría gracia, no creo que montásemos un pollo, aunque vete a saber, pero seguramente no comulgaríamos con la idea central de que los malos fueran quienes quieren que se controle la fuga de pasta por Gibraltar, los españoles buenos quienes quieren que se quede todo como está y los ingleses tengan el control, y la mayoría de españoles presentados en favor de lo segund, y desde luego no se vería comom un inocente homenaje de nmuestros amigos británicos a España.
Puede parecer exagerado, pero la tesis es muy similar a la de “Pantera Negra” en cuanto a los países africanos.
Edito y añado, para el otro lado del charco, que el ejemplo valdría igual sustituyendo Gibraltar por, por ejemplo, Las Malvinas.
Me resultaría curioso saber, si alguien tiene la información, cómo se ha recibido la película, por ejemplo, en Sudáfrica.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

Eso sería verdad si Everett Ross fuera presentado como un personaje principal que salva el culo a todo el mundo, cuando tiene una contribución secundaria, y si el plan de Killmonger no fuera de todo menos defendible.

Lo de ver la mano del imperialismo yanqui en todas partes me parece una ida de tarro bastante grande. Una cosa es que te pongan el agente americano de la CIA heroico para meterle el toque patriótico de siempre y otra es ver conspiraciones. A mí me parece una lectura bastante retorcida, pero bueno.

batlander
Lector
batlander

Yo todo ese rollo conspirativo con Bilbo tampoco lo veo por ninguna parte. Ademas, que el actor lo eligen en una pelicula anterior.

El tio entra de rebote y lo unico medianamente patriotico que le veo es que es un tipo leal/profesional con su trabajo.

Krokop
Lector
Krokop

Hombre, me gustaría conocer la opinión y la crítica razonada de algún medio africano. El salseo del estreno según el Chicago Tribune me resulta bastante irrelevante.
Por otra parte, me parece insólito que todo unos aficionados al cómic y el cine como ustedes hablen de conspiranolla cuando saben perfectamente que la historieta estadounidense ha estado más de cuarenta años bajo el yugo de la censura corporativa, que la Disney fue la principal impulsora de la censura cinematográfica ideológica en Estados Unidos, o que la CIA y Rockefeller impusieron el expresionismo abstracto y atacaron con todo a la creación artística sudamericana. Úlltimamente, “Pinturas de guerra”, nominada al Saló, trata sobre ese tema.
Pregúntenle a Oesterheld si es conspiranoia o no.
Por tanto, la mano del imperialismo en la creación corporativa estadounidense no es opinable, sino un hecho histórico que continúa hasta la actualidad y no está sujeto a controversia. Negarlo es como discutir que París sea la capital de Francia.

Otra cosa es que discutamos si, en este caso concreto, la película defiende esas posturas imperialistas por imperativo o por simple hegemonía cultural.

Dicho esto, la presencia del agente de la CIA en la peli no me parece lo más relevante, sino que se presente como villano medio pirado a alguien que se opone al imperialismo y como héroes a aquellos que le frenan planes. Uno de los caballos de batalla de Sankara o Mandela era el panafricanismo, colocar como villano a un malo malísimo que que quiere unir a los oprimidos de África no es en absoluto casual.

Giovanni Casella
Autor
Krokop
Lector
Krokop

Este artículo sí es informativo más allá de poner la alfombra roja.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

Hombre, yo desde el momento que dice que no es capaz de estar en contra de la postura de Killmonger pues me resulta difícil tomarme en serio este artículo y a este autor.

batlander
Lector
batlander

El tio del articulo parece que tiene un serio trauma con la CIA. No creo que haya que hacerle mucho caso.

Krokop
Lector
Krokop

Seguramente, alguien que sepa más de análisis de guion pueda explicar la diferencia entre trasfondo y premisa. El trasfondo de Killmonger es, como explica el artículo, el de los líderes antiimperialistas panafricanos. Otra cosa es que, por la premisa, lance rinocerontes Cyborg contra la humanidad.

Que sepamos, Mandela no lanzó ni un solo rinocerontre-Cyborg y representar sus ideas así, desde luego, no deja éstas en muy buen lugar. El artículo también nos habla de las incursiones de la CIA en el Congo y en otros lugares africanos, que también difiere enormemente con la representación inofensiva que da la peli de la Agencia, con el grueso de Wakanda tomando partido en favor de sus intereses, encima, por propia voluntad.
Decir, como han dicho ustedes, que total, el líder revolucionario en la ficción es muy malo y que no pueden tomarse en serio a quien no se posiciona en contra o que el personaje de la CIA es muy inofensivo y apenas interviene, refuerza la tesis de que ésa es la imagen que han pretendido dar en la peli. Una imagen opuesta a la realidad africana.

Es en lo que han invertido cientos de millones para que llegue ese mensaje al gran público.

Otra cosa es que, como puse en mi ejemplo centrado en Gibraltar, imaginando que igual los españoles nos lo tomaríamos a broma, esto sea una peli y tampoco deba tomarse demasiado en serio el hecho de que Pantera Negra sea una americanada. Ahora, lo es.

Respecto a eso de que el tipo que ha escrito el artículo es que resulta que le tiene manía a la CIA, no coment,l porque vaya tela.

batlander
Lector
batlander

Ya. Si me pongo yo estupendo (de cine se poco, pero de historia bastante) podria hacerme la pelicula de que Killmonger es el Lenin wakandiano, con lo que el hecho de que muera, a efectos objetivamente historicos, es una bendicion para la humanidad. Esto lo digo por las peliculas que se montan, que si realmente no te gusta el esclavismo deberias irte a protestar en La Meca.

Por hacerse peliculas que no quede. Vaya tela oir estas cosas….

Y lo de sacar a Mandela como que no. Que le cogiesen antes que a Arafafat y cante menos el Nobel como que no.

Krokop
Lector
Krokop

No sé si ha interpretado que por decir que igual alguien que sepa más de análisis de guion podría explicarles la diferencia entre premisa y argumento yo me atribuía esa sabiduría, porque no. Si yo supiera más allá de diferenciar rinocerontes-cyborg del trasfondo evidente, lo habría explicado yo mismo.

Para no caer en malentendidos yo mismo, según usted que Lenin muriese habría sido un benefecio para la humanidad, Mandela era malísimo, el señor que escribía sobre la CIA del artículo era un picado, y Pantera Negra es una película apolítica, así que no hay que buscarle tres pies al gato.

Vale, gracias por compartir sus enormes conocimientos históricos.

batlander
Lector
batlander

Lo del analisis filmico era meramente un comentario. Nada mas.

Respecto al 2º prrafo si cree que la muerte de Lenin no hubiese sido buena para la humanidad a mi me da igual. Pero la historia dice lo contrario.

Mandela era un terrorista por cierto, y comunista, que es peor.

Y todo esto no lo digo por tener “enormes conocimientos históricos”. Son hechos.

Krokop
Lector
Krokop

La Historia no especula. Si a alguien se le ocurre poner en un examen de primero una ucronía sobre si el mundo hubiera sido “objetivamente” mejor o peor por la muerte prematura de Calígula, Lenin o Maria Antonieta, se lleva un cerapio y punto.
Por lo demás, su teoría de que ser comunista es peor que ser terrorista refuerza la idea de que el cine de Hollywood transmite ese mensaje imperialista, que es de lo que estábamos hablando, Véase Rambo III y su apoyo al repugnante régimen Taliban frente a las repúblicas socialistas laicas.

batlander
Lector
batlander

Por supuesto que no especula la historia. Si a Hitler le hubiesen aceptado en la escuela de pintura o en el partido que estuvo antes igual no habria habido 2ª Guerra Mundial? Lo mas probable es que no hubiese cambiado mucho la cosa, pero me hace gracia ver la comparacion con Caligula; por la diferencia temporal mas que nada, la cual es mucho mayor con la CIA.

Sobre lo otro, a mi el cine de Hollywood me importa un pimiento en ese sentido. Unos yankees no me pueden dar lecciones morales nunca. Lo cual no quita para que los commies sean la peor invencion de la historia de la humanidad.

Krokop
Lector
Krokop

N9o se esfuere porque me dan igual sus ucronías o su referencias a los comunistas con el termino anglosajón, pese a no estar influenciado me dan igual, He intentado hacerle notar varias veces que están fuera de sitio (quizá OK Diario). Aquí estábamos hablando de una película y su trasfondo.

batlander
Lector
batlander

Y lo dice el que me habla de Caligula. Te tienes que reír xDDDD

Lo que a mi me da igual es el artículo del enfermo de la CÍA. Por penoso y ridiculo.

Krokop
Lector
Krokop

Qué perspona más pesada. Lo de Calígula y Maria Antonieta o el archipámpano de las Indias era una irónía a costa de sus salidas de tono y lugar que no ha comprendido.
Deje de insultar al periodista y ponerse en evidencia, ande.

batlander
Lector
batlander

Que tío más plasta. De ejemplo de lo que predica. No sea pesado y entienda mi ironía.

El artículo me sigue pareciendo penoso y ridiculo por cierto.

Imparcial Enmascarado
Lector
Imparcial Enmascarado

Se ha comentado mucho lo de que Pantera Negra casi parece un secundario en su propia película, pero me llama la atención que nadie mencione la que para mi es la principal razón. No es porque el protagonismo sea muy coral (cosa que también se ha ido de madre, por ese empeño de empoderar a toda actriz que pasase por allí, aunque solo fuera a saludar); no es que le hayan escrito las peores líneas de guion… ¡Es que Chadwick Boseman es un actor pésimo!

No se puede estar más soso ni tener más cara de palo. Su registro interpretativo se limita básicamente a dos gestos: el de preocupación con ceño fruncido y el de pasmado (que despliega aproximadamente en la mitad de los primeros planos). Y si encima lo confrontas con un actor tan intenso y carismático como Michael B. Jordan, el ridículo está asegurado (si es que casi se alegra uno de que le dé la del pulpo en el acantilado). Y menos mal que no comparte más que escenas fugaces con Andy Serkis (motivadísimo, a pesar de tener un papel menor) porque si no se lo devora literalmente.

Hasta hoy, mi ranking de peores actores en rol de superhéroes lo encabezaba Chris Hemsworth, pero ahora puede respirar tranquilo porque el top lo preside Boseman como líder indiscutible.

Mi ranking de malas interpretaciones de superhéroes:

– Chadwick Boseman
– Chris Hemsworth
– Batista
– El CGI del Hulk de Edward Norton

frankbanner49
Lector
frankbanner49

Nuevo trailer de INFINITY, jovenes…

batlander
Lector
batlander

Y muy bueno.