#ZNCine – Mazinger Z Infinity, de Junji Shimizu

Por
3
1755

 

Dirección: Junji Shimizu
Guión: Takahiro Ozawa
Música: Michiaki Watanabe, Mikio Obata
Reparto: Shôtarô Morikubo, Ai Kayno, Sumire Uesaka, Toshihiko Seki, Ami Koshimizu, Junpei Morita, Unshô Inshizuka, Keiji Fujiwara, Hiroyuki Miyasako, Romi Pak, Natsuki Hanae, Wataru Takagi, Masami Kikuchi, Kappa Yamaguchi, Nana Yamaguchi, Bin Shimada, Kôzô Shioya
Duración: noventa y cinco minutos
Productora: Toei Animation
Distribuidora: Selecta Vision
País: Japón

 

No es la primera que afronto en esta página, la tarea de reseñar un producto de la franquicia-Z, fundada hace casi medio siglo por Gô Nagai. Como persona que vivió su niñez a caballo entre los setenta y los ochenta, guardo un imborrable recuerdo de aquellas sobremesas de los sábados en los que, tras la primera edición del Telediario, había una cita en la que Koji Kabuto y Mazinger-Z se enfrentaban a los brutos mecánicos del Doctor Infierno. Aquí pueden encontrar mis reflexiones respecto del anime original y aquí, las relativas a su continuación, Gran Mazinger, así que considero ocioso repetir -y aburrir con- las razones de la importancia de esta serie como recuerdo de infancia y me quedo simplemente con el recordatorio del carácter icónico del robot luchador como símbolo de la cultura popular de una época que ha trascendido la fama catódica. Hubo animes en la televisión española antes de la llegada del impresionante castillo metálico -como recordaba no ha mucho en Twitter Álvaro Pons-; ha habido mechas cuyas andanzas han captado la atención de la afición después de los setenta, pero muy pocos -diría que ninguno- se ha mantenido en un recuerdo que ha trascendido el tiempo y se ha compartido con las generaciones subsiguientes. Así pues, cuando Toei anunció la salida de un nuevo filme protagonizado por Mazinger Z, la parroquia cuarentona y cincuentona solo pudo esbozar una sonrisa nostálgica. La idea de ver en la gran pantalla al héroe de infancia nos devolvió por un instante a otros tiempos en los que todo era nuevo, sorprendente e ilusionante.

La primera pregunta que cabía hacerse era la relativa a la temática de la película. No era la primera vez que el mercado acogía un producto basado en el primero y más popular de los robots gigantes creados por Nagai. Así, a principios de siglo vio la luz Mazinkaiser -adaptación al anime de la evolución del mecha original en una popular saga de videojuegos- y, unos años después, tuvimos Mazinger-Z ¡Edición impacto! La primera era una trepidante adaptación del primero de los mangas de la franquicia Z, tomada a guisa de continuación de las dos series animadas de los setenta -las protagonizadas por Mazinger y Gran Mazinger-. La segunda era un complejo combinado de todas las creaciones de don Gô, de complicado seguimiento e inconcluso final. La continuidad ha sido siempre un elemento muy secundario en la escudería mecánica, pero, en esta ocasión, la productora tenía muy claro cuál iba a ser el público objetivo de la película: la audiencia original.

Antes de continuar, es necesario advertir que la franquicia Z está compuesta por tres animes cuyo nexo de unión es Koji Kabuto. Mazinger Z, Gran Mazinger y Grendizer son las tres columnas sobre las que descansa la historia de un adolescente que empezó como protagonista y acabó como ilustre secundario en una serie en la que la Tierra -libre ya de la amenaza del Doctor Infierno- debía afrontar una guerra galáctica contra invasores extraterrestres. Curiosamente -y dejando aparte proyectos especiales en la forma de OVAS- el tercero de los robots gigantes se ha mantenido más al margen de estas revisiones y re-visitaciones, quizá por el hecho de que su relación con las otras sagas era tangencial. Mazinger Z y Gran Mazinger conforman un díptico que se inicia con las excavaciones en Rodas -donde se descubre el legado del Imperio Mikene- y termina con la derrota definitiva de los últimos representantes de esa milenaria civilización. Una nueva era de paz y prosperidad se abre para la humanidad, solamente interrumpida por el ataque de las fuerzas del Rey Vega a la Tierra. Cuando el súper-robot alienígena Grendizer se alza para defender su planeta adoptivo, Mazinger y el Gran Mazinger están expuestos en un museo, pues tal es su destino al final de la serie protagonizada por el segundo… pero me estoy yendo por los cerros de Úbeda, así que debo retomar el hilo original, indicando únicamente que, en esta ocasión, ni Duke Fleed / Daisuke ni Grendizer se pasearán por aquí.

La historia está ambientada varios años después de la derrota del Imperio Mikene. La energía foto-atómica (o fotónica) descubierta por el profesor Juzo Kabuto ha cambiado la vida cotidiana a nivel planetario. El recurso que antaño estuviera circunscrito a aquel instituto de investigaciones que, episodio sí, episodio también, acababa convertido en solar es ahora una herramienta que se utiliza para intentar conseguir una globalización más equitativa. El profesor Gennosuke Yumi ha dejado la dirección de la institución y es ahora el Primer Ministro de Japón; su hija Sayaka ha tomado el relevo y ha aparcado el pilotaje de Diana A, afrontando la tarea de concluir el ambicioso proyecto de llevar energía fotónica a todo el mundo. Por su parte, Koji Kabuto dejó el servicio activo y cambio el combate por el estudio. Ahora es un científico que tiene una relación sentimental con su antigua compañera de armas y está muy lejos de aquel ceporro de cabeza caliente que se lanzaba temerariamente a la batalla. Su hermano Shiro ya ha dejado de ser el niño de pantalón corto que soñaba con emularle y pilota un robot de obvias reminiscencias “mazingerianas”. Por su parte, Tetsuya Tsurugi -piloto del Gran Mazinger- y su colega Jun Hono -piloto de Venus A- han contraído matrimonio y esperan su primer hijo. Ambos siguen en servicio activo, aunque ella está temporalmente de baja. Ahora hay un ejército de robots de menor rango que apoya al equipo veterano y se esfuerza en mantener alta la moral. Todo cambiará cuando una de las nuevas centrales de energía foto-atómica se vea atacada por un ejército de brutos mecánicos y unas excavaciones en el mundo Fuji descubran un descomunal robot inquietantemente parecido a los Mazinger y con conexiones con la civilización Mikene.

La película es un regalo para la generación que creció con la serie original y su continuación. Su hora y media está cargada de guiños, homenajes y referencias a los dos animes, al tiempo que presenta al elenco protagónico en sus versiones más maduras y adultas, de una forma que es plenamente coherente con lo que se sabía de ellos. Consciente de su condición nostálgica y del público destinatario, los responsables de la película brindan a la audiencia una interesante reflexión sobre las implicaciones de la madurez y la tentación de volver a un tiempo anterior donde las cosas podían parecer más simples. El hecho de que el Doctor Infierno y sus dos principales secuaces retornen misteriosamente a la vida y en el cénit de su poder, supone para Koji el deber, pero también la oportunidad, de volver a un período trepidante de su vida.

Cierro aquí, mientras se cuelan en mi consciencia muños pequeños recuerdos de unos tiempos, ya lejanos, que durante hora y media volvieron a ser muy cercanos.

  Dirección: Junji Shimizu Guión: Takahiro Ozawa Música: Michiaki Watanabe, Mikio Obata Reparto: Shôtarô Morikubo, Ai Kayno, Sumire Uesaka, Toshihiko Seki, Ami Koshimizu, Junpei Morita, Unshô Inshizuka, Keiji Fujiwara, Hiroyuki Miyasako, Romi Pak, Natsuki Hanae, Wataru Takagi, Masami Kikuchi, Kappa Yamaguchi, Nana Yamaguchi, Bin Shimada, Kôzô Shioya Duración: noventa y…
Dirección - 7.5
Guión - 7.1
Reparto - 7.3
Apartado visual - 8.3
Banda sonora - 8

7.6

Vosotros puntuáis: 8 ( 9 votos)

3
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
EduardoLuis Javier Capote PérezMalequith Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Malequith
Lector
Malequith

Curiosa reseña, en fin como puedes comprobar por mi avatar yo tbn soy de los que creció con Mazinger. Incluso soy de los que ha peregrinado a Tarragona a ver la escultura de Mazinger Z de fibra de vidrio que hay etc etc…

No puedo decir que este de acuerdo o en desacuerdo con tu reseña, simplemente porque principalmente te pierdes en un ejercicio de nostalgia, cosa normal porque a mi me pasó lo mismo en el cine cuando vi la película y seguramente me pasara a lo largo de esta respuesta.

Veamos como bien indicas la película es una continuación lógica de la saga Mazinger, obviando a Grendizer. La película es una continuación del último capitulo de Gran Mazinger – lo de Mazinkaiser bueno luego lo comentaré -. Han pasado años y la paz reina, pero como es obvio lo bueno nunca dure eternamente y TODOS los brutos mecánicos destruidos con anterioridad tanto por Mazinger como por el “Gureto” ( de su nombre japones Gureto Majinga) reaparecen y ataquen conjuntamente acabando con la paz que reinaba. Lo que obligará a Koji a volver a pilotar a Mazinger Z una vez más…

El resto de la historia entraria dentro del spoiler maximus y no es plan de reventarla. Tecnicamente la pelicula conjuga una animación de alta calidad con un respeto por los diseños originales tanto de los brutos como de los personajes protagonistas, a excepción de Sayaka que digamos que han mejorado su diseño de animación un poco más allá del original. Pero la historia bueno, no peca de originalidad porque en el fondo es practicamente la misma que la vista en el OVA MAZINKAISER VS ANKOKU DAI SHOGUN (MAZINKAISER CONTRA EL GENERAL NEGRO). Lo que si es una constante de la saga Mazinger es el hecho de la dualidad del buen o mal uso de un gran poder (el tipico Gran poder conlleva una gran responsabilidad de Spiderman) “ser un dios o un demonio” que incluso esa dualidad está presente en el nombre de nuestro metalico robot. “Ma” y “Shin” que darian “Majin” que en japones significa Dios Demonio, que en el fondo se podria considerar una reflexión al uso de las bombas atomicas, un gran poder mal usado posiblemente, pero esto seria solo pura especulación por mi parte.

Lo que irremediablemente me llevaria a hablar brevemente de Mazinkaiser. El Kaiser tiene su origen en la saga de videojuegos Super Robots Alpha, luego pasó al manga. Convirtiendose en una más de las multiples variaciones de Mazinger Z, lease God Mazinger, Govarian, Grendizer, Gran Mazinger, Z Mazinger, Mazin Saga, Mazinger Angels, Shin Mazinger Zero, Mazinkaiser, Mazinkaiser SKL, Shin Mazinger y todo lo que se lo ocurra sacarse de la chistera al señor Nagai. Todas estas variaciones digamos que a excepcion de Gran Mazinger suceden en realidades alternativas. Y en una de ellas, el primer robot Mazinger construido por Yuzo Kabuto es precisamente el Kaiser, pero es tan excesivamente poderoso que seria imposible pilotarlo para un Koji novato, por lo que creó el Mazinger Z como una versión beta o gamma del Kaiser que sirviera como entrenamiento a Koji para poder pilotar el Kaiser y bla bla bla, seguir por este hilo seria entrar en el pantanoso terreno de las divagaciones.

¿Defraudar? La pelicula no defrauda a los fans incondicionales de Mazinger, a las nuevas generaciones es posible que si, tras Evangelion u otras series de mechas con un contenido filosofico más profundo. Una pequeña observación, ¡¿ el ejercito de “mazingers” no te recuerda a ti esteticamente a la saga Gundam o solo me lo pareció a mi?!

Eduardo
Lector
Eduardo

Realmente es cierto lo de la para gustos colores. Crecí con el Mazinger-Z a finales de los setenta (sí, soy viejo), soy de la primera generación de niños que crecieron con Koji y compañia. Siempre fui y soy un auténtico fan y obseso de Mazinger-Z y en mi opinión la pelicula es UNA PUTA BASURA en todos lo sentidos. Pero bueno, lo dicho, para gustos colores.