Yamato Nadeshiko Shichi Hedge

Por
3
3650

 

Guión: Tomoko Hayakawa
Dibujo: Tomoko Hayakawa
Género: Shōjo manga – Comedia Romántica
Editorial: Kōdansha (Magazine Bessatsu Friend)
Edición Original: 30 volúmenes publicados (Serie Abierta)

 

Introducción

“Si estoy rodeada de criaturas
radiantes me derretiré”

Yamato Nadeshiko Shichi Hedge. Piel blanca, bonita, educada y elegante. Esa es la definición clásica de una dama japonesa tradicional. La protagonista de esta historia, Sunako Nakahara, cumple al menos con tener una piel blanca y debe obligarse contra su voluntad en todo lo demás. Tomoko Hayakawa (Motetaku Nai no, Ousama no Tamago, Kirei na Otokonoko y Dengeki Love Machine) es la autora de este curioso shōjo manga (también conocido como The WallFlower, Perfect Girl Evolution o My Fair Lady en otros países) que se lleva publicando desde el año 2000 en el magazine Bessatsu Friend de la editorial japonesa Kõdansha, la serie continúa abierta con treinta volúmenes a sus espaldas –mantenerse doce años en Kõdansha tiene su mérito- y ha compartido espacio con reconocidas obras como pueden ser Peach Girl de Miwa Ueda, Mars de Fuyumi Soryo o Life de Keiko Suenobu. Yamato Nadeshiko Shichi Hedge no ha sido publicado por ninguna editorial española hasta la fecha a pesar de su éxito en Japón y en otros países pero esperamos que eso pueda cambiar algún día.

Yamato Nadeshiko Shichi Hedge: “El Camino de Convertirse en una Dama”

Una chica fue rechazada cruelmente en secundaria por el chico que le gustaba y su mundo se volvió realmente oscuro. Después de esto hay una elipsis temporal y el argumento nos lleva a la gran mansión Nakahara donde cuatro chicos despampanantes viven como si fuese una pensión, acuden al mismo instituto e intentan sobrellevar lo mejor que pueden el acoso de sus enloquecidas fans. Hasta que un día reciben un encargo de su casera, que conviertan a su querida sobrina en toda una dama y no tendrán que volver a pagar el alquiler, lo cuál a ellos les suena a gloria. Hasta que conocen a la sobrina en cuestión, una aterradora adolescente, la viva imagen del fantasma de Sadako Yamamura de la película The Ring de Hideo Nakata, que no soporta estar cerca de gente guapa o feliz. La relación de la protagonista con estos chicos, especialmente con Kyouhei Takano, el más guapo y más antisociable de ellos, y como, paso a paso, Sunako Nakahara va evolucionando, es la trama central de Yamato Nadeshiko Shichi Henge de Tomoko Hayakawa, una serie en la que nos vamos a encontrar posesiones fantasmales, fuerzas que rayan con los superpoderes y “criaturas radiantes”. Sin duda, en este manga las situaciones se suelen parodiar y exagerar al máximo, pero a la vez nos encontramos como, poco a poco, se indaga más en el mundo de todos los personajes y se nos muestran unas inquietudes y sentimientos más profundos de los que pueda parecer en un principio; sin llegar nunca a abandonar del todo la vis cómica del argumento ni pasarse a la sensiblería barata.

Para acentuar aun más el contraste entre los personajes, Tomoko Hayakama suele representar a Sunako Nakahara en forma de chibi (estilo “monigote”) salvo en contadas ocasiones, quedando como algo importante en el propio argumento de la serie al ser un cambio del que todos los personajes serán conscientes. Además también se suele representar así a las oleadas de fans femeninas que tendrán Kyouhei Takano y compañía, pues si lo normal en los mangas de este tipo es ver a los hombres persiguiendo a una jovencita, aquí serán ellas las que se comporten como unas auténticas histéricas ante la presencia de los jóvenes que viven en una situación de acoso continuo. Las risas están aseguradas con el peculiar grupo de personajes, cada vez mayor, que se nos van presentando, aunque nunca van a eclipsar a Sunako Nakahara con su afición por las películas gore y con sus muñecos anatómicos como mejores amigos; llegando quizás a ser de esta manera una de las protagonistas más involuntariamente adorables que se hayan concebido en una serie de este tipo. ¿Cómo no va a serlo alguien que consigue que la oscuridad sea brillante y lo más escabroso resulte encantador?

Aún así hay que reconocer que a la larga, las líneas argumentales en Yamato Nadeshiko Shichi Henge se repiten, aunque no llegan a hacerse exasperantes y siempre cuentan con alguna sorpresa preparada. El dibujo es bastante común, no es una gran obra de arte en este aspecto, pero cumple su función sin llegar a desagradar en ningún momento, aunque Tomoko Hayakama este todavía a años luz de otros artistas gráficos y mangakas del género como podría ser, por ejemplo, el caso de la popular autora shōjo Ai Yazawa (Last Quarter, Historia de un Vecindario o Nana). Aunque, curiosamente, un personaje tan alejado del mundo de la moda como es Sunako Nakahara y todo el universo de Yamato Nadeshiko Shichi Hedge ha inspirado a la diseñadora estadounidense Julie Haus para una colección de ropa presentada en el pasado 2009 en la New York Fashion Week bajo el título de Not a Wallflower.

Y como suele ocurrir cuando un manga consigue un destacado éxito su adaptación a otros formatos es algo normal, en este caso Nippon Animation adaptó Yamato Nadeshiko Shichi Hedge al anime en veinticinco capítulos entre 2006 y 2007, en una serie que se basó sobre todo en la comedia y cogió los arcos principales del manga, dejando un final relativamente abierto. En 2010 se inició otra adaptación, esta vez en formato de serie televisiva en la cadena TBS con diez episodios de una hora, basándose bastante más en las relaciones sentimentales y en los aspectos cómicos de la misma que en la evolución de Sunako Nakahara; no dejaron de aparecer y de introducirse numerosos cambios para hacer la serie más realista –no podían meter chibis ni muñecos parlantes- en una serie de televisión dirigida a un público más amplio. Para el casting se contó con actores como el popular actor y cantante Kamenashi Kazuya miembro del grupo de j-pop KAT-TUN, responsable de la canción de los créditos Love Yourself y encargado de interpretar el papel de Kyohei Takano –aunque es reconocido por la propia autora Tomoko Hayakawa que dicho personaje se inspira en otro famoso cantante japonés: Gackt– o a la actriz Aya Omasa como Sunako Nakahara.

Enlaces de Interés

3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Jordi T. Pardo
Autor
20 abril, 2012 17:57

El anime es curioso y una ida de olla total a veces con ese humor absurdo japonés que sólo ellos saben hacer, lástima que lo cortasen cuando mejor se ponía, y el manga si lo publicasen por aquí me lo compraría pero supongo que es una serie un poco arriesgada para las editoriales de por aquí.

Devil May Cry DC
Devil May Cry DC
21 abril, 2012 22:44

Es una serie fuera de lo común me a gustado bastante. Refiriendo me a su humor, bueno… puedo decir que es “interesante” que no malo, me a echo risa la persecución obsesiva de las mujeres al rubio que en ocasiones dan asta miedo o la fijación casi sádica de la prota por ver sangre y tripas, con su amigo maniquí tenebroso.

chise1994
chise1994
9 mayo, 2012 22:20

ojala los japos hicieran una continuacion de la serie
quiero ver como terminan sunako y kioheiiiii