World Apartment Horror, ¡Qué horror de apartamento!

Veintitrés años de ausencia desde que esta obra de Otomo y Kon llegase a España por primera vez. ¿Volveremos a verla editada en nuestro país?

Por
2
2900
 

Edición original:Kodansha, 1991.
Edición nacional/ España:Planeta-DeAgostini Cómics, 1994.
Guión:Katsuhiro Otomo.
Dibujo:Satoshi Kon.
Traducción:Toni Florido y Akane Asaoka.
Formato:Rústica con solapas sin sobrecubierta. 112 páginas. B/N.
Precio:1.250 ptas.

 

Hay obras cuya importancia queda legitimada, más allá de por su contenido, por la efeméride de su creación. World apartment horror es una de esas obras. Y su efeméride, en este caso conceptual, reside en la unión de dos genios del manga que unieron su talento para darle forma: Katsuhiro Otomo y Satoshi Kon.

La eclosión moderna de la historieta japonesa en occidente se puede explicar por muchos motivos, pero debe gran parte de su impacto a dos autores: uno es Akira Toriyama (Dragon Ball, 1984) y el otro, Katsuhiro Otomo (Akira, 1982).

Katsuhiro Otomo, cinéfilo y melómano que de joven soñaba con ser director de cine, fue uno de los mangaka más famosos de los años ochenta y noventa. Se inició en el manga para llegar al mundo cinematográfico pero, tras demostrar su talento con las viñetas, pronto fue cosechando popularidad a través de historias cortas. Esos éxitos, aunque pequeños, le dieron el derecho a serializar la que se convertiría en una de las obras maestras de la historia del cómic: Akira (Kodansha, 1982). El manga, cuya serialización ocuparía casi ocho años, cosechó tanto éxito en Japón que, incluso antes de finalizar, logró una adaptación animada.

Si en algo destaca Otomo, aparte de por su narrativa (muy deudora del séptimo arte) y dotes como ilustrador, es en sacar el máximo provecho de sus oportunidades. Esto nos queda claro con la infalible gestión de la película Akira pues, gracias al Comité Akira (asociación de empresas que se formó para su producción), el proyecto cosechó un gran presupuesto y, a partir de su estreno en 1988, tanto Japón como todo el mundo pudieron disfrutar de una de las películas anime más impactantes, influyentes y soberbias de la historia del cine.

Akira fue un éxito y Otomo pudo adentrarse por fin en el cine de imagen real con la dirección de World Apartment Horror (1991), co-guionizada también junto con Keiko Nobumoto (guionista de Cowboy Bebop o Wolf’s Rain entre otras) y basada en una idea original de Satoshi Kon; que por aquel entonces era un prometedor mangaka que acometía labores de diseño de animación y guión en diferentes producciones.

La película, mezcla de comedia y terror, narra las peripecias de un yakuza (nombre que reciben los integrantes de la mafia japonesa, o yakuza) encargado de desalojar un bloque de apartamentos de Tokio lleno de inmigrantes ilegales que parece estar encantado. La cinta cosechó muy poco éxito y apenas tuvo proyección internacional, pese al trabajo de producción (que incluso ideó una adaptación manga publicada por Kodansha ese mismo año). Ese manga en forma de historia corta, creado por Satoshi Kon y supervisado por Katsuhiro Otomo, fue lo único de la película original que llegó al resto de países occidentales, entre los que se encontraba España.

Corría el año 1994 y la editorial Planeta-Deagostini había descubierto las bondades del manga como producto de popular calidad en publicaciones propias (Dragon Ball, 1992) y ajenas (Akira, 1990). El novedoso tebeo japonés, cuya impactante popularidad en suelo patrio estaba al alza gracias a obras como las de Toriyama, Otomo o Masamune Shirow, era cada vez más demandado por los lectores españoles.

Por falta de entendimiento hacia el producto original, las editoriales del momento reciclaron en vez de innovar y obtuvimos una amalgama de series, formatos y periodicidades bastante reprochables. Culpa de la efusividad del momento, o de las ganas de exprimir lo antes posible un vasto nicho de mercado, esta serie de despropósitos editoriales maltrataron a un lector que, pese a las ganas, tuvo que conformarse con parones, múltiples cambios de formato, precios caros y, a la larga, cancelaciones. Y es que, si a los lectores les pilló de nuevas, a las editoriales más aún. Lo cierto es que de los errores de aprende y, a día de hoy, y gracias al trabajo de unos cuantos apasionados por el tebeo japonés (lectores, traductores y editores) el mercado del manga en España se encuentra en una nueva época dorada.

Volviendo a aquellos locos inicios, una de las pocas cosas buenas que obtuvimos de ellos fue la publicación de obras o series cortas de autores japoneses que comenzaban a despuntar en el país del sol naciente. Mangakas como Naoki Urasawa o Satoshi Kon, sin ir más lejos, cuyas primeras obras parecen imposibles de licenciar en la actualidad. De ellos, Planeta-deAgostini nos trajo obras como Pineapple Army, de Urasawa, o Regreso al mar de Kon, amén de la obra que nos ocupa. No obstante lo cierto es que, pese a lo afortunado de su publicación, dichas obras se publicaron en sentido de lectura occidental y Pineapple Army se quedó incompleta, con un solo tomo de cuatro en su país de origen.

Por parte de la mencionada editorial, otros «libros manga» (como ellos los llamaban) acompañaron a estas obras. Títulos como Gunhed (Kia Asamiya, 1989), Ashguine (Masaomi Kanzaki, 1987) o la recientemente reeditada Hotel Harbour View (1983) de Natuso Sekikawa y Jiro Taniguchi (reseña en Zona Negativa aquí), entre otras, acompañaron a la adaptación manga de la cinta de Katsuhiro Otomo.

El manga World Apartment Horror, traducido en España junto con el subtítulo ¡Qué horror de apartamento!, es una fiel adaptación del guión de la película de imagen real homónima que nos sitúa en el Tokio de finales de los ochenta y principios de los noventa. En ella reside la Banda del Dragón Negro, un grupo de yakuzas que se encarga de gestionar negocios ilegales como la prostitución, el narcotráfico o la compra-venta de inmuebles mediante la especulación y fraude inmobiliario. Itta, el protagonista de esta historia, es un prometedor yazuka al que la banda le encarga desalojar un bloque de apartamentos lleno de inmigrantes ilegales para poder vender el terreno.

El joven mafioso intenta, en un primer momento, usar las suaves pero imponentes bondades de la amenaza verbal pero, ante un variopinto grupo de residentes venido de diferentes partes del continente asiático que no hablan ni japonés ni inglés, poco puede hacer. Itta intenta entonces probar con métodos más ortodoxos, hasta que empiezan a tener lugar una serie de extraños sucesos que pronto afectarán a nuestro protagonista, a los inmigrantes y a la propia banda yakuza.

Con este planteamiento argumental, que mezcla comedia con elementos paranormales, podríamos pensar que sería difícil crear una obra coherente o interesante pero, en manos de dos genios como Kon u Otomo, el resultado es una trama altamente entretenida en la que se suceden todo tipo de situaciones. Aunque la mayoría de esas escenas son cómicas, la historia no pierde en ningún momento la seriedad que requiere un género como el de terror, pues a lo largo de las páginas el lector podrá advertir cierta atmósfera malsana que, gracias a los espectaculares dibujos de Kon, logra crear una estética paranormal única.

En las historias cortas, por la peculiaridad de su duración, es fácil conseguir un buen ritmo y World Apartment Horror cumple con esta norma a pies juntillas. Obviamente, los posos que esta historia dejará en el lector no serán tan trascendentales como los que podrá dejar una trama más larga y, por lo tanto, desarollada. Pese a ello, no podemos decir que la historia no transmita y tampoco podemos negar que es endiabladamente entretenida.

Lo más exquisito de este tomo es su dibujo. Satoshi Kon, tanto en obras anteriores como posteriores, siempre ha demostrado ser un talentoso ilustrador. Su dibujo, de claro diseño realista, tiene toques caricaturescos que favorecen un desarrollo narrativo excelente. En el arte que el autor despliega en World Apartment Horror podemos advertir incluso reminiscencias del dibujo de Otomo, con entornos altamente detallados y edificios casi reales. Aunque la acción transcurre mayormente en el bloque de apartamentos, los escenarios nunca llegan a resultar repetitivos y las viñetas invitan a ser rigurosamente escudriñadas. En el sentido artístico, es un manga capaz de quitar el aliento.

Poco más se debe hablar de la historia para el lector que tenga la oportunidad de leerla pues, adentrarnos más en la trama, no conseguirá sino quitar brillo a la resolución de la misma. World Apartment Horror es un manga de premisas interesantes que invita a ser leído y que ofrece una lectura sumamente entretenida.

En cuanto a la edición, esta reseña está realizada a partir de la lectura de la publicación que Planeta-Deagostini dedicara a esta obra dentro de la línea «Novela gráfica/Especial manga» en 1994. Este tomo cuenta con formato de tipo álbum (206x207mm) en rústica con solapas. Con sentido de lectura occidental, tiene 112 páginas en blanco y negro de las que un par están dedicadas, a modo de prefacio, a introducir al lector en el concepto original de World Aparment Horror como película de acción real. Aunque breve, este tipo de notas siempre son de agradecer en este tipo de obras pues, como ya ha podido comprender el lector, uno de los elementos más interesantes de esta obra es su propio contexto creativo.

Decir que este tomo está descatalogado sería quedarse corto pues, desde 1994, el lector español no ha tenido oportunidad de encontrar reedición alguna. Como bien explica nuestro querido Marc Bernabé en su blog, parece que el manga también se encuentra descatalogado en Japón (muy mala señal), en donde es posible que tampoco se pueda encontrar fácilmente la edición en DVD de la película.

Para el lector veterano de manga no hará falta explicar que, cuando una obra se encuentra descatalogada en Japón, es muy difícil que encuentre edición en otros países. Algún tipo de bloqueo editorial debe estar impidiendo su reedición y solo quedará esperar a que, algún día, se publique de nuevo (de momento parece difícil por el peculiar contexto creativo de esta obra, ya mencionado en el párrafo anterior y explicado muchas líneas antes).

Para el auténtico fan de Katsuhiro Otomo o Satoshi Kon que esté dispuesto a encontrar esta obra, en el caso de la edición española, no quedará otra que recomendar su búsqueda en el mercado de segunda mano. Al momento en el que escribo estas líneas he podido localizar un par de ejemplares que, pese a su poco aceptable estado de conservación, se venden por cifras realmente caras para lo que supone esta obra. El lector que quiera conseguir este tomo comprenderá que estos precios son fruto de casi veintitrés años de ausencia; no obstante, le aconsejaría seguir buscando o esperar a que se dé una oportunidad mejor. Un servidor consiguió comprar este tomo hará dos o tres años, por un precio bajo y en buen estado. Hay que tener en cuenta que este título es un incunable y que, por lo tanto, se deberá aprovechar la oportunidad siempre que sea justa y se esté dispuesto a pagar por ella.

Dejando a un lado la edición de Planeta de 1994 a la que hacemos alusión, tengo que mencionar que hace un par de años pude localizar una edición italiana de 2006 titulada World Apartment Horror (Storie di Kappa 136) de 224 páginas que parecía ser un monográfico sobre Satoshi Kon publicado por la editorial Star Comics. El tomo en cuestión recogía ésta y otras tres historias cortas del autor por el precio de unos siete euros. A día de hoy también descatalogada, aunque quizás más fácil de encontrar a mejor precio por ser de un año más «cercano», sigo sin poder descubrir cómo una editorial italiana pudo hacerse con tal licencia.

En definitiva, y a la espera de que podamos volver a disfrutar de una nueva edición por estos lares, World Apartment Horror es una historia entretenida que aglutina la visión cinematográfica de Otomo con el diseño más detallado y dinámico de Satoshi Kon. Aunque desgraciadamente corta, vale la pena con tan solo poder disfrutar del trabajo conjunto de dos de los autores más influyentes del manga y del anime.

Mientras espera, el aficionado a Satoshi Kon podrá disfrutar de las obras de este autor publicadas por Planeta Cómic estos últimos años: Opus, Seraphim, Regreso al mar o el tomo recopilatorio Historias Cortas de Satoshi Kon.

En cuanto a Katsuhiro Otomo, en España podemos disfrutar de las ediciones que ha traído Norma Editorial en los últimos años de Akira, Pesadillas, La leyenda de la Madre Sarah o el tomo de historias cortas titulado Katsuhiro Otomo: Antología.

  Edición original:Kodansha, 1991. Edición nacional/ España:Planeta-DeAgostini Cómics, 1994. Guión:Katsuhiro Otomo. Dibujo:Satoshi Kon. Traducción:Toni Florido y Akane Asaoka. Formato:Rústica con solapas sin sobrecubierta. 112 páginas. B/N. Precio:1.250 ptas.   Hay obras cuya importancia queda legitimada, más allá de por su contenido, por la efeméride de su creación. World apartment horror…
Guión - 8
Dibujo - 9
Interés - 8

8.3

Obra anecdótica que auna a dos pesos pesados del mundo del manga: Katsuhiro Otomo y Satoshi Kon. Pese a ser corta, su lectura se vuelve trepidante y endiabladamente entretenida.

Vosotros puntuáis: 9.44 ( 3 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Fran
Fran
Lector
24 abril, 2017 9:35

Mi gozo en un pozo, pensaba que era una reedición, es un cómic que llevo persiguindo desde la epóca de los VHS de Manga Mania.

Espero que Planeta la reedite alguna vez, sólo he podido acceder a la versión italiana y la verdad, que aunque se parece al español hay cosas que no pillo.

Saludos.