Viñetas desde o Atlántico 2006: Rueda de prensa y charla-coloquio de Brent Anderson y Esad Ribic

Por
6
104

El pasado martes 15 de mayo, a las 11:30 h., en el palacio de Exposiciones Kiosco Alfonso de A Coruña, Brent E. Anderson y Esad T. Ribic ofrecieron una breve rueda de prensa ante los medios de comunicación. Poco concurrida, pero de indudable interés, la cita duró alrededor de media hora, durante la cual los autores reflexionaron acerca del mundo del cómic en general, y de sus carreras profesionales en particular.

Haciendo las veces de anfitrión y moderador, Carlos Portela, subdirector de Viñetas desde o Atlántico, llevó el hilo de la comparecencia, preludio de la interesante charla-coloquio que se celebraría con los aficionados a las 19:00 h. en el mismo escenario. Apuntar que, obviamente, la presencia de medios especializados era nula (Zona Negativa aparte), de modo que la gran mayoría de las preguntas realizadas versan sobre generalidades de la profesión. En mi caso, opté por realizar una única pregunta, (un tanto peregrina, dicho sea de paso), ya que en ese momento ya había recibido la confirmación de que ambos autores habían aceptado la petición de realizar sendas entrevistas en exclusiva y en profundidad, para Zona Negativa, en las que se repasa de forma individual y exhaustiva su trayectoria e inquietudes profesionales. Estas entrevistas se colgarán en la web durante la semana que viene.

Por supuesto, antes de nada querría agradecer a la organización de Viñetas Desde o Atlántico el excelente trato que nos han dispensado: desde Mar Guerra, responsable de prensa, hasta Carlos Portela, pasando por los guardias de seguridad, han facilitado en todo momento la cobertura de esta cita tan señalada, permitiendo el acceso a la rueda de prensa, la realización de innumerables fotos de las exposiciones (a las que en su momento les dedicaremos un artículo en profundidad), o las entrevistas a Anderson y Ribic. Por desgracia, por motivos laborales no podré volver a acudir a A Coruña hasta el sábado, quedando en el tintero eventos muy interesantes que, esperemos, reciban la cobertura que merecen, sea en el medio que sea.

Sin más dilación, os ofrecemos una recopilación de las preguntas realizadas durante ambas la rueda de prensa y la charla-coloquio de Brent Anderson y Esad Ribic:

RUEDA DE PRENSA

Prensa (P).- ¿Qué criterios han manejado a la hora de seleccionar las obras que han prestado para las exposiciones de Viñetas desde o Atlántico?

Brent Anderson (B.A.).- Yo me he guiado desde el punto de vista emocional para seleccionar las páginas que están expuestas aquí en A Coruña. Suelo trabajar en historias de personajes en las que lo más importante son las emociones. Proyectos en los que se transmiten sentimientos. Guardo una colección personal, seleccionando un par de páginas de cada uno de los proyectos en los que he venido participando, precisamente las que más sensaciones me transmiten. Quizás no aquellas en las que aparecen los superhéroes con los que estoy habituado a trabajar, sino las que me transmiten algo desde el punto de vista emocional.

Esad Ribic (E.R.).- Para mí ha supuesto un pequeño problema seleccionar las páginas que iban a colgarse en esta exposición, porque vendo muchos de mis originales. Tengo un montón de originales, pero distribuidos por diversas partes, no me pertenecen. Entonces, básicamente, sólo he podido seleccionar las planchas que tenía disponibles en este momento. Puede que la exposición parezca un poco incoherente, quizás debería tener más cuidad en el futuro con el arte que hago, y tenerlo más disponible.

P.- ¿Creen que algún día podrá verse el dibujo de los cómics en los museos de arte contemporáneo, o en los museos generales, no especializados?

B.A.- Espero que sí (risas).

E.R.- De hecho ya está pasando en más de un museo, en los que se exponen pequeñas colecciones de cómics. Normalmente, de la parte comercial de cualquier arte no hay mucho donde escoger. No hay cosas de gran valor entre lo que se produce actualmente.

B.A.- Pablo Picasso realizó en su día una historia en forma de cómic, pero no está muy reconocida, no tiene el valor que se le debería suponer, por el mero hecho de ser cómic.

E.R.- Cosa que sucede a menudo con este medio.

P.- Querría darle la vuelta a la pregunta: ¿No hay muchos autores que no se anuncian como dibujantes de cómics, con presencia en los museos contemporáneos, y cuando se ve su obra se aprecian claras inspiraciones del mundo del cómic, como podía ser el caso del mismísimo Andy Warhol?

B.A.- Recientemente, en el Museo de Arte Contemporáneo de San Francisco estuve viendo una exposición de Roy Lietchienstein, y yo, como muchos de mis compañeros de profesión estadounidenses, tenía una mala opinión de Lietchienstein, por creer que se aprovecha del medio de los cómics, al hacer cuadros a partir de viñetas ampliadas, pretendiendo ofrecer un arte más serio. Pero recientemente he cambiado mi punto de vista sobre este asunto, dándome cuenta de que no están copiando las viñetas de los cómics, sino que las enfoca desde un punto de vista diferente. Al utilizar los cómics, lo que pretende es reflexionar acerca de la comercialidad de la cultura americana, de cómo en los Estados Unidos se utilizan los grandes iconos de la cultura basura, de la cultura comercial, dándoles un punto de vista artístico. Darle la vuelta a la tortilla y mostrar la comercialidad intrínseca del arte en América. Pero esto no es exclusivo del mundo del cómic. También se utilizan otros elementos de la cultura pop. De este modo, al darme cuenta de que no está robando el medio del de cómic, de que no se está aprovechando de él, sino que lo utiliza como una herramienta más para ofrecer su punto de vista sobre la cultura americana, he empezado a cuestionar mis anteriores opiniones, perdiendo parte del odio que sentía hacia el pop-art.

E.R.- Quizás debería revisar de nuevo el arte de Lietchienstein, pero en principio, pienso que la mayoría de los artistas pop apestan. Servirse de viñetas y utilizar elementos reconocidos de la cultura popular es un truco barato. No le veo relevancia alguna a lo que están haciendo. No tiene ningún mérito. Al menos para mí.

P.- A Brent Anderson: Durante su carrera ha pasado por todos los géneros y registros del mundo del cómic. ¿Con cuál se quedaría? ¿En cuál se siente más cómodo?

B.A.- No tengo ninguna preferencia sobre todos los géneros en los que he trabajado. La mayoría de la obra que he hecho ha sido en colaboración, bien con escritores o guionistas, o bien con otros artistas o dibujantes. Para mí esto es lo más interesante de mi trabajo: el poder trabajar con alguien y acomodar mi visión personal a la de la otra persona, para poder ofrecer entre los dos una obra conjunta, resultado de la combinación de los dos puntos de vista. No me importa tanto si el proyecto es más comercial (superhéroes, por ejemplo), o si es más personal, con una vertiente mucho más artística. Yo siempre he intentado dar lo mejor de mí mismo para que, al colaborar con otra persona, el resultado sea lo más satisfactorio posible. Si estoy haciendo Spiderman, que es de lo más comercial, o Astro City, una serie mucho más personal, siempre intento sacar los mejores resultados del trabajo con otros autores.

Sin embargo, después de más de treinta años en la profesión, estoy abandonando el cómic comercial cada vez más, y prefiero centrarme en proyectos mucho más personales. Últimamente estoy trabajando con mi esposa, que también es escritora, para ofrecer mis propios puntos de vista, sin depender de que los guionistas por trabajar en proyectos ajenos. He tardado treinta años en tener la confianza suficiente para atreverme a dar el paso de contar mis propias historias.

P.- A Esad Ribic: ¿Cómo ha evolucionado la aplicación del color en su obra a lo largo de su carrera?

E.R.- No es una pregunta fácil de responder… Intento trabajar sin mucha preparación previa, sin mucha gama de pinceles o colores. Prefiero ser más espontáneo, para que esto le de un grado de originalidad, al no tener una gran preparación previa a la que acomodarse. Mi estilo se basa más en los errores: voy aprendiendo de los errores que cometo para ir mejorando. Si me equivoco, prefiero no borrarlo todo y empezar de nuevo, sino intentar reparar el error y hacer que no se note, esconderlo. Esto se puede apreciar bien en el material que hay expuesto aquí en A Coruña: se puede apreciar el proceso de cómo he ido aprendiendo de los errores.

P.- El cómic americano y el cómic europeo, ¿se aproximan, se alejan,…? ¿Qué tendencia se sigue hoy en día?

E.R.- El proceso entre el cómic americano y el europeo tiene que verse como algo simultáneo. Son dos escenas, o dos mundos que ocurren al mismo tiempo, y últimamente se empieza a observar una gran influencia entre el uno y el otro: cada vez hay más artistas europeos que están trabajando en el cómic americano y viceversa. Esto supone una mezcla positiva de estilos y de culturas. Pero al mismo tiempo en el mundo del cómic hay diversos reductos o sectores que prefieren estancarse tal y como están, no permitir esta mezcla, ni que las cosas cambien… No sé si esto es positivo o negativo, pero sí creo que hay que verlo de forma simultánea: las cosas ocurren al mismo tiempo y se influencian mutuamente. Por ejemplo, a título personal, yo estoy trabajando para la casa americana Marvel, que se centra básicamente en superhéroes, pero estoy comprobando cómo ahora mismo en esta editorial hay un amplio abanico de estilos, con todo tipo de artistas. Incluso hay algunos de corte muy independiente, con estilos muy poéticos que quizás hace unos años no se podrían ver, se pensaba que era inaplicable al mundo de los superhéroes. De hecho mis obras para Marvel tienen como un toque europeo dentro del mercado americano, que quizás hace cinco años no habría sido posible para mí haberlas publicado, porque no hubieran sido aceptadas. Pero ahora tienen cierto reconocimiento.

Quizás hay más evolución o mestizaje en el mercado americano que en el europeo, que quizás en estos momentos es mucho más conservador. Al estar el mercado europeo mucho más orientado hacia los artistas que hacia las series o los personajes, o las colecciones, esto en principio puede ser positivo, pero quizás como sólo les interesan determinados tipos de artistas, y no todos en general, no es un mercado muy democrático, ya que en principio no permite tantas posibilidades como el mercado americano.

B.A.- Los primeros cómics que se hicieron en los Estados Unidos eran tiras cómicas muy baratas, hechas muy rápidamente. Quizás no eran muy buenas, pero tenían un gran poder comunicativo. Estos primeros cómics influenciaron sobre todo a los artistas europeos, a quienes les gustaron, de modo que empezaron a trabajar en el mundo del cómic, pero desde un punto de vista completamente distinto, desde una perspectiva mucho más realista. Intentaban dibujar mejor, con un apego mayor a la realidad.

Al mismo tiempo, los cómics americanos también influenciaron al mercado japonés, dando lugar al manga, que también ha evolucionado por sí mismo, sobre todo desde el punto de vista del lenguaje, de la narrativa, mucho más simbólica. Se contaban las cosas de una manera completamente diferente a cómo lo hacían en los Estados Unidos. La influencia americana permitió el desarrollo del lenguaje realista de Europa, y del simbolista de Japón. Ahora, esta influencia está volviendo a los Estados Unidos: los cómics que se hacen allí ahora mismo están bebiendo de los europeos, con un enfoque más realista, más serio, y también del lenguaje simbolista del manga. Mi obra puede considerarse un ejemplo de esa evolución: me gusta emplear el lenguaje simbolista en mis obras.

ZONA NEGATIVA.- Durante los primeros años de vida de Marvel, con Lee, Kirby o Ditko al frente, la editorial tenía una necesidad imperiosa de publicar muchos cómics, de modo que el elevado ritmo de publicación propiciaba que éste tuviera un toque de sencillez, originalidad y espontaneidad muy característico. Actualmente la editorial prepara de forma exhaustiva cada proyecto, y cuenta con una gran plantilla de profesionales, pero parece haber perdido parte de ese sello tan especial ¿Cómo ven esta situación?

B.A.- (A Esad Ribic) Responde tu antes, que llevas menos tiempo trabajando para la editorial.

E.R.- Yo prefiero esta situación actual, en la que los cómics tienen más tiempo para desarrollarse que en los primeros años de Marvel. Creo que es la situación ideal, ya que en aquellos tiempos tenían que dibujar varias páginas al día. Recuerdo haber leído esos cómics cuando era niño, pero personalmente nunca fueron mis favoritos. Hay muchos colegas de profesión americanos que me crucifican por decir que no me gusta el estilo de Kirby o Ditko, que realmente de los dibujantes clásicos de Marvel, el que más me gustaba era John Buscema. Reconozco la importancia que tuvieron Kirby o Ditko, pero que fueran importantes no quiere decir que fueran buenos, al menos desde mi punto de vista. Esta nueva situación en la que el cómic de superhéroes tiene enfoques más poéticos o más personales todavía es nueva y muy interesante. Deberían seguir trabajando en ella, aunque quizás está dejando de estar de moda. En los últimos años Marvel se ha vuelto demasiado seria. Quiere ser una editorial seria, con prestigio, y publicar clásicos modernos que tengan repercusión, y quizás esto le quita un poco de diversión al asunto: ya no quieren hacer tebeos rápidos y divertidos de superhéroes, sino algo que tenga un poco más de prestigio, de calado, lo cual me fastidia porque me considero un tío divertido. Tal y como está el mercado, ahora ya no tengo tantas oportunidades de pasármelo bien.

B.A.- Para mí, al principio de los cómics Marvel, cuando comenzaron a publicar Spiderman o Los 4 Fantásticos, lo importante no eran tanto los dibujos como la personalidad de los personajes, cómo conseguian crear personajes tridimensionales. El Peter Parker dibujado por Ditko no era muy interesante visualmente, no era rompedor. Jack Kirby sí tenía un gran poder visual, pero precisamente por saber sacarle su personalidad a los protagonistas, los aprovechaba mejor. Como ese estudiante pardillo con el que se podán identificar muchos lectores.

Quizás ahora Marvel está tomándose a sí misma muy en serio. Quieren ser la editorial más importante del mercado y le están quitando el sentido del humor a los cómics de superhéroes, volviéndose demasiado serios. Pero esto es una situación un poco rara, ya que las historias de superhéroes nunca van a ser historias propiamente serias o trascendentales. Es la editorial la que se está tomando a los personajes demasiado en serio. Les están quitando la gracia y quizás no es el enfoque adecuado. Para mí, no tienen tanta chispa o tanta gracia como podían tener Los 4 Fantásticos primigenios.

CHARLA-COLOQUIO CON LOS AFICIONADOS

En cuanto a la charla-coloquio, por desgracia no pude asistir a la integridad del evento, de modo que sólo guardo un documento sonoro parcial de la charla. De esta forma, la transcripción resulta un tanto complicada, pero comentaremos algunos puntos acerca de los cuales departieron Ribic, Anderson y los aficionados, hábilmente moderados por Carlos Portela:

– Preguntado acerca del parecido más que razonable entre la película X-Men 2, de Bryan Singer, y la novela gráfica X-Men: Dios ama El Hombre mata, de Chris Claremont y Brent Anderson, el propio Anderson comenta lo siguiente:

Brent Anderson.- ¿Si X-Men 2 es un plagio o una copia nuestra novela gráfica? Bueno…no sé yo que deciros… Lo que si os puedo contar es que originalmente el proyecto de Dios Ama, El Hombre Mata lo iba a dibujar Neal Adams, pero finalmente abandono el proyecto porque los personajes seguirían siendo propiedad de la editorial y el no tendría ningún tipo de derechos ni nada por el estilo, y él, precisamente en aquella época, estaba reivindicando los derechos de los autores. Yo acababa de dejar la colección de Ka-Zar, y la verdad es que los X-Men me gustaban. Entonces llegó un día Claremont a donde yo estaba trabajando y me comentó: “Oye, John Byrne va a dejar La Patrulla-X, ¿Quieres hacerte cargo de la colección?”. Yo le respondí: “Mira, Chris, te agradezco la oferta, pero acabo de dejar la serie de Ka-Zar porque no me veo capaz de cumplir los plazos de una serie con tres personajes, así que ¿cómo quieres que me haga cargo de una serie regular con siete personajes? Lo siento, no puedo”. Chris respondío “De acuerdo, lo entiendo, pero tengo un proyecto que Neal Adams acaba de rechazar. ¿Te apetece hacerlo? Puedes encargarte del dibujo, el entintado y la supervisión del color, que correrá a cargo de Steve Oliff”. Respondí que perfecto, que me encargaría de ello, porque sabía que era una gran oportunidad.

Claremont ha comentado en varias ocasiones que cree que Dios ama, El Hombre mata es el mejor tebeo que ha hecho nunca con La Patrulla-X, y claro, en ese tebeo le ayudé, con lo cual formo parte del proceso de creación de uno de los mejores cómics de mutantes. Marvel calcula que cada tres años se produce un relevo generacional de lectores: cada tres años cambia la base de lectores. Pues precisamente cada tres años, cada vez que llega una nueva generación de lectores al mundo de los mutantes, se saca una nueva edición de Dios ama, El Hombre mata. Una edición que puede ser de dos, tres o cuatro mil ejemplares, pero que va saliendo. El razonamiento de Marvel es que cada generación de lectores de mutantes va a necesitar una nueva copia de una de las historias de referencia de la franquicia. Parte de los niños que en su día han leido Dios ama, El Hombre mata, han ido creciendo, y alguno de ellos ha llegado a Hollywood. Bryan Singer, el director de X-Men 2 y su equipo de guionistas recordaban la novela gráfica, que les había gustado bastante, y desde luego hay muchas semejanzas entre las historias que se cuentan en la novela gráfica y la película. ¿Si es un plagio o una copia? No creo que se pueda decir eso, porque a fin de cuentas Marvel es la propietaria de los derechos: tiene los derechos de la historia, los derechos de los personajes y ha gestionado su adaptación cinematográfica. Pero también es cierto que hace algunos años, cuando la película estaba en proceso de preproducción, Claremont se acercó al puesto en el que yo estaba sentado en la Conveción de San Diego y me dijo: “Oye, ¿te han contado que van a hacer una película de nuestro proyecto?” “Pues no, no tenía ni idea” “Tenemos que hacernos con una copia del guión”. Y efectivamente, estuve dando vuelta y vueltas hasta que finalmente conseguí una copia del guión, pero la película se llevó a cabo de todas formas.

– A la pregunta de cómo fue su experiencia encargándose de los lápices en diversos proyectos protagonizados por los mutantes de Marvel, y de si él seguía las aventuras de La Patrulla-X, el dibujante respondió lo siguiente:

Esad Ribic.- Cuando comencé a dibujar X-Men: Hijos del Átomo, me encontré con un gran problema, y es que jamás, hasta entonces, había leído ninguna colección de mutantes. En Croacia, en la antigua República de Yugoslavia, hay algunos tebeos de Marvel que sí han sido bastante populares, como Estela Plateada, Conan, Lobezno o Spiderman, que probablemente es el que tiene una mayor base de lectores. En cambio, personajes como La Patrulla-X o Los 4 Fantásticos no acaban de cuajar entre el público. Publican de vez en cuando un par de números, pero no acaban de tener gancho ni tirón. Así que imaginaos cómo me sentí cuando sin haber leído ningún cómic de La Patrulla-X, de repente me encuentro con que tengo que dibujar dos números de esta miniserie y sus respectivas portadas en menos de un mes: ¡lápiz, entintado y portadas! (NOTA: No sé si fue un lapsus del traductor, de Ribic, o de la edición española de la miniserie, porque en los créditos figura un tal Andrew Pepoy como entintador de Ribic. Quizás el dibujante croata se refiere al entintado de las portadas…).

Mi editor debió de quedar a cuadros, porque de vez en cuando le llamaba y le preguntaba: ”Oye, mira… ¿La Cosa que aspecto tiene?” (NOTA: No sé si Ribic o el traductor se confundieron, porque creo que en dicha novela gráfica Ben Grimm sólo aparece en un capítulo dibujado por Steve Rude, concretamente en la portada de la revista TIME. Además, en la rueda de prensa Ribic comentó que había leído la obra de Kirby de pequeño…) Él respondía: “¿Estas de coña, no?”, a lo que yo contestaba: “Pues no. Lo siento mucho, pero no tengo ni idea de cómo es”.

De todas formas, el guión estaba lleno de personajes y situaciones que cualquier aficionado de La Patrulla-X seguramente las reconocería al instante, pero no fue mi caso. Realmente lo pasé muy mal dibujando esos dos números, aunque espero que no se haya notado en el resultado final de la obra.

Posteriormente volví a colaborar en un proyecto relacionado con los mutantes: una breve historia de Ultimate X-Men protagonizada por Gambito, y que querían darle un nuevo enfoque al personaje, de forma que fue un encargo mucho más relajado: era un solo personaje y como querían un planteamiento nuevo, probablemente mi ignorancia de la mitología o de la continuidad de La Patrulla-X fue una ventaja.

– Preguntado acerca de las peculiaridades del mercado editorial croata, con la siguiente respuesta Ribic dejó a más de uno con la boca abierta:

Esad Ribic.- El mercado croata es bastante extraño: hay muchas series que en otros lugares consideran casi alternativas, underground o de culto, pero allí son muy populares, vendiendo mejor que muchas colecciones mainstream, que series más comerciales. Por ejemplo, Bone, la serie de Jeff smith, se vende el doble que los Ultimate X-Men, por poner sólo un ejemplo. Spiderman vende bien, pero vende mejor Liberty Meadows, de Frank Cho.

Por cierto, quiero que quede claro que Torrente es una película muy popular en Croacia (risas). La gente no se lo cree, pero no va en broma, es en serio. Incluso tengo un amigo que tiene una camiseta de Torrente, que me ha pedido encarecidamente que os lo contase. De esta forma, podéis haceros una idea de lo extraño que es este mercado. Y probablemente, las peculiaridades del mismo influyen en la gente que quiere dedicarse de forma profesional a hacer tebeos, por eso hay a quienes le parece raro la opción por la que me he decantado.

– Una aficionada confesó a Brent Anderson que “Dios ama, El Hombre mata” es su cómic favorito, y que Chris Claremont siempre ha sido su escritor favorito, de modo que le preguntó cómo fue la experiencia de trabajar con el patriarca de los mutantes, a lo que Anderson respondió lo siguiente:

Brent Anderson.- Trabajar con Chris Claremont fue una experiencia muy productiva, pero con una peculiaridad: todo el material, todo lo que tuviese que ver con la historia, tenía que salir de él. Todo lo que tuviese que ver con los personajes, con La Patrulla-X, tebía que salir de él. Había aportado tanto y quería tanto a esos personajes y a sus historias, que se consideraba un elemente clave en el resurgir de los mutantes y en el éxito que estaban alcanzando. Había invertido mucho de sí mismo en aquellos números, en aquellos personajes, y yo soy un tipo de dibujante al que le gusta sentarse a charlar con su guionista y hacer aportaciones. No digo correcciones ni mejoras. No soy de esos tipos que piensan que pueden hacerlo mejor que el guionista, ni mucho menos. Pero sí que me gusta añadir mi pequeño toque y mis detalles, cosas que ayuden a la historia desde un punto de vista gráfico, visual, o de desarrollo, y de vez en cuando, charlando con Chris, yo lanzaba una idea, y el respondía: “Nah! Eso no va a funcionar”. 15 ó 20 minutos después, seguíamos hablando, y de repente Chris me decía: “Oye, tengo una idea”, y yo escuchaba de sus labios lo que yo le había dicho un cuarto de hora antes (risas generalizadas), como si fuese la idea más brillante del mundo y se le acabase de ocurrir a él. A veces esa idea acababa en el proyecto, y otras veces no. Pero daba igual, el caso es que tenía que salir de Chris para que el pudiese aceptarla, que fuese algo suyo. Y a mí me vale, no tengo ningún problema, mi trabajo como dibujante es ayudar al guionista a plasmar sobre el papel su visión acerca de los personajes, y aportar alguna idea de vez en cuando. Que haya un diálogo de vez en cuando, un toma y daca, pero nada más. Chris pensaba que las ideas tenían que salir directamente de él, y a mi eso me parece correcto, no tengo ningún problema con ello.

– Pregunta a ambos dibujantes: ¿De todos los trabajos que han realizado hasta la fecha, ¿Cuál es su favorito?

Brent Anderson.- La verdad es que no puedo decir que tenga una obra preferida. He trabajado en series de todo tipo: desde “Ka-Zar”, donde contábamos historias que se desarrollaban en una selva, con dinosaurios, tipos que iban en taparrabos, con un gatito Dientes de Sable que iba saltando por ahí, etc…la verdad es que lo pasé muy bien. Después hice “Dios ama, el Hombre mata”, de ahí pasé a Somerset Holmes, (con guiones de Bruce Jones, con quien ya había colaborado en Ka-Zar), que es como una película de Hitchcock, pero en historieta. Después pasé a Codename: Strikeforce Morituri, con Peter Gillis, que también estuvo muy bien. He trabajado en muchísimos proyectos, y hay muy pocos que haya aceptado sin que me gustase la idea. Si eh trabajado en ellos es porque la premisa básica me llamaba la atención. Algunos han tenido éxito, y otros no tanto, pero no puedo deciros cuál es mi preferido. Es como si me preguntáis de los hijos que tengo, a cuál quiero más. En mi caso sería fácil porque sólo tengo uno (risas), pero si tuviese cuatro, me costaría escoger. Los querría a todos por igual. Pues lo mismo me sucede con mi obra.

Esad Ribic.- Mi obra favorita es aquella en la que estoy trabajando cuando me hacen la pregunta. En este momento sería Silver Surfer: Réquiem. Elijo aquella en la que estoy trabajando porque me da la oportunidad de mejorar en aquello en que la cagué de mala manera en la obra precedente.

A continuación, Carlos Portela invitó a los autores a que comentaran cómo han sido las experiencias que han tenido repitiendo guionista en diferentes proyectos (Ribic con Robert Rodi en 4 Horsemen y Loki, y Anderson con Bruce Jones en Ka-Zar y Somerset Holmes). Lamentablemente, llegado a ese punto, tuve que ausentarme de la sala, de modo que no conocí la respuesta a esa pregunta. Pero por fortuna, esa misma pregunta la había formulado a ambos autores en las entrevistas que tuve la ocasión de realizar esa misma mañana, de modo que la semana que viene, momento en el que colgaremos las entrevistas en Zona Negativa (lo más pronto posible, en cuanto termine de trasncribir las más de dos horas de grabación que recogí!sigh!) saldremos de dudas. 😉

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

6
Déjanos un comentario

Please Login to comment
6 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
Alberto Benavente Bazanel tio berniDavidLupus SignatusJuanjo Palacios Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
G@mbito
Lector

Que ganas le tengo al Requiem de Ribic.
Espero las entrevistas con ansias!!!

Juanjo Palacios
Lector

Ánimo con las entrevistas David, que menuda como te lo estás currando!

Lupus Signatus
Lector
Lupus Signatus

Osti, qué gran trabajo estás haciendo con estas transcripciones! Enhorabuena y gracias de parte de mía y de todos los que no podemos acudir a estos eventos.

el tio berni
Lector

Ufff… menudo curro de transcripción!!! Gracias por hacernos llegar la charla a los que nos pudimos acercarnos, y esperamos ansiosos esas dos entrevistas prometidas. ¡¡¡Aprovisiónate de plátanos y gatorades!!! El esfuerzo va a ser grande, pero te aseguro que muchos lo vamos a agradecer.

Alberto Benavente Bazan
Lector

David, ahora el que me das envidia eres tú. 😉

Fantastico trabajo y espero que ya sea en BCN como en Galicia o Asturias o en Getxo o donde coño sea, nos veamos y compartamos estos geniales momentos.

Por cierto, no te ralles con las transcripciones. A tu ritmo, que estamos en verano. Unas cañas y despues un ratico al PC. Enjoy!!!!

See ya!!!