V de Vigilantes: “… ¡Yo tengo el poder!” (Segunda parte)

Por
26
3524

Hace algunas semanas repasamos por aquí la trayectoria de las tortugas ninja como personajes icónicos culturales. Revisamos su comienzo en el cómic, su paso a la televisión, sus películas, sus figuras de acción, su merchandising… y vimos que con el paso de los años la nostalgia sigue funcionando igual de bien. Fue entonces cuando surgió la idea de hacer textos parecidos sobre otras series de nuestra infancia-adolescencia que ya se han convertido en referentes culturales; series que muchas veces procedían del mundo del tebeo o que, posteriormente, formaron parte del medio (adaptando historias o continuando con la escala de popularidad en cualquier formato).

La semana pasada comencé con uno de estos artículos, el dedicado a He-Man y los Masters del Universo. El mencionado (y prometido) texto pretendía ser similar al que hice sobre las tortugas ninja (ahondando en su historia, sus personajes, sus adaptaciones al cine, al cómic, su merchandising, sus figuras de acción…). Al final me decidí por partir el texto en dos artículos, debido al gran volumen de información del que disponía. Aquí os presento la segunda parte, que continúa donde lo habíamos dejado. Ya recordamos la historia, conocemos el planeta y a los personajes principales. Ahora es el momento de hablar de las figuras de acción de Mattel, de las diferentes series de televisión, de los cómics y de la película de acción real.

Batallas fantásticas

Cuando las fuerzas del bien y las hordas del mal se preparaban para un enfrentamiento, todo en la habitación tomaba vida propia. Los niños de todo el mundo luchaban con sus héroes y sus villanos, abrían sus castillos de plástico y montaban a sus personajes favoritos en vehículos, caballos y demás artilugios motorizados. El mundo de Eternia se encontraba en muchas casas, en salones y dormitorios. Las batallas eran fantásticas. Todo comenzó allí, en las salas de juegos.

En 1981 la compañía juguetera Mattel comenzó a comercializar una nueva línea de juguetes. Pretendían continuar con los típicos enfrentamientos entre “buenos” y “malos” y sabiéndose del potencial que tenían entre manos encargaron a Filmation una serie de dibujos animados con la idea de servirse de ese escaparate televisivo para promocionar sus juguetes y así vender más. Desde ese momento y hasta 1987, año en el que se estrena en cines la película, fueron sacando distintas waves completando ambos bandos, añadiendo nuevos personajes heroicos y nuevos villanos, aunque manteniéndose fieles a su concepto original y en la misma línea de diseños y calidades.

Los primeros personajes que se comercializaron, en la primera “serie” de figuras fueron: He-Man, Man-At-Arms, Teela y Stratos en el bando de los buenos; Skeletor, Beast-man y Mer-Man, en el de los malos. Además también se incluyó a Zodak, que inicialmente se presentaba como neutral. Muchas de las piezas de estos muñecos eran reutilizadas en las siguientes figuras, una estrategia para sacar mayor partido a los mismos moldes. A medida que los capítulos de la serie iban avanzando sacaban los muñecos correspondientes de los demás personajes. En estos años también aparecen dos líneas de villanos adicionales: los Hombres Serpiente y la Horda del Terror (inicialmente eran enemigos de She-Ra). Como curiosidad, de la película de acción real también adaptaron algunos personajes: Saurod, Blade y Gwildor, en concreto.

Los mecanismos de la globalización estaban en movimiento y los juguetes de He-Man fueron apareciendo en cada continente, se esparcían a lo largo y ancho del mundo. Desde Mattel pensaron en una buena forma de producción y fueron cediendo la licencia de fabricación y venta a diferentes empresas jugueteras de los distintos lugares, muchas de ellas no mantuvieron las calidades originales ni los colores. Debido a esto ahora nos encontramos con múltiples versiones de nuestros personajes favoritos, en función de dónde se fabricaron, lo que no es específicamente malo; muchos coleccionistas se basan en estas rarezas para completar y mejorar sus colecciones. Muchos quieren, por ejemplo, que sus figuras sean Masters del Universo fabricados en España, en Francia o en Venezuela. Hablando de los coleccionistas, con los años las figuras de acción de He-Man aún siguen siendo una de las colecciones de juguetes más valoradas. Dos de las piezas más cotizadas son He-Man Laser-Power y Skeletor Ojos de Fuego, ambas figuras fueron fabricadas exclusivamente en Europa. Otras muy buscadas son los gigantes o el play set de Eternia (uno de los play set más grandes que se han fabricado hasta la fecha).

Cada figura venía en un blister de similares características. Todos los muñecos tenían un sistema de articulaciones muy simple: sus brazos se movían hacía arriba y hacía abajo (tenían una articulación a la altura del hombro), sus piernas también se movían gracias a unas gomas que las sujetaban al taparrabos, y el mecanismo más “complejo” lo tenían en la cintura, que era giratoria y mediante la cual hacían que el muñeco simulara una especie de puñetazo. A medida que van sacando novedades, también van mejorando algunos de estos movimientos “especiales”. “Gira su cintura hacia la derecha, su brazo izquierdo desviará los ataques del enemigo con su escudo reflectante; gira hacia la izquierda y su brazo derecho atacará con la Espada del Poder”, así aparecen, por ejemplo, las instrucciones del Masters Action de mi He-Man de las Nuevas Aventuras.

En cada blister también estaban todos los accesorios de la figura en cuestión, sus armas, escudos, cascos, corazas… y un minicómic que tenía un doble propósito: por un lado contaba una pequeña historia de los Masters y, a la vez, servía de catálogo (solían aparecer las novedades).

Cuando las aventuras de He-Man y los suyos comenzaban a sufrir los primeros síntomas de agotamiento (quizá fue cuando las ventas de los juguetes empezaban a bajar), los de Mattel, muy listos ellos, decidieron dar una vuelta de tuerca a la historia: mandaron a Skeletor al espacio. Y claro, el hombre más poderoso del universo debía seguirle para capturarle y llevarle ante la justicia. Estos juguetes vinieron acompañados de su propia serie de dibujos (de la que hablaremos a continuación) y representaban a nuevos héroes y villanos. Sólo mantenían de la original a los protagonistas: He-Man y Skeletor. El resto eran nuevos.

En la primera oleada de figuras de los años 90 aparecían del lado del bien: Icarius, Hydron y Tatarus; y del mal, Lizzor, Brakk, Optikk y Kalamarr. Aunque estaban peor diseñados que los originales (eran algo más pequeños de escala y mucho más “estilizados”) y no mantenían ni siquiera las mismas proporciones, muchos fueron los que compraron también estos nuevos juguetes. Esta nueva línea también incluía minicómics con cada figura, acompañando a sus accesorios normales (espadas, cascos…).

Con la fiebre por los Masters de nuevo en auge comenzaron a salir múltiples artículos de merchandising. A lo que ya se había comercializado en los 80, se sumaron en estos primeros 90 más cositas: disfraces, carpetas, fiambreras, tazas, máscaras, libros, pijamas, camisetas… A continuación podéis ver un par de fotos con ejemplos de la gran mercadotecnia que hubo sobre He-Man (son fotos sacadas de la comunidad Eternia de Nueva Dominion, posiblemente la mejor web en castellano sobre los Masters del Universo).

Pasaron los años y fueron saliendo nuevos productos en el mercado juguetero; aún así muchos fans seguían utilizando el mercado de segunda mano para completar sus colecciones, visitaban jugueterías antiguas, revisaban sus trasteros y desvanes (los suyos y los de sus amigos) y preguntaban a diestro y siniestro por si alguien tenía algún muñeco, algún vehículo… Fue entonces cuando se supo la noticia. Había una nueva serie de dibujos sobre He-Man en camino. Eso sólo podía significar una cosa: más muñecos nuevos vendrían acompañándola.

Los Masters del Universo 200x tenían unos diseños renovados, pero se mantenían fieles a la estética clásica. Se notaba el paso del tiempo y los avances en escultura y en producción industrial. Del diseño de las nuevas figuras se encargaron, casi a partes iguales, entre Filmation y los famosos escultores del estudio Four Horsemen. Lo cierto es que las figuras eran estupendas y todas ellas tenían un regusto clásico que las hacían muy recomendables para los coleccionistas (además de para el público infantil que disfrutaría de nuevo con sus batallas fantásticas en sus salones de casa). Esta serie de figuras tuvo una infinidad de versiones de los dos personajes principales: He-Man y Skeletor. La serie de figuras se comercializó desde 2002 hasta 2007 (aquí podéis ver un post de un coleccionista que recoge el material original que publicó la revista Toyfare con las imágenes y características de la mayoría de las figuras).

Cuando Mattel dejó de vender las figuras de He-Man 200x fue NECA quien se hizo con los derechos para continuar con la comercialización de la línea. Siguieron con el plan inicial y fueron sacando figuras nuevas de los demás personajes, lo que cambió fue el material: ahora ya no eran figuras de plástico articuladas, ahora eran mini estatuas, con las proporciones iguales que las figuras, con accesorios, pero sin movimientos. Son de NECA algunas de las mejores esculturas de MOTU que se hicieron, también cortesía de los Four Hoursemen.

Terminamos este repaso hablando de las nuevas figuras, las denominadas “Masters of the Universe Classic”, de nuevo realizadas por Mattel. En el año 2008 recuperaron los derechos de los personajes y se pusieron manos a la obra para ofrecer una nueva línea de juguetes, esta vez orientados únicamente a los coleccionistas adultos. Los Four Hoursemen serían de nuevo los encargados de dotar de vida a He-Man y los suyos, aunque la idea era crear unas nuevas figuras siguiendo la línea clásica, pero con el estilo y las calidades más modernas. Los resultados fueron increíbles, crearon unos muñecos de similares características y proporciones que las Marvel Legends pero manteniendo todo el estilo de los primeros Masters del Universo (alejándose, de momento, de las Nuevas Aventuras y de la estética del 200x).

La novedad más característica es su sistema de producción, promoción y venta. Los MOTUC se compran, únicamente, en Matty Collector. Cada mes los de Mattel sacan un nuevo personaje (a veces dos) y vuelven a poner en venta otro de los personajes vendidos en meses anteriores (de momento van de año en año). He-Man, como ejemplo, salió a la venta en diciembre de 2008 en su primera versión y en noviembre de 2009 la reedición.

Salen a la venta los días 15 de cada mes y suelen abrir la tienda online sobre las 18:30 horas y las 19:00 horas y están en venta hasta que se termina el stock que hayan hecho. Las gentes esperan con ansia y suelen durar en función del personaje. Se paga con tarjeta de crédito (sólo venden a los mayores de 18 años). Su precio son 20$ y 9$ de gastos de envío y luego tardan entre mes y mes y medio en llegarte. Eso sí, la presentación del paquete es impresionante, protegido, con una caja de coleccionista blanca que protege el blister… Se puede uno suscribir, paga por adelantado y recibe cada mes la figura que ponen a la venta. Verdaderamente son figuras de alta categoría, muy recomendadas para los coleccionistas y fans de He-Man. Quizá pronto veamos una nueva serie de dibujos animados… de momento nos tenemos que conformar con revisar y recordar las series clásicas.

Con moraleja al final

Supongo que no lo habréis olvidado: cada capítulo de He-Man y los Masters del Universo terminaba con un consejo. Después de ver la aventura del día, después de que He-Man diera una lección a Skeletor sobre los usos y los abusos de poder, nos tocaba el momento de aprender a nosotros, los jóvenes espectadores. He-Man (o en su caso Duncan, Teela y Orko) miraban fijamente a la “cámara” y nos decían la moraleja del capítulo en cuestión. Era divertido o al menos, curioso.

Me gustaría comenzar este apartado aconsejándoos que os hagáis con los packs de Dvds de los capítulos de Filmation. Thunder Media sacó hace un par de años cuatro packs que contenían las temporadas completas de la mítica serie original. El diseño era excelente. Cada una de las temporadas estaba presentada en un elegante digipack, con merchandising original (incluía unas tarjetas de coleccionista con las versiones de los personajes principales dibujadas por grandes profesionales del medio). Si juntabas las cuatro temporadas, formabas un dibujo (con el lomo de cada una de ellas) en el que se veía el Castillo de Grayskull y la Montaña de la Serpiente. Como curiosidad, cada temporada incluía, como extras, el audio español de algunos capítulos (originariamente en España vimos la serie con audio latino).

Las tarjetas del primer dvd están dibujadas por Alex Ross y Bill Sienkiewicz; las del segundo, por Gilbert Hernández y Earl Norem; las del tercero, por Emiliano Santalucia y Frank Cho, y me temo que el cuarto pack de Dvds aún no está en mi poder, así que no puedo deciros quiénes dibujan las tarjetas (si alguien lo tiene, le agradecería que nos lo dijera en los comentarios).

Posteriormente Thunder Media también ha ido sacando a la venta otras series de Filmation como Las Cazafantasmas (los del mono, no los de las películas), She-Ra… Desafortunadamente, parece que esta empresa ha quebrado, por lo tanto muchas de estas series no se completarán a medio plazo. Una lástima, sin duda.

Las aventuras de los Masters en Eternia solían tener una estructura similar: Skeletor preparaba un maléfico plan que consistía en la creación de una nueva criatura o en la búsqueda de un objeto de poder y atacaba. Casi siempre, esos ataques tenían como objetivo Grayskull ya que lo que más ansiaba era la espada del poder. Los Masters, por su parte, le hacían frente liderados por He-Man (el príncipe Adam, que en el momento oportuno alzaba su espada y recitaba las palabras mágicas, ya sabéis). En ocasiones, los protagonistas viajaban a alguna zona nueva de Eternia y nos presentaban algunos pueblos o personajes nuevos (supongo que con la idea de comercializarlos más adelante, aunque muchos no se llegaron a ver en muñeco).

Las Nuevas Aventuras de He-Man pretendían ser una continuación de la serie clásica, aunque en esta ocasión Filmation no tuvo nada que ver ni en el desarrollo ni en el diseño, fue producida, en cambio, por Jetlag Productions. Se vio por primera vez en Estados Unidos entre los años 1990 y 1991, con la idea, también, de promocionar la nueva línea de figuras. La historia era la siguiente: He-Man recibe la llamada desde un mundo futuro, Primus, necesitan su ayuda para que les defienda de los mutantes del planeta Denebria. El problema se acrecienta cuando su archirival, Skeletor, se sigue por el espacio y el tiempo y se alía con esos nuevos villanos. Entonces He-Man debe crear un nuevo grupo de jóvenes guardianes de la galaxia, un grupo de nuevos Masters del Universo para enfrentarse al mal. Se trataba de una serie donde el componente espacial y de ciencia ficción era mayor que en su predecesora. Si en la original primaban las batallas y la fantasía épica, aquí había naves espaciales, láseres y grandes confrontaciones. La serie consta de dos temporadas que aún no se han editado en Dvd en nuestro país. Adam, en esta serie, al levantar la espada decía: “¡Por el poder de Eternia!”, en lugar del grito clásico.

En el año 2002 vuelven a la televisión las aventuras de He-Man. Esta vez no se trata de una continuación, sino de un remake en el más puro significado de la palabra, producida por Mike Young Productions. Intentaban una jugada doble: por un lado reclamar a todos aquellos aficionados y coleccionistas y, a la vez, captar nuevos públicos. La actualización del diseño de los personajes fue todo un acierto. Además, las tramas eran más redondas, habían eliminado aquellas moralejas finales y cada capítulo se centraba en la historia, aunque no se olvidaban de la acción. La historia de la clásica lucha entre He-Man y Skeletor toma un matiz mucho más continuado, haciendo siempre alusión a los capítulos anteriores y, también, refiriéndose a lo que pasará en capítulos posteriores.

La nueva serie se divide en dos partes muy marcadas. En la primera parte, Skeletor intenta hacerse con el poder del Castillo de Grayskull; vamos, lo de siempre, aunque en esta ocasión nos explican el origen del señor de la destrucción y de otros muchos personajes en el trayecto. En la segunda, aparece el ejército de Hombres Serpientes al mando de King Hiss. Es una serie que pretende atar cabos y cerrar todas las historias sueltas que durante años habíamos visto y leído. Nos explican de dónde proviene el poder de la espada, nos cuentan la historia del Castillo de Grayskull y de la Montaña de la Serpiente y, por fin, hacen que el cambio entre Adam y He-Man sea creíble (ya no son físicamente iguales).

Tras 39 capítulos la serie fue cancelada. Si nos hubieran “regalado” una tercera parte, de seguro hubiéramos visto las nuevas versiones de la Horda del Terror… pero bueno, debemos conformarnos con lo que tenemos: una gran serie que continúa con el legado de la clásica y que complementa el universo de los Masters a la perfección. Os la recomiendo encarecidamente.

Cuando llegaron a la Tierra

“El planeta Eternia, a incontables años luz de la Tierra, está en ruinas. La Guerra, rabiosa de otra parte durante siglos, ha terminado. El diabólico Skeletor y sus fuerzas ostentan el control de aquel mundo… y algunos han huido para combatirlos”, así comienza el cómic que adapta la película de He-Man y los Masters del Universo. En el cómic, al igual que en la pantalla grande, la historia comienza con el fin de la guerra y una Eternia sumida en el caos causado por Skeletor.

En 1987 se estrenaba en cines la primera película basada en los juguetes de Mattel. Se tituló, simplemente, Masters del Universo. “Una batalla de las estrellas, llega ahora a… ¡La Tierra!”, así la anunciaban ya desde su mismo póster y es que las aventuras de He-Man y compañía se trasladaban ahora a nuestro planeta: “Eternia es un planeta del futuro devastado por la guerra; está gobernado por el perverso Skeletor, que ha capturado a Sorceress, la hechicera del castillo de Grayskull. He-Man y sus amigos deben viajar a la Tierra del siglo XX para rescatar una llave cósmica que está en manos de unos jóvenes que creen que es un instrumento musical. Esta llave es necesaria para derrotar a Skeletor y está en manos de los terrícolas…”.

Gary Goddard dirigía este producto de marcada serie B que contaba con un casting de actores repleto de caras conocidas. El rubio y musculado Dolph Lundgren (uno de los habituales de la serie B de mamporros y disparos) se ponía en la piel de He-Man; Frank Langella lucía la calavera del famoso villano Skeletor; Meg Foster se trasformaba en la perversa Evil-Lyn; Jon Cypher se embutía en la armadura de Man-At-Arms, mientras que el papel de Teela recaía en Chelsea Field. También reconocemos entre los protagonistas a una joven Courtney Cox, antes de que se hiciera famosa por su papel de Mónica en Friends.

La película estaba realizada con cariño y con cierto conocimiento sobre los personajes. No podemos considerarla una adaptación fallida, aunque es cierto que se podría haber hecho mejor. Luce unos efectos especiales bastante buenos para la época y la historia de fondo es original, en lugar de narrarnos una aventura completa en Eternia, nos traslada a algunos personajes a la Tierra y plantea el problema de tener que volver a casa. Posiblemente, el guión se viera limitado por el presupuesto, crear un planeta extraterrestre hubiera sido más caro que ubicar los escenarios en la Tierra.

Los personajes que aparecen son los más conocidos, del lado de los buenos tenemos a He-Man, Duncan y Teela, sólo nos falta Orko, que debido a la dificultad de su adaptación prefirieron cambiarlo. En su lugar encontramos a Gwildor, el maestro de las llaves, en un papel muy similar al que el pequeño mago tenía en la serie de dibujos. Del bando de la oscuridad tenemos a Skeletor, Evil-Lyn y Beast-man, y un par de interesantes incorporaciones: Saurod, Blade y Karg (unos peculiares mercenarios que pronto vieron su versión en juguete, bueno, todos menos Karg).

Los fans de la He-Man reconocemos a los personajes, reconocemos detalles y esperamos ansiosos, cada vez que vemos la película, a que el héroe pronuncie las palabras mágicas (ya sabéis a cuáles me refiero). Aunque en el filme no se incluye ninguna referencia a la dualidad de la personalidad de He-Man. Hasta hace poco no existía en España una edición de la película en Dvd. Ahora tenemos una edición sencilla, de un solo disco, editada por IDA Films.

En los mentideros de Hollywood lleva tiempo hablándose de una nueva adaptación cinematográfica. Parecía que los encargados de llevar a buen puerto el proyecto serían Warner Bros y Silver Pictures, tenían hasta director: John Stevenson (Kung Fu Panda) y su título provisional era Grayskull. Querían estrenarla para el año próximo 2011, aunque parece que la producción se paralizó y aún no hay visos de que se haga al final. Esperaremos y estaremos atentos a las informaciones que vayan surgiendo. De momento, siempre podemos leer (o releer) los cómics de la franquicia.

Espadas en viñetas: minicómics y cómics

Como no podía ser de otra forma, el producto cultural en el que, poco a poco, se había transformado la idea que comenzó como línea de juguetes, dio el salto a otro gran medio: el cómic.

Acompañando cada una de las figuras venía un tebeo de pequeño formato (también conocidos como “minicómics”) en los que el personaje en cuestión vivía alguna aventura en Eternia. Durante 1982 y 1983 se le encargó a DC Cómics la realización de estos tebeos. Después, fue la propia Mattel la encargada de hacer estos pequeños cómics. Mark Texeira fue el encargado de dibujar la etapa de DC, mientras que en los de Mattel el dibujante fue Bruce Timm, que por aquel entonces comenzaba a labrarse un nombre en la industria.

DC realizó cinco cómics sobre el personaje, una miniserie de tres números (“To Tempt the Gods”; “The Key to Castle Grayskull”; “Whitin the walls… Armageddon”), y los dos encuentros entre He-Man y Superman.

Que dos pesos pesados como ellos se enfrentaran en una colección de tebeos era algo inesperado y curioso. Fue publicado en 1982 y se titulo “From Eternia with Death!” (haciendo alusión al conocido título de James Bond). La historia era simple: Superman es traído desde otra dimensión mediante las artes oscuras de Skeletor. El villano le maneja a su antojo gracias a la magia, le engaña y le hace enfrentarse con el mísmisimo He-Man. Después de muchos mamporros y de medir sus fuerzas Superman sale del embrujo y juntos truncan los planes de Skeletor. Si podéis leerlo, hacedlo, como curiosidad merece mucho la pena, muy en la línea de los enfrentamientos entre Superman y Spider-Man, Hulk vs Batman…

Las historias que se cuentan en los minicómics de Mattel son ligeramente diferentes a los orígenes de los personajes tal y como aparecieron en la serie, aunque de eso ya os hablé largo y tendido la semana pasada.

Desde Mattel decidieron también permitir que Marvel sacara una serie limitada de 13 números. Lo hicieron desde la sello Star y también realizaron una adaptación de la película (que casualmente es uno de los tebeos sobre los Masters del Universo que yo leí en mi infancia y aún hoy conservo). La adaptación era fiel, aunque algo libre. Mantenía el argumento general de la película, pero la estética de los personajes era la de los dibujos animados y las figuras de acción. Ralph Macchio fue el encargado del guión, mientras que los dibujos los hizo George Tuska, entintados por Art Nichols y coloreados por Evelyn Stein.

En España fue Ediciones Zinco la que nos trajo los cómics de los Masters del Universo. Tanto en grapa como en los “retapados”, pudimos disfrutar de la serie de Marvel. La edición era similar a la de otros cómics de la editorial y de la época. Además, solían incluir también publicidad de las novedades del catálogo de los juguetes.

La editorial MVCreations publicó algunos tebeos sobre la nueva serie, la de 2002, de los Masters del Universo. Lamentablemente el éxito no les acompañó y la línea editorial fue cancelada cuando parecía que comenzaba a coger el ritmo adecuado.

Hay quien dice que la idea original de He-Man proviene de un cómic de los años 50. Os dejo un artículo de un blog de un coleccionista de figuras de acción en el que se habla de ello. “¿He-Man es original de los años 50?”

En este artículo se menciona un libro que, desde el punto de vista editorial, se debe citar. Se trata de un librito que se publicó en el año 2005 titulado “Mastering the Universe”. Roger Sweet y David Wecker escribieron esta obra que pretende ser un estudio sobre el auge y la caída de una idea que valía un billón de dólares.

Si queréis saber más acerca de He-Man, Skeletor, Orko, Teela, Beast-Man, Fisto, Saurod, Man-At-Arms o el resto de los Masters del Universo y sus enemigos, os recomiendo que visitéis Heman.org, uno de los sitios más fiables sobre el tema, y eternia.nuevadominion.com, posiblemente el mejor site en castellano (sus foros tienen material buenísimo)

Cuando unos personajes consiguen formar parte del imaginario colectivo nos acordamos de ellos en multitud de ocasiones; nos vienen a la memoria alguna de sus frases, puede que varios nombres de sus aliados o enemigos o incluso su melodía (si es que tenían una característica). Si yo vuelvo a recitaros: “¡Por el poder de Grayskull!”; muchos de vosotros (por no decir la mayoría) volveréis a responder, casi al unísono, “¡Yo tengo el poder!”

Desde luego, aún hoy, veintinueve años después de su creación, e independientemente de cuál de sus versiones prefiramos, Él sigue teniendo el poder.

Nos leemos.

26 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Pastor
28 enero, 2010 8:49

Lo mires como lo mires la conclusión es HE-MAN MOLA.

Ju
Ju
Lector
28 enero, 2010 9:26

Creo que <b>Zinco</b< publicó primero números de la serie <b>DC</b> como complemento de <b>Atari Force</b> y en su propia colección cómics alemanes, para luego publicar los de <b>Marvel</b>.

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
28 enero, 2010 9:50

Yo tengo el he-man de la espada de luz, en un estado deplorable eso si. Y de la peli tengo a Saurod y wildor, bueno, tenia, se lo «done» a un amigo para su coleccion.

Alfeizar
Alfeizar
28 enero, 2010 10:37

Currao, currao

Fletcher
Lector
28 enero, 2010 11:26

El otro día te dí la enhorabuena, hoy te doy las gracias… aparte de rememorar lo que para mí fue una de las etapas más felices de mí niñez, ahora me das ideas para poder revivirlos, figuras y series… aunque no se que dirá mi mujer… pero una figura cae, eso seguro!!!

Fletcher!!

José Torralba
28 enero, 2010 11:28

¡¡¡Pedazo de artículo!!! Es todo lo que quería que fuese un artículo sobre los Masters y más.

Felicidades, Diego.

John Space
John Space
28 enero, 2010 11:42

Jiii-man, Jiii-man, tata, tataaa… Ya sólo os falta hablar de las copias baratas, como aquellas que tenían en mi quiosco favorito cuando niño: Ziman, Bestial Man…

el humano promedio
el humano promedio
Lector
28 enero, 2010 17:56

coincido… aunque hace mil años que no lo extraño… pero HE-MAN mola!

Grijaldo
Grijaldo
Lector
28 enero, 2010 20:09

Muy bueno el articulo si señor,quer recuerdos!!

Y lo que no sabia era lo de las ilustraciones de Alex Ross,Frank Cho y compañia,no podriais poner un enlace o algo para verlas?

gallito_ingles
gallito_ingles
28 enero, 2010 22:19

Pedazo de articulo ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Yo tenia un He-man a tamaño grande (casi 40 cms) muy bien hecho, lastima que no lo conservara, podria tener un buen dinerillo ahi xD

La voz de He-Man, si no me equivoco, la doblaba un actor chaparrito mexicano

WWfan!
WWfan!
28 enero, 2010 22:41

Dan Breneton y Mike McKone son los autores de las tarjetas el cuarto pack.

Jesus
Jesus
28 enero, 2010 23:33

Diego existe una version extraña de heman la cual me parece que no conoce y de hecho lo raro seria que la conociera.
En Mexico heman era exclusivo de la empresa televisa asi que al poseer  los derechos de comercializacion en nuestro pais realizaron un proyecto raro y no muy bien acabado, un especial de tv para navidad y de colmo musical.
Aprovechando sets en desuso, un parque de atracciones y la utileria que quedo en estudio chapultepec de la cinta dune se realizo un especial de tv con actores infantiles y juveniles que en aquellos años solo habian protagonizado telenovelas.
El proyecto fue un bodrio al menos consuela que  su version filmica sea mil veces mejor a lo que en su momento hizo televisa y al menos como curiosidad valia la pena señalar pero lo dicho si no muchos lo recuerdan sera por algo, hay cosas tan ridiculas que el olvido es la unica forma de conservar la cordura.

Ozoneslayer
Ozoneslayer
28 enero, 2010 23:39

Excelente artículo, yo heredé las figuras despedazadas y sin nariz de mi hermano…sin embargo me gustó más la serie de masters of the universe 200x y del mismo modo las figuras de esta serie

Medorio
Medorio
29 enero, 2010 4:42

Insisto en que He-Man es hijo bastardo de Thundarr el barbaro

Jesus
Jesus
29 enero, 2010 23:36

Diego pues yo mismo e buscado y no localise nada, tan solo me quedan  los recuerdos un tanto nublados por el tiempo y es que hay otro problema en mexico los sitemas de grabacion magnetica domesticos no aparecieron si no mucho despues que en otros paises a ello añadirle que los primeros no eran precisamente economicos, asi que quizas encontrar alguna grabacion de aquella epoca sea muy dificil.
Pero total el que busca encuentra ahora que por lo que les comentaba quizas el olvido no sea del todo malo por que me consta que aquella produccion era de pena ajena mas propio de serie z.

Aguirre
Aguirre
30 enero, 2010 14:21

Hace un par de años me leí los tomos de Concrete (de Norma me parece q son) y en uno de ellos habla de la particìpación del susodicho en una peli sospechosamente parecida a la de He-Man, y creo q en la introducción se comenta q Paul Chadwick (escribo el apellido de memoria, ruego perdonen posible cagada) participó en ella y q es una especie de relato autobiográfico.  

Lord Deu
Lord Deu
30 enero, 2010 14:57

Vengo a comerme las palabras que postee en la primera parte de esta nota….
Soberbia reseña, -y me explico ahora por que sigo volviendo a ZN ademas….-

Lord Deu
Lord Deu
30 enero, 2010 15:04

Un detalle que debiste agregar en la info de la pelicula de He-man es que conto con los rediseños de Moebius.

JAVIE
JAVIE
Lector
30 enero, 2010 17:46

Impresionante y exquisito articulo como siempre!! asi da gusto levantarte un sabado , por mucha resaca que tenga, ya lo comente en el primer articulo lo fans que era y soy de estos personajes asi que nada mas que decir, muchas gracias por este curraso que tas pegado y que tanto agradecemos.

Grijaldo
Grijaldo
Lector
1 febrero, 2010 18:49

Gracias por el enlace de las tarjetas Diego,hay algunas que estan geniales,aunque me falta por ver la de Frank Cho,a ver si la encuentro por ahí.

Figurasdeaccion
10 febrero, 2010 17:42

Mis más sinceras felicitaciones por los artículos de MotU, están excelentes de verdad. Es uno de los mejores compendios de toda la historia de MotU que he leído. Espero que sigas adelante así con todas las demás series ochenteras!

Además, muchas gracias por citar en un par de ocasiones mi blog http://figurasdeaccion.blogspot.com/ , pocas personas tienen ese detalle y simplemente copian y pegan sin más. Te invito a que te pasees por allí para veas y leas sobre muchas cosas que seguro te van a interesar!

Un gran saludo y cuentas con un nuevo lector fiel!
Juan Carlos

Juan
Juan
19 febrero, 2010 17:00

Muchas gracias por este texto
Disfrute mucho al leerlo