Uncanny X-Force (III): Mariposa Mental, Jeph Loeb y la llegada de Onslaught

Por
23
737

Los grupos de operaciones encubiertas en los comics de superheroes es ya una larga tradición desde tiempos de Nick Furia, Agente de SHIELD o el Escuadrón Suicida. No en vano, la Patrulla-X ya tenía mucho de paramilitar. Durante los últimos años este tema ha prosperado gracias a colecciones como Thunderbolts, Guerreros Secretos, Ultimate Avengers o los Vengadores Secretos. Dentro de estas historias podemos encontrar diferentes tipos de variantes, desde los que operan bajo el radar simplemente por el alcance de sus misiones, hasta las que lo hacen para poder actuar con total impunidad. Las hay que tienden más hacia las historias de espionaje, otras que se mueven en parámetros militares o las que no se desligan ni un milimetro del comic de superhéroes.

En el caso de la colección que nos ocupa, ese ha sido el leit motiv por el que se ha movido en la mayoría de sus encarnaciones. Un leit motiv que para muchos, debería haber sido el que acompañara a la Patrulla-X desde sus inicios y que en X-Force ha pasado por diferentes filtros hasta llegar al escuadrón de la muerte que son en la actualidad. Si a principios de los noventa fue la parafernalia militar al más puro estilo Comediante y cinco años más tarde el spandex ceñido, desde entonces hemos podido ver al equipo con estilo urbano, cyberpunk o convertidos en pura garra. Ahora, Rick Remender y Opeña le aportan cierto estilo samurai western lleno de katanas, pistólas de diseño y un elenco repleto de personajes “fuera de la ley” marcados por su propio destino.

Si la serie superará a las andaduras anteriores o se quedará en el intento, es algo que comenzaremos a descubrir a partir del miércoles de esta semana.




MARIPOSA MENTAL

Nombre Código: Mariposa Mental, Psylocke, Lady Mandarín, Bruja Mental

Nombre Civil: Elizabeth Gloriana “Betsy” Braddock

Lugar de Nacimiento: La Hacienda Braddock, Inglaterra

Grupos de Afiliación: La Patrulla X. Es además miembro del Club Fuego Infernal londinense, derecho familiar heredado.

Relativos: Su único pariente con vida es su hermano mellizo Brian Braddock y su cuñada Meggan. Ha estado sentimentalmente unida a Ángel, Thunderbird o Dientes de Sable (el de la Era de Apocalipsis) además de haber hecho el intento con Cíclope. Tiene una buena amistad con los X-Men Lobezno, Tormenta, Kaos y Coloso o con miembros de nuevas generaciones como Cifra o X-23.

Historial de Servicios: Menor de las hijas de sir James Braddock, comenzaría a trabajar como piloto de vuelos charter mientras iniciaba su carrera como modelo y se codeaba con las figuras más importantes del Reino Unido en las fiestas de sociedad en el Club Fuego Infernal. Sus habilidades le harían ser reclutada por la división Psi de STRIKE, siendo de las pocas que escaparon con vida tras la crisis de Jim Jasper. Tras un truncado intento de seguir los pasos de su hermano como Capitán Britania, Betsy ingresaría en los X-Men llegando a liderar el equipo tras la desaparición de Tormenta (siendo la responsable de atravesar el Lugar Peligroso). Despertando en un nuevo cuerpo, sería captada por el cabecilla de La Mano Matsu’o Tsurayaba, quien la entregaría al Mandarín. Lobezno la rescataría, regresando junto a la Patrulla X, en la que quedaría vínculada a la misteriosa fuerza del Amanecer Carmesí. Tras su muerte regresaría convertida en un “acertijo” interdimensional como arma de su hermano contra el Primer Caído. Expulsada de nuestra realidad, se uniría a los Exiliados quedando atrapada en el Panochticon hasta ser rescatada por Madeline Pryor y Espiral. De vuelta a la Tierra, regresaría junto a los X-Men colaborando en varias misiones junto a ellos.

Perfil psicológico: Desde su entrada al mundo adulto, el daño ha asediado a Betsy Braddock de forma tan tenaz y atroz que podría decirse que lo ha perseguido inconscientemente. Si bien a menudo se habla de Jean Grey por su costumbre a regresar de la tumba, la británica parece estar afectada por un “Kenny McCormick” de libro. Atractiva, culta, capaz, aguerrida… una mujer 10 orgullosa a la que el destino ha convertido en un señuelo perfecto para psicopatas y monstruos de la peor calaña. Con todo lo que ha atravesado durante su vida es como si una entidad sádica y cruel le hubiera colgado contra su voluntad un cartel rezando “Hola, mi nombre es Betsy, ¿quieres hacerme daño?”.

Quedando en estado semi-catatónico tras presenciar la muerte de su novio Tom desde el interior de su mente, años más tarde se vería obligada a reducir a pulpa el cerebro de su hermano Brian cuando este intentara violarla (luego descubriría que se trataba de un doble malvado de una dimensión nazi, pero antes no sabía nada de esto). Si este episodio no era suficientemente traumático, sus inicios como superheroina fueron una auténtica catástrofe perdiendo ambos ojos a manos de Slymaster. Apenas unos meses más tarde, Mojo la convertiría en un juguete para sus diversión retorciendo su cuerpo hasta límites insospechados. Y es que ni en los X-Men se vio libre de tal cadena de calamidades y, junto a ellos, ha sido despojada de su cuerpo físico y su voluntad, destripada por Dientes de Sable, ensartada hasta la muerte por Vargas, ver su “cadáver” mancillado o padecer como su hermano Jamie alteraba la misma esencia de su ser convirtiéndola en una herramienta para sus propios planes.

Un ciclo de atrocidades que ha padecido una y otra vez, pero aunque sus agresores la toman por la muñequita de fantasía con la que satisfacer sus más sádicas fantasías, la telepata esta forrada por una entereza inquebrantable que le hace levantarse, de forma práctimante refleja cada vez que alguien la tumba. Betsy no se siente cómoda con ser una víctima y pocas veces la vereis asumir dicho rol o lamentarse por su dolor. Es una luchadora nata que, más allá de por su mutación, se define por su capacidad para reinventarse a si misma como reemergiendo de la moribunda crisálida de su cuerpo transformada una hermosa y letal mariposa cada vez que su vida se acerca al límite. Atractiva piloto británica de melena rubia, supermodelo de cabellos lila, sofisticado “juguete” manufacturado por el Mojoverso, ninja asiática, guerrera del Alba Carmesí, encrucijada multidimensional… Betsy ha sido tantas cosas que hasta cuesta llevar la cuenta. Y esta es precisamente la cuestión, pues en la actualidad, es incapaz de encontrar relación entre la persona que era y la que es ahora sintiéndose como si durante su vida le hubieran arrebatado todo lo que le hacía ser ella misma. Es por eso que Betsy asume ahora una actitud más agresiva contra todo el que quiera hacerle daño de forma directa o mediante sus seres queridos. Y ya pueden estar seguros de que no volverán a derribarla. O al menos, hasta el próximo ciclo…

Cualidades: Bendecida con habilidades telepáticas al nacimiento, Mariposa Mental es capaz de leer, alterar y controlar cualquier mente en un amplio radio de alcance. Combinado con su preparación física, su insuperable dominio de la espada y sus cuchillos psíquicos hacen de Betsy una contrincante implacable en el combate cuerpo a cuerpo. Culta, refinada y con lazos con la aristocracia británica, posee además aptitudes útiles de cara a las operaciones como sus habilidades como piloto.

Antecedentes Básicos:

Capitán Britania de Alan Davis y James Delano

Nuevos Mutantes Anual #2 “Wildways”

Uncanny X-Men #256-258

Uncanny X-Men #508-511: “Sisterhood”

Psylocke: “Matar a Matsuo”

X-Men: Second Coming

Posibles Paraderos: Uncanny X-Force, Uncanny X-Men



ETAPA JEPH LOEB

Año 1995. Tras la conclusión de la Era de Apocalipsis, aires de cambio llegaban a la línea mutante. Scott Lobdell se convertía en jefe de pista absoluto a cargo de Uncanny, X-Men y Generación-X. Un tal Warren Ellis aterrizaba en Excalibur y el estilo “imaginero” comenzaba a ceder ante una nueva ola de expresivos artistas como Joe Madureira, Chris Bachalo o Jeff Matsuda. El amerimanga se convertía en el nuevo estilo de moda y, desde DC, llegaba el guionista de Comando y De Pelo en Pecho, quien venía de de firmar la aclamada Los Investigadores de lo Desconocido ¡Deben Morir!. Hablamos, como no, de Jeph Loeb, quien tomaba los mandos de la colección trayendo junto a él al dibujante que más calado ha dejado sobre la colección aparte de Liefeld, Adam Pollina.

Con la polémica de la salida de Nicieza todavía en el ambiente, Loeb situaría el primer número de su etapa dos semanas después del último antes de la Era de Apocalipsis ignorando por completo la historia pendiente que había dejado su antecesor. De vuelta al Instituto Xavier, X-Force se convertía en una especie de filial de los X-Men tutelada por Cable. El tono barroco y agresivo de principios de los 90 dejaba paso a unos nuevos uniformes dinámicos y estilizados en concordancia con el nuevo enfoque de la colección. Con la promoción de Bala de Cañón a la Patrulla-X y el abandono de Rictor, el equipo quedaba reducido a Dominó, Mancha Solar, Sendero de Guerra, Estrella Rota, Siryn, Caliban y Tabitha Smith además del ya citado Hijo de Askani (cuya colección guionizaba Loeb paralelamente).

Si durante la etapa de Nicieza la serie se había visto arrastrada por una vorágine de crossovers, la etapa de Jeph Loeb fue otro más de los pilares que constituyeron la macrohistoria mutante que entre 1995 y 96 deconstruyó el Universo Marvel. Hablamos de la Saga Onslaught, la historia arraigada en Atracciones Fatales y que, inspirada en un guión de Grant Morrison y Mark Millar, despojaría al Universo Marvel de todo lo que no fueran mutantes o Spider-Man.

Continuando la labor de humanización desarrollada por Nicieza, Loeb se centró en las relaciones de los personajes intercalando alguna pelea de por medio. Desmarcándose de los elementos comunes de sus predecesores, la mayoría de las tramas consistían en lo que podríamos denominar “obligaciones editoriales” que Loeb empleaba en propio beneficio. Así por ejemplo, los enfrentamientos del grupo contra Mímico o Mole formaban parte de la trama de la inminente macrosaga, mientras que su primera saga mantenía como tema de fondo las consecuencias de la presencia de un lobotomizado Dientes de Sable (un subargumento compartido por la mayoría de los títulos de la época) en los componentes del equipo. Como antiguo Morlock, Caliban -el flamante fichaje de su etapa- tendría problemas para tolerar que el psicópata estuviera acogido entre las mismas paredes que ellos, pero su aportación más interesante al respecto fue sin duda la perturbadora relación entablada entre Tabitha y un Creed que aparentaba haberse convertido en un dientes de sable con uñas de trapo. Aquella historia le permitiría desarrollar la personalida de Tab, quien asumí la identidad de Meltdown con una actitud más agresiva, explorando además su relación con su padre.

Usando a Cable como catalizador, Loeb exploraría el alcance de los poderes de Mancha Solar (dotándole de unas habilidades de vuelo que nadie parece recordar…) así como el potencial no explotado de Sendero de Guerra. Sin embargo, su aportación más atrevida la realizaría con Estrella Rota, quien hasta el momento se había presentado como un guerrero nato para el que los sentimientos eran algo extraño. Loeb se atrevió abrirle al mundo de las emociones siendo el primero en sugerir la intensa “amistad” entre este y Rictor, tema recientemente recuperado por Peter David en X-Factor.

Sin embargo, no estaría tan lúcido a la hora de enrevesar el pasado del personaje. Aunque la trama del siniestro Instituto Psiquiátrico Weissman dejó algunos delirantes momentos de interacción entre Siryn y Masacre, la intromisión de la trama de Benjamín Russell con el Amo de Juegos y el Mojoverso de por medio fue más innecesaria que otra cosa.

Rescatando a personajes del olvido y erradicando a otros, Loeb fue responsable de traer a Sebastián Shaw de entre los muertos como de eliminar a los Externos definitivamente. Mientras que el primero regresaba junto a Lady Tessa para enviar a Holocausto contra X-Force, los centenarios mutantes creados por Liefeld sucumbían ante el Virus Legado y Selene. Durante un tiempo llegó a rumorearse que esto fue para evitar que los creadores de Los Inmortales (The Highlanders) los demandasen, pero según el editor Mark Powers todo fue cosa de Loeb.

Mucho más colorista que las de Liefeld y Nicieza, durante la andadura de Loeb el grupo pasó de enfrentarse a histriónicos villanos con armaduras que desafiaban el sentido común a vérselas contra personajes como el Hombre Imposible. Tras una trama inconclusa en la que un misterioso hombre entre las sombras enviaba a Riesgo (una suerte de reverso latino de Tabitha Smith que hacía implotar las cosas en lugar de explotar) a incordiar a Sendero de Guerra y el enfrentamiento del grupo contra Mister Siniestro durante el clímax de la Saga Onslaught, Loeb terminaría su etapa junto al por entonces popular Kevin Lau en la ya citada saga de Estrella Rota.

Aumentando las ventas con respecto a su predecesor, la etapa Loeb tuvo una buena acogida entre el fandom en general. Tras su marcha, John Dokes realizaría un número autoconclusivo antes de que en la serie aterrizase el guionista que durante más tiempo ha ostentado el control sobre la misma.



23 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Luis Javier Capote Pérez
Autor
3 octubre, 2010 20:24

Greg Capullo, Adam Pollina. Solamente falta Mark Pajarillo.

Gaeta
Gaeta
3 octubre, 2010 21:40

Una recomendación de corazón es que cambies de una vez lo de “Relativos”, porque no tiene ningún sentido y hace que te plantees si seguir leyendo el artículo, si tiene que estar plagado de malas traducciones como esa.

jorgenexo
jorgenexo
3 octubre, 2010 22:04

Bueno, si te cambiamos a tí la “a” de tu apellido por una “i”, nos reímos todos, majo.
Me encantaban los números dibujados por Pollina, por cierto.

Ricky
Ricky
3 octubre, 2010 23:10

Una pregunta:
¿Cuál fue la aportación de Millar y Morrison en la gestación de la saga de Onslaught?

billyboy
billyboy
Lector
3 octubre, 2010 23:10

Hecho de menos a la Betsy antigua,la que era britanica y bastante buena persona,asta los mismos de la ninja mata personas y con muy mala uva que por muy buenorra que la dibujase Jim Lee en su dia ya cansa,quiero ver mas personajes con ese aire de gratitud que tenia Betsy.

Kubik
Kubik
3 octubre, 2010 23:27

Pero Daniel, el guionista que continuó las tramas inconclusas de Nicieza no fue Loeb, fue John Francis Moore. Pollina dibujaba.

silfredo
silfredo
3 octubre, 2010 23:28

El problema de la etapa de Loeb fue que comenzo con mal pie, ya que dejo el argumento de fuego reinante (mancha solar) solo con su conclusion pero sin explicar lo mas minimo que paso y como cable hizo para limpiar a mancha solar, el dibujo de Pollina era bueno pero comparado con el dibujo de Capullo (vaya apellidos se gastaban los dibujantes de la serie) y Daniel (que junto con Capullo se habian marchado a dibujar Spawn). Los argumentos de esa epoca en la linea de Loeb mucho golpe de efecto pero guion pobre, lo unico que salvo un poco a Loeb es que tuvo un año sin crossovers (en año y medio xforce no solo tuvo que empatar tres crossovers mutantes, tambien empato el de los nuevos guerreros)

Kubik
Kubik
3 octubre, 2010 23:30

¿Millar y Morrison????? ¿eso es una coña? Aún les faltaban un porrón de años para poner un pie en Marvel…

Ocioso
Ocioso
Lector
3 octubre, 2010 23:42

jorgenexo ha comentado: Bueno, si te cambiamos a tí la “a” de tu apellido por una “i”, nos reímos todos, majo.
Pues yo he estado jugando al Cifras y letras con tu nombre y no me sale nada gracioso. Negro o exógeno, pero no puedo utilizarlas todas. Bueno, también sale gorjeo, que es una palabra muy simpática.
 
Nunca entendí por que Claremont convirtió a una inglesita en una china ninja. ¿Por qué no creó un nuevo personaje y dejó a la Betsy de toda la vida como estaba? Fué algo así como “Lo chino está de moda. Lo chino vende. Lo chino mola. Voy a cambiar de raza a esta chiquilla porque sí, y le voy a poner un body para que enseñe el culo” Un auténtico despropósito.

Ocioso
Ocioso
Lector
3 octubre, 2010 23:47

Daniel Gavilán escribió: Culta y refinada, posee además otros atributos siempre útiles como sus habilidades como piloto.
La frase iba bien encaminada pero la estropeaste al final. O sea, estás hablando de los atributos de Mariposa Mental ¿y saltas con lo de sus habilidades como piloto? ¿Pero estamos tontos o qué?

gusgus
gusgus
Lector
4 octubre, 2010 4:27

Yo conoci a Psyloke directamente como ninja, y desde siempre me parecio un personaje mucho mas interesante que otras feminas a las que se les daba mas chapa, pero totalmente sosas.
Muy buenos los resumenes de las diferentes tapas, yo disfrute bastante la estapa post era de apocalispsis, es cierto no era el gran descubrimiento en guion, pero era entretenido

Paulus
Paulus
4 octubre, 2010 4:43

Leí que quien la convirtió en oriental fue Jim Lee, según parece sin avisar. Claremont se encontró con los dibujos hechos.

quitus
quitus
Lector
4 octubre, 2010 9:59

otro que hecha de menos a la Betsy original y sus colores rosados/lilas. la ninja nunca me ha terminado de convencer. en general me parece un personaje no muy bien aprovechado (su etapa ninja; su etapa de “mosquita muerta” resultaba bastante mas lograda). como molaba ese tebeyo en que Logan recordaba como Betsy hacía pasar a “media” patrulla “por el aro”. todo ello dibujado por un Silvestri en gracia. ays…

Serenity
Serenity
Lector
4 octubre, 2010 12:40

Yo me enganché a los X-men con Jim Lee y la división del equipo en azul-oro.
Mariposa siempre ha sido un personaje atractivo, aunque luego adquirí los comics anteriores y me gustaba la Betsy modosita, debo decir que ningun personaje femenino me ha gustado más que la Betsy asiatica-ninja. No solo por estar dibujada como una diosa. Era dura, racional, y sabia cooperar para que el equipo llegase a sus objetivos aunque otros sellevasen el mérito.
Me encantó el flirteo con Scott Summers. Un tira y afloja en que no sabías bien quien era el seducido y quien el seductor. El muy pringao rechazandola todo el tiempo y resistiendose para no engañar a Jean y luego se tira al puton de Frost.
Pienso que siempre ha sido un personaje muy bueno, al que han trillado mucho y cada autor ha usado como le ha dado la gana. una lástima, ojalá alguien la aprovechase bien.
Si este nuevo X-force la lleva bien empezaré a seguir la serie.
Saludos

Tony Tornado
4 octubre, 2010 13:30

“La Putralla X? ”
 
ein?

Darquez
Darquez
Lector
4 octubre, 2010 17:21

Un tira y afloja en que no sabías bien quien era el seducido y quien el seductor. El muy pringao rechazandola todo el tiempo y resistiendose para no engañar a Jean y luego se tira al puton de Frost.
Anda que no me reído ni na con el final.

Lord deu
Lord deu
4 octubre, 2010 19:31

¿En serio pueden leer “Mariposa Mental” y seguir insistiendo que las traducciones no pueden ser juzgadas por lo subjetivo de cada mercado.?
En todo los comentarios de los usuarios, solo hay una mencion a dicho nombre y todos optan por Betsy o algun sucedaneo.
 
 

Kubik
Kubik
4 octubre, 2010 20:45

Daniel, lo que digo es que todo lo que atribuyes a Loeb, esa etapa inmediatamente posterior a la era de Apocalipsis, no es suya, sino de John Francis Moore. Loeb entró después, no se exactamente cuándo, pero Moore estuvo al menos durante todo el año siguiente a la era de Apocalipsis. 

Kubik
Kubik
4 octubre, 2010 21:08

¡¡¡Madre mía, cómo engaña la memoria!!!!! Tienes razón, fue Loeb, John Francis Moore entró después.

luis r
luis r
5 octubre, 2010 2:07

Pues yo tambien conocì a Psylocke en la etapa de Jim Lee y desde ahi se convirtiò en uno de mis personajes femeninos favoritos, pero como siempre no la han sabido explotar como personaje despues de esa gran etapa -para mi- donde coincidieron jim Lee, Andy Kubert, Lobdell, etc.
 
Aunque ya mas tarde conoci su etapa Claremont, donde igualmente me encantò, sobre todo me ha gustado esa dualidad Psylocke/Kwanon, una idea muy interesante que dio para muchas historias entretenidas
 

Darquez
Darquez
Lector
5 octubre, 2010 12:13

A mi mariposa mental me gusta tanto la versión británica con armadura, como la asiática ninja pero la imagen que tengo del personaje está muy deteriorada con tanto salto de colección en colección xtreme, patrulla, x-men, exiliados…