Un equipo ganador

Aunque han pasado unos cuántos días desde la entrega de los Eisner, no queríamos dejar pasar la oportunidad de hablar un poco del dúo King/Gerads.

Por
4
2393

El verano es la estación del año que más se escapa entre las manos. Es un paréntesis en nuestra vida diaria. Todo se vuelve más pesado, el calor encadena las actividades diarias, la cantidad de negocios que cierran hacen que se paralicen muchas de tus rutinas. Las vacaciones te sacan de tu día a día para bien, aunque provocan muchas veces que algunas de tus agradables tareas se vean involuntariamente interrumpidas. Y este es uno de los motivos por los que, debo reconocer y pedir disculpas, este artículo se ha visto retrasado hasta hoy.

El pasado 20 de julio se publicó la lista de los ganadores de los Premios Eisner, coloquialmente conocidos como los Oscar de los cómics. Como pasa con todos los premios que reconocen el trabajo de un artista, hay quienes no les dan valor o simplemente no consideran que realmente distingan al mejor en cada campo. Opiniones hay para todos los gustos, no voy a entrar en eso. Pero, seamos sinceros, cuando los galardones más célebres de una industria premian a alguien dos veces será que está haciendo algo bien. Y eso es lo que llevan dos años haciendo Tom King y Mitch Gerads.

Este equipo creativo es una auténtica joya que DC Comics tiene el lujo de contar entre sus filas. Juntos han ganado este año tres Eisner: mejor guionista, mejor dibujante (ambos por segundo año consecutivo, aunque en 2018 King compartió el premio) y mejor serie limitada por Mister Miracle. Merecen que nos paremos a reflexionar sobre esta distinción. Obviamente, esta no es una opinión generalizada de ZN, sino una muy personal. Y personalmente pienso que Tom King es uno de los mejores guionistas del cómic americano, así como creo que Mitch Gerads es uno de los mejores dibujantes. Y juntos forman uno de los mejores equipos.

Tom King

King lleva años deslumbrando al público con sus obras. Desde que firmó La Visión, su único trabajo en Marvel Comics, no ha hecho sino seguir creando grandes historias. Lo hizo con Grayson, sacando partido a una premisa más que original: aventuras detectivescas de Dick Grayson sin ser Nightwing. Con Omega Men sorprendió a todos los lectores de DC con una serie que se convirtió en un título de culto durante su publicación, sin duda la mejor de la controvertida era DC You, cuyas cifras de ventas amenazaron su cancelación pero los propios fans reclamaron su continuación. Le dio una profundidad política a la causa de este equipo, sellando una space opera que merece ser releída numerosas veces. Y a la vez fue publicando Sheriff de Babilonia para el sello Vertigo, el thriller policíaco protagonizado por Christopher Henry, un personaje de su creación a través del cual focalizaba sus propias experiencias y conocimientos en suelo irakí durante sus días como agente de la CIA. Una historia difícil, para un nicho concreto de público, pero que dejaba claro su complejo talento narrativo.

Estos trabajos los publicó entre los años 2015-16. En agosto de 2016 salió a la venta su primer número de Batman. Y a partir de ahí su fama como escritor top no ha hecho más que crecer. No voy a ser tan hipócrita ni tan fanboy como para negar que es un autor con muchos detractores. Para muchos es excesivamente pomposo, moñas, cuesta conectar con sus personajes, se enreda en sus propias tramas o, simplemente, no es un buen guionista. No voy a intentar pelear contra ellos, ni mucho menos. Todos los grandes autores tienen un público al que llegan y uno al que no.

A mí me ha encantado siempre la facilidad con la que crea un retrato de cada personaje y se introduce en su mente, haciendo sentir al lector con la mayor verosimilitud posible los sentimientos de éstos. Leyendo Omega Men llegas a pensar en las tensiones reales entre los planetas del sistema de Vega y la Ciudadela, como si fuera un conflicto internacional que conoces a través de los telediarios. Y en Heroes en Crisis, el gran crossover que no ha dejado a nadie indiferente, es automática la manera que tiene de abrir la mente y el corazón de los personajes con las páginas de confesiones de cada número. Sentar a cada héroe en el santuario ha sido una delicia para quienes empatizan con los dolores, temores, preocupaciones e inquietudes de los protagonistas que tantas veces te han acompañado a través de las páginas de los cómics.

Toda esta construcción de cada yo que es capaz de hacer tiene su punto culminante en Mister Miracle. No voy a extenderme ahora en las bondades de esta serie, pues ya invertimos unas 15.000 palabras en un macro artículo escrito a doce manos el pasado mes de enero. Pero, para quienes aún no han leído la obra, quiero recomendarles que se dejen introducir en el mundo y llevar por el viaje al que somete al bueno de Scott Free, un personaje que estaba apartado de los grandes focos del Universo DC y que Tom King trae al primer plano, contando una historia que brilla al mezclar lo mundano con lo cósmico. Una guerra en casa y una en el universo. Y esa es la especialidad de este autor, que es capaz de combinar los superpoderes con los sentimientos más humanos que podemos tener cualquiera de nosotros. Además de saber dar giros argumentales que sorprenden, como hace en el especial de invierno de Swamp Thing, en ese viaje por el desierto helado de la criatura de los pantanos de Luisiana llevando a cuestas a un niño desconocido, huyendo de un misterioso mal. Una de las historias que más me sobrecogieron el año pasado. Aunque para sorpresas las del Batman #50, un quiebro que aún colea entre los lectores y que está próximo a cerrar, o no. Aunque yo tengo grabada en las retinas la exposición que Bruce Wayne hace en el número siguiente al de la no boda. En Batman #51 acude como miembro de un jurado popular para juzgar una agresión del Hombre Murciélago a Mr. Frío. Cuando todos los miembros van a decantarse en favor del héroe, él despliega una serie de razones que hacen dudar al más convencido. Todo un arte en el uso de las palabras.

Y este autor, que con sus virtudes y sus defectos no ha dejado de dar de qué hablar en los últimos tres años, desde que iniciara su andadura por las calles de Gotham, ha sido premiado por su trabajo junto a Mitch Gerads. Un dibujante lleno de expresionismos en cada viñeta, experto en el uso del 3×3, jugando con los lectores, narrando con solvencia, como si de un cinematógrafo se tratara cada página. Expresa sentimientos que saltan de cada página, llena de emoción cada momento y suenan los golpes que los personajes intercambian sin necesidad de onomatopeyas. No es un artista perfeccionista a lo Gary Frank ni Clay Mann, ni abusa de espectacularismos a lo Jim Lee y Romita Jr., ni tiene el corte clásico de Jason Fabok. Su trazo es personal, distintivo. Es un experto en diseños de estilos de personajes de la cabeza a los pies, preocupándose por sus vestimentas, ya sea la grandiosidad de los trajes de los nuevos dioses o sus ropas de diario.

Mitch Gerads
Mitch Gerads
Variant cover del número 10 de Mitch Gerads

Gerads es un autor que no ha tenido todavía una larga trayectoria en el cómic de superhéroes, pero que ha dejado huella con su estilo crudo, sucio, anguloso, macarra. No se preocupa en buscar la belleza de los personajes, sino de expresar con nitidez lo que sienten. En Mister Miracle vemos al protagonista con aspecto desaliñado, preocupado. A Big Barda, a quien no dibuja como un pibón, sino como una mujer de gran tamaño y musculada, con el gesto torcido cuando está enfadada con él por replantearse la idea de mandar a su hijo con su abuelo Darkseid. En Sheriff de Babilonia llenaba las páginas de imperfecciones que le daban mayor énfasis a la historia. Crea ambientes, transmite atmósferas, es un dibujante que casa a la perfección con las historias de Tom King por su dinamismo imperfecto. No necesita tener unos acabados en los rostros mejores ni diferentes, porque consigue lo que se propone. Y porque son hermosos en su propia expresión.

Página del Batman #14 por Mitch Gerads

Y este equipo, que tan buenos momentos está dando a sus lectores, que ha ganado el Eisner a mejor serie limitada, guionista y dibujante dos años seguidos, volverá a juntarse para crear Strange Adventures en 2020. Esta vez le toca el turno a Adam Strange, otro personaje que lleva en el limbo un tiempo y que gracias a este dúo creativo volverá a la primera plana y, esperamos, hará disfrutar a quienes se acerquen a sus vivencias. Y es que esta es una genialidad, pues han sabido jugar con unos personajes que no son los más populares de DC y hacerlos brillar, construyendo un mundo para ellos en el que meten al lector para hacerle sentir a la vez. Es un equipo que te gana en cada página.

¿Te gusta el equipo que forman Tom King y Mitch Gerads?

View Results

Cargando ... Cargando ...

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
4 Comment threads
0 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
TigreHobbessparkyalnmarangoMr. Cesar Recent comment authors
Recientes Antiguos
Mr. Cesar
Lector

He de reconocer que a mi Tom King me encanta desde que lo descubrí en Grayson. Por aquella época recuerdo que también empecé a disfrutar de las historias de Tim Seeley y los llamaba Tom-Tim (chorradas mías). Después, me he ido pillando todo lo publicado de él en España y no decepciona casí nunca. Así todo, estoy pendiente de ponerme con el final de Mr. Miracle (nunca encuentro el momento de acabar las 4 grapas que me quedan) y leerme del tirón Héroes en Crisis cuando finalice su publicación.

Si nunca has leido a King y quieres saber de que palo va su escritura, yo recomiendo el Anual 2 de Batman: “Some Of These Days”. Es en ese memorable issue donde se aprecia mejor la prosa del autor y su romanticismo depresivo que hace que Tom King sea el guionista del momento.

Y si a eso le unimos el talento de Mitch Gerads (¡qué cómo se ha puesto este señor de unos años para acá!), el conjunto cierra perfectamente y forman un equipo ganador.

nmarango
Lector
nmarango

En mi humilde opinión y en orden de preferencia: excelente Míster Miracle, excelente Visión, excelente Omega Men, muy bueno Sheriff de Babilonia, horrible Héroes en Crisis. No leí Batman más que un par de números sueltos vía internet (no sigo series regulares)

sparkyal
Lector
sparkyal

Para mí lo mejor sin ninguna duda ha sido primero Sheriff de Babilonia y después Grayson.

TigreHobbes
Lector
TigreHobbes

Nunca me cansaré de defender que Tom King es de los poquísimos guionistas actuales que “te cuenta cosas sin decírtelas”. La Vision es una gran novela, Mr. Miracle es un gran libro de poesía. Simplemente no puedes acercarte a ellos de la misma forma.