Reseñas DC: Swamp Thing Winter Special #1

Maravilloso regalo que DC realiza este invierno a los fans de la Cosa del Pantano, con un nuevo relato de Tom King y Jason Fabok y el último capítulo de Len Wein con su personaje.

Por
11
2797
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.
 

Edición original: Swamp Thing Winter Special #1 USA.
Guión: Tom King y Len Wein.
Dibujo: Jason Fabok y Kelly Jones.
Color: Brad Anderson y Michelle Madsen
Formato: 80 págs. A color.
Precio:7,99 dólares.

 

Seré sincero de entrada. No puedo ser objetivo con Swamp Thing Winter Special #1.

Hay muchas maneras de afrontar una reseña. Cuando terminas de leer el cómic en cuestión revisas las notas y buscas la mejor composición de tus ideas para ir desgranando, línea a línea, párrafo a párrafo, los elementos a destacar y valorar. Cada uno sigue su propia estructura, su método personal que le haga sentirse más cómodo para realizar el trabajo. Sobre todas las técnicas de redacción siempre hondea un elemento variable, poderoso, que puede marcar con más intensidad que la propia opinión: la emoción. Las vibraciones que se sienten en lo más hondo de cada ser humano sobrepasan las barreras de la subjetividad, las congelan, las arrasan. Hacen que se desmorone la perfecta estructura que el redactor tiene interiorizada, consciente o inconscientemente. Pues bien amigos, eso es lo que me ha pasado al leer esta obra. Para mi es tan emotiva, por todo lo que significa, que no puedo más que hablar de ella con las tripas y el corazón. Ahora mismo no soy un redactor fanático de los cómics, solo soy un fanático.

Este especial tiene dos partes: un nuevo relato escrito por Tom King y dibujado por Jason Fabok y el que hubiera sido el número #7 de la miniserie que se publicó durante la etapa DC YOU, escrito por Len Wein y dibujado por Kelly Jones. Solo que en esta ocasión, al no poder ser terminado antes del triste fallecimiento del creador de Swamp Thing, sólo está dibujado. Mudo. Además, se incluye el guión con las indiciaciones que el propio Wein le mandó a Jones. Una hermosa pieza de coleccionista.

La nueva historia es una maravilla. Es una deliciosa y siniestra aventura con una sutil composición de misterio, terror, heroísmo y drama. La Cosa del Pantano vuelve a deleitarnos con su universo de naturaleza tenebrosa gracias a la creatividad del genio Tom King, tan brillantemente, con tanto atractivo que tras leer este especial uno se lamenta de que la vinculación de King con el personaje termine aquí. Es una historia que se graba en la memoria con solo una lectura, llena de la ternura más fría y cruda que puede dar de sí el avatar del verde. ¿Qué tiene este personaje que, a pesar de la monstruosidad que representa su sola presencia, es capaz de protagonizar un sin fin de historias emotivas? Una de las cosas que más admiro de los personajes es que sus características favorezcan un amplio abanico de posibilidades a la hora de escribir un argumento, sin anclarse en un solo género. Y el bueno de Swampy es un monstruo muy agradecido para la imaginación de cualquier autor que se siente a escribirlo.

Comienza y termina con una metáfora que se oye a través de una emisora de radio local, acerca de un jugador de fútbol americano que cuenta una experiencia extrasensorial que le ha sucedido recientemente. Entre medias, tenemos un infernal viaje en el que Swamp Thing lleva a un niño en brazos, protegiéndolo, en medio de una nevada con ventisca tan dura, con tanta nieve en el suelo que la criatura ha perdido su vínculo con el verde. Huyen de un monstruo de la nieve que ha matado a la familia del niño. Están en medio de un interminable bosque, con un frío polar tan insoportable que les hace la travesía imposible. Por su penoso deambular deben hacer frente a todas las inclemencias del clima, pero también a todos los problemas que les surgen por camino, lo que lleva a la Cosa del Pantano a hacer gala de muchas de sus habilidades.

La Cosa del Pantano protegiendo al niño durante varias inclemencias.

Aviso de Spoiler

Para proteger del frío al niño se arranca una mano para hacer un fuego, frotando sus dedos. Para alimentarlo hace crecer unas ramas de su cuerpo con unas bayas. Lucha contra un oso pardo hambriento y enfurecido (aunque, ¿no debería haber estado hibernando? le pasaremos esta licencia creativa a King como le pasamos Alejandro González Iñárritu la escena de El Renacido). Le salva de un alud, le amputa un pie congelado transformando su brazo en una sierra, salvándole así la vida. Alarga sus brazos para hacer de puente y cruzar una falla… Un auténtico repertorio de las capacidades de este grandísimo personaje.

Durante la travesía por la nieve pasamos frío con nuestro monstruo, nos emocionamos, nos preocupamos por que consiga llevar al niño a un refugio mejor que sus enormes y poderosos brazos. Y sufrimos al verle debilitarse por el camino, desconectado del verde, teniendo que usar todo su potencial, tirando de su pundonor y de su amor por la vida indefensa. Nos emocionamos al ver el vínculo que se crea entre el niño y la criatura. El amor que se despierta entre ellos, paternofilial, encantador. Pero, sobre todo, nos emocionamos con el desenlace. Un final con un giro que hacía tiempo que no me removía tanto. Tal vez porque mi amor por Swamp Thing es demasiado grande. Tal vez porque no me lo esperaba al coger el cómic ingenuamente, sin hacerme cábalas sobre qué va a pasar después. Tal vez porque Tom King ha sabido jugar con lector desde la primera página. A lo mejor si tú, amigo/a lector/a, lees esto y lees el especial piensas que no es para tanto, pero a mi me ha removido mucho por dentro.

Sobre el dibujo del genial Jason Fabok solo puedo decir que es perfecto. Swamp Thing le sienta como un guante. Realiza un perfecto trabajo que bebe de la esencia del maestro Bernie Wrightson, con su propio toque personal. O eso es lo que quieren interpretar mis ojos. Le da presencia, sobriedad, emoción, oscuridad y mucha expresividad. Cuida los pequeños detalles que forma el enraizado cuerpo de la criatura, los árboles que oscurecen el bosque, la nieve que cruza en medio de la acción en cada página, con unos sombreados que completan y refuerzan el trabajo. Me recuerda mucho también al estilo de Stephen Bissette, dibujante del personaje en la época de Alan Moore, por el tono del paisaje y la expresión. El coloreado de Brad Anderson, quien viene realizando una tremenda labor en Action Comics desde la renumeración, es un disfrute visual en todas las páginas. Principalmente usa los blancos y grises con tonos azulados para pintar de invierno todo el relato, además del verde de la Cosa y los marrones de los árboles y la ropa del niño. Una paleta escasa, pero aprovechada con maestría.

Este Swamp Thing Winter Special #1 sirve de perfecto homenaje a la obra y a la memoria de Len Wein y Bernie Wrightson con quien es, para mi, la mayor creación de sus carreras. En un año el pobre Swamp Thing se ha quedado huérfano al perder a sus creadores. Y nosotros, los lectores, hemos sufrido dos duras pérdidas. Pero este especial es un regalo que nos hace disfrutar con la Cosa del Pantano y soñar, por qué no, con que este equipo creativo formado por King-Fabok-Anderson vuelva a reunirse para contarnos nuevas historias con una futura serie. Qué feliz me harían. ¿Y a ti?

En la segunda parte del especial, tras un prólogo de la editora Rebecca Taylor en el que habla sobre cómo fue para ella trabajar con Len Wein, tenemos el número que iba a continuar la mini-serie que el propio Wein y Kelly Jones publicaron en 2016. Está presentado sin diálogos, solo con los dibujos de Jones, porque, como he dicho anteriormente, Wein falleció antes si quiera que Taylor pudiera terminar de dibujarlo. Taylor explica que tomaron la decisión de publicar así esa historia porque nadie escribía Swamp Thing como Len Wein y querían que nadie metiera mano en la que iba a ser su siguiente obra. Seguidamente a esa muda historia tenemos el precioso regalo de DC para los fans de Swamp Thing, de Len Wein y de los cómics en general, ese argumento con las instrucciones, página a página, sobre cómo quería que Jones dibujara este número. Con sus propias palabras, a través de las cuales vemos cómo era su forma de trabajar. Una maravilla.

Leer un cómic mudo es toda una experiencia. Sabiendo cómo había acabado la serie anterior, se aprecia el inicio de un nuevo arco argumental que prometía mucho. Adivinamos a Matt Cable, siendo visitado por Swamp Thing en el hospital, que sale de un macetero ofreciendo una transmutación espectacular, y gracias al guión Wein nos cuenta que el ex de Abigail estaba planeando volver a trabajar como detective, esta vez por su cuenta, de hecho, lo vemos entrar en la comisaría de la policía. Aparece en la historia Solomon Grundy raptando a un bebé, el Comisario Gordon y Batman, que aparece durante una persecución de Swampy a dos cazadores furtivos con hidrodeslizadores en el pantano, provocando colisión de ambas embarcaciones. La última página es un espectacular cara a cara entre el Hombre Murciélago y la Cosa del Pantano.

Resulta inevitable no leer, bueno, observar, este capítulo y no lamentar que no podamos saber cuál era la idea de Wein. Qué papel iba a jugar Solomon Grundy, qué pasaba con la niña que llevaba raptada, que al tocar uno de sus dedos provocaba que se le convirtiera en polvo. Por qué estaba Batman en el pantano, cuál sería el objetivo real de Matt Cable… preguntas que se nos quedarán sin respuesta eternamente y que demuestran que el genio de Wein aún tenía mucho que dar al mundo de los cómics.

Es un número que se disfruta de principio a fin, aunque no tenga diálogos. El dibujo de Kelly Jones es una demostración de que es el mejor discípulo de Wrightson y que su elección para trabajar con Wein fue tomada muy meditadamente. Ofrece el mismo estilo setentero en los rostros, casi incluso en el vestuario, con una estética noir y una ambientación nocturna perfectas. El rostro de la Cosa es muy expresivo, haciéndole reír burlonamente, mirar con rabia y con una expresión monstruosa muy diferente al estilo de Fabok. Se ofrece con su presencia una muestra muy diferente sobre cómo dibujar al personaje, aunque partan de la misma base. Jones es menos detallestia con los cuerpos y paisajes, pero seduce con las expresiones y la estética que plasma en sus trabajos. Y no hay que elegir a un ganador, sino disfrutar de los dos estilos. El coloreado corre a cargo de Michelle Madsen, muy puro y limpio, juega mucho con el enfoque de la luz en interiores y la intensidad del brillo. Un complemento ideal.

La que hubiera sido la portada del Swamp Thing #7.

Y ahora toca esperar para volver a ver a la Cosa del Pantano, aunque ya se sabe que aparecerá en el tie in del crossover Metal de abril, Dark Knights Rising: The Wild Hunt. Para ver si DC vuelve a otorgar a un equipo nuevo una nueva etapa de Swamp Thing o si continúa en el limbo de personajes sin serie propia habrá que esperar más, soñando con una nueva oportunidad para volver a maravillar a los lectores que disfrutan con las aventuras de este héroe, tan diferente, tan único en su especie.

Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.   Edición original: Swamp Thing Winter Special #1 USA. Guión: Tom King y Len Wein. Dibujo: Jason…

Una maravilla visual y emocional

Guión - 10
Dibujo - 10
Interés - 10

10

No puedo ser objetivo

Un cómic muy especial, que enamorará a los fans del personaje, sobrecogerá a los poco habituales y congelará a los recién llegados. Un regalo invernal único.

Vosotros puntuáis: 9.1 ( 18 votos)

11
Déjanos un comentario

Please Login to comment
5 Comment threads
6 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
7 Comment authors
catronlucas@gmail.comVíctor José RodriguezhammanuDavid For PresidentHAPPY Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Fakku
Lector
Fakku

Hola Víctor,

Gracias por la reseña. Se ha notado con claridad lo mucho que te ha transmitido el cómic en cuestión. Yo he de decir que me ha encantado, no tanto como a ti ya que llegado cierto punto comencé a figurarme cuál sería el giro final, pero aún así diría que funciona a las mil maravillas de todas formas; y efectivamente, me he quedado de la misma manera, con unas ganas terribles de que le den a King una serie regular de La Cosa del Pantano (¿después de su andadura en Batman, quizá?), y ya puestos, que Fabok se prodigue más, que es demasiado buen dibujante para lo poco que produce.

Sobre la parte de Wein y Jones prefiero no decir mucho, ya que a mi entender es más un homenaje que otra cosa, sólo darle las gracias a DC por incluirlo.

Un saludo.

sibaix
Lector
sibaix

Tras leer el articulo me han entrado ganas de comprarlo alguna posibilidad de que se publique en España este material.

HAPPY
Lector
HAPPY

Siendo Tom King seguro que ECC lo publica, pero me lo veo en Cartoné por 16€
Y aunque con Batman Elmer Fudd pasé, con este lo más probable es que caiga

David For President
Lector
David For President

“Ivernando”

Toma ya.

hammanu
Lector
hammanu

Este especial es un bonito homenaje a Wein y Wrightson, ya que la historia de King es un claro homenaje a las historias del terror de los 70’s. Como comentaban mas arriba es un detallazo poner la inconclusa historia de Wein. Siendo una lastima porque un servidor adquirio el tomo con su reciente Swamp Thing que estaba de PM. La lastima va a ser el precio abusivo que ECC lo va a vender ya que pase de adquirir lo de Elmer por tal precio. Lo siento señores de ECC pero es mi forma de protestar si ustedes ponen precios de “farlopa” a ciertos comics y otros no, y no me valen políticas de marras. Ya que siendo Batman y King que venden un monton no me puedes salir con la tangente de que es material minimalista. Es todo lo contrario muy comercial.

catronlucas@gmail.com
Lector
catronlucas@gmail.com

Hola muy buena reseña me ayudó a elegir comprarlo …. Me gustó mucho de verdad pero no comprendí porque tuvo que ser ese final quizás es más simple de lo que creo