Umpa-pá

Aventuras y humor con identidad propia.

Por
0
1010

Edición original:Oumpah-Pah l’intégrale FRA, Les Éditions Albert René
Edición nacional/ España:Bruño
Guión:René Goscinny
Dibujo:Albert Uderzo
Formato:Cartoné, 192 Páginas
Precio:25,00€

Por el Puma (mi tótem).

Umpa-Pá es la serie más conocida de la pareja Goscinny y Uderzo tras Astérix. Cuando se la menciona se suele decir que sirvió como banco de pruebas para Astérix, su serie más celebre, algo también se podría aplicar a Juan Pistola o a Luc Orient. Algo que es cierto ya que en la serie del piel roja vemos muchas de las características que luego los autores llevaran a su cenit en la serie protagonizada por el pequeño galo, pero Umpa-pá fue una serie con personalidad propia, llena de momentos brillantes que hacen que tenga valor por misma.

Aunque la pareja de autores publicó otras series antes, Umpa-Pá fue su primer proyecto. El personaje fue creado en 1951 para el mercado americano como posible contenido para las sundays. En estas primeras viñetas el personaje pertenecía a una tribu que a pesar de vivir en los años cincuenta conservaba todas las tradiciones de su pueblo, algo que provocaba todo tipo de situaciones cómicas por el choque cultural. A pesar del atractivo planteamiento no consiguieron vender las historias así que el piel roja permaneció en un cajón. Hasta que en el año 1958 la revista Journal de Tintin le pide a Goscinny una serie con Uderzo y ambos deciden retomar al personaje, aunque con cambios significativos. Trasladan la acción al siglo XVIII, en plena colonización de América del Norte por franceses e ingleses. Así el 2 de abril de 1958, por fin, ven la luz las primeras páginas de la serie en la revista del reportero belga más famoso de todos los tiempos. Allí aparecen hasta 1961 las cinco aventuras de la serie: Umpa-pá el piel roja, Umpa-pá en el sendero de la guerra, Umpa-pá y los piratas, Umpa-pá y la misión secreta y Umpa-pá contra Hígado-Enfermo. En esa época Uderzo estaba desbordado de trabajo ya que también dibujaba Tanguy y Laverdure y Astérix para Pilote, revista de la que era uno de sus fundadores junto a Goscinny, así que con la excusa de la baja aceptación de la serie en las encuestas que se realizaban entre los lectores, ambos deciden dejar la serie.

En España pudimos leer por primera vez al personaje en la versión española de revista Tintín publicada por la editorial J. Zendrera en los años sesenta y volvería a aparecer en la nueva versión de la revista de Bruguera que apareció a principios de los ochenta. Para poder leerlo en tomos tuvimos que esperar hasta principio de los años setenta en los que la editorial Jaime Libros publico las cuatro primeras aventuras de la serie agrupadas en dos álbumes en la colección Epitom y la quinto en la colección Vidorama. En los años ochenta Bruguera la volvió a publicar en formato grapa. A finales de esa década apareció de nuevo en cinco álbumes de tapa dura editada por Akal. Esa fue la última edición en nuestro país hasta que en 2012 Salvat la recuperó en un completo integral que incluye las cinco aventuras del personaje, las tiras de prensa de 1951, además de abundantes bocetos y varios artículos explicando la génesis de la obra. Sin duda la mejor edición que ha tenido la obra y que hace justicia al trabajo que hicieron sus creadores.

Primer encuentro

La serie nos cuenta las aventuras de Umpa-Pá un guerrero indio miembro de la tribu Yavayavá. En el primer álbum captura a Hubert de la Pasta de Hojaldre, un soldado francés con el que enseguida estable una relación que va mucho más lejos de la mera amistad. Hubert es el contrapunto humorístico al héroe cuasi perfecto que es Umpa-Pá, adquiriendo un rol de coprotagonista de la serie como sucede con Obélix. Hubert es patoso, ingenuo y algo atolondrado. La relación entre los dos protagonistas ejemplifica el choque cultural que se produce entre la ‘moderna’ Europa y la ‘salvaje’ Norteamérica. Para ello se exageran las costumbres de amobos lados, dando lugar a todo tipo de situaciones cómicas que Goscinny aprovecha a las mil maravillas. Vemos muchas de las constantes de su humor como los juegos de palabras, chistes repetitivos, comedia física o anacronismos. Ese humor deudor de las comedias mudas que vio en su niñez. Lo que apenas está presente es la fina ironía con la que reflejaba los problemas de la sociedad de su época de la que hace gala en Astérix. Aunque si hay críticas al ejército, a la realeza o a la idea de superioridad cultural occidental.

Umpa-Pá es una obra distinta a lo que se solía ver en la BD de aventuras humorísticas ya que las cinco aventuras que componen la serie se van continuando unas con otras de manera directa. Además la duración de las aventuras era de treinta páginas alejadas de las habituales cuarenta y cuatro que se estilaban en la época para su posterior publicación como álbum. En esas cinco aventuras podemos disfrutar de huidas, duelos, abordajes, luchas contra piratas, tramas de espionaje o batallas entre ejércitos. Todo lo que se puede esperar de una buena serie de aventuras. Los mejores álbumes son los tres últimos sobre todo el último. Algo que hace más triste que la serie no siguiera.

En la serie vemos muchas cosas que nos recuerdan a Astérix. Sobre todo en el carácter rebelde a la invasión extranjera de sus protagonistas, para preservar su cultura y su entorno. Además vemos algunos personajes similares como el jefe de la tribu Bisonte-Gordo que nos recuerda a Abraracúrcix o el hechicero Como-llueve que es muy similar al bardo Asurancetúrix. También se emplean juegos de palabras en los nombres de los personajes. Por otro lado hay múltiples escenas que nos recuerdan a las qeu luego veriamos en la serie del galo como la escena del último álbum en la que la tribu Yavayavá atraviesa las líneas romanas, por citar solo una.

Última despedida.

En las cinco aventuras vemos como Uderzo van mejorando a pasos agigantados y consolidando su estilo, igual que suceden en los álbumes de Astérix coetáneos. En el primer álbum los personajes son más realistas y estilizados para volverse más caricaturescos con el paso de las páginas. Algo similar sucede con los guiones que dejan de ser una sucesión de gags para convertirse en una historia bien hilvanada. Como siempre en los trabajos de Uderzo la narrativa es impecable y sus cómics se leen a la perfección. Y ya comienza a introducir chistes en segundo plano, algo que explotara en trabajos posteriores. Un gran trabajo que nos permite ver la evolución de dos autores que estaban a punto de revolucionar el medio.

Umpa-Pá es la prueba fehaciente de que la calidad de Astérix no fue fruto de la casualidad sino del talento de autores geniales. Una serie divertidísima con entidad propia que cualquier fan de Astérix o de la BD de aventuras humorísticas clásicas debe leer.

Edición original:Oumpah-Pah l'intégrale FRA, Les Éditions Albert René Edición nacional/ España:Bruño Guión:René Goscinny Dibujo:Albert Uderzo Formato:Cartoné, 192 Páginas Precio:25,00€ Por el Puma (mi tótem). Umpa-Pá es la serie más conocida de la pareja Goscinny y Uderzo tras Astérix. Cuando se la menciona se suele decir que sirvió como banco de…

VALORACIÓN GLOBAL

Guión - 7.5
Dibujo - 7.5
Interés - 7.5

7.5

¡¡YAKYAKYAK!!

La primera gran serie de una pareja de autores irrepetible.

Vosotros puntuáis: 8.46 ( 2 votos)
Artículo anteriorHomenaje a Uderzo
Artículo siguienteAstérix el Galo: La Película, de Ray Gossens
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments