Thanos. La Saga del Infinito

Por
17
5841
 

Edición original: 1991 – Marvel Comics
Edición España: 2009 – Panini Comics
Guión: Jim Starlin
Dibujo:George Pérez, Ron Lim
Entintado: Tom Christopher, John Beatty, Josef Rubinstein
Portada: George Pérez, Ron Lim
Color: Tom Vincent, Max Scheele, Ian Laughlin
Precio: 9,95 € (Serie limitada de cuatro números de la línea Marvel Gold)

 

Uno de los escenarios habituales del mundo del tebeo en general y del cómic estadounidense en particular es el espacial: ya sea en los terrenos de la ciencia-ficción o en el ámbito colorista de la epopeya cósmica, son innumerables las historias que se han desarrollado fuera del planeta. Y, probablemente, uno de los artistas que más haya explotado la fascinación que desde siempre han tenido las personas por el espacio es el estadounidense Jim Starlin. Después de treinta años largos en el mundillo, este caballero ha recorrido con sus guiones y dibujos buena parte de los personajes principales y de las editoriales del mercado yanqui. Sin embargo, y aunque cuenta en su haber con trabajos tan poco estelares como Master of Kung Fu (donde creó junto a Steve Englehart a Shang Chi) o Batman (donde escribió la célebre historia Una muerte en la familia) la afición recuerda sobre todo sus trabajos con el Capitán Marvel y Adam Warlock. En ambos casos, echó mano de un antagonista de su cosecha, el cual ha pasado a los anales como uno de los mejores villanos de la historia del tebeo: Thanos de Titán.

Cualquiera que haya leído más de tres tebeos con guión de Starlin se habrá percatado de que en los mismos siempre andan zumbando varios conceptos recurrentes: la muerte, la religión, la divinidad y la búsqueda del poder absoluto son ingredientes que no faltan en una historia que lleve el sello de maese Jim, el cual logra mantener un curioso equilibrio entre la acción desenfrenada y la introspección inherente a las reflexiones que tales conceptos implican. La creación de Thanos supuso dar forma a buena parte de las inquietudes que albergaba un autor que en aquella época, pródiga en convulsiones, tuvo sus más y sus menos con las drogas. Thanos, el titán loco, aparece como un ser dotado de grandes poderes y una malsana obsesión por la Muerte. Por si esto no fuera suficiente, es astuto e inteligente más allá de toda medida, cualidades que Starlin saca a la palestra cuando el titán ejecuta sus enrevesados planes. Las habilidades del personaje dieron para dos historias en las que el titán mediría sus fuerzas contra el Capitán Marvel (en la etapa más memorable del personaje, con don Jim como autor completo) y posteriormente contra Adam Warlock, el jipi cósmico de Marvel (de nuevo con micer Starlin a las riendas). Sin embargo, como quiera que los tebeos espaciales perdieron fuelle, Thanos pereció junto a Warlock en un epílogo trepidante que, por las veleidades del mercado, habría de publicarse fuera de la colección de este último, que ya estaba cancelada. El Capitán Marvel moriría en una magnífica novela gráfica, también realizada por Jim Starlin. Parecía que el ambiente estelar pasaba por una época de vacas flacas en Marvel.

Sin embargo, diez años después, Starlin volvió a contar historias espaciales en la casa de las ideas, al hacerse con los guiones de Estela Plateada. Desde allí orquestaría el regreso del titán al mundo de los vivos, con un plan que esta vez no vería la luz en una colección periférica de la editorial, sino en una miniserie que afectaría a todo el universo marveliano. La historia va de menos a más, comenzando con la ejecución de un plan en el que, teóricamente, Thanos actúa como sirviente de la Muerte, pero donde tiene su propia lista de prioridades. Thanos Quest (recopilada en el segundo número de esta miniserie) es un trabajo donde Starlin toca todos los palos que le han hecho célebre y donde el titán es el protagonista absoluto. El clímax se alcanza en los números tercero y cuarto de esta miniserie, que recogen El Guantelete del Infinito, la narración del enfrentamiento entre un divinizado villano y un ejército compuesto por los principales héroes marvelianos. El tempo de la historia se desarrolla en el marco de un enorme pesimismo: Thanos no es un villano al uso. No es histriónico ni grandilocuente (sólo en contadas ocasiones) y Starlin deja patente que tiene todas las de ganar. En el apartado gráfico, hay que destacar la participación de George Pérez (que volvía a Marvel después de una larga ausencia) un experto en este tipo de reuniones multitudinarias y, sobre todo, de Ron Lim, que iniciaría una larga colaboración con el guionista, la cual habría de prolongarse hasta bien entrada la mitad de los años noventa. El dibujante coreano-americano realizaría el que, con diferencia, es su mejor trabajo en Thanos Quest, y luego sustituiría a Pérez en El Guantelete del Infinito cuando el puertorriqueño se viera acosado por las fechas de entrega.

En definitiva, tenemos una de las sagas más recordadas del apartado cósmico de Marvel. Su éxito propició la aparición de hasta tres continuaciones (cuya calidad y repercusiones fueron mucho menores) y de un sinnúmero de colecciones donde Adam Warlock, Estela Plateada y hasta algún que otro trasunto del Capitán Marvel, hicieron de las suyas. Thanos volvería a hacer planes y a filosofar sobre el poder absoluto y Starlin volvería a narrar sus historias, pero ninguna llegaría al nivel de esta primera parte de la saga.

17 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
jorgenexo
jorgenexo
7 febrero, 2011 9:44

Un currela, Ron Lim, con una afición a las figuras estilizadas similar a la de su tocayo Frenz. Ambos autores quizás menores pero cumplidores y eficaces. Viendo elementos como los que de repente te encuentras en algunas colecciones (el dibujo del Guerreros Secretos de este mes, Panini edition, es para echarse a llorar, por ejemplo) uno se pregunta, ¿dónde están estos buenos y olvidados profesionales?
Respecto a la Triología del infinito, tengo buen recuerdo de ella, aunque hace tiempo que no le echo un vistazo: tengo la edición de aquellos microtomos de dos números “encuadernados” en cartón y con un papel de calidad ínfima, como los Spiderman de McFarlane, “El motorista fantasma cabalga de nuevo”, el Namor de John Byrne… que abrirlos y quedarte con todas las hojitas en la mano es todo uno. Sí que me tengo el recuerdo de que extendieron demasiado el tema de las gemas, ¿no?

Hachas
Hachas
Lector
7 febrero, 2011 11:20

A mí me gustaba mucho Ron Lim, es un dibujante correcto muy superior a muchos de ahora.

Elkas
Elkas
7 febrero, 2011 11:22

Personalmente, aunque considero que El Guantelete del Infinito fue la primera y por tanto la más recordada y querida de las sagas, me gusta más La Guerra del Infinito. Juega a otra cosa diferente, a la manipulación y la obtención de poder y no al desparrame total.
Son diferentes y aprecio las dos, pero como historia me gusta más La Guerra del Infinito y creo que los personajes están también mucho mejor perfilados (me refiero obviamente a Warlock y Thanos, el resto son meros comparsas) xD

archie
archie
7 febrero, 2011 11:36

Hombre, la guerra del infinito también estuvo bien pero la cruzada ya no tanto, además que les fueron poniendo más crossover en las colecciones…

Por cierto, a ver si me podriais decir, si el segundo tomo lleva la thanos quest, y los dos siguientes la guerra, qué lleva el primero, números de estela plateada o?

Doremi
Doremi
7 febrero, 2011 11:39

Habrá que comprarse el número 3 solo , ya que en la peli de avengers thanos será el malo si o si

Raku
Raku
Lector
7 febrero, 2011 12:31

Pues lo mejor de estos cuatro números es, con muchísimo, el Thanos Quest. El guantelete del infinito propiamente dicho no está nada mal, pero se pierde en sí mismo.
 
archie, el primer tomo incluye los números de Estela Plateada en los que reaparece Thanos y se monta la historia posterior.

Elkas
Elkas
7 febrero, 2011 13:04

A mí para resumir me suele gustar decir que la Trilogía del Infinito va de
Guantelete: Tortas.
Guerra: Maquinaciones.
Cruzada: Metafísica.
La Cruzada es con diferencia la peor de las tres sagas, aunque si se prescinde en su lectura de las colecciones adyacentes con las que se publicó (no recuerdo si eran números de Warlock Chronicles o de la Guardia del Infinito) queda más contenida, leíble y mejor. pero aun así es la más floja.
Y coincido con lo que se ha dicho por ahí arriba, Thanos Quest es una delicia, entre otras cosas porque es Thanos en estado puro.

Millerista
Millerista
Lector
7 febrero, 2011 16:29

Esta es una buena ocasión para reivindicar a un artesano del comic como Ron Lim. A pesar de sus limitaciones su trabajo siempre fue digno, cosa que no pueden decir supuestos Marvel Guns de hoy en día. En cierta ocasión se dijo que era “el Sal Buscema de los 90”, y aunque don Salvatore tiene una trayectoria muy superior no es una comparación injusta.

johnny99
johnny99
Lector
7 febrero, 2011 18:06

ron lim, que grande!! recuerdo de el numerosos numeros de spiderman unlimited, al igual que muchas series limitadas en la epoca de la saga del clon. su forma de dibujar a veneno me encantaba.
esta saga de thanos me gusto muchisimo, podremos ver editados de nuevo  los numeros de estela plateada de los 90, los de marz starlin o el propio lim?

Dario
7 febrero, 2011 18:14

Yo también soy fan de Ron Lim desde el Silver Sufer de los 90, buen narrador y mas que correcto. Junto a Jim Starlin una excelente combinación…

Makari
Makari
7 febrero, 2011 21:03

a mi me encanta Thanos… el segundo tomo que incluye el Thanos Quest me pareció muy interesante… el Guantelete algo más cargante, pero bueno, es que sagas como el abismo del infinito o el primer tomo de THanos de Panini me parecen superiores (igual pro ser más actuales)
sobre los crossover… hay alguno interesante… yo tengo uno de la guerra del infinito en el número 10 de Warlock y la guardia del infinito, que está muy bien.. es una lucha entre Thanos y su propio doble… pero calculo que habría muchos qu eno aportaban mucho a la trama principal…
para cuando La guerra del infinito en Marvel Gold?

Peribáñez
Lector
7 febrero, 2011 22:42

¡Oh! Pensaba que era el único fan de Ron Lim. Me alegro de ver a más gente que recuerda con cariño a este dibujante. Aun con sus evidentes carencias, Lim era un currante.

Santi
Santi
7 febrero, 2011 23:19

Gran saga y buen artesano, Ron Lim, que siguió colaborando con Starlin en DC, incluso en fechas recientes. Lástima que no se haya publicado por aquí.

Juan
Juan
8 febrero, 2011 17:10

Lo mejor de Starlin en Mucho Tiempo