Semana HGO: Héctor Germán Oesterheld (Fernando Ariel García)

Por
7
1183

En el marco de nuestra Semana HGO, recordando la desaparición de este genial autor argentino hace ahora 30 años, tenemos esta noche un artículo de Fernando Ariel García, periodista argentino especializado en historietas y cultura de masas cuya excelente labor puede disfrutarse en Sonaste Maneco, una revista digital sobre cómic de descarga gratuita de la cual es director.

Habiéndonos sido recomendado por el editor argentino Javier Doeyo, Fernando accedió rápidamente a participar en esta Semana HGO facilitándonos una biografía de Héctor Germán Oesterheld que había escrito para la edición conmemorativa del cincuentenario de El Eternauta editada en la Argentina por Doedytores. Para con ambos, Javier y Fernando, nuestro agradecimiento.

Fernando Ariel tiene en cartera un libro dedicado a la obra de Héctor G. Oesterheld escrito junto con todos sus compañeros del colectivo La Bañadera del Cómic (Hernán Ostuni, Norberto Rodríguez Van Rousselt y Andrés Ferreiro) que nos ha sido enormemente recomendado y del cuál os daremos más datos tan pronto como los tengamos. Su título, Héctor Germán Oesterheld. Escritor de ficciones. Dicho libro complementa al que ya escribieron la misma gente hace un tiempo titulado Oesterheld: En primera persona.

Héctor Germán Oesterheld

Héctor Germán Oesterheld nació el 23 de julio de 1919 en la ciudad de Buenos Aires. Lector de apetito voraz, sazonó sus años de estudio con el ejercicio desbordado de la imaginación que le proporcionaron los clásicos de la Aventura. En mayor o menor medida, de Salgari a Verne, pasando por Poe, Melville, Stevenson, Conrad y London, todos influyeron sobre su escritura a la hora de buscar y definir un estilo literario. Geólogo de profesión, tuvo la oportunidad de recorrer la Argentina mientras buscaba petróleo para la por ese entonces estatal YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales), al mismo tiempo que se desempeñaba como corrector en una editorial y empezaba a escribir sus primeras obras, destinadas al público infantil.

El cuento Truila y Miltar, publicado por el diario La Prensa, le abrió las puertas de dos grandes editoriales de los ’40: Códex y Abril, donde escribió infinidad de relatos de divulgación científica y de ficción para niños y adolescentes.

Cuento escrito por Oesterheld bajo pseudónimo

De esta época, resalta su trabajo al frente de las colecciones Gatito y Biblioteca Bolsillitos, dos éxitos comerciales y dos mojones de la industria editorial argentina, por ser de los primeros en tratar a los chicos como seres sensibles e inteligentes, capaces de aprender a discernir sin renunciar al espíritu lúdico.

En octubre de 1951, Cinemisterio dio a conocer la primera historieta guionada por HGO: Cargamento negro (más conocida como Alan y Crazy), un policial ambientado en las exóticas costas africanas que fuera dibujado por Eugenio Zoppi; al que le siguieron la bélica Lord Commando y la detectivesca Ray Kitt, ilustradas respectivamente por los italianos Paul Campani y Hugo Pratt. Paralelamente, HGO publicaba sus cuentos de ciencia-ficción en Más allá, la más importante revista de su estilo en habla hispana.

Ray Kitt

Para 1952, las historietas guionadas por HGO mostraban una notable diferencia cualitativa con respecto a las demás. Concientes de ello, los directivos de la Editorial Abril decidieron “ascenderlo” a su título más importante, el mítico Misterix, donde dio a luz sus dos primeras series de peso trascendental para la historia del medio en nuestro país: El sargento Kirk, con dibujos de Hugo Pratt; y Bull Rockett, ilustrado por Paul Campani y luego reemplazado por Francisco Solano López.

Sucesos populares por su temática y por el enfoque moral con que se resolvían los conflictos, el reconocimiento obtenido con Kirk y Rockett llevó a HGO a fundar su propia empresa, Editorial Frontera, en 1956. Tras las versiones noveladas de sus dos series más exitosas, HGO lanzó al mercado la revista Hora Cero en mayo de 1957. En este número debutaron las crónicas bélicas de Ernie Pike, indeleblemente ilustradas por Pratt; y la invasión alienígena de Rolo, el marciano adoptivo, boceto del Eternauta que Solano López encarnó gráficamente.

Decir que la labor de HGO en la Editorial Frontera definió la Edad Dorada de la historieta popular argentina, no alcanza para evaluar en su justa medida la importancia de los objetivos autoimpuestos y los logros alcanzados. No sólo por instaurar y jerarquizar la profesión de guionista, sino por instalar una mirada sobre la realidad y fundar un estilo narrativo que da identidad a la Escuela Argentina en el resto del mundo. Sin repetir y sin soplar, en cuatro o cinco años, el talento de HGO fructificó en Amapola Negra (Solano López), Cayena (Daniel Haupt), Joe Zonda (Solano López), Leonero Brent (Jorge Moliterni), Nahuel Barros (Carlos Roume), Patria vieja (Roume), Randall, the Killer (Arturo del Castillo), Rul de la Luna (Solano López), Sherlock Time (Alberto Breccia), Ticonderoga (Pratt), Tom de la pradera (Ernesto García Seijas) y, obviamente, El Eternauta, más de 300 páginas inmortalizadas por el trazo de Solano López. Todo ello en un puñado de títulos que incluía las ediciones semanales, mensuales y extraordinarias de Hora Cero y Frontera.

Tras el quiebre de Frontera, HGO diversificó su producción en todas las editoriales argentinas y chilenas a las que tuvo acceso. Sin embargo, sus trabajos más descollantes aparecieron en las páginas del Misterix, a partir de 1962: Mort Cinder y Watami, respectivamente dibujados por Alberto Breccia y Jorge Moliterni.

Desde 1968, los textos de HGO comenzaron a tomar las posiciones políticas explícitas que reflejan su participación y conciencia militante en la Juventud Peronista y, específicamente, en la organización político-militar Montoneros. Con dibujos de Alberto Breccia y Enrique Breccia, HGO desarrolló una serie de biografías historietizadas de las principales figuras revolucionarias de América Latina para la Editorial Jorge Alvarez. Sólo llegó a aparecer un número, Vida del Che, que terminó secuestrado y destruido por las fuerzas policiales, abortando el proyecto cuando ya estaba muy avanzada la segunda entrega, dedicada a Eva Perón. Un año después; y con dibujos de Alberto Breccia, el semanario de actualidad Gente albergó la segunda versión de El Eternauta, cuyo radical replanteo antiimperialista hizo que la Editorial Atlántida forzara a los autores a finalizar anticipadamente la trama.

El período profesional que comenzó HGO en los ’70 estuvo marcado por la impronta ideológica partidaria. La misma quedaba en evidencia a través de diferentes niveles de lectura, de acuerdo con el grado de rigidez que demostrara cada empresa en el control de los contenidos del material que editaba. De cualquier manera, ya fuera como el eje central de la obra ó simplemente como un anecdótico dato de color, la visión peronista del mundo y su ordenamiento político, social, cultural y económico estuvo presente en todos sus escritos. De este período resaltan las dos versiones de La guerra de los Antartes (para la revista 2001, ilustrada por León Napoo entre 1970 y 1971; y la inconclusa del diario montonero Noticias, dibujada por Gustavo Trigo en 1974); el serial histórico Latinoamérica y el imperialismo. 450 años de guerra, publicado por el semanario montonero El Descamisado; los episodios de Ernie Pike ambientados en Vietnam para la revista Top MaxiHistorietas; y los unitarios y series que desarrolló para Editorial Columba, principalmente Roland, el corsario (con José Luis García López), Kabul de Bengala (con Altuna), Argón, el justiciero y Brigada Madeleine (ambas dibujadas por Gómez Sierra).

Roland el Corsario/José Luis García López

A partir de 1975, HGO comenzó a colaborar con las publicaciones de Editorial Record, Skorpio, Tit-Bits y Pif Paf, donde ideó una nueva camada de personajes que fueron rápidamente aceptados por el público: Galac Master (Oswal), “Loco” Sexton (Arturo del Castillo), Nekrodamus (Horacio Lalia) y Wakantanka (Juan Zanotto), entre otros. Junto con Solano López; y para Skorpio, llevó adelante El Eternauta segunda parte, historieta de neto corte militante cuya trama quedó supeditada a la concientización ideológica y al proyecto político de Montoneros.

El desencanto y la muerte son dos de los vectores temáticos que recorren las páginas escritas por HGO durante los ’70. Y lo hacen por una razón tan simple como trágica. Tras el golpe de estado del 24 de marzo de 1976 y la aniquilación sistemática de militantes que llevó a cabo la Junta Militar liderada por los comandantes en jefe de las tres armas, Jorge Rafael Videla (Ejército), Emilio Eduardo Massera (Armada) y Orlando Ramón Agosti (Fuerza Aérea), las cuatro hijas de HGO y Elsa Sánchez fueron secuestradas y asesinadas por los Grupos de Tareas, entre junio de 1976 y diciembre de 1977. Dos de ellas estaban embarazadas y sus hijos están aún apropiados y desconocen su verdadera identidad.

El 27 de abril de 1977, HGO fue secuestrado por la dictadura mientras se encontraba en la ciudad de La Plata. De acuerdo con los registros recogidos por la CONADEP, Oesterheld estuvo detenido ilegalmente en Campo de Mayo y en los centros clandestinos de detención conocidos como El Vesubio y El Sheraton. También lo vieron en el Batallón de Arsenales 601 “Domingo Viejobueno”. Se cree que fue asesinado en la localidad bonaerense de Mercedes, en algún momento de 1978. Sus restos mortales continúan desaparecidos.

Fernando Ariel García

Artículo anteriorAnalizamos One More Day #2 ( FNSM #24)
Artículo siguienteZN Casting: Spider-Man.
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
lucas
lucas
15 octubre, 2007 22:06

felicitaciones de vuelta por esta idea tan buena de rendirle homenaje a hgo!

rorschach
rorschach
15 octubre, 2007 22:31

Lo mismo digo. Sombrerazo.

Nahuel
15 octubre, 2007 22:40

Aguant HGO!!!!!!!!!

Mariano
24 octubre, 2007 1:34

Bueno, admiradores de Oesterheld, los invito a suscribirse a la Lista de Correo ETERNAUTAS, para intercambiar ideas, material y opiniones sobre este gran autor y toda su obra, incluido claro está, EL ETERNAUTA…

Para suscribirse hay que enviar un email vacio a esta dirección:

eternautas-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Los esperamos !!!!

Pastor
Pastor
9 julio, 2008 0:56

HGO vive y vivirá siempre en nuestros corazones y en sus personajes por todo lo que nos dió.

Toni Boix
9 julio, 2008 7:53

Ese consuelo y ese regalo nos quedan, Pastor. En breve intentaré tener reseña de El Eternauta para ZN.

victor daniel
victor daniel
13 mayo, 2010 6:07

deseo recibir todo lo de la oesterheld y de la nack & pop les dejo mi correo, no se porque se corto la comunicacion. muchas gracias.
email          ddepauli@hotmail.com