Vertigo USA: Seagle y el sexo

Por
0
184

Hace poco hemos podido leer el primer número USA de la nueva serie de Steven Seagle para el sello Vertigo. American Virgin esta llamada a convertirse en la nueva Y: The Last Man del sello, ya que al igual que ésta huye de lo sobrenatural y nos acerca a una realidad que nos suena demasiado. Newsarama ha hablado con el autor, que nos ha dado varias pinceladas de lo que se propone con la serie. Acompañadnos pues, de la mano de Steven Seagle, al interior de American Virgin.

American Virgin #1Para empezar, la sublime portada del primer número, obra de un tal Frank Quitely es toda una declaración de principios. En American Virgin, lo que el autor se propone es explorar la actitud ante el sexo de la sociedad norteamericana, que lo usa para vender cualquier cosa pero se “escandaliza cuando ve un pezón en la tele”, y aunque en un principio iba a estar contextualizada en una historia de terror, finalmente ha optado por convertirlo en un debate político/religioso.

nuestro protagonista, AdamComenzamos encontrándonos con el protagonista, Adam Chamberlain, en lo que a priori parece un sermón típico de telepredicadores. Pronto nos damos cuenta de que Adam no es un cuentista, y que él mismo considera que lo único que hace es “comunicar lo que Dios le ha dicho”. Es alguien extremadamente popular entre los jóvenes por la idea que representa, y nos lo encontramos de gira por los Estados Unidos proclamando su mayor convicción: hay que llegar virgen al matrimonio. Él piensa hacerlo, por supuesto, y comparte la titánica tarea con su prometida Cassandra, de la que sabemos que se encuentra de voluntaria para Peace Corp en África. Ella es el pilar fundamental de las creencias de Adam, y a través de sus conversaciones telefónicas con ella conocemos a un Adam de carne y hueso, un ser humano que te cae bien, porque no esta exento de imperfecciones. Adam es simplemente un tipo guay, joven, carismático y por eso es tan popular. Si tiene algún superpoder, es un carisma brutal, porque todos ven en él una persona feliz con lo que hace, que aunque tiene una creencia en Dios muy arraigada, no lleva una vida “extraña”. Adam dice tacos, pero no toma el nombre de Dios en vano; bebe, pero no se emborracha. Es capaz de vivir en el mundo actual según sus creencias, y eso es algo muy difícil de encontrar.

Por supuesto, como comenta Seagle, este argumento no es una ficción completa, ya que el concepto esta muy presente en la sociedad norteamericana.

A estas alturas se nos presenta la extraña familia de Adam (Seagle opina que realmente todas lo son). Su madre, usando como excusa la preocupacion por el futuro de su hijo lo usa como una máquina de hacer dinero. Su padrastro es propietario de un canal de tele-sermones y un bigotito la mar de desagradable. Su hermano y su hermanastra son todo lo que no es Adam, y mientras que su hermano vive constantemente a su sombra, Cindy es más independiente. Ambos, estoy seguro, tendrán un papel importante en la historia.

Y luego están sus primos. Unas cándidas criaturas que para celebrar la despedida de soltero de Adam no tienen otra cosa que hacer que raptarlo a punta de pistola y amordazarlo para obligarlo a perder su tan amada virginidad con una bailarina de striptease. Seagle explica esto último no como un acto de violencia en sí mismo,sino como un intento por parte de sus retorcidos primos de enseñarle a Adam lo que se está perdiendo, ya que en el fondo quieren compensar su mediocridad convirtiendo a Adam en lo que ellos son, que es mucho más fácil que convertirse en lo que él es. La resolución del asunto es harto curiosa, tanto que no pienso desvelarla.

bonitas piernas...Sin embargo esta escena sirve de marco excelente para el significado que Seagle quiere darle a la historia que está contando. Aunque a priori pueda parecer que la historia habla sobre los principios cristianos en contraste con el mundo “real”, no es esencialmente religiosa. Si el personaje es cristiano es porque esos códigos morales dan para una mejor historia, y Seagle lo que realmente quiere es explorar el cinismo de la sociedad americana, que toma sus costumbres y puntos de vista con respecto a la moral, el sexo, la politica, como universales, tachando de “salvajes” a los que no piensan igual. Y eso es algo que pone muy difícil coexistir con el resto del mundo.

Aunque Seagle nos dice que en el número dos veremos aparecer par de elementos del más allá, en la serie no habrá apariciones sobrenaturales del tipo “Mefisto rodeado de mujeres con grandes pechos adorándole”. Habrá demonios, si, pero serán aquellos a los que todos nos enfrentamos cada día. Y creedme cuando os digo una cosa: ninguna aparición del más allá os podría provocar el mareo emocional y hasta el atisbo de miedo que me provocó a mí la última página. Eso si que es Vertigo

Con respecto a la dibujante de la serie, Becky Cloonan , Seagle opina que es la persona adecuada para el trabajo, porque en la serie se tratan dos mundos diferentes, uno limpio y puro, y otro sucio y corrupto. Cloonan es absolutamente capaz de reflejar ambos mundos con un trazo sencillo y un estilo muy “alternativo”.

Seagle promete que en los dos primeros arcos se tratarán temas como la muerte y el sexo. El cómo y el cuándo, ya sabéis como averiguarlo. Leed American Virgin. No os arrepentiréis.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments