Vertigo Bazar: Scalped (Nación India)

Por
4
256
 

Edición U.S.A.: Scalped: Indian Country Nº 1 a 5 USA.
Edición España: julio de 2008; Planeta DeAgostini.
Guión: Jason Aaron.
Dibujo: R.M. Guéra.
Formato: tomo en rústica de 128 págs.
Precio: 10,95 €.

 

Descripción editorial:

Scalped es una nueva historia policíaca creada por Jason Aaron y dibujada por R. M. Guéra, que mezcla el crimen organizado con la cultura de los americanos nativos. Hace quince años, Dashiell “Dash” Bad Horse huyó de una vida de pobreza y desesperación en la reserva india que le vio nacer. Ahora ha vuelto a casa con un secreto oscuro, solo para descubrir que nada ha cambiado… si no fuese porque la reserva se ha convertido ahora en un casino, y el orgulloso pueblo de los indios ha caído en manos de las drogas y el crimen organizado.

De la más reciente hornada de nuevos guionistas hay dos que están despuntando por su profesionalidad y capacidad de adaptación: Christos Gage y Jason Aaron.
El primero está encarrilando su carrera hacia encargos superheroicos que le ligan a Ed Brubaker (sucede en Uncanny X-Men y Iron Fist) y al Hombre de Hierro (en la segunda cabecera mensual del vengador dorado). El segundo sin embargo se encuentra más cómodo tratando a personajes que tienden a aparcar su trasero en el antiheroísmo, como por ejemplo el mutante canadiense por excelencia. Es en la saga post Complejo de Mesías que se desarrolla en el título de Lobezno en donde descubrí el buen hacer de Aaron al conseguir hacer extremadamente entretenida la persecución de Mística que durante cuatro números que organiza Logan, sin hacer demasiado hincapié en quién es el bueno y quién el malo sino en los hechos que han enturbiado la relación entre ambos muties. No se trata de la primera vez que escribía al personaje porque unos meses antes ya firmó un número de su serie regular y pronto seguiremos leyendo más cómics Marvel suyos enmarcados en ámbitos tan dispares como los tie-ins de Pantera Negra.

Sin embargo, la obra en donde Aaron puede actuar con total libertdad y por lo tanto en donde mejor ejercita sus grandes habilidades como guionista es la serie de vertigo Scalped. Mezclando con una facilidad sorprendente la temática india con sus reservas como una especia de campos de extinción de una cultura con el mundo de los casinos de juego, Jason produce una obra con un nivel de acierto equiparable al de otra gran serie que alberga actualmente el sello Vertigo, DMZ.

No solo clava a los personajes y sus motivaciones sino que también hace creíble la atmósfera de corrupción, sexo y violencia a la que nos arrastra Dashiel como protagonista de la historia. El india vuelve a su hogar tras un largo periodo de ausencia y lo que se encuentra es un yermo emocional en donde el crimen campa a sus anchas y la vida cada vez se cotiza a niveles más bajos.

Por su parte R.M. Guéra no nos abruma con su arte pero encaja tan bien en Scalped como lo hace Riccardo Burchielli en DMZ, todo un elogio que no tendrán problema en entender aquellos lectores que en su infinita sabiduría hayan recalado en la obra escrita por Brian Wood.
Aunque en los USA las ventas de Scalped languidecez de momento consigue sorbrevivir a fuerza de tesón y calidad, como pidéndonos que no la dejemos tirada.

Análisis de Scapled, por José Torralba.

Un saludo a todos.

4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
pep
pep
Lector
14 agosto, 2008 10:01

jason aaron se está conviertiendo en un gran escritor
su joker asilum: pinguino es genial.
y scalped ya tiene un hueco entre mis obras favoritas. es sublime, ya estoy deseando más.

kurthec
kurthec
14 agosto, 2008 13:59

Le tengo unas ganas tremendas, más aún con las excelentes críticas, pero su incierta continuidad ante las escasas ventas en EEUU me echan p´atrás!!

Ojalá no sea así y aguante al menos hasta cerrar la primera etapa que tengan pensado publicar.

Dick Dastardly
Dick Dastardly
15 agosto, 2008 20:36

“R.M. Guéra no nos abruma con su arte pero encaja tan bien en Scalped”

¡Anda a cagar! Algunos no reconocerían un buen dibujante como Guera ni aunque les pateasen las pelotas.