Satellite Sam #1-5

Por
34
1164
 
satellite_sam_01_portada

Edición original: Satellite Sam #1-5.
Guión: Matt Fraction.
Dibujo: Howard Chaykin.
Formato: Grapa, 32 páginas.
Precio: $3,50.

 

Cuando un lector se acerca a las editoriales independientes generalmente es buscando algo diferente a lo que ofrecen las dos principales, con producciones netamente superheroicas y con ciertas características predefinidas, en su mayoría. Desde ya que no todos los cómics de estas “otras editoriales” cumplen con ese requisito de brindar algo distinto, y son remedos de lo mismo que hace el mainstream con un cambio por aquí o por allá. Pero hay unos cuantos buenos ejemplos que sí lo cumplen.

No es casualidad que Matt Fraction sea el guionista de varios de esos casos. Habiendo trabajado exitosamente en ambos tipos de editoriales, conoce muy bien lo que hacen uno y otro, y su experiencia, conocimiento y capacidad ha dado frutos. Con créditos en cómics más propiamente superheroicos, la mayoría de sus trabajos que salen de los cánones se los ha llevado a los sellos más abiertos a las producciones de autor; y cabe subrayar el “la mayoría” por el insoslayable caso de Hawkeye que se sale de la media.

No es casual tampoco que Fraction no sea muy elogiado por sus guiones en los cómics de superhéroes y sí reciba muchos elogios de su labor en títulos de autor. Es un escritor que ha entendido a la perfección qué hacer en el marco del Mundo Independiente, pero tal vez no se acomodó tanto en el plano superheroico. No obstante, en lo que respecta en este texto nos importan sus trabajos de autor, porque debemos inscribir a Satellite Sam, junto a Casanova y Sex Criminals, entre sus cómics que logran cumplir el requisito de ofrecer algo diferente al mainstream en cuanto a forma y contenido.

Sex! Death! Live Television!

Ese es el slogan que acompaña a la serie en sus primeros cinco números, y ya apunta bastante a lo que referíamos de hacer cosas con las que las editoriales más importantes no se meten demasiado. Para estar a la altura de esa frase promocional, Fraction se consiguió un compañero de lujo, absolutamente ideal para la tarea. Howard Chaykin es un especialista en los cómics de época, como también lo es en los de sexo y se le dan bien las escenas de violencia. (Este es otro punto a favor de Fraction, el de siempre saber rodearse de buenos artistas como ya hiciera con Chip Zdarsky, Fabio Moon, Gabriel Bá o David Aja).

satellite_sam_interior_02

El tiempo en que nos situamos es el año 1951, cuando la televisión estaba naciendo y se producían shows en vivo. Satellite Sam es tanto el título de esta serie regular como el del programa de ciencia ficción para niños que protagoniza el personaje principal del cómic, y también el nombre del héroe de dicho programa. Y en torno a él, y a su show, girarán las muchas tramas que atraviesan esta historia, con un amplio e interesante reparto de personajes.

La serie comienza con un brillantemente logrado #1, en el cual vemos cómo se produce este programa en vivo ante la ausencia de su actor estrella, que no llegará nunca porque será encontrado muerto en su casa. La tarea de Fraction y de Chaykin en el número inicial conquistarán al lector para el resto de la serie, ya que encontramos en estas primeras páginas una presentación del mundo muy detallada a través de diálogos, la introducción de personajes que se muestran como atractivos para leer, un misterio a resolverse… y todo esto con un gran trabajo narrativo tanto en guión como en dibujos de parte de los autores. Algunas de las cualidades desplegadas son la capacidad para jugar con el tiempo de la historia y el tiempo de la narración, entremezclándolos y superponiéndolos mostrando o diciendo lo mismo desde diferentes perspectivas (en lo que la pantalla de la televisión tiene su rol preponderante, como también la mezcla de ficción y realidad); páginas con encuadres diferentes que guían la lectura a detalles de los personajes o de sus expresiones; y una gran disposición del contenido en dichos recuadros, con mucho sucediendo en cada plano. Con ello, se obliga a prestar atención y dedicar su tiempo a cada página, ofreciendo una lectura más entretenida, divertida y duradera.

Estas cualidades en mayor o menor medida continuarán en los números subsiguientes, haciendo de ello el estilo narrativo de Satellite Sam, obteniendo escenas notables dadas algunas más que nada por los diálogos, otras por el dibujo y otras por la conjunción de ambas.

Por la cuestión de época, para intentar capturar el tono de la televisión de aquellos años ‘50s, el cómic es presentando en blanco y negro en lo que resulta ser una decisión estética y narrativa de lo más acertada, ya que en efecto es efectiva para situarse en el tiempo rápidamente tanto como permite al trabajo de Chaykin lucirse notablemente.

satellite_sam_interior_01

En cuanto a la historia propiamente dicha que se cuenta en esta serie, como se mencionó está marcada por varias tramas con una que es la principal: esta es la investigación de las circunstancias de la muerte de Carlyle White, actor del Satellite Sam original, por su hijo Michael White, heredero del show televisivo en cuanto a derechos y protagonismo actoral aunque fuera hasta ese momento nada más que un técnico detrás de cámaras. Dicha investigación comenzará cuando descubra en su departamento una colección de fotos de mujeres semidesnudas tomadas por el difunto antes de mantener relaciones sexuales con ellas. Michael querrá, entonces, averiguar por qué hacía eso, quiénes eran todas esas mujeres, cómo vivió todo eso en secreto y, en última instancia, cómo murió.

Pero la muerte de Carlyle desatará otras subtramas que afectan tanto a Mikey (como le dicen) como al resto del equipo del show Satellite Sam, hasta llegar al jefe de la cadena televisiva y sus intrincadas relaciones políticas para prevalecer en esta época de transición de los medios. En efecto, su fallecimiento hará que penda de un hilo el futuro del programa de televisión, y consecuentemente de todos los que lo hacen (director, actores, escritor y técnicos) así como de la misma cadena ya que es su show más rentable. Al mismo tiempo, aunque apenas planteadas en estos primeros cinco números, los personajes tendrán sus propios conflictos que nada tienen que ver con la muerte del actor principal, que hacen más que nada al desarrollo de ésta como serie regular y se irán desenvolviendo en el futuro, ampliando el mundo en el cual juegan Fraction y Chaykin.

satellite_sam_interior_03

En la mezcla se elabora un cómic marcado por el sexo, el alcoholismo, el mundo del espectáculo (en particular de la televisión), la política y los negocios, que mucho dicen sobre aquella época (y, con matices, también de nuestro presente, dado que hay cosas que no cambian demasiado…) al mismo tiempo que cuentan una historia de lo más atractiva, de una manera que la hace aún más entretenida de leer.

Hacia el final del #5, con el que se cierra primer volumen recopilatorio, varias de las citadas tramas empiezan a dar un giro que harán avanzar la narración y llevarán la historia hacia un destino distinto al que recorriera en estos números iniciales invitando a seguir leyendo. Y sin dudas que eso haremos.

  Edición original: Satellite Sam #1-5. Guión: Matt Fraction. Dibujo: Howard Chaykin. Formato: Grapa, 32 páginas. Precio: $3,50.   Cuando un lector se acerca a las editoriales independientes generalmente es buscando algo diferente a lo que ofrecen las dos principales, con producciones netamente superheroicas y con ciertas características predefinidas, en…

Review Overview

Guión - 9
Dibujo - 9
Interés - 9

9

Un notable trabajo de Matt Fraction y Howard Chaykin, que evidencia el talento de ambos. Para leer, releer y seguir leyendo.

Vosotros puntuáis: 6.8 ( 1 votos)
34 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
1 noviembre, 2014 10:38

Apunteme un tomito recopilatorio, Mr.Abrach. Con los nombres implicados, Fraction y Chaykin, esas tramas y el byn, a mi me tiene ganado para la causa desde ya! Luego, si eso, ya me las apañaré para distinguir los caretos de los personajes dibujados por Chaykin en una especie de quién es quién constante mientras lo leo. Que ya sabemos con el amigo lo que hay… 😉
Y aprovecharía el momento, con su permiso Mr.Abrach, para pedir a alguna editorial española que se apiade de nosotros y edite ya el Black Kiss 2 de Chaykin. Norma ¿que me oyes, Norma??
😉
Rockeros Saludos

Reverend Dust
Lector
1 noviembre, 2014 12:54

A mí este cómic me parece una pequeña joyita imperfecta de dos autores haciendo lo que mejor saben (Rockero Calvo, le invito a fijarse en las manos que dibuja Chaykin xD), en un contexto apropiado y con una trama apropiadísima. Esta misma semana me llegaba el segundo tomo del otro lado del charco y lo llevo por la mitad pero, a pesar de que se pierde la (obvia) tensión inicial del tomo anterior, la interacción entre personajes sigue siendo brillante y la razón por la que me animé a seguir pagando por la serie.

Todo un acierto que te acuerdes de la cabecera, Mariano. ¿A lo mejor también te has animado tú porque ya hay dos arcos para reseñar? 😛 En cualquier caso, “si son las 3:45 y has sintonizado LeMonde, entones debe ser la hora de… ¡SATELLITE SAM!”.

Jose Maria Vicente
Autor
1 noviembre, 2014 13:48

Cómo mejora el dibujo de Chaykin sin coloreado digital. Cuando termina alguna otra serie me lanzo de cabeza a por ésta.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
1 noviembre, 2014 19:43

Me interesa este Satellite Sam, pero, como BaldRocker, también espero que publiquen la segunda parte de Black Kiss.

jorgenexo
jorgenexo
2 noviembre, 2014 0:13

Otro que está esperando que alguien se anime a publicar BKII por aquí.

Javier Agrafojo
3 noviembre, 2014 13:13

Que no se publique a Chaykin en España (no sólo sus obras más recientes, sino muchos de sus clásicos) es un fenómeno incomprensible y preocupante.

jorgenexo
jorgenexo
3 noviembre, 2014 15:01

Cierto.
¿Se ha llegado a reeditar aquí alguna vez su gloriasa mini con la vuelta de La Sombra? Mis tebeos ZInco han llegado a tal grado de transparencia que ya no sé que viñetas van delante y cuáles van detrás, creo que tuvieron que utilizar alguna capa sobrante de papel de WC…

Javier Agrafojo
3 noviembre, 2014 15:57

Ni ‘La Sombra’, ni ‘Cody Starbuck’, ni ‘Dominic Fortune’, ni ‘Las estrellas, mi destino’, ni ‘Blackhawk’, ni ‘Challengers of the Unknown’, ni ‘Time2’, ni ‘Espadas del Cielo, Flores del Infierno’ (una colaboración con Michael Moorcock), ni ‘Agentes de la Noche’, ni…

Chaykin es uno de los artistas más incomprensiblemente maltratados en nuestro país. Si ni siquiera está publicada entera American Flagg! 🙁

(Por cierto, también yo soy muy fan de su revival de La Sombra, Jorgenexo)

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
4 noviembre, 2014 6:05

Yo tengo en un retapado de Zinco la mini de La Sombra de Chaykin. Y conste que lo tengo bastante bien conservado, eh, pero bueno, no le haría ascos a una buena edición actual, no.
Y si que es verdad que lo de Chaykin por estos lares clama al cielo.
Yo pedía más arriba, y me reafirmo en ello, el “Black Kiss 2” por tener muy presente ahora mismo la original,
ya que me compré el integral hace unos meses. La serie ya la había leído en su momento y me encantó.
Y de la 2 la tengo bastante controlada en inglish pero, coño! me molaría otro integral bien chulo editado aquí.
Pero, vamos, si a alguna editorial le apeteciera editar una Biblio Chaykin, no creo yo que por aquí fuéramos a decir que no, la verdad.
😉
Rockeros Saludos

jorgenexo
jorgenexo
4 noviembre, 2014 9:53

Agentes de la noche: veinte años hace ya desde su edición española. Demencial.

En ese revival de la línea Epic, por cierto, se editaron unos cuantos comics bastante cojonudos algunos de los cuales casi nadie recuerda (otros sí) entre los que nunca me cansaré de reivindicar l”The Bozz Chronicles”.

guolberin
guolberin
Lector
4 noviembre, 2014 10:00

“nunca me cansaré de reivindicar l”The Bozz Chronicles”.”

Y yo no me cansaré de querer tenerla, coño, cuando me acuerdo y la busco no la encuentro, por lo menos a un precio que me convenza. ¡Que es Brett Blevins, cohone ya!!!

Del resto de cosas que sacaron de Epic, creo que solo tengo Sachs y Violens. E inédito en España, tengo Moonshadow, aunque la versión de Vértigo.

jorgenexo
jorgenexo
4 noviembre, 2014 10:12

Pues hay bastante a recuperar: http://www.tebeosfera.com/obras/publicaciones/epic_planeta-deagostini_1991_-linea-.html
Yo tengo alguna que otra cosa, pero la mayor parte los leí a través de un colega (el único al que durante una buena época engañé para que se comprara tebeos y así poder ampliar mis lecturas dadas mis limitaciones económicas); no sé ni si los tendrá todavía, imagino que sí.

guolberin
guolberin
Lector
4 noviembre, 2014 10:15

Ehh, se me había olvidado Dreadstar, también tengo las grapas, y Blood, y Stray Toasters. Ah y el tochaco aquel con el Tor de Kubert. No, si al final, tengo bastante.

manolin
manolin
Lector
4 noviembre, 2014 10:37

Jorgenexo: otro que se suma a la reivindicación de “the Bozz Cronicles” y bueno, de todo el material epic y de la obra de Brett Blevins en general. Lo que me lleva a preguntar……..¿¿¿una miniserie que se llamaba “trouble with girls” con dibujo de Blevins y guión de otro ilustre desaparecido, Gerard Jones, era de EPIC? Recuerdo que la publicó Forum, o World Comics , y que tenía muy buena pinta.

jorgenexo
jorgenexo
4 noviembre, 2014 10:40

Epic editó material lo suficientemente cojonudo como para haberse acercado a Vertigo en términos de calidad, pero fue una apuesta sobre la que Marvel no quiso insistir. Y así sigue: su línea Icon es in chiste, Powers bajo mínimos, aquello de Scarlett se quedó en un mero sacacuartos sin continudad para rentabilizar la notoriedad del fallido movimiento occupy street… Una pena: resulta evidente que a Marvel le cuesta la hostia apostar por este tipo de material; si es necesario apuestan por utilizar el espíritu de este tipo de series con personajes de la casa, pero eso de invertir en personajes sobre los que no van a tener todo el control y royalties… como que terminan pasando antes o después.
Una pena que la casa de las ideas sólo quiera trabajar con ideas de la casa y nada más que de la casa.

guolberin
guolberin
Lector
4 noviembre, 2014 10:40

Sí, es de Epic, está en el enlace que ha puesto jorge, dentro de Epic Libros, aquí se llamó Problemas con las Chicas.

manolin
manolin
Lector
4 noviembre, 2014 10:44

Por cierto , de lo reseñado en el enlace arriba colgado por Jorgenexo, aparte de cosas que tengo y conservo muy buenas como el Dreadstar (jim Starlin es uno de mis “imprescindibles” de toda la vida….bueno, de toda la vida hasta “infinity abiss” donde ya me llenó el tarro), recuerdo haber leido, y vendido después, el one-shot ese de los Olímpicos, una parodia de los superhéroes de DC que recuerda mucho a la que después hicieron Moore en Top Ten o Ennis en “The Boys”, (aunque no sé si estos conocían “Los Olímpicos” o solo es casual), una parodia más ligera, con menos aspectos sórdidos relacionados con sexo y violencia, pero igualmente con bastante mala leche. O al menos así lo recuerdo yo, ¿alguien más lo leyó?

Mr. X
Mr. X
Lector
4 noviembre, 2014 10:46

Lo único que tengo de Epic es Marshall Law y Elektra asesina, así que cualquier reedición será bienvenida.

guolberin
guolberin
Lector
4 noviembre, 2014 10:48

Otra que se me había pasado de epic, Elektra Asesina, que también tengo, por supuesto.

manolin
manolin
Lector
4 noviembre, 2014 10:49

Ok, guolberin, lo acabo de ver ahora,gracias. Con lo que estoy disfrutando como un suevo es con la reedición de ECC de Marshall Law, de la que en su momento solo había leído el prestigio de los héroes en el manicomio, Sí lo de hacer parodias de las Liga, Vengadores, 4F y demás héroes clásicos para después masacrarlas (en esta obra, literalmente) va a resultar no lo inventó ni Moore, ni Ennis, ni Ellis ni Grant Morrison.

manolin
manolin
Lector
4 noviembre, 2014 10:52

Sospecho que algún antiguo editor de Planeta estará leyendo n comentario sobre “Los Olimpicos” y diciendo: “ah, ¿así que fue este el que lo compró?”, porque muchos no creo que vendieran..

jorgenexo
jorgenexo
4 noviembre, 2014 10:58

Recuerdo perfectamente el tomillo con la serie que citas, Manolín, pero ni sé de qué va. Pero ciertamente era Epic: http://www.tebeosfera.com/obras/numeros/epic_libros_planeta-deagostini_1994_2.html, la prublicó Froum hace también exactamente 20 años (XI-1994).

No creo, de todas formas, que sea especialmente difícl de pillar: juraría que la he visto por salones varios.

jorgenexo
jorgenexo
4 noviembre, 2014 11:00

Yo también tengo LOs Olimpicos por ahí (una grapa pero gordita) y realmente no debió de gustarme demasiado: ni me acuerdo de qué iba ni tengo la menor pulsión a volverlo a leer. A ver si le hecho un vistazo un día de estos, porque saber donde está sí que lo sé.

jorgenexo
jorgenexo
4 noviembre, 2014 11:04

echo, joder.

Meto esto porque sin esto esto da wrodpresserrortooshort.

manolin
manolin
Lector
4 noviembre, 2014 11:10

Jopé, Jorgenexo , creo que tu y yo fuimos los responsables de que Forum/Planeta no se hundieran en los 90 con la cantidad inmensa a de cosas que publicaban. Bueno, nosotros y Khonsnhu , que hasta recuerda los nombres de los guionistas y dibujantes de series como Ravag 2099, Punisher 2099 o Máquina de Guerra. Porque el resto de la gente de por aquí, o casi ni habían nacido en esas fechas, o declaran haber dejado los comics durante los 90. En serio ¿como es que Forum/World Comics no se hundieron con la cantidad de cosas que publicaron en plena crisis “Post-Olimpiadas/Expo del 92??

jorgenexo
jorgenexo
4 noviembre, 2014 11:58

Yo creo que por lo mismo que ahora no se hunde Panini con lo mlas que son muchas de las series mensuales que publica y por lo mismo que aguanta el mercado mundial de tebeos de super héroes: por cuarentones cautivos a series y personajes que les llevan acompañando la existencia desde la preadolescencia.

Ahora a las series que seguimos hay que sumar las cojoreediciiones de material que o se nos escapó en su momento o lo tenemos en formatos llamémosles “mejorables”.

Pero todo esto se sostiene gracias a niños a quienes se les daban de puta pena los deportes y las chicas.

molon labe
molon labe
Lector
4 noviembre, 2014 15:00

“Jopé, Jorgenexo , creo que tu y yo fuimos los responsables de que Forum/Planeta no se hundieran en los 90 con la cantidad inmensa a de cosas que publicaban. Bueno, nosotros y Khonsnhu”

¿Conque fuisteis vosotros? Bien, bien… hoy en mi plegaria nocturna voy a pedir que se os caiga el rabo.

manolin
manolin
Lector
4 noviembre, 2014 16:33

Molon Labe: Soy ateo así que tus amenazas no me asustan……al menos que “pedir en mis plegarias nocturnas que se os caiga el rabo” quiera decir “mandar a mis criados filipinos con las tijeras de castrar a tu casa” en cuyo caso sí me preocupa bastante.

Tronak el Karbaro
Tronak el Karbaro
Lector
4 noviembre, 2014 17:43

¡Ahhhhh, los Noventa! Esa época en la que absolutamente nadie compraba cómics……y se vendían cómics a montones. Supongo que sería debido a alguna distorsión del “Tejido de la Realidad” (frase que dedico al Agüelo allá donde esté y a Jorge)

guolberin
guolberin
Lector
4 noviembre, 2014 17:52

Eh eh, yo sí los compraba, dejaba las series y volvía a comprarlas. Yo creo que no era consciente hasta un par de años después de las mierdas que me estaba comprando. Ni leyéndolas me daba cuenta, jajaja.

guolberin
guolberin
Lector
4 noviembre, 2014 17:55

Por cierto, he echado un ojo a la serie en cuestión del artículo y Chaykin me parece algo mejor de lo habitual en los últimos años, que me parecía malísimo, será el blanco y negro, eso sí, no está como en sus grandes obras ochenteras. Por otro lado, no sé si es solo por ser Chaykin en blanco y negro, pero la serie en sí me recuerda mucho a Black Kiss, será también porque salen nenas con liguero, aunque no parece tan marranete como BK.

molon labe
molon labe
Lector
4 noviembre, 2014 20:23

“Soy ateo así que tus amenazas no me asustan……”

Pues deberias, elevo mis plegarias a los dioses “escandinabos” y tienen muy mala leche, agarrate las joyas por si acaso.

jorgenexo
jorgenexo
5 noviembre, 2014 19:14

“¿Conque fuisteis vosotros? Bien, bien… hoy en mi plegaria nocturna voy a pedir que se os caiga el rabo.”

Pues el rabo sigue en su sitio (eso es demasiada tela incluso para el más valiente de los sastrecillos), pero la espalda has conseguido que me la jodan pero bien…