RUNAWAYS: ESCAPE A NUEVA YORK, de Brian K. Vaughan, Takeshi Miyazawa y Adrian Alphona

Por
5
356
 

Edición original: Runaways vol.2 #7 a 12 (octubre de 2005/marzo de 2006); Marvel Comics.
Edición españa: Runaways vol.2 #1 a 3 (abril/junio de 2007); Panini Cómics.
Guión: Brian K. Vaughan.
Dibujos: Takeshi Miyazawa y Adrian Alphona.
Entintado: Craig Yeung
Color: Christina Strain.
Formato: comic-book mensual de 48 págs.
Precio: 3’25 €.

 

Tras el tan inoportuno como inesperado parón en la edición española del segundo volumen de Runaways, continuamos repasando las aventuras de los más famosos fugitivos del Universo Marvel, quienes han pasado de ser considerados como título revelación, y únicos supervivientes de extinta línea Tsunami, a consolidarse entre las numerosas colecciones que con cadencia mensual publica La Casa de las Ideas. Tal y como hemos venido realizando desde un primer momento, a continuación analizaremos el tomo americano titulado Escape to New York, que en su momento recopiló los arcos argumentales Cruce Estelar y Costa Este / Costa Oeste, obra de los habituales Brian K. Vaughan y Adrian Alphona, quien se tomará un respiro a cuenta de Takeshi Miyazawa, sustituto del dibujante “titular” en la primera de la historias que comentaremos a continuación.

Cruce Estelar

Fritz Von Meyer, científico nazi también conocido como El Enjambre, ejerce su condición de supervillano y su habilidad para manipular el comportamiento de las abejas que integran su cuerpo, con el objetivo de ocupar parte del vacío de poder dejado por El Orgullo en la ciudad de Los Ángeles. Sin embargo, en su camino se topará con Chase, Karolina, Nico, Molly, Gertrude y un Víctor Mancha que en la contienda verá la oportunidad perfecta de ganarse la confianza de sus nuevos compañeros. Tras la sorprendente batalla, una más de entre las vividas durante las últimas semanas, el inexperto grupo de superhéroes se tomará un merecido descanso, centrando toda su atención en tareas tales como aprovisionarse o renovar el vestuario. Tras visitar un centro comercial, Nico y Karolina asistirán atónitas al aterrizaje de una nave espacial procedente de la galaxia de Andrómeda tripulada por Xavin, un joven que afirma ser ni más ni menos que el prometido de ésta última…

Breve pero intensa historia caracterizado por centrarse de forma casi exclusiva en la interacción de los personajes principales, hasta el punto de avanzar con paso de gigante en la relación existente entre los mismos. Desde su primera entrega, uno de los puntos fuertes de este título ha sido precisamente los diálogos elaborados por Brian K. Vaughan, quien con inusitada frescura se encargó de esbozar la personalidad de cada fugitivo, partiendo de arquetipos fácilmente reconocibles por los lectores. Sin embargo, el guionista de Cleveland ha tenido la habilidad y el inconformismo suficientes como para ir un paso más allá y, mediante la concatenación de sucesos significativos, el análisis de las consecuencias de estos acontecimientos, y la dosificación del protagonismo concedido, ha terminado por construir personajes infinitamente más ricos en matices de lo que inicialmente cabía sospechar.

rumbo a lo desconocido

Cruce Estelar representa un ejemplo perfecto de lo comentado, pues bajo la apariencia de arco argumental de transición, se esconde un interesente punto de inflexión que determinará el discurrir de la colección. La clave radica en la diversificación de la acción, pues partiendo de una excusa argumental realmente sencilla, el pequeño descanso que deciden tomarse nuestros protagonistas es aprovechado para profundizar en las ansias de Víctor por encajar dentro del grupo (clarificador el papel jugado por Molly), la amistad surgida entre Nico y Karolina, o la relación entre Gertrude y Chase, Finalmente se focalizará la atención en la aparición de Xavin, quien junto a Carolina bien podría ser el protagonista de un culebrón intergaláctico con el destino de los planetas Tarnax VII y Majesdene en juego.

Dentro del apartado de curiosidades, cabe comentar la anecdótica reaparición de El Enjambre, supervillano creado en 1977 por Bill Mantlo y John Byrne, especular con la relación que podría llegar a tener Xavin con los acontecimientos argumentales planeados por Brian Michale Bendis para el Universo Marvel y, en último lugar, mencionar el regreso temporal de Takeshi Miyazawa, quien, siguiendo la estela de dibujantes como Humberto Ramos, Keron Grant, o Carlo Barberi, suple con corrección a Adrian Alphona.

Costa Este – Costa Oeste

Nueva York, centro neurálgico de la actividad superheróica. Tandy Bowen, más conocida como Puñal, yace inconsciente en un hospital, donde recibe la visita de Capa (Tyrone Johnson), compañero de aventuras que, apesadumbrado, le pide disculpas. En ese preciso instante, una delegación de Los Nuevos Vengadores integrada por El Capitán América, Luke Cage y Spiderwoman, irrumpe en escena para acusarle de haber provocado el estado convaleciente de su compañera. Ante la insistencia de los miembros del supergrupo, traducido en un ataque directo de quien en su día fue conocido como Power-Man, Capa opta por utilizar sus poderes para teletransportarse a la guarida secreta de los Runaways. Éstos, tras las preceptivas explicaciones, deciden confiar en el inesperado visitante, emprendiendo un viaje rumbo a La Gran Manzana con el objetivo último de demostrar la inocencia de Capa. Ya en la gran ciudad, y tras dejar a Molly bajo el cuidado del Padre Lantom (párroco de la Catedral de San Patricio y amigo personal de Tyrone), se toparán con buena parte de los Vengadores y, para completar la trepidante excursión, con un extravagante habitante de una dimensión alternativa.

rumbo a lo desconocido

En este arco argumental, Vaughan aprovecha el regreso de Adrian Alphona para narrar el que con toda probabilidad es uno de los arcos argumentales más divertidos de la colección. Valiéndose de un tono más desenfadado de lo habitual, ambos autores rinden su propio homenaje (reconocido y acreditado) a Stan Lee y Jack Kirby, y más concretamente a Los Vengadores. Para ello, vuelven a echar mano de Capa y Puñal, ya presentes en Descubiertos, y de la plana mayor de Los Nuevos Vengadores, retratados mediante una historia por momentos paródica y humorística. De paso, Vaughan aprovecha la coyuntura para analizar de forma y manera soslayada la necesidad de aventura, libertad y cambio inherente a la juventud. Impagable la conversación entre Víctor, Pert y Spiderman.

Valoración personal

Mes a mes, número a número, Vaughan y Alphona lo consiguen: que el lector se entretenga, que esboce sonrisas ocasionales, que disfrute con las aventuras narradas, que inevitablemente se encariñe de estos personajes… Y es que con un nivel medio realmente notable, ambos autores plasman en viñetas un constante elogio del entretenimiento puro y duro, de la evasión y el sentido de la aventura bien entendidos, del dinamismo, de la intriga, de la acción, del romance y la comedia. En definitiva, una divertidísima vuelta de tuerca a las clásicas aventuras adolescentes, plagadas de numerosas referencias culturales, chistes autoparódicos y juegos de palabras. Sin renunciar al análisis de la búsqueda de la madurez e identidad propia, y a la desconfianza hacia el mundo adulto mediante un humor sano, desprejuiciado e inteligente, y un llamativo estilo de dibujo que, bien sea mérito de Alphona o Miyazawa, se ajustan como un guante al tono imperante en la colección.

Una lectura que, mes a mes, continúa convenciendo, resultando una apuesta segura por el entretenimiento de calidad que, a la espera de Joss Whedon, Terry Moore o Humberto Ramos, se revela como una de las más interesantes colecciones publicadas por Marvel Comics en la actualidad.

Reseñas anteriormente publicadas en Zona Negativa

Runaways: Orgullo y alegría.

Runaways: Erial Adolescente.

Runaways: Los Buenos mueren jóvenes.

Runaways: Creyentes.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

Artículo anterior5 millones de gracias…
Artículo siguienteCREANDO ADICCIÓN DESDE PEQUEÑOS
Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y apasionado por el noveno arte desde que tiene uso de razón, en 2005 comenzó a colaborar en la web colectiva Zona Negativa, centrándose en la preparación de reseñas, entrevistas y crónicas de eventos relacionados con el mundo de la historieta. Estas tareas ocupan buena parte de su tiempo de ocio, junto con la redacción de artículos para las ediciones españolas de DC Comics por encargo de ECC Ediciones.
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nathan Summers
Nathan Summers
22 septiembre, 2007 17:24

¡Gran reseña David! No he leído la colección, pero luego de leer tu «valoración personal» realmente me atrae. Deberían contratarte en Panini para publicitar sus colecciones.

Saludos

Mistic
Mistic
22 septiembre, 2007 22:33

Muy de acuerdo con la reseña. Me encanta Runaways, para mí es lo mejor que ha hecho Marvel en los últimos tiempos y estos arcos argumentales lo demuestran. Coincido completamente en lo de la conversación entre Spiderman, Gert y Víctor. Sabía que iba a ser genial desde la página del: «Tú eres… eres…» «Sí. Soy Batman».

El critico
El critico
22 septiembre, 2007 23:00

La serie Marvel más refrescante de lejos.

The Slayer
The Slayer
24 septiembre, 2007 7:47

Como siempre he dicho, uno de los mejores momentos de la serie es cuando Molly le parte la cara a Lobezno