Robin Hood, Nuevos aires en Sherwood

Por
28
675

Todo el mundo conoce a Robin Hood, a los felices hombres de Sherwood, al sheriff de Nottingham, al rey Juan, Little John, a lady Marion, a Ricardo Corazón de León… y a toda la parafernalia asociada al mito de este arquero inglés que robaba a los ricos para dárselo a los pobres. También son archiconocidos Ridley Scott, Russell Crowe y Cate Blanchett, el trío de figuras principales detrás de esta nueva versión de la historia de Robin.


Se trata de la quinta película en la que trabajan juntos director y protagonista; tras Gladiator, Un buen año, American Gangster y Red de mentiras ya se puede decir que los dos han encontrado un buen equilibrio en sus quehaceres y que se encuentran cómodos como director y actor. Esta vez han intentado ir un paso más allá y han aprovechado los conocimientos previos que los espectadores tenían sobre la historia de Robin de Loxley, personaje que se ha convertido en icono cultural, para realizar una trama novedosa.

Crowe interpreta a un Robin Hood (aquí denominado Robin Longstride) más duro que en anteriores versiones, un tipo que se ha valido por sí mismo desde su más tierna infancia. Física y moralmente, su Robin Hood recuerda a Maximus Decimus Meridius, su archiconocido personaje en Gladiador, aunque también mantiene todas las características reconocibles del Robin de siempre. Sus virtudes como arquero no se ven nada más que en contadas ocasiones, aunque sí en los momentos clave. Este Robin Hood es diestro con el arco, así como en el combate cuerpo a cuerpo, y es capaz de urdir todo tipo de estratagemas y de arengar a sus hombres con soltura.


Ridley Scott sigue dirigiendo con buen pulso, entremezclando escenas de acción física con escenas de acción dramática. La belleza de los parajes y los decorados, tanto del pueblo de Nottingham, como del bosque de Sherwood (que son dos de las localizaciones clave en esta historia), son tremendamente disfrutables. Se nota que han realizado un trabajo de investigación previo, tanto para los vestuarios, como para las estructuras y los estilos arquitectónicos de la época. Si bien es cierto que en esta ocasión han podido reutilizar muchos de los trajes usados en otra película de Ridley Scott, El reino de los cielos.

También se mantiene aquí otra de las constantes en el cine de este director: los personajes femeninos fuertes. La lady Marian interpretada por Cate Blanchett es una luchadora nata, con una fuerza y una serenidad capaces de enamorar, no sólo a Robin, sino a todos los espectadores que vean la película. Precisamente es esa subtrama, la del amor floreciente entre los dos protagonistas, la rueda que termina moviendo las acciones (tanto internas, como externas) de Robin Hood.


Las intrigas palaciegas, el arte de la estrategia, la motivación, la búsqueda de la igual social… hay tantos temas en este filme que puede resultar una combinación apabullante, aunque lo cierto es que se resuelve todo con solvencia y con la maestría que sólo otorga la experiencia. Este filme, que tiene cierta forma de balada, es un thriller histórico con muchísima acción (es de obligada mención el espectacular combate en la playa) que explora en los orígenes de la leyenda de Robin Hood. Se agradece especialmente que hayan intentado hacer algo diferente, novedoso, aun manteniendo la idea central y conocida por todos.


Para terminar, hay que mencionar a los estupendos actores secundarios (secundarios de lujo, me atrevería a decir) como: William Hurt, Danny Huston y Max von Sydow, por citar algunos, que están estupendos todos en sus respectivos papeles. Así como al villano de la función, que no es otro que el “malo” de moda en Hollywood, Mark Strong, que se muestra aquí mucho más sibilino, amenazante y conspirador que nunca. Ridley Scott continúa en plena forma y, por lo que se ve, Robin Hood, también.

Nos leemos.

28 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Indepit
Indepit
20 junio, 2010 10:26

Yo lo reconozco.
Yo era de los de que pereza, otra de Robin Hood…
Llegó el día y las niñas se metieron a ver Sexo en Nueva York 2. Era evidente que nosostros nos zafaríamos (existe esta palabra?) de dicho engendro. La idea?. Ver The Crazies. El inconveniente: no la ponían en ese cine. El plan b?: Robin Hood.
Y menos mal porque no pensaba verla y al final me gustó mucho.
No es ninguna obra maestra pero es una peli de aventuras bastante guapa y una muy buena versión del mito.
Se podría haber titulado Robin Hood Begins sin problemas.

Mazikeen
Mazikeen
Lector
20 junio, 2010 10:35

Bueno, a mí me gustó más bien poco, y soy fan absoluta del personaje, pero es que

Aviso de Spoiler

la historia del padre metida con calzador y para qué? y ya lo más d elo más, Lady Marian (que me parece muy bien que sea una luchadora y tal, pero armadura y cota de malla??) y los “niños perdidos” llegando en el momento justo de la batalla final en ponys? Qué desastre de batalla final.

Una pena, porque tenían los medios para hacer algo muy bueno.

Sr. Interrogante
Sr. Interrogante
20 junio, 2010 10:37

La película tiene una primera hora simplemente espectácular, donde se nos ofrece el nuevo origen de Robin Hood, donde todo es nuevo, donde todo es incluso “original”… y luego se transforma en una parodia de si misma que se pierde y no sabe a dónde va.

Me dormí en el cine y salí moviendo la cabeza, preguntándome cuando coño remontara cabeza Ridley Scott. Parece como si, en realidad, ni siquiera a él le importaran las historias que cuenta.

josemari
josemari
Lector
20 junio, 2010 11:40

¿Vais a publicar esta semana el WTF?

Martin
Martin
20 junio, 2010 11:55

La tengo en carpeta para verla. En principio tiene buena pinta. Veremos.

Nestor
Nestor
20 junio, 2010 12:15

A parti de la mitad es un verdadero espanto de película. Como se puede empezar una pelicula con tanta iniciativa, y tan buena pinta, y terminar siendo una película infumable  !!!

-J-
-J-
Lector
20 junio, 2010 12:33

Creo que Ridley Scott ha perdido definitivamente el norte. Como en Kingdom of Heavens, sólo que esta vez no tiene perdón posible. Es Robin Hood al fin y al cabo, y consigue su película más olvidable.

La historia está llena de inconsistencias (parece que se metió mucho la tijera, pues en efecto los “niños perdidos” aparecen sin ningún sentido al final) y la batalla final es un despropósito de principio a fin. A destacar lo ridícula que queda Lady Marian en cota de malla y, sobre todo, organizar el desembarco de Normandía en el siglo XIII. ¡Ridículo!

Otra tomadura de pelo.

Mistic
Mistic
20 junio, 2010 13:36

Esta película me dejó frío. Hay muchas cosas metidas con calzador, como ya han dicho antes (los niños perdidos la historia del padre, escenas WTF de la batalla final).

Pero lo que más me dolió fueron los momentos perdidos. Se desaprovecha la habilidad de Robin con el arco, se desaprovecha a los compañeros, al fraile, y aunque no quiero spoilear nada iré que este Robin sólo roba una vez en toda la película.

De los errores históricos mejor no hablo. Algunos son entendibles, otros son gratuitos. Curiosamente, algunos son al revés. Leí una reseña hace tiempo que se quejaba de los errores sobre el rey Ricardo, cuando en realidad la película tiene la más fiel representación que ha habido hasta el momento de ese personaje. Punto a favor ahí,lo reconozco. Pero lo de los franceses no tiene ni pies ni cabeza.

josecles
josecles
20 junio, 2010 14:21

Fria como un témpano, las escenas de accíon con muchos medios y poco espectaculares. Una auténtica decepción.

Flinterman
Flinterman
20 junio, 2010 14:24

Sólo hay que ver Gladiator para ver el nulo interés de Scott por la historia. No es que no le interese, es que la contradice sólo para que quede bonito y conmover al público.

Colonial One
Colonial One
20 junio, 2010 14:34

Pues a mi me parece que está bastante bien, es una película sólida, digna, no pensada para quinceañeros. Se toma su tiempo en explicar las cosas y al final eso compensa. Es cierto que la batalla final parece rodada un poco con desgana, pero el momento auténticamente precuela, el final, me gusta mucho y me dan ganas de que se hiciera una secuela.

Me recuerda un poco al Reino de los Cielos, también de Scott, que en el cine resultaba densa, pero vista en casa (y en versión del director, más completa), es una gran película. Espero que haya un director’s cut de este Robin Hood.

Lo que me está resultando un poco triste es ver como hay gente que tiene los santos cojones de decir que Ridley Scott, un señor que hace cine como quien respira, que se prepara las películas a conciencia, que tendrá sus más y sus menos, pero no se ha dejado llevar por la comercialidad chusca de otros, ha perdido el norte… Es la misma gente que luego va a ver Transformers y flipa o ve Daybreakers y le parece una obra maestra… Críticos sesudos incluidos! Cuanto quinceañero tontico suelto!

juan-man
juan-man
Lector
20 junio, 2010 14:37

Tienen razón los que por aquí hablan del despropósito de la segunda mitad de película, y de los terribles agujeros de guión. Pero es que además, tratando de ser (supuestamente) más fiel a la historia, Scott deja de lado la leyenda. Y la verdad es que la leyenda es, en este caso, mucho más interesante que la historia. Cuando voy a ver un Robin Hood no quiero verdad, quiero emoción. Lo puse en mi crítica en su momento, y no me cansaré de repetirlo: igual que cuando John Ford conoció de boca del propio Wyatt Earp la verdadera historia del duelo en el OK Corrall… y en su película se la pasó por el forro. Ford sabía lo que se hacía.

juan-man
juan-man
Lector
20 junio, 2010 14:41

Y, Flinterman, eso que según tú hace Scott me parece perfectamente legítimo. Contradecir la Historia para emocionar es… bueno, es cine.

Flinterman
Flinterman
20 junio, 2010 15:08

>>>Contradecir la Historia para emocionar es… bueno, es cine.>>>

No. Es sencillo.

David Valverde
Lector
20 junio, 2010 15:15

No ha estado mal. No es fiel a la leyenda y tampoco exactamente histórica, pero es entretenida y no buscaba más en la película que eso.

zape
Lector
20 junio, 2010 15:44

Una corrección Diego. Es Lady Marian, no Marion.

JAVIE
JAVIE
Lector
20 junio, 2010 16:21

(y en versión del director, más completa), es una gran película. Espero que haya un director’s cut de este Robin Hood.

Si despues de gastar la millonada que se gastan,hacernos ir al cine y vendernosla como un peliculon,necesitamos un montaje del director para disfrutarla mas es que algo falla.

Yo no tengo ninguna prisa por verla,algun dia caerá,pero la verdad es que ni me gusta demasiado el personaje ni me gustara esta version.

Her-Nann
Her-Nann
20 junio, 2010 22:45

si se van a criticar la pelicula en base a su similitud con la verdadera historia, obvio que va a haber diferencias, como las hubo en Gladiador… pero eso no significa que sea mala pelicula, hay que saber criticar… Yo todavia no la veo, pero me muero de ganas…

John Difool
John Difool
Lector
20 junio, 2010 22:47

Yo creo que es un desastre de película y que Ridley Scott ha perdido su brújula y con ella el norte, ahí en el bosque de Sherwood.  La batalla final, que se supone épica y dramática, termina siendo fría, rídicula y encima copiada.  ¡Por favor, que eso ya lo había rodado antes Spielberg!  Por no hablar del despropósito del padre de Robin.  ¿Para qué vamos a rompernos la cabeza intentando explicar las motivaciones del personaje?  ¡Nada, con un flash-back que no viene a cuento de nada y que no se sostiene ni con pinzas, asunto arreglado!

juan-man
juan-man
Lector
20 junio, 2010 23:31

El tema es que la historia de Robin Hood es la que es… proscrito, Sherwood, Sheriff de Nottingham, Guy de Gisbourne, flechas, Lady Marian (o Marion, según la fuente: a y b son correctas), aventuras y Merry Men. Y aquí, apenas hay nada de eso.

Sherwood sale al final, Nottingham (que iba a ser el protagonista de la película según el proyecto original) es aquí un bufón, y Juan Sin Tierra un triste Cómodo venido a menos, sólo se disparan dos flechas con un mínimo de emoción (y hasta Kevin Costner lo hacía con más gracia), Lady Marian no es un personaje sino una herramienta al servicio del guionista, las aventuras se convierten en escenas bélicas y los Merry Men son bastante poco merry. Aaaaagh, no sé qué le veis los que la defendeis, más allá de un puñado de magníficas interpretaciones (sí, Crowe en V.O. es la leche) y una fotografía y ambientación “chulas”. Pero de emoción, cero. Entretenimiento, como han dicho por ahí, la primera hora… más o menos.

¡¡¡Y la historia se acaba cuando empieza lo bueno!!!

Me quedo con la de Flynn, la de Disney, la de la BBC o la de Costner (que, digan lo que digan, me parece infravaloradísima). Esto, ni es Robin Hood, ni es suficientemente sólida como para aguantar por su propio pie.

zape
Lector
20 junio, 2010 23:53

Cierto juan-man, cierto.

jorgenexo
jorgenexo
21 junio, 2010 8:59

Ni la he visto, ni la pienso ver. Y si es aún peor que la de Costner (¿infravaloradísima? No jodas, si no se salva ni Alan Rickman), para qué vamos a hablar. Realmente, si ha habido algún actor que haya superado a Costner en términos sobrevalorativos, ése es Crowe.
Pro lo que realmente me resulta chocante es, ¿no hay ningún otro personaje a revisar más machacado que Robin Hood? ¿Tiene sentido revisar un personaje tan versioneado que cuenta hasta con versiones animadas, mútliples parodias, inspiraciones superheróicas, series de tv…? ¿Que la última vez que llegó al cine lo hizo con dos versiones prácticamente simultáneas, y que cuenta incluso con una historia final tan cojonuda, tan de culto, como el Robin & Marian de Richard Lester? ¿No hay más historias? Parece que el cine de aventuras no puede pasar sin versiones periódicas de Robin Hood y Los tres mosqueteros… Como si no hubiera material poco explotado pero con un elevadísimo potencial aventurero de Walter Scott, Sienkiewicz, Salgari, Stevenson, Rider Haggard… Pero parece que si al populacho no le suena, no hay nada que hacer: mejor hacer una peli que se titule Sherlock Holmes aunque el personaje no tenga nada que ver con la fuente que hacer una buena adaptación de El corsario negro o Ella…

Loken
Loken
21 junio, 2010 9:02

Para mi gusto Ridley Scott ha dejado de ser alguien por quien suspirar al conocer las noticias de sus nuevos trabajos. Este hombre ha perdido el norte, como se ha dicho en algún comentario anterior al mío. La película es aburrida (yo a los 20 minutos ya estaba pensando en que iba a cenar) y el final es….. ridículo es la palabra menos fuerte que se me ocurre. Blanchett al final con su “ejército” de niños enfrentándose a soldados profesionales franceses!!!!!!!… y que encima vienen en orugas como los aliados en Normandía!!!!!!!!!…. por Dios que despropósito de película. Los personajes no están trabajados para nada, todos iagual que siempre. Lo único que me gustó es la idea de suplantar al personaje real. Bueno, que ya se acabó el señor Scott….. esperaba con ganas su precuela de Alien pero viendo lo que ha hecho con Robin Hood, espero que los estudios le prohiban tocar una cámera.

Mistic
Mistic
21 junio, 2010 11:57

Mira, no sabía lo que mencionaba juan-man de que la película iba a ser al principio sobre el sheriff de Nottingham. Pues habría sido una vuelta de tuerca muy original al mito de Robin Hood (y Crowe podría haber hecho muy bien ese papel).

John Space
John Space
21 junio, 2010 12:54

Pues, en ese caso, vuelvo a sugerir Las alegres aventuras de Robin Hood, de Howard Pyle.

juan-man
juan-man
Lector
21 junio, 2010 13:30

Ahí le has dado, Space… las de Pyle sí que eran “merry”… ahora, la versión de Walter Scott me pareció rara, rara…

Sputnik
Sputnik
Lector
21 junio, 2010 13:30

¡Ese Robin Hood no es peor que el de Costner nidecoña porque eso es imposible!
Esta es, simplemente, una mala peli. Demasiado larga para lo que cuenta (Robin Hood Begins), demasiado llena de momentos sobrantes, demasiado cortada en momentos que, seguro, la hubiesen salvado (estoy seguro de que esos Niños del Bosque tenían más metraje y venían a cuento de algo).
Esperaré a ver el montaje del director. El del Reino de los Cielos me sorprendió: convierte un truño enorme en una buena película.
Robin y Marian… la película por la cual le perdono a Richard Lester lo que le hizo a Superman…

juan-man
juan-man
Lector
21 junio, 2010 14:36

Sputnik, la de Kevin Reynolds, al menos tiene un guión sólido desde el punto de vista de la estructura y del uso de recursos narrativos (por no hablar de una banda sonora de quitarse el sombrero). La de Scott hace aguas por todas partes: cosas que se anticipan y no se resuelven, cosas que se dan por resueltas sin más, cuando veinte minutos antes eran el quid de la cuestión…

¿O a nadie más le parece un despropósito que de pronto

Aviso de Spoiler

todo el mundo sepa que Robin usurpó la identidad de Loxley y a todo el mundo le parezca bien, sin mediar ninguna explicación?