Reseñas DC: Justice League United #0 y The Flash #30

Por y
28
473

El retraso del Forever Evil #7 afectó a varias series, haciendo que estas también se retrasaran. Pero no afectaron a todas las series abiertamente post-Forever Evil. Esta semana, han salido 2 de estos casos. Por un lado, tenemos el Justice League United #0 a cargo de Jeff Lemire y Mike McKone, que sustituye a la Liga de la Justicia Americana, si bien esta no terminará hasta finales de mayo por susodichos retrasos. Por otro lado, tenemos The Flash #30 de Robert Venditti, Van Jensen y Brett Booth, que estará ubicado en una Central City que ha sufrido los estragos del evento principal y una de sus minis, Forever Evil: Rogues Rebellion. Esto es algo más anecdótico que relevante, pero no deja de ser una curiosidad digna de mención en la introducción de estas reseñas.

¿Dónde está Jeff Lemire?, Por Tomás Martínez
 

jlu_cv0_ds
Guión: Jeff Lemire
Dibujo: Mike McKone
Color: Marcelo Maiolo
Portada: Mike McKone, Gabe Eltaeb
Editorial: DC Comics
Formato: Grapa, 32 páginas
Precio: 3,99 $

 

Valoración:

Unas expectativas realistas no son encontrarte pollo de primera calidad en un KFC o esperar un disco bueno de Pablo Alborán. Tampoco la esperanza de encontrar el amor de tu vida en el Salón del Cómic o esperar que Alan Moore vuelva a escribir superhéroes. Sí en cambio lo son haber querido que éste último asesinara al productor de la película La Liga de los Hombres Extraordinarios tras ser estrenada y, por supuesto, esperar que una serie de la Liga de la Justicia escrita por Jeff Lemire se convierta en una de las más destacadas de la editorial. Mis expectativas por esto último eran altas hasta cotas inimaginables y tenía mis razones: el escritor deslumbró con su Animal Man, del que salió vivo de un cruce infame impuesto por la editorial, y encumbró a la Justice League Dark a alturas donde Peter Milligan no pudo ni asomarse. Qué decir queda de su Green Arrow, posiblemente una de las 10 mejores series de superhéroes de la actualidad. Así que llamadme loco o lo que sea, pero mi duendecillo comiquero interior me dice que esta Justice League United no la ha escrito Jeff Lemire. Me niego a que esto que acabo de leer provenga de las manos del canadiense. No, no y no.

Y son muchas las razones que me llevan a no querer pensar eso porque la decepción me invade a la par que la tristeza. Y es que me duele mucho ver a Animal Man diciendo comentarios graciosos y estúpidos cuando recientemente ha visto perder a su hijo y separarse de su familia (al menos en lo anímico). Me duele también ver a Green Arrow con esa armadura horrible y esas gafas horterísimas discutiendo con el propio Buddy Baker sobre si uno controla a los animales y el otro lanza flechas y haciendo comentarios estúpidamente insulsos a la vez. Me horroriza la caracterización de Stargirl como una chica constantemente preocupada que dice lo que ve –¡Algo pasa con mi bastón cósmico!–. Lloro al ver que el nuevo Lobo, recientemente humillado por Supergirl en dos números, es una amenaza para alguien. Alucino con que el villano en la sombra sea una raza extraterrestre que seguro quiere invadir la tierra creando seres híbridos. No doy crédito ante la tópica y sosa presentación de Adam Strange y su novia. Me froto los ojos al ver que el Detective Marciano ve sus megapoderes psíquicos alterados cuando un tentáculo de un monstruo genérico lo agarra por sorpresa. No tengo palabras para expresar la decepción ante semejante cliffhanger final. Lo único que quizás no me duele tanto es la presentación, en dos páginas, de la nueva heroína que puede tener algún potencial.

Si alguien que no conoce a los personajes coge este cómic va a pensar que de donde diablos han salido. Ninguno está bien caracterizado (a los comentarios estúpidos me remito) ya que si a Animal Man le ponemos un cigarro en la boca y una gabardina estaríamos ante el enésimo clon de John Constantine en este Nuevo Universo DC. Tampoco sabrá por qué Supergirl aparece por ahí (nos prometen una batalla entre ésta y Lobo para el próximo número, increíble) y desde luego se espantará al saber que la serie de Green Arrow la escribe el mismo guionista. El tufillo humorístico de muchas series de Marvel se puede oler aquí, pero lo que en la competencia llevan haciendo años con maestría –en ocasiones– pues son otros personajes y situaciones, aquí no pega ni con cola. Que a nadie le extrañe en próximos números balbucear “¡Es la hora de las tortas!” al Detective Marciano.

Splash page inicial, obra de Mike McKone
Splash page inicial, obra de Mike McKone

Al que si se le puede aprobar es a Mike McKone, el cual tiene un gran talento y sabe dotar de movimiento y personalidad a los personajes. Sin embargo, el color no le hace ningún favor pues a partir de la segunda mitad del tebeo todo queda ligeramente soso, con una acción excesivamente embarullada y caótica, donde además los fondos no terminan de darle toda la dinámica y el realismo que requeriría la historia. Me recuerda un poco a Mahmud Asrar en Wolverine and the X-Men donde apenas veo rastro de aquel dibujante que me deslumbró en Supergirl en 2011. Ni que decir de esas viñetas donde todo se tiñe de rojo y blanco que carecen de toda originalidad puesto que las vemos constantemente en la excelsa Green Lantern Corps de Van Jensen y Bernand Chang (de una forma estupendamente realizada) y en los magníficos dibujos de Andrea Sorrentino en Green Arrow. Y a ver si algún editor me lee: pónganle un antifaz decente a Oliver Queen, por favor.

No podría ser peor el comienzo. Todo chirría de tal manera que muy bueno tiene que ser el número 1 (no entiendo que esto tenga un 0, sinceramente) para que la serie consiga otorgar el interés que se merece un equipo con estos personajes. El dibujante y el guionista aspiraban a todo y al final han realizado la mayor decepción, a mi juicio, de lo que llevamos de año. De todos modos, Jeff, confiamos en ti.

Una Justice League con la que poder disfrutar, por Jordi Molinari

Valoración:

Jeff Lemire es un nombre seguro para leer una buena serie en los Nuevos 52, ¿no? Su Frankenstein, Agent of S.H.A.D.E., su Animal Man, su Green Arrow, su Justice League Dark… esperad un momento. ¿Estamos seguro que su JL Dark estuvo a la altura, comparada con las series con un único superhéroe? Ciertamente el trabajo inicialmente mejoró con lo hecho anteriormente Peter Milligan – sin desmerecer el trabajo del autor británico -, pero creo que pocos echaron en falta a Lemire cuando abandonó la serie en favor de J.M. DeMatteis. Algunos dirían que el bajón vino cuando empezó a co-escribirla con Ray Fawkes, al igual que afectó negativamente su colegueo con Scott Snyder y el crossover Mundo Putrefacto. Entonces, podríamos decir que en principio no habría que dudar de Jeff escribiendo grupos de superhéroes, sino cuando otros influyen en su trabajo – por lo tanto, es algo que quizás habrá que considerar en Futures End, no aquí en cualquier caso.

Bien, pero… ¿que tal se le dará escribir historias más… pijameras? Porque dentro de los Nuevos 52 no tenía nada así, y antes del nUDC, encontramos sólo su trabajo con Superboy, y un back-up de The Atom en las páginas del Adventure Comics, que iría más en la linea de su Frankenstein, Agent of S.H.A.D.E. Y es que viendo el trabajo general de Lemire, tiene un perfil más indy que mainstream. Incluso con un personaje como Green Arrow, y con toda esa nueva mitología detrás, sigue teniendo un perfil muy underground. Pero ahora tenemos al Green Arrow nivel Liga de la Justicia. Tenemos a Martian Manhunter, a Hawkman. Incluso a Supergirl. A Adam Strange, y a un Animal Man que también se tarde o temprano se volverá más espacial. En definitiva, esto no es como la Justice League Dark, que tenía lo de “Justice League” más para vender que otra cosa. Esto es y será una Liga de la Justicia de las verdad, de las de siempre. ¿Y como resuelve la papeleta Jeff Lemire en este primer número? Pues como si nada de lo que haya escrito en estos 2 primeros párrafos haya importado, más allá de su nombre. Osea, cojonudamente bien.


Portada con Equinox del Justice League United #0 por Mike McKone
Portada con Equinox del Justice League United #0 por Mike McKone

¿Estáis cansados que haya tanta serie de un perfil oscuro/desesperante? Pues Justice League United es la respuesta a vuestras plegarias. Jeff Lemire es muy consciente de ello, incluso que él ha escrito y escribe series así. Por lo tanto, quería que la JLU fuera ese oasis, y sin duda este Justice League United #0 da buena fe de ello. La acción comienza con la aparición de casi todo el equipo reunido, Alanna – que ahora es afroamericana, y esto es lo de menos – y Adam Strange reuniéndose de nuevo, y los malos logrando su objetivo… para ponernos en situación, 3 días antes. La secuencia en la convención de cómics te hace reír y te hace arquear la ceja en varios momentos. Pero eh, estamos hablando de una convención de cómics con superhéroes reales metidos de por medio. Si levantas demasiado la ceja, es que lo estás viviendo demasiado real, y te estás olvidando que es un cómic de superhéroes. Tras ello, la investigación les llevará frente a los primeros enemigos, pero quedará interrumpido para mostrarnos a Miiyahbin, la superheroina adolescente con linaje de los aborígenes canadienses. Bueno, quizás la parte de superheroina (quien se llamará como tal Equinox) debería estar tachada de momento, si bien ya tenemos un primer vistazo de sus poderes y enemigos. Tras ello, empieza la acción y llegan los refuerzos.

Tras eliminar a los enemigos, se establecerá una relación entre Green Arrow y Animal Man, quienes parecen destinados a tener una relación tipo Hal Jordan/Barry Allen o Booster Gold/Ted Kord. Tras ello, la acción continua para mostrarnos más amenazas, y al que parece que será el primer gran villano, una reinvención/actualización de un villano thanagariano de Hawkman. Y hablando del superhéroe alado, este aparecerá sin razón alguna – al menos en este primer número – junto a la desaparecida Alanna, para hacer frente al nu-Lobo. Quizás lo más “negativo”, junto a este, sea que ahora Alanna Lewis sea una terrícola igual que Adam. Aunque puede que eso es lo que crea Adam y nos haga creer Lemire, y luego veamos que tiene un origen alienígena, concretamente de Rann. A fin de cuentas, no ha mostrado todas sus cartas en este primer número, y en este caso es bueno. Porque las que muestra son suficientemente buenas para quedar satisfechos, y a la vez, con ganas de más para el siguiente número.

En el apartado gráfico, Mike McKone hace un gran trabajo, especialmente en las facciones de los personajes, tanto humanos como extraterrestres. Eso es sumamente importante, porque casi todo el equipo es rubio, pero podrías diferenciar a cada personaje sin traje sin problemas. Y los colores, bueno, van a cargo de Marcelo Maiolo. Si su trabajo con Andrea Sorrentino primero en I, Vampire y posteriormente en Green Arrow, y su trabajo con Bernand Chang en Green Lantern Corps no fueran suficiente carta de presentación, sin duda vuelve a mostrar una gran habilidad – y rapidez – marca de la casa. La escena previa a la introducción visual de Green Arrow, sólo por el coloreado, sabrías que ha sido él. Así que tenemos personajes interesantes y variados, un enorme escritor, un dúo gráfico de altura, y una historia tan épica como amena. ¿Que más se le podría pedir? Poca cosa creo yo, más allá de que avance rápido el calendario para tener el siguiente número.

The Flash #30, por Tomás Martínez
 


Guión: Van Jensen, Robert Venditti
Dibujo: Brett Booth
Color: Andrew Dalhouse
Portada: Brett Booth, Norm Rapmund
Editorial: DC Comics
Formato: Grapa, 32 páginas
Precio: 2,99 $

 

Valoración:

Si para los rising-stars Van Jensen y Robert Venditti la tarea de guionizar The Flash se antojaba bastante complicada aunque relativamente cómoda, para Brett Booth la palabra titánica se quedaba corta. No se quién fue la cabeza pensante que decidió que un dibujante como Brett era capaz de sustituir con garantías al duo formado por Francis Manapul y Brian Buccelatto, pero desde luego no estaba en sus cabales. O eso o algo está funcionando muy mal en la editorial recién mudada a Burbank. La cuestión es que en el país de la industria cinematográfica masiva le tienen un especial apego a este dibujante cuyo talento, seamos sinceros, es extremadamente discutible. Si sus trabajos recientes en Teen Titans o Superman son lamentables, su paso por Superman / Batman hizo que muchos llorásemos de pena y dolor y dejáramos de leer una serie por la que habíamos apostado fuertemente (tampoco es que el guión de Greg Pak ayudara en demasía en ese penoso segundo arco argumental). Dicho esto he de decir que The Flash #30 es un trabajo mínimamente aceptable. Se nota que ha puesto empeño en mostrarnos a un Barry Allen similar al que nos presentaran el duo de artistas anterior y no se le puede negar el esfuerzo por mostrar un trabajo bien organizado, entendible y con una acción bien encajada y constante, todo ello dentro de un cómic donde precisamente ésta brilla por su escasez. Bajando el listón podemos encontrar posiblemente al mejor Brett Booth desde que se pusiera a dibujar series aquí y allá tras el comienzo del Nuevo Universo DC aunque, como es de esperar, no es suficiente, ya que por muy loable que sea su esfuerzo sus pinceles siguen teniendo los defectos de siempre: caras extrañas, anatomía mal construida (Flash parece delgado o fuerte, según el momento) y trazos excesivamente irregulares. Su Central City destruida tras los acontecimientos de Forever Evil (cuyas consecuencias ya estamos viendo sin haber terminado el evento) es bastante reconocible y se nota que los guionistas le han insistido bien en que quede bien mostrada ya que tiene bastante peso en el guión. Aún así, el shock sigue presente en mi cabeza: el cambio tras el brillante paso de Francis Manapul y la efectiva sustitución de Patrick Zischer y Agustin Padilla a Brett Booth es un castigo demasiado grande para los fieles lectores del velocista escarlata. Ni siquiera su colorista habitual, Andrew Dalhouse, está a la mínima altura exigida para una cabecera como ésta –diría incluso que es lo más flojo del cómic–, estando a siglos luz de su antecesor.

Páginas interiores de The Flash #30, por Brett Booth Flash_30_2 Flash_30_3
Páginas interiores de The Flash #30, por Brett Booth

Por su parte, Van Jensen y Robert Venditti sí que llegan con energías renovadas. Tras 29 números de historias más o menos light, aunque muy divertidas y efectivas, parece que las cosas se van a poner serias y estos dos autores nos prometen buenas dosis de humor (aquí si que es inteligente, no como en la JLU de Lemire), drama, acción e incluso viajes en el tiempo. También tendremos a buen seguro una profunda incidencia en la personalidad de Barry Allen, quien parece haber tenido suerte con los autores que se han encargado de desarrollarlo. Muy bien queda retratada además la ciudad post-Forever Evil y sus consecuencias y Patti sigue encariñándonos como ya lo hacía en la etapa anterior. Pinta estupendo el guión y si la cosa tira por los derroteros de Green Lantern Corps o X-O Manowar, seguro veremos en esta etapa toques sci-fi con buenas historias de aventuras (aunque es cierto que los dibujantes Bernard Chang y Cary Nord han brillado con luz propia en cada una de estas series). Parece que DC Comics ha encontrado a un nuevo filón en los guiones y la meteórica carrera de Van Jensen —que hace un año sólo había guionizado la magnífica Pinochio Vampire Slayer– lo demuestra.

Bravo por los dos guionistas que a pasos forzados se están convirtiendo en los más destacados del mercado norteamericano a base de una gran carrera en la que esta serie parece que será un suma y sigue. Lástima por el dibujante, si a Scott Hepburn no le ha servido de nada su magnífico trabajo en Forever Evil: Rogues Rebellion yo ya he perdido la fe en muchos editores del mundillo. Coitus Interruptus.

28 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Reverend Dust
Lector
24 abril, 2014 14:08

Ni que decir de esas viñetas donde todo se tiñe de rojo y blanco que carecen de toda originalidad puesto que las vemos constantemente en la excelsa Green Lantern Corps de Van Jensen y Bernand Chang (de una forma estupendamente realizada) y en los magníficos dibujos de Andrea Sorrentino en Green Arrow.
La culpa es Marcelo Maiolo. Que nos deslumbró en Green Arrow… y ahora básicamente repite los mismos patrones en todos los cómics que colorea, casualmente los dos que mentas y el presente JLU.

samanosuke
samanosuke
24 abril, 2014 14:13

La culpa es Marcelo Maiolo. Que nos deslumbró en Green Arrow…

Al menos a algunos, a mí el color me sigue pareciendo un horror. Sí, menos malo que cuando era trabajo de Sorrentino, pero igualmente horrendo.

Me interesaba Justice League, pero Lemire no me está gustando demasiado en las series más superheroicas, así que creo que esperaré algunos números más para probar y ver qué tal. Flash también, pero dándole el encargo a Brett Booth se esfumaron de golpe todas mis esperanzas.

PD: Pregunta, ¿me tengo que comer obligatoriamente el Superman de Lobdell para enterarme de Doomed, o el número es prescindible?

Reverend Dust
Lector
24 abril, 2014 14:20

Además, no se por qué, pero sus colores en GL Corps me parecen superiores a los de esta JLU :/
Porque lo son. En Green Arrow coge su estilo y lo hace austero. En GLCorps coge su estilo y lo hace espectacular. Y aquí en la JLU coge su estilo y… rellena los huecos.

Mr. X
Mr. X
Lector
24 abril, 2014 16:40

A mí me gustaron dos cómics que leí ayer, la JLU 0 y el Batwoman, digo, el Elektra 1.
A mí no me gustaron otros dos cómic que leí también ayer, Flash 30 y Batman Eternal 3.
Podría justificar todo esto, pero ahora mismo no puedo extenderme 😉

Daniel Gavilán
Autor
24 abril, 2014 19:47

Pues yo me temo que no puedo compartir el entusiasmo del compañero Jordi por el Justice League United, que si bien tampoco me ha decepcionado tanto como a Tomas, me ha resultado tan impersonal, rutinario y genérico que haría que los Poderosos Vengadores de Ewing pareciera un cómic con personalidad. No solo no veo demasiado sentido a la formación de este grupo ni a su razón de ser, sino que me ha recordado a aquellos últimos años de las coles tipo JLA Clasificado, o cuando la serie principal de estos se convirtió en un cajón de sastre en el que Busiek, Claremont y Harras se dedicaban a contar historias sin oficio ni beneficio.

Sobre Flash solo puedo decir que debería estar penado pasar de Manapul y Zircher a Booth. Y sobre la nueva entrega de Batman Eternal… na, de esta creo que ya lo dije todo con las anteriores entregas.

Para que todo no sea andar de pejiguera, Aquaman sigue molando y encima toca un crossover que llevaba esperando desde el relanzamiento. A ver como engarzan las mitologías de estos dos personajes que pueden dar mucho juego

Mr. X
Mr. X
Lector
24 abril, 2014 20:42

Bueno, ahora con más calma, argumento: a mí me ha parecido que la JL 0 tiene los mimbres para ser lo que no son los otros grupo deceítas por distintas razpnes: una League que mola. Con personajes que molan -Animal Man, Green Arrow, el marciano, Stargirl-, con una incorporación que promete, y un dibujante que es lo más molón, descontando a Chiang, que tiene DC a mano; con sentido del humor, dinamismo y una sensación de ligereza lejos de tanto darky. Vamos, diría que promete.

Batman Eternal: el 1 me pareció regular, el segundo me gustó y el tercero, aunque la parte del pinguino no está mal, me molestó por lo que mas esperábamos muchos: por Stephanie Brown. Y no espoilearé, pero me ha molestado y me ha parecido torpe.

Flash: no está mal escrito, pero Booth… La madre que lo….

Ah, y se me olvidaba: cojonudo el All Star Western y psé total el Secret Origins.

Jerónimo Thompson
Lector
24 abril, 2014 23:32

No habéis mencionado el peor defecto del JLU #0: a Lemire nadie le ha contado que Thalsalla no es la luna de Thanagar, sino la antigua capital de este planeta (antes de que Thalrassa pasara a ocupar esa posición).

Y que éste sea un nuevo universo no me sirve de excusa…

Jordi Molinari
Autor
24 abril, 2014 23:39

A mi Booth me mola cuando dibuja a The Flash en acción, creo que le da mucho dinamismo. En ese sentido, es como Greg Land dibujando a Iron Man: si lo dibuja siempre en armadura, y con batallas contra seres no-humanos puede hasta molar a la vista.

El problema, es que se ha juntado con un par de guionistas que sin dejar de banda la acción, tratarán mucho los aspectos personajes y el reparto coral de la serie. Eso, y que las botas de Manapul & Buccellato son prácticamente imposibles de rellenar.

Sobre Batman Eternal #3, me ha gustado un poco menos que el #2, en la linea del #1. Si en el #2 había el momento “pero Selina, ¿acaso no lees a Jotace? ¿Que forma es esa de intentar pillar cacho con Batman?”, aquí hay un par de momentos lol/wtf a destacar. El de Steph es uno, pero el de la pizarra, si te pones a analizarlo, también xD

Mr. X
Mr. X
Lector
24 abril, 2014 23:54

“, es como Greg Land dibujando a Iron Man: si lo dibuja siempre en armadura, y con batallas contra seres no-humanos puede hasta molar a la vista.”

Estoy de acuerdo en que ambos tienen problemas para dibujar a seres humanos, si.

Daniel Gavilán
Autor
25 abril, 2014 0:47

Aunque tiene varios problemas, para mi el principal defecto del Flash de Booth es la cara de encabronado que porta en cada una de las escenas que aparece corriendo. Si hace unos meses un colega se alegraba al ver la primera foto de Gran Gustin como Flash aludiendo que era la primera vez en mucho tiempo que veía a un superhéroe de DC sonriendo, Booth parece ir en la dirección contraria de Manapul y el rostro de “sempiterno héroe” de su Flash para apostar por la versión “Necesito comer más fibra”. También se le podría achacar que tras un Manapul que no dejaba de experimentar con enfoques y perspectivas, con Booth da la sensación de que todas las splash page son la misma con el personaje ligeramente cambiado

p.s.: Al menos este número de Batman Eternal tiene la decencia de no tomarse demasiado en serio a si misma. Como cuando la madre de Stephanie la llama para decirle que tenga cuidado no sea que la agreda un tren. Pero sí, habría que preguntarse cuantos días lleva el romano atrapado en el despacho del alcalde, la necesidad de los villanos por parecer chungos-que-te-cagas cada segundo que aparecen en plano (Cobblepot y sus elefantes marinos, El Amo de las Pistas…) o si los malos tienen carta blanca para hacer lo que les de la gana por muy absurdo y disparatado que sea

samanosuke
samanosuke
25 abril, 2014 0:55

el principal defecto del Flash de Booth es la cara de encabronado que porta en cada una de las escenas que aparece corriendo.

Hombre, es que tú no sabes lo que es ir corriendo a esa velocidad, cómo se te irritan los pezones.

Mr. X
Mr. X
Lector
25 abril, 2014 8:51

“Pero sí, habría que preguntarse cuantos días lleva el romano atrapado en el despacho del alcalde, la necesidad de los villanos por parecer chungos-que-te-cagas cada segundo que aparecen en plano (Cobblepot y sus elefantes marinos, “

A mí eso me gustó. Me gusta que los malvados parezcan grotescamente malvados. Es el pingüino: ¿cómo demonios vamos a pretender que actúe de un modo realista, como si fuera Al Capone?

“Como cuando la madre de Stephanie “

SPOILER (y nunca mejor dicho)
A mí me ha molestado, en distinto grado, a) que repitan casi sin variación la escena en que descubre que su padre es un maloso: ¿no hemos reboteado el universo dc y podemos hacer las cosas de otro modo, pues un poco de imaginación, señores guionistas, que para eso les pagan b) su fuga milagrosa: ¿o a nadie le chirría el modo en que escapa del sótano? ¡un sótano repleto de villanos! Y c) yo me enamoré del personaje durante la estupendísima etapa en que hizo de Batgirl con Q. Miller como guionista, porque en un personaje juvenil duro, pero divertido, lleno de, por así decirlo, joie de vivre (creo que la recomendó el señor Mariano Abrach)… a mí me ha dado la impresión de que la van a describir como la adolescente X, genérica, tal y como suele aparecer en los cómics que es un poco como lo que decía Jack Nicholson en Mejor imposible “cuándo tengo que escribir sobre una mujer simplemente imagino un ser humano y le quito todo el sentido común”.

*La Batgirl/Stephanie Brown de Q. Miller mola mil veces más que la nueva Miss Marvel, de la que he leído los dos primeros números y es un coñazo.

Mr. X
Mr. X
Lector
25 abril, 2014 15:49

Por cierto, en el próximamente ECC… http://www.eccediciones.com/proximamente.aspx
El Batman de Moech y Kelley Jones, mola.
La casa en el confín de la tierra, de Corben, másmola.

Reverend Dust
Lector
25 abril, 2014 15:59

Lo de Moench y Kelly creo que ya lo “predije” el mes pasado cuando hablé de que DC acababa de reeditarla, pero lo de Corben es un notición sobre todo por eso de que lo “incorporan” a su catálogo de autores. Espero que esto abra la puerta a editar más Corbenadas, como las recientes adaptaciones de relatos de Poe interconectados, que me los trago todos. Mag the Hag al poder!

Mr. X
Mr. X
Lector
25 abril, 2014 16:01

“Espero que esto abra la puerta a editar más Corbenadas, como las recientes adaptaciones de relatos de Poe interconectados, que me los trago todos. Mag the Hag al poder!”

Lo que pasa, Reve, es que esa la editó Vertigo. Así que no creo, pero estaría bien.

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
25 abril, 2014 18:53

No tenía muchas ilusiones puestas en Justice League United #0 porque, aunque Lemire me parece un buen escritor, no suelen salirle muy bien las historias de superhéroes (a mi parecer). En este JL United #0 de momento parece que sí le ha cogido más el puntillo, especialmente porque el grupo parece montarse voluntariamente con el objetivo de proteger. Los personajes no me cuadran mucho y parecen algo forzados, pero el número me ha gustado, así que el #1 caerá.

The Flash #30 sí ha sido menos de lo que esperaba. Siendo un regreso post-Forever Evil, hay muchos más elementos interesantes que afrontar y contar, aunque fuera de forma paralela al tema del estado de la ciudad y un Barry Allen de vuelta. Esperaba más que un simple número de transición, por lo que el siguiente caerá según tenga ganas llegado el momento. De momento no estoy loco por ver cómo sigue, aunque tenga que ver con Wally West…

Ya que se comenta por aquí el Batman Eternal #3, a mi me ha parecido un número de transición donde aprovechan para introducir algunos personajes y mostrarnos un importante cambio en las relaciones entre Batman y la policía de Gotham. A quien le parezca que todo esto está visto, mi recomendación es que no lo lea. Para los demás, si te gusta Batman (y su universo) te gustará este cómic.

El que sigue siendo un pasote es el Batman/Superman (con el #9), aunque el diseño de super-armaduras no sea el fuerte de Jae Lee. La relación de estos personajes es cada vez más interesante, construyendo una de esas bases donde la amistad se desarrolla en el respeto que va creciendo entre ambos (antes desconfianza e incluso cierto puntillo de odio personal). Además incluye varios momentos emocionantes. Aunque ya sepamos qué va a pasar, descubrir el cómo está siendo una gozada.

Saludos!

Daniel Gavilán
Autor
25 abril, 2014 19:20

Respecto a Batman Eternal, creo que ya lo he dicho en varias ocasiones, pero prefiero a la galería de enemigos de Batman cuando se muestra variada y cada uno presenta su propio leit motive y personalidad -como ocurría en TAS de Dini y Tim, donde cada cual tenía su nicho diferenciado- que cuando compiten por ver quien es el chungo más chungo del barrio de los changos. Y entre conspiradores con potestad para armar la de Troya sin la menor impunidad, padres dispuestos a matar a sus hijas sin un atisvo de remordimientos, dráculas ultraterrenos y un Pingüino que debe tener un poster de Mason Berger en su mesita se presenta tal grado de truculencia sin mesura que a mi por lo menos se me acaba haciendo risible y desdibujada. Vamos, que no tenga pegas porque el Joker te monte una Broma Asesina de vez en cuando o que Zsasz se marque una carnicería. Pero que en cada aparición de los villanos se esfuercen tanto en demostrar lo sanguinarios y malísimos que son (perdiendo por el camino todo lo que les identifica) termina dando pie a una competición constante por ver quien la lía más gorda, en la que lo que se resiente es la historia y lo que salen ganando son los inventos al estilo de la mini esta de Bane contra Arkham que están publicando con la movida del Forever Evil

p.s.: No se que le puede aburrir entonces en las desventuras de Kamala Khan por congeniar su día a día con sus recien descubiertos poderes, señor X, si precisamente algo que transmite es esa ‘ joie de vivre’ de la que habla. De todas formas, piense que el arco inicial de tres números de Q. Miller fue precisamente lo más flojo de su etapa, y que a partir de ahí no dejó de repuntar 😛

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
25 abril, 2014 19:32

Yo es que no sé qué Pingüino has leído tú, Daniel, pero en Batman Eternal es exactamente el personaje que uno espera que sea: un mafioso, que no duda en destruir a su víctima, la familia de la víctima y los amigos de la víctima sólo para mandar un mensaje. Eso es lo que le hace peligroso.

Dos Caras es (50%) imprevisible, para bien y para mal. Puede que perdone la vida o puede que reviente un autobús escolar, según del lado que caiga la moneda.

Si estos villanos no son unos maniáticos, cada uno a su forma, ¿dónde está el peligro?

Vamos, que no entiendo qué te sorprende.

Saludos!

Mr. X
Mr. X
Lector
25 abril, 2014 19:50

Bueno, hablando de truculencias, ahí más arriba citaba que se va a reeditar el Batman de Moench y Kelley Jones como un clásico del murciélago, y difícil imaginar un cómic más truculento. Yo con eso no tengo problemas, además, a Snyder, se nota, le tira el género del terror; otra cosa es la falta de imaginación y la caracterización cuestionable de un personaje bastante querido por muchos lectores, que es lo que me ha molestado de este último número. Como dice el Sr Martínez, que todo te parezca haberlo leído o visto ya.

Por otro lado, ahora predigo que si los jodidos crossovers no la fastidian, como han hecho con la Dark, la JLU va a molar y mucho, y todos lo reconoceréis;)

Daniel Gavilán
Autor
25 abril, 2014 19:57

Vamos, que no entiendo qué te sorprende.

No, si sorprenderme no me sorprende (que ya estoy curado de espantos en ese aspecto). Simplemente la veo una aproximación burda y monotema en la que se pierde toda la clase aristócrata del personaje.

O en otras palabras, compara el Joker de La Broma Asesina con el Cletus (Cassidy) de Matanza Máxima. Estos villanos tienen más de lo segundo que de lo primero

Por lo demás, nunca he sido partidario de la idea de que para que un villano tenga presencia haya que hacerlo terriblemente macabro y sanguinario. Cada uno debe tener sus propias reglas de juego y construir a partir de ahí

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
25 abril, 2014 20:35

Vamos, que la galería de villanos de Batman no es precisamente conocida por la variedad y calidad de sus villanos…

En Gotham existe Arkham y la prisión Blackgate. Unos villanos van a una y otros van a la otra. Los que acaban en Arkham no es que estén precisamente bien de la cabeza, por lo que la posibilidad de lo macabro y sanguinario ha sido desde siempre bastante alta y hemos visto ya varias historias (con el Pingüino, Dos Caras, Joker, Espantapájaros, etc) donde ha pasado de todo. Nada nuevo, mucho menos nada que no se esté planteando como sería de esperar en Batman Eternal.

En Batman Eternal #3 vemos a un Pingüino que:

Aviso de Spoiler

utiliza palabras dulces con la Srta. (mientras le ofrece vino) para decirle que acaba de alimentar un elefante marino con los restos de su hermano (el hermano de la Srta.). Más fiel al personaje imposible…

.

Y dices que pierde toda la clase aristocrática del personaje…

¿Y cómo quieres que compare el Joker con un personaje como Carnage? 😀

Tampoco entiendo que te parezca raro lo de que veamos a Falcone en el despacho del alcalde (o localizaciones similares=. ¿Donde quieres verlos? Se supone que entre ambos están organizando (a las órdenes de Falcone) el follón que se prepara en Gotham, lo normal es que los veamos generalmente juntos en ese entorno, al menos tiene todo el sentido según la historia que nos están contando. Es como que te sorprenda ver en cada número a Fury y Maria Hill en las oficinas de SHIELD…

Saludos!

Daniel Gavilán
Autor
25 abril, 2014 22:49

la galería de villanos de Batman no es precisamente conocida por la variedad y calidad de sus villanos…

No es la primera vez que escucho decir esto sobre la galería de villanos (e imagino que tratamientos como el de este cómic contribuirán a ello), pero como alguien que se ha criado con Batman TAS, yo sí que creo que Batman tiene una gran galería de villanos y con gran variedad… cuando se sabe usar bien.

Y de nuevo recalco que el problema no es la truculencia en sí, sino el abuso y la reiteración burda del mismo. Truculencia la hay tanto en Psicosis como en Saw MMXVII, pero no creo que ni de lejos sea lo mismo.

¿Y cómo quieres que compare el Joker con un personaje como Carnage?

Pues hombre, como que el segundo se creó inspirado en el primero 😛 Y aun así fijate la enorme distancia que hay entre ambos precisamente por lo que te comento, teniendo una caracterización compleja y con mucho saber hacer en todas las historias que han hecho grande al Joker, frente a la truculencia por la truculencia que contribuyó a hacer de Cletus poco menos que una parodia. Si abusas de ese recurso como el que dispensa higadillos a granel es lo que ocurre

Tampoco entiendo que te parezca raro lo de que veamos a Falcone en el despacho del alcalde (o localizaciones similares=. ¿Donde quieres verlos?

Pues como pronto estaría bien que fuera en algún lugar algo más discreto y que no de la impresión de que están atrapados allí las 24 horas del día 😆

Y si su plan fuera algo más sutil que

Aviso de Spoiler

un nuevo comisario que se planta en la comisaría para soltar un “Oidme gente, ahora vamos a pasar de los críminales y vamos a ir todos a por Batman. ¡Sin razón alguna!”

mejor que mejor 😛

Antoine
Antoine
Lector
25 abril, 2014 23:20

Tampoco entiendo que te parezca raro lo de que veamos a Falcone en el despacho del alcalde (o localizaciones similares=. ¿Donde quieres verlos? Se supone que entre ambos están organizando (a las órdenes de Falcone) el follón que se prepara en Gotham, lo normal es que los veamos generalmente juntos en ese entorno

Con que a un funcionario se le ocurra hacer una fotico con el móvil del alcalde y el mafioso, adios reputación del alcalde. Mira que los lectores de superhéroes tragamos con cosas, pero eso es ya excesivo.

También me gustaría ver como va el nuevo comisionado a justificar el prensa que pasen de los delincuentes justo cuando la están liando gordísima en Gotham.

Leído el Flash, con otro dibujante podría ser un tebeo aceptable.

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
25 abril, 2014 23:39

Pues nada, lo mejor es ver a Falcone y al alcalde enviándose Whatsapps…

Lo del nuevo comisario no lo va a tener difícil, si entre otras va a poner a Batman en el punto de mira de la policía. Así que ya tienen a quien cargar el muerto…

Saludos!

Mr. X
Mr. X
Lector
26 abril, 2014 0:02

Supongo que toda eso sobre la calidad de los villanos, es en plan irónico. Ningún héroe pijamero, excepto por lo que dicen los marvelitas, el arácnido, se puede comparar en eso a Batman.

Por cierto, me he vuelto a leer el JLU 0 y me sigue gustando. Aunque no entiendo por que demonios es un número 0 y no un 1. Crossorveando con el tema actual, un poco de humor, ligereza y villanos ridículos no viene mal de vez en cuando.