Relatos de Sabu e Ichi

Una de las obras más famosas del «Rey del Manga»

Por
0
2032
 
sabu_portada_opt

Edición nacional: Planeta Cómic.
Autor: Shotaro Ishinomori.
Formato: Rústica con solapas. 380 páginas. B/N.
Precio: 18.95€.

 

Ambientadas en el Japón feudal hemos visto decenas de obras de muy diversa índole: ninjas, samuráis, guerras, intrigas palaciegas, ronines… Pero lo cierto es que hay obras un tanto especiales y distintas, al menos para el lector español, que se centran en otros temas. Takemitsu Zamurai, de Taiyô Matsumoto y Issei Eifuku, aunque es la historia de un ronin perseguido por intrigas de poder, resulta en un compendio de costumbres, una aproximación profunda a la vida y la manera de pensar (o la interpretación de cómo pensaban) de la gente de la época de un modo totalmente poético y pausado, alejado del ritmo narrativo típico de los mangas de acción. Por eso mismo me gustó y me impactó la lectura de Héroes Anónimos, un libro de relatos cortos de Hiroshi Hirata: no solo hay héroes llenos de coraje que llevan a cabo acciones extraordinarias, sino que estos mismos protagonistas, como puede hacernos pensar el título, son campesinos, pescadores y trabajadores humildes en general; el estrato social que nunca llega a ser representado en la historia. En esta variedad de posibilidades que se le niega al lector español y que para el lector japonés puede ser más común (no lo sé), la obra de Shotaro Ishinomori llama la atención por una sinopsis que en el fondo no es nada extraordinaria: un comisario de policía, Sabu, que vive con su mujer en una nagaya típica de la época (según el traductor: «viviendas populares en la época Edo que consistían en edificios alargados con varias viviendas»), tiene a varios hombres a su cargo y dedica todos sus esfuerzos a resolver crímenes ocurridos dentro de su jurisdicción. Por su parte, Ichi, un ciego que nos recuerda irremediablemente a Zatoichi, vive en una nagaya cercana y ayuda en lo que puede a Sabu con sus espectaculares habilidades de espadachín. Con esta premisa, nos encontramos ante un manga policíaco en el Japón feudal: tenemos un héroe, Sabu, pero cuya heroicidad queda reducida al hecho de que tan solo cumple con su trabajo; por otro lado está Ichi, un luchador inigualable que, al contrario que otros espadachines de otras obras manga, se retuerce en su cabeza la idea de ser más fuerte de lo que debería.

sabu_2_opt

Partiendo de esta base, lo que nos encontramos son relatos autoconclusivos: se encuentra un cadáver, un sujeto misterioso o una nota de duelo para Ichi. Con algo tan sencillo Ishinomori desarrolla los personajes con más complejidad y da contexto a unas historias ricas e interesantes. El primer capítulo, por ejemplo, comienza con dos cadáveres que trasportaban un objetivo preciado; la investigación de deriva hacia la involucración de una empresa pesquera y el dominio por el suministro de pescado al shogun. Lo cierto es que Sabu es un personaje que en este primer tomo no se desvela como demasiado complejo: es fuerte, guapo y está entregado en cuerpo y alma a su trabajo; tanto es así que es capaz de trabajar hasta tarde dejando sola a su mujer en casa. Es Ichi el personaje más misterioso e intrigante: mucho más complejo que Sabu, y aunque es demasiado parecido a Zatoichi, este es un espadachín consciente de su fuerza y el peligro y la responsabilidad que conlleva. Es un hombre torturado que vive en un mundo de sombras infinitas e incertidumbre, pero al mismo tiempo capaz e independiente. Las historias de Relatos de Sabu e Ichi se presentan en parte con la estructura presentación-nudo-desenlace al más típico estilo policíaco (las peores, en mi opinión), como el relato de los pescadores, pero además aparece otro tipo de historia (hasta ahora relacionadas siempre con Ichi) en las que Ishinomori se deja de lado el guión para lucirse tanto estilísticamente como narrativamente. Son espectaculares los relatos «Viento cálido» y «El sonido del verano». En el primero Ichi se despierta de una pesadilla: abrumado por su poder y las consecuencias que esto tiene en su vida, acaba dando un paseo por la playa con Sabu y le cuenta sus temores al joven comisario; el segundo relato, en cambio, es de una brillantez absoluta: estamos todo el rato en la mente de Ichi, que va caminando por Edo a solas, guiándose por sus sentidos, y mientras tanto nos introducimos en el mundo de un ciego: las onomatopeyas son más importantes que nunca, pues nos hacen percibir la ciudad de la misma manera que él: el murmullo de una conversación, unos pájaros cantando, la lluvia, los truenos, la muchedumbre, una escena de sexo…

sabu_1_opt

El retrato que hace Ishinomori de la época y su modo de vida es interesante sobre todo cuando miramos el apartado gráfico. El dominio del «Rey del manga» de las sombras, la precisión de detalles, los planos espectaculares de la ciudad de Edo, la composición de página para diálogos fluidos, diálogos calmados, momentos de contemplación, batallas desenfrenadas o batallas de un solo golpe. Relatos de Sabu e Ichi es una de las obras más importantes de uno de los autores japoneses más importantes de todos los tiempos, y es de agradecer la labor de Planeta Cómic publicando un cómic tan difícil de vender. Estamos ante un tebeo entretenidísimo, repleto de acción y aventuras, pero también ante una exhibición de talento sin parangón.

  Edición nacional: Planeta Cómic. Autor: Shotaro Ishinomori. Formato: Rústica con solapas. 380 páginas. B/N. Precio: 18.95€.   Ambientadas en el Japón feudal hemos visto decenas de obras de muy diversa índole: ninjas, samuráis, guerras, intrigas palaciegas, ronines… Pero lo cierto es que hay obras un tanto especiales y distintas,…
Historia - 8
Narrativa - 9.5
Interés - 8.5

8.7

Relatos de Sabu e Ichi es una de las obras más importantes de uno de los autores japoneses más relevantes de todos los tiempos. Estamos ante un tebeo entretenidísimo, repleto de acción y aventuras, pero también ante una exhibición de talento sin parangón.

Vosotros puntuáis: 7.68 ( 10 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments