Ragnarök: Entrevista a Víctor Santos y Pere Pérez

Por
3
676

RAGNAROK: RESEÑA

 

Edición nacional/ España: Ragnarök
Guión: Victor Sántos
Dibujo y entintado: Pere Pérez
Formato: Cartoné, 64 páginas.
Precio: 12€

 

Si Víctor Santos y Pére Pérez nos ofrecieron un retrato «a pie de campo» -por no haber calles- de los conflictos y la cultura vikinga en el fenomenal La Sangre de las Valkirias -un relato de corte épico con un profundo hincapié en la ambientación histórica- esta vez ascienden a un plano superior para narrar el ocaso de los dioses de Valhala en Ragnarök, su nueva incursión en el universo nórdico.

Lo primero que llama la atención de Ragnarök si se compara con su anterior trabajo es su mayor ambición y escala, un salto que no parece amilanar a los autores a juzgar por el acertado pulso con el que narran este acontecimiento fundamental de la mitología nórdica.

No se trata, pues, de un proyecto sencillo. En primer lugar, los cataclismos que acontecen durante este evento exigen ser retratados con una crudeza especial, manteniendo al mismo tiempo el difícil equilibrio entre contar una historia sobrenatural y que esta sea percibida por el lector como cercana, posible y real. Los autores saben aprovechar un aspecto a su favor, y es que trabajan con unos personajes -los dioses- concebidos no como entes distantes o abstractos, sino como representaciones físicas de sentimientos y comportamientos puramente humanos. Ver morir a un dios nórdico provoca una respuesta más visceral, más empática, que la de ver morir a un ser ultraterreno como podría ser Galactus en Marvel o el Espectro de DC. Tanto Santos como Pérez lo saben y buen partido sacan de ello: la debilidad y el declive se perciben como palpables en las páginas que preludian la catástrofe; cada caída está retratada de un modo que la hace especial e impactante, ya sea mediante brutalidad descarnada o transmitiendo la fría certeza de la muerte con precisión. De este modo, consiguen que las muertes resulten significativas entre la masacre, en vez de diluirse.

¿Otro reto que se les presenta a los autores? Haz una prueba. Piensa en Thor durante unos segundos. Bien. Déjame adivinar: ¿rubio?, ¿armadura?, ¿anclado en los treinta y pocos?, ¿»a eso digo no«? Una porción nada desdeñable de lectores de cómic tienen ya una imagen preconcebida de los dioses asgardianos. Aficionados a la mitología aparte, el lector medio asocia nombres como Loki, Odín o Heimdal a un personaje ya existente, con un aspecto y una personalidad. Con la gran difusión de películas como Thor o Los Vengadores, va a ser difícil encontrar a alguien que al oír «Loki» no piense inmediatamente en la ostentosa cornamenta con la que es retratado en el cine.

Queda claro desde las primeras páginas que los autores quieren distanciarse de la estética grandiosa y estrafalaria de las versiones de Kirby, inclinándose hacia una más austera, medieval y sencilla. Con esto consiguen varios beneficios: reforzar el realismo -aunque hablemos de Asgard, es fácil ver en estos dioses a las gentes que los adoraban-, hacer a los personajes más cercanos y vulnerables a ojos del lector -lo que redunda en que vivamos los combates con más interés y una auténtica sensación de peligro-, crear una atmósfera única y que la personalidad individual de cada personaje cobre un especial protagonismo.

La ambientación también está cuidada al detalle. Desde los nombres, para los que se prescinde de la voz latina en favor de la original nórdica (Wodanaz en lugar de Odín, por ejemplo) hasta el lenguaje empleado -arcaico pero sin remilgos-, pasando por una atmósfera en la que caben lo noble y lo primitivo, salta a la vista que detrás de Ragnarök hay un trabajo concienzudo y un profundo respeto hacia los textos de los que bebe la historia.

En la mitología nórdica, por otra parte, cabe tanto lo humano como lo apocalíptico. Los dioses construyen muros con sus manos y pueden morir, pero también hay gigantes, barcos de hueso y serpientes que dan la vuelta al mundo hasta morderse la cola. Lo que quiero decir es que si un dibujante está dispuesto a retratar el ocaso de los dioses, debe estar a la altura de la magnitud de lo narrado. Y Pérez lo consigue con creces: algunas de las escenas, que no detallaré para no restarles intensidad, se quedan grabadas en la retina ya sea por el profundo impacto que transmiten o por lo asombroso de su grado de detalle. Los aspectos ya detallados anteriormente (empatizar con los personajes por su parecido con los humanos, por ejemplo) crean una interesante sinergia por la cual cada paso adelante en la historia, cada nueva página, resultan significativas.

Entrando en aspectos más específicos, el ritmo del cómic está muy bien medido: las secuencias más pausadas (que no por ello menos intensas o con menos que contar) están bien intercaladas con momentos sorprendentes, preludios de grandes batallas, sangrientas escenas o grandes presentaciones de los contendientes que participarán en la última batalla. No hay un solo momento que resulte superfluo o fuera de lugar: la historia, además de bien hilada, está trufada de sorpresas y brutalidad, impregnada de una tensión que resulta palpable en cada viñeta hasta la recta final, cuyo desenlace se sucede con la intensidad y violencia esperadas.
Cabe señalar, por último, una apreciación: se nota cuando detrás de un producto hay ganas no ya de contar una buena historia, sino de ser fiel a algo y al mismo tiempo, de hacerlo asequible para cualquier perfil de lector. Ragnarök es un trabajo meticuloso, cuya lectura asombra y engancha, y en el que queda patente a cada página la profunda vinculación de ambos autores en el proyecto y la química existente entre ellos.

Trailer de Ragnarök.

ENTREVISTA A LOS AUTORES

Zona Negativa: La música jugó un papel importante en la concepción de La Sangre de las Valquirias, como queda de manifiesto en una de las citas que podemos encontrar en el cómic, extraída de la canción de Amon Amarth Runes to my Memory. ¿Inspiró el disco de este grupo sueco, Twilight of the Thunder God (El Ocaso del Dios del Trueno), la creación de Ragnarök, por su temática similar?

Pere Pérez: Indirectamente, sí (no en vano hay una cita al principio del cómic de la canción «Guardians of Asgard» de ese mismo disco). La génesis del proyecto fue exactamente la misma que la de La Sangre de las Valkirias. Fui a un concierto de Amon Amarth, y al salir con el subidón, llamé por teléfono a Victor para preguntarle si le apetecía que hiciéramos otro proyecto de vikingos. Esta vez con una enfoque más mitológico, y así llegamos a la idea de adaptar el Ragnarök, un proyecto que él había intentado dibujar para Francia hacía unos años, y que se quedó aparcado.

Víctor Santos: Sí, básicamente yo me dedico a encauzar el entusiasmo de mis amigos en algo productivo (ja,ja). No es que el disco influyese en el argumento, de hecho es la primera vez que caigo en la cuenta en la coincidencia de los temas de ese LP porque el fin de los dioses, y por extensión el de Thor, es precisamente uno de los temas favoritos de cualquier lector de mitología. Es lo que de crío me entusiasmó porque hay pocas religiones que te describan a los dioses luchando en su última batalla. Los dioses griegos parece que se pasarán toda la eternidad con sus pequeñas rencillas, Zeus seguirá acostándose con mujeres, Apolo seguirá cabalgando eternamente con su carro… pero de pronto lees algo en el que te cuentan que los dioses en los un montón de gente creía se los van a acabar cargando. No sé, me fascinaba la idea de cómo un tío podía creer en eso, qué tipo de mentalidad originaría una religión con esa premisa… La música, por otra parte nos da una especie de estado de ánimo para trabajar, suelo abrir una carpeta con “inspiración” y en este caso, además de los citados Amon Amarth estaba el disco Tyr de los Black Sabbath y temas de Queenryche, Iron Maiden, Blue Oester Cult, Paradise Lost, Wasp…

Influencias musicales

ZN: ¿Qué diferencias podríais destacar entre La Sangre de las Valquirias y Ragnarök, por una parte en cuanto a contenidos y por otra, en cuanto al proceso de trabajo y documentación?

Pere: Por mi parte, ha sido un trabajo más laborioso que las Valkirias. El anterior era un proyecto más experimental, en el que probaba un trazo más sucio y sombrío, con un enfoque minimalista. En el Ragnarök intenté hacer lo totalmente opuesto, un estilo de línea más clara, más detallado, más en la línea de lo que hago para Estados Unidos. Para mí la meta era dotarlo del realismo propio de adaptaciones como El Señor de los Anillos de Peter Jackson, en el que el tono fantástico no está reñido un fuerte sentido de plausibilidad y realismo. La documentación en el apartado gráfico fue la mencionada trilogía cinematográfica, libros de guerreros vikingos, y los diseños que Victor hizo en su momento cuando él se iba a encargar de dibujar el proyecto.

Víctor: En Las Valkirias la historia se circunscribía a un ámbito pequeño: una aldea, una familia, un solo conflicto. Aquí la escala es épica, hay muchos personajes y diferentes tramas que convergen en un solo final, era un poco más complicado mantener todos los frentes abiertos y que quedara equilibrado, algo en lo que ya tenía experiencia con mis cómics de Los Reyes Elfos. No requirió mucha documentación porque llevo leyendo esas historias desde chaval, más bien un trabajo de descarte, de qué podía usar y qué no, o qué cambiar.

Trailer de La sangre de las valkirias.

ZN: Imagino que la sintonía entre vosotros al llevar a cabo Ragnarök ha tenido que ser excepcional, hasta el punto de ir más allá del típico proceso de trabajo de «enviar guión-dibujar guión». ¿Cómo surgían las ideas para el cómic, en qué medida participaba cada uno en el proceso creativo?

Pere: Pues la verdad es que sí que ha sido un típico proceso de trabajo de «enviar guión-dibujar guión». La única diferencia aquí es que Víctor parecía estar escribiendo lo que yo quería dibujar, y de la manera que yo quería hacerlo, así que no nos hacía falta hablar mucho del tono o del enfoque. Para que os hagáis una idea, ahí va una frase directamente extraída del guión: «Asathor se gira, vemos que el balcón formaba parte de una gran terraza, como el mirador donde se casó Joan [esta es la referencia más intransferible que he hecho nunca]». De vez en cuando hablábamos sobre alguna escena, como la vez en la que vi en una revista un reportaje sobre la fiesta gallega de la rapa das bestas, que me pareció tan vikinga que creí que podríamos integrar una escena parecida, je, je. Llamé a Víctor, le pareció buena idea, y finalmente acabó en el cómic.

Víctor: Pere y yo trabajamos con guionistas americanos, y a menudo ni siquiera sabemos cómo son, no les vemos ni hablamos fuera del ámbito del trabajo. Lo bueno de trabajar con amigos es precisamente no tener que sobreexplicar las cosas. A base de escribir y colaborar con gente como Pere, o gente del tipo Jordi Bayarri o Enrique Vegas, ya he desarrollado un lenguaje propio que otro artista no entendería, conceptos como el “plano Leone” (ja, ja).

ZN: Se trata de una adaptación respetuosa de una historia ya existente, en la que se introducen algunos elementos puntuales de vuestra cosecha, como vuestra versión de Fenris. ¿Teníais claro desde el principio que plasmaríais vuestra versión de algunos de los mitos nórdicos, o fueron ideas que surgieron durante la marcha para enriquecer la historia?

Pere: Creo que en un salón del cómic tuvimos una conversación al respecto, sobre que podríamos modificar un poco los villanos. En el caso de Fenris, la idea de convertirlo en hombre lobo creo que salió de Victor. Yo por mi parte tuve la genial idea de hacer que Jordmundgandr fuera una especie de iguana cruzada con Jabba el Hutt, que por suerte deseché y que encontraréis en los extras, para que sirva de humillación pública y en el futuro me lo piense dos veces antes de diseñar algo así.

Víctor: Sí, lo del lobo gigante estaba ya muy visto, lo había usado en Los Reyes Elfos, y otras historias como La Princesa Mononoke o Fábulas utilizan ese tipo de criatura, así que se nos ocurrió que una especie de hombre-lobo haría las luchas mucho más crudas. No es una especie de apisonadora que va embistiendo dioses, es alguien que se recrea en cada enemigo. Dentro de un tema que ya se había tratado, intentamos ser fieles en las partes que encontrábamos que se habían desvirtuado, y ser originales en las que considerábamos más manidas.

ZN: ¿Qué teníais en mente a la hora de retratar a los personajes para alejarlos de la imagen que Marvel ha creado de ellos, y que es la que la mayoría de lectores de cómic asocian a los personajes?

Pere: En mi caso, lo que tuve claro desde el principio era que estos personajes no son superhéroes. Son dioses. Aunque al mismo tiempo tienen características muy humanas, así que no quise que su vestuario reflejara demasiada ostentación ni fantasía. Digamos que es ropa vikinga un poco mejorada. Y físicamente, en el caso de Asathor, Víctor decía que debía ser la versión «The Dark Knight Returns» de Miller de la versión clásica de Thor. Es decir, gastado, viejo, harto del mundo y cabreado con el panorama que le toca vivir.

Víctor: En mi cabeza tenía el concepto “la respuesta HBO al Thor de Lee y Kirby”, era un poco la idea, pensaba en la manera de escribir de guionistas de TV como David Milch (Deadwood) o David Chase (Los Soprano). No era tampoco una cuestión de añadir tacos y sexo a unos superhéroes, tristemente gran parte de los cómics de superhéroes modernos ya son eso. Era hacer algo mucho más crudo y sucio, volver al origen mítico de los personajes. Los dioses son un reflejo y una aspiración de aquellos que creen en ellos. No puedo imaginar a un vikingo (básicamente un saqueador y violador itinerante) teniendo de modelo de conducta a una corte de nobles y limpias deidades que hablan de vos y son corteses. Por eso también el usar los nombres germanos, para enfatizar esa especie de “regreso a los orígenes”. Además que al lector español le suelan más duros, más asperos.

ZN: A colación de la pregunta anterior, ¿os gustan las versiones de los dioses nórdicos que se han llevado a la gran pantalla? Thor y Loki tienen un papel muy relevante en la película de Los Vengadores.

Pere: No me parecen del todo mal, aunque son muy mejorables. Creo que un toque menos fantástico y plasticoso en el vestuario, en favor de algo más tradicional vikingo hubiera funcionado mejor. ¿O soy el único que ve más Thor a Chris Hemsworth en Blancanieves que en su propia película? Por otra parte, Loki no me parece mal en los Vengadores, deja a relucir más sus dotes de mentira y manipulación que en la peli de Thor.

Víctor: A mí me gustó mucho el Loki de la peli de Thor, el de los Vengadores era demasiado villano de opereta, pero su versión en el de la peli de Branagh era más maquiavélico, más calmado. De todas formas a mí la visualización de Asgard de las pelis me gusta bastante porque son muy de Kirby y Simonson. El hecho de que en esta historia yo haya optado por un enfoque opuesto no quita que yo sea un auténtico fanático del estilo tecnológico del Asgard kirbiano. En eso creo que tengo opiniones opuestas a Pere, a mi el rollo más medievo del Thor de Straczynski/Coipiel no me entusiasma demasiado, creo que habría sido un error que las películas fueran en esa dirección.

El Thor de Ragnarök, el encarnado por Chris Hemsworth y el de Stracynski/Coipiel.

ZN: ¿Qué perseguíais con Rangarök? ¿Un homenaje a la mitología nórdica, llevar al lector que disfrutó con La Sangre de las Valkirias a nuevas cotas o simplemente divertiros con una historia llena de combates y heroísmo?

Pere: Por mi parte más bien lo último. Esa suele ser mi principal motivación al arrancar algún proyecto, creo que si me lo paso bien yo al hacerlo, el lector lo notará y se lo pasará bien también. Y si no lo hace, simplemente será que no compartimos los mismos gustos. También quería pasar página del experimento gráfico que supuso por mi parte la Sangre de las Valkirias, y darlo todo en una historia llena de acción. Podríamos decir que en las Valkirias me intentaba descubrir a mí mismo cosas nuevas que podía hacer, y en Ragnarök he hecho las cosas lo mejor que he sido capaz de hacerlas.

Víctor: No lo sé muy bien, es una historia que quería contar desde chaval. No se si por difundir ese mito o básicamente porque creo que es un magnífico vehículo para contar una historia de personajes. No siempre necesitas leer una historia ambientada en tu barrio para identificarte, la lucha que se representa en este cómic es la misma que tenemos todos, o que tendremos en algún momento, y es dar sentido a nuestra existencia, y comprender qué hacemos aquí y si las causas por las que tomamos partido o las decisiones que asumimos merecen la pena. Son herramientas distintas, yo uso la fantasía y la épica donde otros puedan usar la cotidianeidad, pero detrás siempre está la historia del ser humano, la lucha por vivir un día más. Espero que la gente juzgue la obra por los resultados y no por nuestras intenciones.

ZN: Después de haber escrito y dibujado sobre la última batalla de los dioses, ¿os aventuraréis de nuevo en el universo vikingo? De ser así, ¿regresaríais a la mitología o a una historia más terrenal?

Pere: Ahí os espera una sorpresa. Para cerrar la «trilogía vikinga«, si es que se puede llamar así a tres álbums con muy poco que ver entre sí, salvo la temática nórdica, hemos decidido invertir los papeles. Es decir, que en la siguiente novela gráfica, «El lobo sobre el mar de las bestias«, yo me he encargado del guión, y Victor la está dibujando. Y el tratamiento gráfico que le está dando es espectacular, estoy seguro que sorprenderá a más de uno.

Víctor: Sí, ya tenía ganas de leerme un guión en castellano (ja, ja). Como os hemos contado, la «trilogía vikinga» es una especie de excusa, en realidad no hay un nexo salvo la temática y podemos hacer lo que nos apetezca. Y para Pere es una oportunidad única de vengarse de algunas cosas que le hecho hacer siendo yo guionista… «El lobo sobre el mar de las bestias» será una historia más simple, que no más sencilla, casi con un toque de western y el personaje principal es mucho más atípico que el de los usuales cómics de vikingos. Como siempre, lo voy haciendo poco a poco pero seguramente lo habré acabado para finales de años.

ZN: Por nuestra parte solo nos queda desearos el mayor de los éxitos para este proyecto y los que vengan después. Muchísimas gracias por vuestro tiempo.

Pere: Gracias a tí y a todos los lectores de Zona Negativa (entre los que me incluyo). Espero que disfrutéis con Ragnarök.

Víctor: Gracias a vosotros. Espero que los lectores de Zona Negativa disfruten con Ragnarök. Si os gustan los cómics de Thor, la mitología o la fantasía heróica adulta creo que merecerá la pena que le deis una oportunidad.

3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
10 julio, 2012 11:39

64 pàginas,12 euros
Asi el comic español irá siempre de culo…

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
10 julio, 2012 14:19

 Da igual el precio, la calidad de este cómic lo merece.

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
10 julio, 2012 21:19

En serio este cómic merece la pena? Me gusta la temática de la mitología nórdica. Y tiene una pinta cojonuda.

Sobre el precio: creo que el precio es muy alto. Si lo dejaran en 9´95 o algo menos mejor.