Perfil psicológico de un personaje. Batman (1): Infancia

Por
22
6417


Batman es, quizás, uno de los personajes más famosos del comic y uno de los que gozan de una mayor riqueza biográfica gracias a la larga lista de guionistas que han querido aportar multitud de detalles a su historia personal, no sólo como superhéroe, sino como Bruce Wayne propiamente. A partir de todo lo mostrado en los comics, intentaré narrar un estudio psicológico de Bruce Wayne, tratando de comprender quién es él y cómo llegó a ser más allá de la mera razón de “para combatir el crimen”.

Datos biográficos:

Nombre: Bruce Wayne
Nombres alter ego: Batman, “Matches” Malone
Edad: en torno a los 35 años
Estado civil: soltero
Profesión: Presidente de Waynetech
Residencia: Mansión Wayne, Gotham
Padre: Thomas Wayne (fallecido)
Profesión padre: Doctor en Medicina
Madre: Martha Wayne (apellido de soltera desconocido) (fallecida)
Profesión madre: desconocida.
Otros familiares cosanguíneos no conocidos.
Familiares no cosanguíneos: Alfred Pennyworth (mayordomo de la familia). Leslie Thompkins. Dick Grayson (Nightwing).

A partir de la amplia información recibida por diversas fuentes resulta evidente que Bruce Wayne siente una unión marcadamente fuerte con su padre. Éste, hombre de gran reputación y bien valorado en los círculos sociales en los que se movía –círculos de ciudadanos privilegiados–, sin duda facilitó gran parte de los caprichos que todo niño pueda desear. Lamentablemente no comprendió que hay una gran diferencia entre lo que un niño quiere y lo que un niño necesita, y es que, hasta la edad de los 9 años, la infancia de Bruce Wayne fue tan cómoda como un padre adinerado podía adquirir, proporcionando así elitistas colegios privados, una lujosa mansión en las afueras de la ciudad y un nutrido servicio doméstico que se ocupaban de cualquier tarea.

Resulta muy llamativo las referencias frecuentes de Bruce, ya adulto, hacia su padre, algo que choca con la casi desaparición de la figura materna. Desconociendo sus abuelos, sólo se puede especular que el carácter de Thomas debía ser fuerte y autoritario, acostumbrado a tomar las decisiones que a su familia concernían. Hay que recordar que, pese la crisis económica que asoló los Estados Unidos a finales de la década de los años 20, Thomas Wayne pudo cursar la carrera de Medicina con notable éxito posterior. Sus padres, por tanto, no debieron padecer de forma acusada carencias en ese sentido y, pese ello, pese su magnífica situación económica, no se conoce que Thomas tuviera hermanos, con lo que las características propias de todo hijo único le marcarían como persona, algo que vería proyectado en su hijo, criado igualmente sin hermanos.

Martha Wayne igualmente fue hija única, pero es bien posible que su origen resultara más humilde que el de su posterior marido. Tampoco se le conocen hermanos, y todo ello parece responder al por qué un matrimonio próspero y bien acomodado decidió no tener más hijos. De carácter mucho más sumiso y conformista, perdió su apellido al casarse, una profesión que no fuera la de ama de casa y, de paso, la mayor parte de los recuerdos de su hijo, que parecen estar acaparados por la figura paterna.

Hasta el suceso traumático que marcaría la vida de Bruce Wayne, la infancia fue normal dentro de ciertos límites. Es de rigor mencionar que la soledad fue parte de su vida ya desde el inicio: sin hermanos, sin parientes próximos y viviendo en una mansión alejada de los barrios poblados, Bruce Wayne creció como un niño que no pudo apoyarse en otros de su edad para madurar como persona, obligado, por un lado, a valerse socioemocionalmente por sí mismo y, por otro, a no depender de los demás en ningún aspecto. En suma, es bien sencillo deducir que fue un niño mimado por unos padres complacientes que compensarían la carencia de compañeros con quien jugar con caprichos materiales, de crecientes hábitos despóticos al no desprenderse de la fase egocéntrica por la que pasamos todos –así como tomar como modelo a seguir a su padre– y con graves carestías en cuanto al desarrollo de las habilidades sociales. ¿Qué pudo llevar a ese, aparente, feliz matrimonio a mantener una vida un tanto apartada de los demás, cortando buena parte de los lazos con los pares? Por ahora es una incógnita que únicamente una investigación más profunda podría arrojar luz sobre ello.

El futuro de Bruce Wayne hubiera sido bien distinto si no fuera porque, a la salida de una película de cine que el niño se empeñó en ver, un ladrón callejero les asaltó asesinando al matrimonio cuando su miedo y cobardía le hicieron apretar el gatillo. Aunque las menciones al mismo fueron breves y poco concisas, se adivina que Bruce, un niño acostumbrado a salirse con la suya, descubrió de repente que más allá de los muros sobreprotectores que conformaban su mansión y los brazos de su padre, existía un mundo donde su voz y sus deseos no significaban nada en absoluto. En un abrir y cerrar de ojos, un hombre vulgar, insignificante a los ojos de quien se ha criado en el seno de una familia rica, le arrebató aquello que más deseaba: sus padres. Bruce sin duda trataría de defenderse, de luchar por ello, de mostrar su ira y deseos de vengarse de aquel asesino, pero todo ello resultaría en vano. Por vez primera descubrió el significado de la palabra indefenso.

Así se quedó. Aún con el sonido de los disparos de la pistola reverberando en sus oídos, con los cuerpos de sus padres todavía calientes yaciendo desangrados en el suelo, Bruce comprendió la verdad que llevaban toda su vida ocultándole: que el peligro podía llegar en cualquier momento y que él no podría hacer nada para impedirlo.

En los peores casos, un suceso de tal magnitud puede conducir a un trastorno postraumático que causaría múltiples síntomas: amnesia disfuncional, trastorno disociativo de personalidad, angustia, pesadillas recurrentes, sentimientos de culpa, etc. Quizás gracias a esa infancia donde siempre se vio abocado a la soledad y a valerse emocionalmente sin el apoyo social común en los demás niños, Bruce encauzó su dolor de una forma que, con matices, podríamos llamar positiva. Así como tantas personas que tras sufrir enormes pérdidas personales aportan medios, bienes y esfuerzos para evitar que se repitan en otros los males que ellos pasaron –creando asociaciones de ayuda a afectados por una enfermedad o accidentes de tráfico o violaciones– Bruce Wayne poseía la inteligencia, la capacidad, los medios materiales y la fuerza de voluntad para impedir que aquel hecho se reprodujera en otros.

Por aquel entonces era un niño y lo que hubiera debido ser una idea pasajera que con el tiempo quedase mitigada por el peso de los años y el emborronamiento de los recuerdos, Bruce siguió en sus trece. Así, su carácter egocéntrico, su marcada tendencia a lograr que el mundo se doblegase a su voluntad, cobró nueva relevancia y para ello se ajustó él mismo a los requerimientos venideros. El mundo no le gustaba, de modo que decidió cambiarlo. Lo más sensato y efectivo hubiera sido crear importantes fundaciones que diesen apoyo físico y psicológico a los más necesitados y, aunque todo ello fue llevado a cabo posteriormente, Bruce necesitaba algo más: quería ser él quien lo hiciera. No a través de él, ni gracias a él. Tenía que ser él mismo, con sus manos, con las mismas manos que en su día golpearon sin efecto a un ladrón que se deshizo de él de un manotazo. Ese fue el juramento que pronunciaría un día y que ha seguido cumpliendo a rajatabla desde entonces.

Próximamente: Perfil psicológico de un personaje. Batman (2): Adolescencia

22 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Sergio Robla
Admin
14 febrero, 2007 23:21

Ey, de los familiares…

Aviso de Spoiler

Tiene un hijo cosanguíneo llamado Damian y un hijo adoptado llamado Tim Drake

el tio berni
14 febrero, 2007 23:34

Me suena haber leído que en una o dos historias de la golden age apareció un hermano de Bruce Wayne, pero no estoy muy seguro. Ahí te dejo una nueva línea de investigación 😛

alienigena
alienigena
15 febrero, 2007 0:02

En cuanto a la infancia, se supone que tuvo un amigo que jugaba con él y que luego se convertiría en Hush tal como se vió en Silencio; aunque supongo que esta historia está fuera de continuidad.
Con respecto al perfil psicológico de Wayne es muy simple: no está bien de la cabeza. Nadie en su sano juicio se viste de murciélago. Además es rencoroso y muy envidioso de la felicidad de los demás. Por eso tiene tanta envidia por Superman: él también tuvo un origen trágico pero sin embargo decidio darle una oportunidad a la vida y al amor. Sin embargo, Batman es un aunténtico cobarde; se refugia en su tragedia personal para no tener que dar el paso valiente de mantener lazos afectivos y amorosos más adultos. Además es un egoísta: sigue pensando que Gothan es de su propiedad. Y para rematar tiene el problema de no ser autocrítico consigo mismo: ha cometido muchos errores que han hecho mucho daño a mucha gente y nunca ha tenido la valentía de afrontarlo.
En fin, se nota que no soporto a Batman y me gusta más Superman…bueno, lo que pasa es que ningún guionista me ha terminado de contar exactamente las motivaciones y pensamientos internos de Batman por eso es un personaje que no me le creo y no lo entiendo.

Ricard Clau
Ricard Clau
15 febrero, 2007 0:35

Sobre los abuelos, en los primeros números de la serie regular de Batman de Planeta se ha publicado una historia que creo que es de Legends of the Dark Knight del año 2000 donde se cuenta como por ejemplo el abuelo no estaba muy orgulloso del padre de Bruce, etc… no recuerdo otra historia donde apareciera aunque no soy enciclopedia como muchos de por aquí 🙂

Realmente no sé si eso esta en continuidad pero entiendo que sí, no?

Siento discrepar con Alienigena, para mí es uno de los mejores personajes del mundo del comic. Gotham es suya porque la policía no da abasto. Ha cometido errores, sí (Azrael, Stephanie como Robin, dejar solo a Jason, …), como todos los héroes creíbles y precisamente actualmente parece que están cambiando su perfil tras todo lo que ha sufrido la Batfamilia. Y precisamente, también por el sufrimiento me parece més real. Además, sobre su enfermizo querer controlar TODO muchas veces le dan la razón los acontecimientos.

Y yo creo que es Superman quien le tiene envidia ya que tiene muchos superpoderes pero lo siento, a mí me parece cortito y en todos los diálogos, le pule verbalmente (vamos que veo los comics justo al revés que tú jejeje)

jp
jp
15 febrero, 2007 6:14

Cuando lei batman and son, vi una viñeta que define completamente la demensia de bruce wayne…

Y es que no podis estar en medio del decierto…. en pelota con la mujer mas rica del mundo, y dandole con la capucha puesta…

Eso habla muy mal de la siquis de bruce wayne

Toni Boix
15 febrero, 2007 8:43

Interesante propuesta, Carlos.

jmponcela
jmponcela
15 febrero, 2007 10:43

El mayor superpoder de Batman es su fuerza de voluntad, unica en el Universo DC.

Siempre he pensado que en la celebre escena de la muerte de los padres de Wayne falta un elemento importante: que Bruce Wayne intentara, inutilmente, defender a sus padres. El pánico a aquella impotencia infantil impulsará a Wayne a lo largo de toda sus vida a acumular más y más fuerza (intelectual y fisica) con la que evitar una y otra vez la muerte de sus padres.

Esa la es la kryptonita de Bats, el miedo a no ser lo bastante fuerte para salvar a alguien. De ahí su enfermiza obsesion con estar preparado para todo tipo de contingencias en cualquier circunstacia. Su afan de control absoluto de cualquier situacion.

Otro elemento que espero incluyas en su adolescencia, y al que tampoco se suele dar la importancia que tiene es que Bruce Wayne dedica TODA su infancia y adolescencia a la acumulacion de conocimientos. Como una fijacion el joven Wayne recorre el planeta aprendiendo de maestros, profesores, ladrones, luchadores, cientificos… todo ello impulsado por una fuerza de voluntad sin igual. Sin infancia, sin juegos, sin amores…

Es un poco plano, si, pero tampoco es que Batman sea Hamlet.

jinete lácteo
jinete lácteo
15 febrero, 2007 11:30

Cuidadín con algunas afirmaciones, amigos.
Por otro lado muy entretenido.
Saludos cariñosos de un psiquiatra.

Sergio Robla
Admin
15 febrero, 2007 12:03

Bueno, ahora que hable un psicólogo. 😉

Frogtal
Frogtal
15 febrero, 2007 13:15

La verdad es que hablar de Batman es muy complicado por que ya se han hecho guiones de todo, solo puedo decir que sigue siendo el persona mas interesante y oscuro de Dc, y no como el Supes que es un personaje plano que no interesa a casi nadie.

Sputnik
Sputnik
Lector
15 febrero, 2007 16:30

«Es un poco plano, si, pero tampoco es que Batman sea Hamlet.»
Bueno, es plano en el sentido de que es un arquetipo de superhéroe. pero es osiblemente el superhéroe más complejo de DC, tanto es así que pocos guionistas, a mi modo de ver, han sabido manejarlo, y que cada lectore pueda tener una visión de Batman propia.

Syd02
15 febrero, 2007 17:40

Impresionante analisis del perfil psicologico del batiorejas. Sin duda es un personaje complejisimo que demuestra siempre estar a la altura incluso con tipos de mallas de colores chillones. Superman es un caso aparte que no creo deba ser mencionado, porque si bien es cierto, es el opuesto a Batman, es su unico amigo, aquel en quien confía. Sin duda es una relación de amor/odio bastante especial, por eso es que entre ellos se llaman por el nombre de pila.

Claudio
Claudio
15 febrero, 2007 18:11

Decir que Batman es mejor que Superman o viceversa es decir que un lado de la moneda es mejor que la otra. Ambos representan el arquetipo del superheroe perfecto, dividido en dos partes. La tragedia en la infancia de Bruce Wayne lo llega a marcar tanto como a Clark Kent lo marco el amor de sus padres. El mismo Superman ha admitido sentir admiración por lo que Batman ha llegado a lograr siendo solo un hombre «comun», al mismo tiempo que Batman ha expresado el suyo por el hecho de Superman haber logrado establecer una vida «normal» (Recuerden los diálogos de Crisis de Conciencia). A mi parecer ambos son personajes muy bien elaborados, perfectamente escritos y psicologicamente formados, no por nada son iconos dentro del Universo DC.

Talphin
Lector
16 febrero, 2007 18:47

Os recomiendo, si es que lo encontrais, el libro Batman visto por un psiquiatra del Dr. J.A. Ramos Brieva. Aunque algunas partes son algo técnicas, es muy ameno e interesante.

Venom X
Venom X
17 febrero, 2007 11:23

La psique de Batman…Creo que Frank Miller la definio muy bien en Año Uno y Dark Knight,magistral

alfredo
alfredo
10 marzo, 2007 3:28

batman esta loco y punto a veces le salta lo fascista y otras es un superheroe venom x tiene razon y frank miller batman año 1 tambien muestra que esta loco y es muy muy peligroso!!!!! pero tiene sensatez y razocinio cosa que el joker jamas volvera a tener!!!!!repito ojo con batitipo esta loccooo!!!!!!!!!!!!!:)

alfredo
alfredo
10 marzo, 2007 3:30

se olvidan del batman tierra 2 que tenia un tio llamado philips y de leslie thompkings la dra!!!!!!!!!!!!ella lo salvo!!!!!!!

Dark Pascual
Dark Pascual
10 marzo, 2007 8:10

Tanto Batman como Superman son diferentes. Es imposible (Y hasta algo necio) decir que uno es mejor que el otro. Uno puede preferir a uno, pero eso no significa que sea mejor. Y conste que a mi me gusta más Batman (Superman es un nada despreciable segundo lugar)

Ahora, Batman no solo está algo loco (bueno, de plano zafado), sino que parece ser un adicto a su personalidad (aunque muchas veces se a discutido si no es Batman el verdadero ser y Bruce Wayne la máscara que usa), como lo demuestra un dialogo en Identity Crisis, donde habla de que puede dejar esto de los héroes cuando el quiera.

No solo es algo fascista, es bastante fascista, siempre que se entienda el sentido verdadero de la palabra. Fascismo sirve para denominar un sistema basado en el poder o culto a una imágen (a una faz, de ahí la palabra). Batman basa su poder en el miedo que proyecta su presencia. Dicho «fascismo» se vería justificado al tener en cuenta los detalles de su origen y si se entiende el entorno que lo formo.

isra
20 mayo, 2007 10:20

se sabe ke superman facilmente se aplastaria a batman por eso de los superpoderes, pero sin duda alguna ,batman tiene mas merito ke el hombre de acero por ser un ser humano normal ke alkanzo inteligencia y fuerza fisica muy a la altura de muchos superheroes klaro ke siempre kon la ayudadita de su lana el punto es ke kada uno tiene lo suyo y no hubieran sido nada por su deseo de justicia

jorge
3 septiembre, 2008 19:57

la estupida pelicula de batma es una mierda , no pierdan su tiempo por mierdas que no balen nada

karen
3 septiembre, 2008 19:59

mierda mierda mierda me quemo chucha de tu mare

Lamathyave
Lamathyave
18 julio, 2010 9:05

Batman es una chingonería, es un egocéntrico, multimillonario, excéntrico, es un antihéroe y eso es GENIAL!! estan orates los que dicen que es fascista él es un HÉROE entre una bola de mutantes y extraterrestres nacos…
BTW Superman apesta …se siente Miss Universo el wey