Obras Maestras nº 13. La Patrulla-X: Días del futuro presente

Por
9
2115
 


Edición original: Marvel Comics – 1990
Edición España: Comics Forum – junio 1994
Guión: Walter Simonson, Bob Harras, Louise Simonson
Dibujo: Jackson Guice, Terry Shoemaker, Chris Wozniak, Jon Bogdanove, Arthur Adams
Entintado: Geoff Isherwood, Scott Williams, Allen Milgrom, Art Thibert, Harry Candelario, Dan Green, Arthur Adams, Steve Moncuse, Bob Wiacek
Color: Richard Rasche, Brad Vancata
Portada: Mike Mignola
Precio: 1575 pesetas (tomo en tapa blanda con solapas de 160 páginas)

 

El décimo tercer número de la colección Obras maestras de Forum avanza en la tendencia iniciada en la undécima entrega de reeditar historias que no están a la altura de las precedentes. En esta ocasión, sin embargo, hay que reconocer a Días del futuro presente la condición de ser un relato de fin de ciclo. Al año siguiente, en la entrega posterior de los números anuales de la franquicia mutante, Chris Claremont ya no estaría al frente de la nave X. Asistimos a las entregas finales de una larga y fructífera historia que habría de durar dieciséis años.

A estas alturas de la película, era evidente que el patriarca mutante estaba ya un tanto agotado. La diversificación de una franquicia tan exitosa y sus pinitos como novelista se estaban traduciendo en situaciones en las que don Chris, que hasta poco antes había tenido un control cuasi-absoluto sobre sus criaturas, había ido perdiendo el mismo. Personajes de la importancia de Lobezno volaban ahora de la mano de otros autores (y en el caso del canadiense, sin una dirección clara hasta la llegada de Larry Hama, pero ésa es otra historia). Pocos años antes, una decisión editorial había dado luz verde al proyecto de Bob Layton de recuperar a la Patrulla-X original en una nueva cabecera –Factor-X- y había recordado a Claremont quién era la verdadera dueña de sus creaciones. El fracaso de la iniciativa y la entrada en la misma de sus amigos Louise y Walter Simonson le habían permitido recuperar los mandos, pero ese statu quo estaba a punto de ser finiquitado a favor de las nuevas estrellas de la casa de las ideas.

Días del futuro presente se engloba dentro de una iniciativa de la editorial para agrupar los especiales anuales por franquicias o similitudes (encajando aquí y allá las colecciones independientes donde terciara según la ocasión. Después de las experiencias de La guerra de la evolución y Atlantis ataca, resultaba más manejable la realización de mini-eventos de cuatro o cinco capítulos. Así vieron la luz La vendetta Vibranium, El Factor Terminus o esta aventura que reunió a los tres grupos mutantes y a los Cuatro Fantásticos. El invento duró varios años hasta que el formato anual –progresivamente devaluado- sirvió lo mismo para presentar personajes de nuevo cuño (la mayor parte olvidados desde su primera aventura) que pasó al barbecho en las postrimerías del viejo milenio. En el caso que nos ocupa, Claremont y Simonson (los dos) aprovecharon para fabricar una historia marca de la casa Chris, en la que se echaba mano de una historia precedente, se cerraban algunos cabos sueltos y se abrían unas cuantas incógnitas más. Todo en la mejor tradición del folletín.

La aventura precedente de la que el patriarca mutante y sus adláteres echaron mano fue ni más ni menos que la memorable Días del futuro pasado (que es homenajeada ya en el propio título). Diez años antes, el juego de viajes en el tiempo y cambio de la realidad había marcado el punto culminante (uno de ellos) de la fructífera colaboración entre Claremont y John Byrne y su influencia posterior fue tal, que el guionista retornó a esa idea básica en múltiples ocasiones (y sirvió para hacer un relanzamiento controlado en la versión cinematográfica de la franquicia X, pero ésa es otra historia). El punto de partida es una visita que un adulto Franklin Richards hace al tiempo presente (de entonces), a los días en los que él mismo aún es un niño. Esta versión madura del hijo de Reed y Susan fue presentada en el distópico futuro en el que los centinelas controlan a la población y los mutantes están recluidos en campos de exterminio. Franklin mantiene una relación con una pelirroja telepática llamada Rachel, cuyo aspecto larguirucho parece indicar claramente quiénes fueron sus progenitores. Su sino parece sellado con el del resto de sus camaradas rebeldes, sin que pudiéramos conocer mucho más sobre él. Sin embargo, en la década posterior las singularidades del primogénito de los Richards serían desarrolladas por John Byrne durante su insuperada etapa al frente de cuarteto fantástico. Franklin no es sólo un mutante, sino uno especialmente poderoso, con capacidad (como se vería años después) para superar gestas de corte divino. La suma de estas dos posibilidades confluyó en esta saga en la que el poderoso viajero de un mundo condenado se topa con una realidad que tiene importantes elementos de discordancia con la suya. La torre de las cuatro libertades en lugar del edificio Baxter; la nave de Factor-X convertida en parte del paisaje; la existencia de Nathan Christopher Summers en lugar de su Rachel… todo eso está mal, no debería estar… y deja de ser.

La condición de nexo entre los Richards y la Patrulla-X convierte a éstos en aliados una vez más. La presencia de los tres guionistas de las series regulares implicadas permite a su vez introducir en los especiales cuestiones relacionadas con las tramas que se están narrando en las colecciones. Así, Factor-X vive las consecuencias de la negativa expresada por Jean a Scott para contraer matrimonio (un cambio de última hora porque, según Tom DeFalco, ese bodorrio había de tener lugar en las páginas de la colección principal de la franquicia). Los jefes del equipo están un poco tensos entre sí, y no ayuda el hecho de que de repente, se encuentren sin su cuartel general y en el vacío. Los Nuevos Mutantes están adaptándose al liderazgo del militarizado Cable y reciben la visita de un redivivo –y enloquecido- Cifra (reconfigurado para albergar el temido tecno-material del que estaba hecho Warlock). La Patrulla-X… la Patrulla-X no existía en ese momento, después de que sus últimos componentes escondidos en Australia decidieran pasar por el lugar peligroso y huir del asedio al que les someten los Cosechadores. La saga Disolución y renacimiento ha acabado en punto muerto y sólo Forja y Banshee intentan repescar a sus compañeros desaparecidos –toda vez que el secreto de la “muerte” del equipo en Dallas ha sido revelado-. Tormenta ha sido reducida a la infancia y hace equipo con Gambito.

Uno de los aspectos interesantes de esta saga es la reunión de toda suerte de artistas veteranos y noveles. Portadas de John Byrne y de Rob Liefeld; primeros figuras como Art Adams con trabajadores competentes como Terry Shoemaker y Jon Bogdanove (al que los entintados de Milgrom no sentaban tan bien como los de Austin). Veteranos entintadores como Dan Green junto a nombres con cierto futuro como Art Thibert… Una buena representación de la Marvel de finales de los ochenta y principios de los noventa del siglo pasado. En la parte literaria, la contemplación de lo que vino después hace más valiosa la presencia de Claremont y de los Simonson. Aún por debajo de lo que fueron las aventuras principales de la Patrulla-X, esta historia vuela muy por encima de cualquier cosa que se viera después (con honrosas excepciones de la mano de Alan Davis, Fabian Nicieza o Peter David, pero ésa es otra historia).

De Byrne a Adams
Recopilación de las cuatro portadas de la publicación original.

  Edición original: Marvel Comics - 1990 Edición España: Comics Forum – junio 1994 Guión: Walter Simonson, Bob Harras, Louise Simonson Dibujo: Jackson Guice, Terry Shoemaker, Chris Wozniak, Jon Bogdanove, Arthur Adams Entintado: Geoff Isherwood, Scott Williams, Allen Milgrom, Art Thibert, Harry Candelario, Dan Green, Arthur Adams, Steve Moncuse, Bob…

Review Overview

Guión
Dibujo
Interés

Vosotros puntuáis: 4.9 ( 6 votos)

9
Déjanos un comentario

Please Login to comment
9 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
Luis Javier Capote PérezAsturmixKaulsoAguja DinamicaAlejandro Ugartondo Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Carlos padilla
Lector
Carlos padilla

Snif snif qué recuerdos! compré religiosamente estos cuatro anuales en forum cuando se publicaron por separado y todavía tenían ” ese” saborcillo. La que se nos avecinaba entonces poco más tarde!!!y el final de la etapa de claremont Con silvestri a los lápices( porque la mayoría de sus números con lee ya eran otra cosa diferente) se quedaría en mí memoria marcado a fuego para siempre como el fin de una épica que ya no he vuelto a sentir en las viñetas. Todavía se me ponen los pelos de punta cuando repaso física o mentalmente aquellos Seis episodios previos aL Cien forum En plena saga disolución y renacimiento, con aquella alineación irrepetible causando baja uno tras otro…

Alejandro Ugartondo
Autor

Esta saga la incluyeron en el coleccionable de la Patrulla-X de forum? No me suena aunque hace mucho tiempo que no repaso ese material. Puestos a recuperar material clásico estaría bien que Panini empezara a recuperar la serie de Factor-X, aunque sea en formato Marvel Gold

La portada de Liefeld hace daño a la vista a lado de las portadas de Byrne y Adams. Jon Bogdanove prometía mucho al principio (aunque es verdad que le afectaba mucho el entintador que le tocaba en cada ocasión) pero luego desapareció del mapa en los 90.

Carlos padilla
Lector
Carlos padilla

Bogdanove hizo un trabajo maravilloso en aquella míniserie de patrulla versus cuatro fantásticos, claro que allí tenia a austin a las tintas.también se marcó bastantes episodios estupendos en Power pack pero quizás nunca volvió a ese nivel, y aparte de alguna portada o un proyecto con su hijo que apenas recuerdO desapareció por desgracia tras su larga etapa en superman .

AD
Lector
AD

En el de Forum seguro que no aparece, termina con la Caida de los Mutantes. Quizá salga en el que sacó Panini después, no te lo aseguro porque ni lo tengo, ni lo leí, pero creo que cogía hasta el final de la etapa Claremont.

Bogdanove se salió en la mini 4F-Patrulla, yo no le he visto nada ni parecidoa ese nivel.

Muy buena reseña, como siempre, sr Capote, aunque se ha comido al bueno de Claremont en los créditos, adelantándose unos meses a su huída de los mutantes….

Kaulso
Lector
Kaulso

Si se reeditó en el coleccionable de Panini, en los tomos 16-18 😉

Asturmix
Lector
Asturmix

Es cierto que la miniserie de Patrulla-x vs. Cuatro Fantásticos Bogdanove estaba estupendo… pero a mí también me parece que hizo un trabajo increíble en Ruse, una serie de Crossgen que aquí editó Forum en su momento

Carlos padilla
Lector
Carlos padilla

Asturmix
En la estupenda ruse que aquí edito planeta( con guión de Mark waid y Scott beaty ) el dibujo era de jackson guice principalmente en el para mi mejor trabajo de toda su carrera, también hubo colaboraciónes de paul ryan y jeff johnson( ambos muy añorados por mi) un saludo

Alejandro Ugartondo
Autor

Gracias, Kaulso, con razón no me sonaban estos números, dejé el coleccionable de Panini en la entrega 13 😛

Los 90 les sentaron fatal a todos esos artistas de oficio que tenía Marvel en aquella época como a Bogdanove, Shoemaker o Ron Wagner, por citar algunos, que se vieron desplazados por los clones de los artistas hot que migraron a Image

Por cierto, el de Ruse no era Butch Guice, no?