Oblivion Song 3, de Robert Kirkman y Lorenzo de Felici

Aún quedan secretos sin desvelar en Oblivion. Reseñamos el tercer tomo de la serie de Image creada por Robert Kirkman y Lorenzo de Felici, editada por Planeta Cómic.

Por
0
1070

Edición original: Oblivion Song #’s 13-18 USA, Image Comics.
Edición nacional/ España: Planeta Cómic.
Guion: Robert Kirkman.
Dibujo: Lorenzo de Felici.
Color: Annalisa Leoni.
Formato: Rústica, 136 páginas.
Precio: 15,95 €.

Una de las grandes preguntas es si existe vida inteligente en el universo aparte de nosotros. Dejando a un lado que semejante cuestión es quizás un poco egocéntrica, resulta especialmente interesante porque nos hace plantearnos qué sucedería si nos cruzásemos con ellos, y eso nos hace hacer examen de conciencia y pensar cómo seríamos nosotros. Si revisamos nuestro trato hacia el resto de seres vivos, por ejemplo los animales, nuestra posición desde luego es la de un dictador que juega y ejecuta a placer. ¿Pero y si fueran inteligentes? El ejemplo más parecido que tenemos es el de los cruces entre distintas culturas y sociedades a lo largo de la historia de la humanidad, y claro, las conclusiones no son muy buenas. Y eso le hace a uno preguntarse algo terrorífico. ¿Y si esa forma de vida inteligente con la que nos encontramos es como nosotros? O peor, ¿y si nos ven como nosotros vemos a nuestros animales? Eso, desde luego, es un buen material para fabricar pesadillas.

Un nuevo tomo de las series de Robert Kirkman siempre es una buena noticia, y si es de una serie tan entretenida como esta mucho mejor. Hablamos, claro, de Oblivion Song, la serie creada por el guionista de The Walking Dead y el artista italiano Lorenzo de Felici que publica en Estados Unidos Image Comics y que en nuestra tierra nos llega de la mano de Planeta, como es habitual para las obras del sello Skybound. La siniestra aventura de ciencia-ficción del dúo acaba de estrenar su tercer volumen en España, uno con el que la serie pega un cambio de registro pero sin dejar de repartir acción e intriga a lo largo de sus 6 números originales.

Han pasado tres años desde los eventos desarrollados al cierre del segundo volumen, y Nathan Cole sale libre de la cárcel para encontrarse con un panorama esperanzador. El Gobierno reabrió las incursiones en Oblivion para continuar su trabajo con fines puramente científicos, y la fundación Bridget y Duncan Freeman está logrando grandes avances en la medicina gracias a ello. Pero algo está a punto de explotar. Cuando unos misteriosos seres a los que los nativos de Oblivion llaman los hombres sin rostro comienzan a atacar a los humanos, Nathan y su hermano Ed se verán obligados a investigar y a luchar por proteger a su gente.

Cuando hablé del segundo tomo de Oblivion Song mencioné que el arco tenía cierto aroma a cierre de temporada, al dejar muchos hilos de la trama cerrados hasta el punto de poder incluso servir como cierre de la obra. Y desde luego así fue, porque este tercer volumen supone en cierto modo un cambio de rumbo de la serie. El misterio detrás de La Transferencia y su drama humano posterior nos mantuvo en vilo durante 12 números, pero lo que tenemos ahora delante es otra cosa. El país está prácticamente reconstruido, incluso mejorado, los personajes han alcanzado un momento de equilibrio y satisfacción, y parece que todo el mundo está en la posición perfecta para progresar y ser feliz. Y eso desde luego es algo que Robert Kirkman jamás podría permitir.

Porque son muchos los hilos que se cerraron en la trama, pero hubo uno que solo asomó la puntita. Los hombres sin rostro ejercieron como cliffhanger al cierre de los dos primeros tomos, y parece que tras esta gran introducción a su universo Kirkman está listo para meter una nueva marcha y convertir su historia en otra cosa. La naturaleza salvaje de Oblivion y la culpa de Nathan Cole dejan de tener la misma importancia para dar paso a una amenaza mucho más aterradora, la de tener que hacer frente a unos bichos que no parecen tener un pelo de tontos, que podrían ser más fuertes que los humanos y que, quizás, podrían tener que ver más de lo que parece con el desastre de Philadelphia. Así, Kirkman evoluciona su aventura de monstruos hacia una de invasión extraterrestre (aunque en este caso no vengan del espacio, sino de la otra cara de nuestra dimensión).

Quizás estamos ante el tomo más flojo de los tres que llevamos (ojo, todos ellos de gran calidad), tanto por ese reinicio tan dulce para todos los personajes como por el hecho de que es un tomo que sabe a muy poco por el avance de la trama. Sin embargo, las promesas de lo que puede venir a continuación son tan indescifrables que es difícil no estar expectante con lo que viene. Si por algo ha destacado Kirkman en sus series es por no tener ningún tipo de miedo por llevar sus historias a rincones insospechados a través de los giros más brutales y sorprendentes, así que la promesa de lo que estos hombres sin rostro puedan hacer en su mundo o en el nuestro es el aliciente suficiente para seguir montado en esta serie.

El arte de Oblivion Song sigue siendo también un punto muy importante de la obra. El dibujo de Lorenzo de Felici mantiene su notable nivel, y aunque su trabajo en los rasgos faciales de los personajes es un punto flaco del que no consigo olvidarme mientras leo la obra, su capacidad para dirigir la narrativa sigue siendo magnífica, con unas escenas de acción tremendamente dinámicas y divertidas. Igual de magnífica sigue siendo también la recreación de ese siniestro mundo que es Oblivion, pero mucho más hay que resaltar la importante labor de Annlisa Leoni, que consigue con su coloreado hacer brillar los diseños de Felici maravillosamente. No me cansaré de decirlo: Leoni es fundamental para que Oblivion Song sea la magnífica serie que es.

Con respecto a la edición, debo decir que tengo un dilema que no consideré en los anteriores números. Si bien Planeta suele recurrir al cartoné para casi todas sus licencias estadounidenses, con Oblivion Song encontramos un tomo en tapa blanda similar al original de Image. Esta elección es para mí un acierto, puesto que a la vista de que la editorial parece tener la iniciativa de editar en poco tiempo sus series más importantes en integrales (como hemos visto con Paper Girls o Saga), creo que tiene más sentido que la edición de los tomos tenga un formato menos lujoso y asequible. Sin embargo, viendo que el precio prácticamente no varía con respecto a los ejemplos que tenemos de otras series en cartoné, la verdad es que el movimiento pierde su posible beneficio. Quizás sea una cuestión del precio de la licencia, pero sorprende ver la casi nula diferencia de importes con tomos de AfterShock o de Paper Girls.

Oblivion Song sigue adelante con una nueva dirección pero con el mismo buen pie. La serie de Robert Kirkman y Lorenzo de Felici sigue siendo una de las diversiones más frescas del catálogo actual en España, y aunque por desgracia este tercer tomo sabe a poco por su limitado avance de la trama, las intrigas y aventuras que aún están por venir de más allá de nuestra dimensión nos hacen esperar el siguiente número con impaciencia.

Edición original: Oblivion Song #'s 13-18 USA, Image Comics. Edición nacional/ España: Planeta Cómic. Guion: Robert Kirkman. Dibujo: Lorenzo de Felici. Color: Annalisa Leoni. Formato: Rústica, 136 páginas. Precio: 15,95 €. Una de las grandes preguntas es si existe vida inteligente en el universo aparte de nosotros. Dejando a un…
Guion - 8
Dibujo - 8
Interés - 8

8

La aventura multidimensional de Kirkman y Felici cambia de registro, pero mantiene la intriga y la espectacularidad para seguir dándonos una de las series más entretenidas del momento.

Vosotros puntuáis: 8.7 ( 2 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments