MundoManga: Nuevas series japonesas en el Saló del Cómic: Solos ante la vida y sus peligros

Por
4
711

Seguimos en pleno verano repasando algunos de los títulos que aparecieron en el último Saló del Còmic. Hoy os presentamos dos historias adultas, dos seinen que tratan temas como la mentira como forma de supervivencia y la soledad de los seres humanos en un mundo cada vez más entreconectado. Por una parte, Nao se verá implicada en un juego de mentiras donde puede ganar pero también perder mucho dinero. Por otra parte, Ryo es una chica tímida con problemas de comunicación con sus compañeros de clase. Estas historias exploran el paso a la vida “dura y real” de una chica de 18 años y una historia de amor a distancia, la que dos jóvenes que no se conocen personalmente experimentan a través de sus corazones.

LIAR GAME, de Shinobu Kaitani: Bienvenido al mundo real, Neo… perdón, Nao

Edición original: Liar Game Nº 1 JAP
Fecha de edición: mayo 2009
Guión y dibujo: Shinobu Kaitani
Color: B/N
Formato: Libro rústica, 192 págs.
PdA (7,9)

Sinopsis: Nao es una chica de 18 años, tranquila, sosegada, ni excesivamente agraciada ni excesivamente popular en la universidad, muy confiada con la gente y muy honrada. De tan honrada que parece tonta. Un dia recibe una caja, y al abrirla, se encuentra con 100 millones de Yens y una carta: “Has aceptado jugar al Liar Game. El objetivo es robar los 100 millones de Yens de tu adversario. Dentro de un mes vendremos a buscar estos 100 millones. Si has conseguido robarle a tu adversario, lo que sobre es tu recompensa. Pero si te han robado a ti, generarás una deuda con la Organización de 100 millones, que deberás devolver aún pidiendo un préstamo”. En pocas palabras, podía ganar hasta 100 millones de Yens pero podía contraer una deuda de esos mismos 100 millones. Presa del pánico, Nao busca ayuda en un estafador profesional que acaba de salir de prisión. Juntos intentarán ganar el juego, lleno de trampas y juego sucio, que para Nao será un despertar a la vida adulta, llena de malas intenciones, mientras que el estafador va detrás del dinero, aunque parte de él ayude desinteresadamente a la desconcertada Nao.

Entre líneas: “La vida es dura” Esto me lo comentó hace muchos años un viejo amigo que había perdido a su madre por una cruel enfermedad cuando él era niño. De alguna forma, esa pérdida había transmitido a ese niño de que la vida no era un camino de rosas, y sin perder su carismático humor que a todos nos alegraba, se instaló un halo de pesimismo en su corazón. Así pues, creció haciendo reír a sus amigos pero con un aire de tristeza, como los mejores payasos.
Nao parece no haber perdido a ninguno de sus progenitores, aunque su padre esté francamente mal. El primer tomo de esta historia nos explica como Nao ve explotar la burbuja donde estaba instalada, creyendo que todo iría bien, que la gente es buena y que todo se arreglará. Pues no. Una aguja en forma de paquete con 100 millones de Yens se encarga de romper esta situación, de meter de lleno a Nao en la vida real, la de matar o morir, la de luchar cada dia, la selva donde un paso en falso significa la muerte. Y eso para una persona que es capaz de esperar 26 horas en un mismo sitio a que venga alguien que solo ha ido “a casa a cambiarse de ropa” (cuando de hecho se la quita de encima) es muy duro. Pero a veces ser honrado y confiado con la gente tiene sus frutos (esa persona acaba volviendo xD).

Comentario
La cara de la codicia

Y este proceso se concreta por el hecho de que prácticamente todas las personas a las que acude Nao simulan estar de su parte o ser amables cuando la verdad es que desean lo peor para ella. La más importante, su adversario resulta ser una importante persona del pasado de Nao, alguien a quién ella consideraba recto y justo. Si el presente se le desmorona, la deconstrucción de ese pasado aún es más duro para Nao, ya que esa persona encarna todo lo malo del ser humano: egoísta, corrupto, creído, falso. Esta serie de shocks hacen mella en la chica, hasta que conoce a Shinichi Akiyama, un estafador que justo sale de la cárcel y que (si el autor no juega con nosotros los lectores) parece el más indicado a ayudarla y el que no esconde nada. Akiyama, un Madoff japonés.

Me es imposible dejar de pensar en dos series mientras leo y releo este premier tomo de Liar Game: por un lado, Death Note. El personaje de Akiyama se parece mucho a una mezcla entre L, el enemigo de Kira, y el propio Kira. Los tres son muy inteligentes, rasgo que comparten con otro personaje del manga que citaré a continuación. Además, Akiyama tien un parecido físico con L. Me lo hicieron notar esos ojos inquisitivos, que también podrían ser los de Kira (al fin y al cabo L y Kira eran los equidistantes extremos de una misma balanza con las fuerzas contrarrestadas, las dos caras de una misma moneda), añadiéndolo a un carácter reservado (Akiyama no llega a las excentricidades de L, si hasta se sienta en el suelo xD) o al menos hablando lo justo. Liar Game también tiene en común con Death Note en que describen lo que les pasa a gente corriente en situaciones extraordinarias (OK, aquí podría incluir otras series como Dragon Head o Gantz, cada una con sus particularidades), sus reacciones, sus cambios de ánimo, etc Mientras que Kira, que ya es un fenómeno antes de recibir la libreta mortal, decide tirar adelante y aprovecharse de la situación, Nao se siente perdida y engañada continuamente, producto de su carácter, resumido en la frase “De tan honrada que es tonta”. Posiblemente no sean personajes definidos a la perfección, con múltiples facetas, pero realmente lo que nos cuenta el autor de cada uno es lo suficiente para que la historia avance. No sabemos mucho del pasado de Nao, ni detalles del desfalco que hizo Akiyama a una empresa, ni quién ha organizado todo esto, pero realmente no importa. Si el autor lo cree relevante, ya nos dará esa información en alguno de los 7 (mínimo) tomos que durará la colección.
ComentarioLa otra colección a la que hacía referencia es Detective Conan. Ignoro qué pasará en el segundo tomo, pero por las últimas páginas del primero se amplía el número de concursantes del Juego de los Mentirosos. Este primer volumen me recuerda las aventuras de Conan Edogawa y toda su trouppe en el sentido de que al final del “capítulo”, el malo pierde su ventaja y el “detective” (en este caso el inteligente de la serie, o sea Akiyama) explica como se las ha arreglado para solucionar el “caso” (aquí, el juego). Si algo destaca de este tomo es la brutal presión psicológica que ejerce Akiyama (Nao no se entera la pobre) sobre su contrincante. No le toca ni un pelo, pero lo deja medio loco, haciéndole quedar en evidencia, incluso sabiendo por sus actos donde está el dinero. Le desarbola completamente y pierde los papeles. Lo podríamos comparar con el método de Conan (con el añadido de parecer un crío, nadie le hace caso, puede meterse en cualquier sitio, etc) o de míticas series como Colombo, Miss Marple o la Sra. Fletcher, que parecen no inquirir por no molestar pero su insistencia es como un goteo constante. Lo que no sé si este método de “arco argumental por tomo” seguirá en los siguientes. Todo parece indicar que no, ya que la nómina de personajes aumenta considerablemente en las últimas páginas del primer volumen y no creo que lo solucione todo en el segundo cuando aún están explicando en qué consiste el segundo juego.
Otro aspecto que hermana el manga con Detective Conan es la “Organización”: grupo de gente misteriosa que envía tarjetas muy especiales con mensajes cortos pero contundentes. Además es capaz de retocar listines telefonicos y se tiene la sensación de que lo controlan todo, sin dejar nada al azar. Un halo de misterio les rodea, y cuando por fin conoces alguno de ellos, siempre van con máscaras de disfraz o mascarillas médicas. Son capaces de organizar todo este juego, dar la sensación de que estás rodeado, de que no tienes escapatoria, de ponerse en una posición ventajosa por encima de ti (¿a nadie se le ocurre que legalmente lo que diga una maldita tarjeta sin firmar no tiene más valor que un papel mojado? Señores, por mucho que te digan que por abrir el paquete aceptas las condiciones del juego, no has firmado nada). Ese halo de misterio lo comparten con los Hombres de Negro, los mortales sicarios de la organización que casi mata a Shinichi Kudo/ Conan Edogawa. Estos van a cara descubierta y no dudan en matar, y dan realmente miedo incluso sabiendo que no son más que personajes dentro de unas viñetas. Por suerte los organizadores de Liar Game parecen no ser criminales, pero pueden llegar a ser más sádicos. Otro detallito para compararlo con la serie de detectives es que al final, Nao, toda bondad, ayuda a su contrincante y este se da cuenta de todo lo malo que ha hecho, buscando el perdón y asegurando que no lo hará más. Similar a los finales de capítulo “made in Conan” donde el asesino o delincuente se da cuenta de la barbaridad que ha hecho, dejando un pósito de melancolía. Si Conan se encuentra casos donde las bajezas humanas corrompen a la persona más íntegra, llegando a asesinar por tonterías, aquí es (por ahora) exclusivamente el dinero el que agudizará el ingenio de cualquier elemento, a la vez que recurrirá a cualquier método para conservar su dinero. El tema de las Organizaciones Secretas no acaba aquí porque recomiendo la lectura de Old Boy, un magnífico manga perdido entre las estanterías de las tiendas y que desaparecerá si su editorial no reedita los tomos (y lo dudo mucho).

En cuanto al dibujo, decir que está en el rango de “correcto” al de “y esto que és?” Por lo general está bien, es un dibujo sencillo, de entintado fino, no muy recargado, casi parece shojo, con mucha luz. Usa tramas, las justas, todo muy parco. Pero algunas viñetas no le salen del todo bien, sobretodo algunas (un porcentaje mínimo, es cierto) caras o posiciones del cuello. En todo caso no es un dibujo excesivamente mainstream, pero te acostumbras. Suele usar deformeds para la cara, sobretodo para expresar sorpresas mayúsculas, curiosamente todas del adversario de Nao. Ella tiene bastante con llorar (es un no parar). Tenía miedo al abrir el tomo por la portada: esos ojos abiertos en demasía podían desvirtuar la lectura, pensando que todo el rato están sorprendidos o asustados. Por suerte no es así.

Comentario
Comentario
Parecidos razonables entre Akiyama y L. L es supercarismático, pero el estafador no es moco de pavo…

Si el dibujo es pasable sin más, correcto pero no espectacular, sí lo es la planificación y el guión. Una vez enfrascados en materia, después de una introducción para presentar a la ingenua Nao, te encuentras a ti mismo hablándole a la protagonista (“Que no hagas eso, mira que eres tonta!”, sí, no me he vuelto loco del todo) previendo lo que pasará, ya que Nao cae en todas las trampas habidas y por haber. Esa sensación de previsibilidad no es negativa, porque en el fondo sientes pena por ella ya que te sientes superior. Está escrito y desarrollado de forma muy competente, con información a su debido tiempo y no mareando la perdiz alargando situaciones. Deja con ganas de más.

La edición de Planeta es la habitual, similar a lo que os comenté de Team Medical Dragon el mes pasado: buena reproducción pero mal papel. Al menos cuesta 2€ menos que la mencionada serie a pesar de tener solo 24 páginas menos (de 216 a 192). Encuentro que el precio está mucho más ajustado aquí, independientemente de la calidad del contenido. 2€ más por 24 páginas me parece mucho, además de que puestos uno al lado del otro la diferencia es mínima (lomo contra lomo parecen tomos con las mismas páginas, aunque el grosor de ellas parecen el mismo em ambos títulos). Pero esto son decisiones editoriales que ni puedo ni quiero entrar a valorar más profundamente, ya que depende de muchos factores entre ellos el precio de la licencia, previsión de ventas, etc. Pero como cliente puedo y debo dejar constancia de mi queja. En este caso al menos la relación calidad/precio está más ajustada. Esos 5,5€ son mucho más atrayentes que los 7,5€ por el mismo papel reciclado.

Valoración: Planeta ha sabido licenciar un seinen (aunque lo incluya en la sección shojo en su web, como decíamos al hablar del dibujo) bueno, bonito y barato, no excesivamente largo (7 tomos y abierta) ni conocido, original, bien planteado y medianamente bien dibujado, y con un precio ajustado a la edición. Veremos que pasa a partir de ahora pero comentarios en la Red presagian buenas noticias, incluso comparando los métodos de Akiyama con los de L (juro que mi comparación con Death Note es anterior a la lectura de esos comentarios, de hecho ya lo pensé al conocer al estafador Akiyama). El dorama (versión de carne y hueso) también tiene buenas críticas. Es previsible que el segundo juego sea mucho más difícil, mucha más gente implicada y el premio o la pérdida mucho mayor. Al ser tanta gente quizá veamos más formas de engaño, presión, o incluso hasta violencia entre los participantes, todo por un puñado (bastantes) de Yens. ¿Qué harías tú por dinero?¿Hasta donde estarías dispuesto a llegar, sabiendo que si abandonas adquieres una deuda inmensa? El juego de la vida y las bajas pasiones ha comenzado! Vale la pena seguirle la pista!

Comentario



CALLING YOU, de Otsuichi/Kiyohara: Econtrarse solo rodeado de gente

Edición original: Kiminishika Kikoenai JAP
Fecha de edición: mayo 2009
Guión: Otsuichi
Dibujo: Hiro Kiyohara
Color: B/N y color
Formato: Libro rústica, 200 págs.
Glénat (8,5)

Sinopsis: Ryô Aihara es una chica tímida y solitaria. En su instituto, es la única sin teléfono móvil porque no tiene a nadie a quien llamar. Empieza a pensar en que necesitaría un móvil, y se imagina muy vivamente como sería: blanco, suave al tacto, con un montón de funciones y un tono conocido… Soñar no hace daño a nadie. Los problemas empiezan cuando se obsesiona tanto que su teléfono imaginario empieza a sonar y, desde el otro lado de la línea, le habla una voz… Consigue contactar con 2 personas en la misma situación, pero nunca deja de pensar que es cosa de su cerebro, que le ha creado una realidad alternativa. Pero ella está muy a gusto con estas dos personas con las que habla, que la ayudan a superar su problema de timidez. ¿Pero realmente pueden llegar a verse? Esto le llena de ilusión, pero no sabe que va directa a una desgracia.

Entre líneas: Televisión, radio, webs, foros, chats, redes sociales a tutiplé, SMS, consolas portátiles con capacidades comunicativas, etc La sociedad actual está altamente conectada. Los móviles son el pan nuestro de cada día y cada vez hacen más cosas. Internet ha facilitado poder hablar con gente al otro extremo del globo terráqueo como si fuese tu vecino al que no diriges la palabra por estúpido. La tecnología ha entrado definitivamente en nuestras vidas a través de caros celulares, reproductores de música a cada cuál más caro y más pijeras, posibilidad de ver videos en pantallas nítidas que no superan las 10 pulgadas, consolas que permiten el juego solitario pero también el comunitario y hasta en red con gente lejana, las redes sociales permiten buscar a ese amigo o primer novio/a al que perdiste la pista y que te encantaría poder volver a ver. Internet en todo su extensión ha conectado gente de todas las partes del planeta, en sus múltiples aplicaciones (des de los vetustos IRC o BBS hasta el exitoso pero para mí bastante pérdida de tiempo Facebook). La conectividad ha venido de la mano de una explosión de tecnología, donde las compañías han inundado el mercado con gadgets para su propio beneficio (detallar todos los accesorios que ha ido liberando Nintendo para su Wii sería demasiado. ¿Donde irán a parar todos estos cachivaches electrónicos cuando la consola pierda su cuota de mercado? Lo mismo con el resto de compañías propietarias de videoconsolas), que te permiten estar en contacto con Groenlandia como si hablases con el frutero de la esquina.

¿Pero estamos seguros de que hablar más es hablar mejor? ¿Todo el mundo participa de esta orgía de cables, redes wifi, plugins y logins? Parece ser que no. En un país tan tecnificado como Japón (hasta donde hay un barrio como Akibahara dedicado íntegramente al ocio electrónico, y por extensión , a la tecnología móvil, consolas como PSP o NDS, reproductores MP3/MP4 o teléfonos de ultimísima generación como el iPhone3G, Omnia o HTC Diamond) hay cierto tipo de gente que NO tiene móvil, por varias razones. Hay cierto tipo de gente que está en contra de la tecnología, al menos de esta carrera sin fin donde nos meten los fabricantes en el que el producto de hace 6 meses está obsoleto y no es ‘cool’.

Comentario

Ryo no es que esté en contra de todo esto, pero realmente nunca ha tenido móvil. Total, casi no habla con nadie y en la escuela no tiene ningún amigo. No es una chica popular, es tímida y el pez que se come la cola hace que haya perdido el costumbre de hablar y de seguir una conversación con otras personas. Pero los folletos que publicitan nuevos móviles son muy atractivos, y puedes caer en la obsesión por tener uno (sin que realmente lo necesites). Ryo se fija en uno de estos folletos, y empieza a obsesionarse en lo material de tener un móvil, incluso hasta sus características físicas. Pero en vez de hacer lo que hace todo el mundo, que es acaparar con todo lo que puede para sentirse feliz, Ryo desarrolla su obsesión en su cabeza. De tal forma que llega a oír tonos de llamada exclusivamente para sus oídos. La sorpresa mayúscula es comprensible. Cuando consigue contactar con alguien a través de la mente, cree volverse loca. Su reacción lógica es pensar que su mente le ha creado un amigo invisible, pero pronto se dará cuenta de que es mucho más que eso.

Unas líneas sobre Nozaki, el chico con el que contacta a través de esas llamadas imaginarias. Nozaki es un apasionado de la tecnología pero en el sentido inverso al habitual: desde siempre le ha gustado recoger cachivaches rotos y repararlos. Así pues Nozaki encarna una figura difícil de encontrar hoy en día en la sociedad capitalista compulsiva de hoy en día: el sentido de arreglar las cosas para que tengan una segunda vida, el reciclaje de aparatos que aún sirven para otro tipo de gente (países en desarrollo, por ejemplo ordenadores que queden anticuados en este loca carrera de potencia), dándolos a las personas que lo necesiten sin otro pago que la satisfacción por haber arreglado una tecnología voluntariamente obsoleta.

xTecnología punta para aburrir, el materialismo imperante de hoy en día, la soledad de verse excluido de un grupo (no tener móvil), la cultura del consumo rápido de productos y la no recuperación de los estropeados (cuantas cosas se deben tirar a la basura que podrían ser reparadas para una segunda vida!), la necesidad de comunicarse y como de importante es la comunicación verbal para sentirse pegado a la vida. Todo esto y más cabe en este tomo único del ya veterano Otsuichi en nuestro país. Un tomo único de un autor que conoce el medio, que sabe donde y cuando explicarte la historia, sin que sobren ni que falten páginas, acompañado de un Kiyohara similar al que vimos en Missing Holiday. Del dibujante me gusta este aire de oscuridad recargado de detalles, es como si el negro pugnara con el blanco por ese espacio entremedio en los bordes de las figuras. Un uso intensivo de tramas no esconde un estilo de dibujo recargado de detalles, como pueden ser el pelo de los protagonistas o detalles de la ropa como los ribetes de la estival ropa que lleva Ryo. En cierto modo un aire malsano recorre el tomo, probablemente influenciado aún por el recuerdo de GOTH, del mismo guionista pero distinto dibujante, Kendi Oiwa, con un estilo de dibujo totalmente distinto al de Kiyohara pero que le iba como anillo al dedo para explicar la historia de los dos estudiantes algo “especiales” con su relación con los cadáveres.

Comentario


Visto en perspectiva, se podría decir que Otsuichi siempre nos enseña la parte oscura de los adolescentes. Si bien es cierto que la más turbadora fue la mencionada GOTH, en Missing Holiday ya veíamos temas como la incomunicación y la soledad, en este caso la de una aijada que no encuentra su sitio en una familia rica después de que su madre muera una vez casada con el rico propietario, por lo que le falta el calor maternal. Otsuichi siempre escoge adolescentes atormentados de alguna forma u otra, outsider de la sociedad que les oprime o excluye.

Valoración: Otsuichi domina los volúmenes únicos y parece ser que ha calado en nuestro país. Si en GOTH describe la relación entre dos compañeros de clase muy especiales, a través de varios casos en que quedan relacionados con otra gente muy especial (aficionados al matar o morir), y en Missing Holiday se adentra en la soledad del individuo metido a la fuerza en un escenario que no le corresponde, ahora (con unas protagonistas femeninas parecidas a las vistas en MH) nos describe la soledad de los inadaptados, de los que van contracorriente muy a su pesar, de los que se sienten excluidos de la manada, a la que desean entrar pese a que la misma manada se ría de ellos. Con el tema de fondo de la sobre exposición que tienen los jóvenes a la alta tecnología, y su dependencia para ser felices, pero también de la dificultad de relacionarse de algunas personas, se teje una historia de amor de Ryo con Nozaki, el chico con el que sintoniza (nunca mejor dicho) a través del tiempo y de la distancia con ambos móviles imaginarios. Este le ayudará a superar sus problemas, y paradójico es que lo haga con su particularidad o minusvalía (revelada al final y que no descubriré). Paradójico también es que la invención de un aparato imaginario la salve de su ostracismo cuando de hecho los expertos en comunicación critican que estos mismos aparatos (Internet, los videojuegos, los chats, etc) aíslan a la gente. Ni tanto ni tan calvo. Lo suyo es un uso racional del producto. Dejando la impresión de un volumen bien estudiado en el desarrollo del guión y con un dibujo espléndido cargado de detalles, solo me queda recomendaros este one-shot si queréis leer una buena historia sobre la incomunicación actual (pese a estar cada vez más conectados) y la imperiosa necesidad que tiene el ser humano de sentirse parte de un grupo. La tecnología no es mala, solo debe usarse en su justa medida. ¿Quien quiere hablar a través de un auricular cuando puedes estar en buena compañía de tus amigos en tu bar favorito?

Otros links de interés
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Tildoras
Tildoras
29 julio, 2009 13:03

Oye pues el Liar Game me ha picado. Me ha parecido interesante.

Blade Runner
Blade Runner
Lector
29 julio, 2009 18:00

A mí Liar game me gustó bastante; estoy esperando al segundo tomo, a ver si continúa en la misma línea. Calling you estuve a puntito de comprarlo, lo tuve en la mano, pero había tanta novedad para escoger, entre manga y no-manga, que al final lo puse en la “lista de espera” y por desgracia ahí sigue… A ver si puedo pillármelo un día de estos…

En cuanto al tema del papel reciclado que usa Planeta, ya podían dejarse de historias y mejorarlo un poco, porque la verdad es que es malo malo MALO. Teniendo en cuenta que muchos de estos mangas (la mayoría, supongo) no van a ver una segunda edición a lo Monster, sería un detalle que se esmeraran más con la primera…

En fin.

Muy buenas reseñas como siempre, Jordi.

Mythos
30 julio, 2009 13:10

Pues Liar Game he estado dudando desde que salió si comprarmelo o no. Sólo leer la sinopsis a mi me recordó a Death Note y por lo que veo no iba desencaminado. Creo que acabararé picando…

puto gaijin
puto gaijin
30 julio, 2009 15:03

La serie de televisión de Liar Game estaba muy decente. Y sale el hijo pequeño de Yusaku Matsuda, el de Black Rain, Shota Matsuda.