Mundo independiente: De espadas y dragones (o introducción a la fantasía épica)

Por
51
3995

Si quisiéramos entender a la perfección el género fantástico deberíamos repasar todos sus antecedentes. Los libros de caballerías y las historias del ciclo artúrico de la Edad Media serían una visita obligada y, ya puestos, nos veriamos obligados a revisar todas las mitologías de antaño (griega, germana, árabe, etc.). Desde luego, no es mi intención llegar a tales extremos, así que para que podáis entender las colecciones de fantasía épica más importantes de las editoriales independientes lo que voy a hacer es un repaso cronológico (según orden de creación) a los personajes y/o sagas que actualmente encontramos en estas casas (y alguno más) para que os hagáis una idea de cómo se ha ido formando la fantasía épica actual y, de paso, para que entendáis su importancia en el mundo del cómic.

Dicho esto, empiezo:

Los inicios bárbaros

Kull, de Robert E. Howard (1929) 

También conocido como Kull de Atlantis o Kull el conquistador, Kull es un personaje fantástico creado por Robert E. Howard que tiene muchísimas similitudes con Conan, una creación posterior de este mismo autor. No en vano, Conan surgió a partir de una historia desechada de Kull.

La vida de Kull seguramente nos recordará a la de otros personajes que lo siguieron… Y no me refiero precisamente al famoso bárbaro. Kull nació en el año 100.000 AC, en una época en la que Atlantis aún existía y el continente de al lado estaba dividido en reinos. La familia de Kull estaba ubicada en un valle cercano a Atlantis, pero el valle despareció por causas naturales y el niño Kull, uno de los pocos supervivientes, sobrevivió como pudo de manera salvaje. El chico fue capturado en la adolescencia y a punto estuvo de convivir con la gente de Atlantis, pero lo acabaron echando por matar a una mujer (aunque lo hizo por motivos altruistas, la pobre iba a morir quemada y Kull prefirió darle una muerte digna). A partir de ahí, la vida de este personaje pasó por múltiples etapas. Fue un esclavo, un pirata, un forajido, un gladiador, un soldado y un rey.

Quizá lo más curioso de Kull sea su andadura editorial. Antes de que Howard se suicidase en 1936, este autor únicamente publicó tres historias del personaje (que aparecieron en el magazine Weird Tales). Sin embargo, Howard nunca había dejado de lado a Kull. En 1967 se recuperaron y publicaron nueve aventuras más de este personaje escritas por el mismísimo Howard. Estas aventuras sirvieron para colocar al bárbaro en el candelero y seguramente propiciaron su aparición como personaje secundario en el núm. 1 de Conan el Bárbaro (octubre, 1970), la clásica cabecera de Marvel que se estrenó con un ejemplar escrito por Roy Thomas y dibujado por Barry Windsor-Smith. A partir de este momento, Kull se convirtió en un personaje recurrente en La espada salvaje de Conan (cabecera hermana de Conan el Bárbaro que perduró hasta 1995), además de disfrutar de tres cabeceras propias en Marvel (la última se canceló en 1985).

Con el nuevo milenio, las aventuras de Kull entraron en sequía, pero en noviembre de 2008, Dark Horse relanzó al personaje por todo lo alto. Ahora mismo ya se han publicado tres miniseries y seguramente seguiremos disfrutando de las aventuras de Kull durante mucho tiempo. No está nada mal para un personaje que en su día se vio desbancado por su “descendencia” literaria…

Conan, de Robert E. Howard (1932) 

También conocido como Conan el Bárbaro o Conan el Cimmerio, Conan es un personaje fantástico creado por Robert E. Howard que tiene muchísimas similitudes con Kull, una creación anterior de este mismo autor. No en vano, Conan surgió a partir de una historia desechada de Kull. (¿Se ha notado mucho el reciclaje?)

Bromas aparte, Conan es el hijo de un herrero del norte de Cimmeria que nació bien ducho en el arte de la guerra. A pronta edad se enzarzó en cruentas batallas e incluso se unió a una banda de Aesir. Además, un hechicero le predijo un futuro envidiable: Conan se acabaría coronando como el rey más poderoso de los reinos hiberios. Y la profecía se cumplió: Conan, al igual que Kull, pasó por diversas fases. Fue ladrón, asesino, mercenario, pirata, soldado, general y, finalmente, Rey de Aquilonia. A diferencia de Kull, el personaje en sí es más básico, pero no por ello deja de tener la suficiente inteligencia para acompañar a su inestimable fuerza, además de un código del honor que lo pone por encima del resto de asesinos de su mundo.

Por lo que respecta a su andadura editorial, Conan fue mucho más afortunado que Kull. Antes de su muerte, Howard publicó quince relatos cortos protagonizados por Conan (de 1932 a 1935) e incluso probó suerte con una novela que vio la luz en 1935. Tras la desaparición del autor, cinco relatos más llegaron hasta nuestras manos (uno en 1936, otro en 1953, un tercero en 1967 y los últimos en 1975 y 1976). Quizá no sea una cifra envidiable, pero el cómic ha superado a la prosa en cantidad ya que Conan inició su carrera dentro del noveno arte en octubre de 1970 con la clásica cabecera Conan el Bárbaro (que se estrenó, como ya dije antes, con la clásica andadura escrita por Roy Thomas y dibujada por Barry Windsor-Smith). El éxito de esta colección fue inaudito. Conan el Bárbaro cerró catorce años después, con la friolera de 275 números publicados, e incluso dio pie a una segunda colección titulada La espada salvaje de Conan que se publicó de 1974 a 1995 y se canceló en su núm. 235. Tras el cierre de estas cabeceras, Marvel probó nuevas series regulares y miniseries, pero no bastaron para relanzar al personaje.

Y llegados a este punto, volvemos a las similitudes con Kull. En el año 2003, Dark Horse Comics se hizo con los derechos de Conan y relanzó al personaje con varias series y miniseries que “nada tienen que ver” con lo publicado de Marvel o, lo que es lo mismo, la editorial del caballo empezó su propia adaptación de las historias de Robert E. Howard sin tener en cuenta la continuidad Marvel. De esta manera, Conan se convirtió en un personaje mucho más asequible para las nuevas generaciones y, además, llamó la atención del público por los excelentes guiones de Kurt Busiek, Tim Truman o Brian Wood, por nombrar algunos. La primera colección de Conan publicada por Dark Horse se llamó simplemente Conan y duró 50 números. La segunda – Conan el Cimmerio – tuvo menos suerte y solo estuvo presente en 28 ejemplares. Sin embargo, a partir de su cancelación hemos visto cómo Dark Horse explotaba aún más el personaje alternando reimpresiones, miniseries e incluso la nueva serie regular de Wood.

Si queréis leer algo de este personaje, os aconsejo que echéis una ojeada al excelente artículo de Juan Peña titulado Conan, Año Uno. Por nuestra parte, mañana os ofreceremos una reseña del primer arco argumental de la nueva serie de Wood.

Red Sonja, de Robert E. Howard (1934) o Roy Thomas y Barry Windsor-Smith (1973) 

También conocida como la diablesa con espada, Red Sonja es un personaje fantástico creado por Roy Thomas y Barry Windsor-Smith para el cómic de Conan que recuerda levemente a un personaje de Howard llamado Red Sonya de Rogatino.

Red Sonja es el arquetipo de mujer fatal bárbara: es buena con la espada y luce una armadura que prácticamente no tapa nada de su cuerpo, de manera que se pueden apreciar todas sus redondeces sin problemas. Su historia es bastante similar a la de otros personajes de este tipo. Sonja es la chica pelirroja que vivía junto a dos hermanos, pero no soportaba que se le tratase de manera diferente por ser mujer, de manera que entrenaba a escondidas lo que su padre enseñaba a sus hermanos. Antes de llegar a la mayoría de edad, unos mercenarios mataron a su familia, violaron a la joven y quemaron la granja. Sonja pudo escapar y una extraña visión le otorgó una espada con la que vengaría a su familia y dominaría el mundo. Sonja y Conan se cruzaron en multitud de ocasiones pero, al contrario que el Bárbaro, Sonja no acabó sus días como reina… O sí… (Pistas inespoiloreables en el siguiente párrafo)

La Red Sonja que todos conocemos apareció por primera vez en el núm. 23 de Conan el Bárbaro (febrero, 1973) y se convirtió en un personaje tan importante que cuatro años después ya disfrutaba de su propia colección en la Casa de las Ideas. Desgraciadamente, su popularidad estaba ago sobrevalorada y Red Sonja no pudo mantener su colección. Lo intentaron en tres ocasiones, pero ninguna de las cabaceras superó la friolera de los 15 números, de manera que Sonja quedó relegada a ser una excelente secundaria de las colecciones de Conan en Marvel hasta que en 2005, Dynamite adquirió los derechos del personaje y le dio su propia serie regular. En esta ocasión, Sonja tuvo más suerte y actualmente disfruta de una excelente andadura de la que ya se han publicado más de 70 ejemplares. Además, la publicación se ha visto complementada con especiales y una segunda serie regular titulada Queen Sonja que duró nada más y nada menos que 35 números. Sin duda alguna, Red Sonja ha encontrado su lugar dentro del mundo independiente.

Otros referentes del Siglo XX

El Hobbit (1937) y El Señor de los Anillos (1954-55) de J. R. R. Tolkien 

A estas alturas, si alguien no sabe lo que es El Señor de los Anillos, apaga y vámonos. El Señor de los Anillos es una de las obras literarias de fantasía épica más influyentes e importantes del Siglo XX. Es muy posible que si no se hubiese escrito, este artículo ni siquiera tendría sentido. No voy a entrar en detalles sobre la historia de El Señor de los Anillos ni sobre la Tierra Media porque no hablamos de unas novelas que hayan sido precisamente aprovechadas en el mundo del cómic independiente. Me consta que hubo una adaptación española de esta obra publicada por Toutain, y que también se realizó una adaptación de El Hobbit por parte de Eclipse Comics que a España llegó de la mano de Norma. Además, también han visto a la luz diversas parodias… Sea como sea, la importancia de la obra de Tolkien para las editoriales independientes no radica en los textos en sí sino en el hecho de que la adaptación cinematográfica rompiese una lanza a favor de los seguidores de la fantasía épica… Y es que si algo ha caracterizado a los lectores del género fantástico durante mucho tiempo es la marginalidad. Durante un gran tramo del S. XX, el género fantástico se asimilaba a una literatura de carácter infantil y, por ende, se menospreciaba. Con la aparición de los juegos de rol, el carácter marginal de la fantasía épica se incrementó. Con las nuevas tecnologías pasó un poco más de lo mismo… Hasta que El Señor de los Anillos llegó al cine, se convirtió en un fenómeno de masas y de repente nadie se acordó de que hasta hacía unos meses, la lectura de El Hobbit llegaba a ser ridiculizada por ciertos sectores de la sociedad…

Ese es el punto que quiero enfatizar de El Señor de los Anillos: la ardua tarea de normalización del género fantástico…

Elric de Melniboné de Michael Moorcock (1961) 

Aunque El Señor de los Anillos no es el único referente importante de la literatura fantástica del Siglo XX (me saltaré las novelas de Ursula K. LeGuin y La historia interminable de Michael Ende, por ejemplo), ahora mismo me centraré en la figura de Elric de Melniboné, un personaje creado por Michael Moorcock en 1961. La gran diferencia con otros compañeros del género es que este antihéroe sí ha tenido una presencia continuada dentro del mundo del cómic.

Elric es el último emperador de la isla de Melniboné. Resalta sobre todo por ser albino y por “tomar hierbas especiales” para mantenerse sano. Las historias del personaje se centran en muchas ocasiones en la lucha de poderes porque Elric es visto como muchos como un emperador débil y quieren que deje el cargo. Sin embargo, Elric es un consumado hechicero capaz de enfrentarse a cualquier tipo de peligros.

Como Conan, Elric ha tenido una gran trascendencia literaria. Apareció por primera vez en un relato del Science Fantasy núm. 47 (junio) y después disfrutó de cuatro relatos más (o novelas cortas) y otras cuatro novelas. Con estos escritos, Moorcock narró lo que sería la Saga de Elric. Sin embargo, Moorcock no se limitó a estas primeras aventuras y acrecentó la leyenda de Elric con nuevos relatos y novelas. No voy a entrar en detalles porque la cronología literaria de Elric es bastante complicada. Suerte que dentro de poco se van a publicar todas sus aventuras en orden cronológico y con nuevo material…

Las apariciones de Elric en el mundo del cómic también han sido bastante dispares. Lo hemos visto en tebeos de DC y Marvel, sobre todo en líneas que actualmente nadie recuerda. En los años setenta, Elric hizo algunas incursiones en la clásica revista Heavy Metal. En los noventa probó suerte en Dark Horse Comics. Ya en el nuevo milenio, DC publicó una miniserie de Elric pero el personaje prefirió marchar a Boom! para disfrutar de una cabecera que se cerró recientemente en su núm. 12. Dada su trayectoria editorial, no descarto que dentro de dos años veamos a Elric pasearse por alguna serie puntera de Image…

La era del rol

Dragones y Mazmorras (1974) 

Aunque parezca mentira, el gran salto literario de la fantasía épica del último cuarto del Siglo XX no se dio con un libro sino con un juego. En 1974, Gary Gygaz y Dave Arneson publicaron Dragones y Mazmorras, un juego de rol de fantasía épica en el que los jugadores podían ponerse en la piel de varios personajes fantásticos. El éxito del juego fue tan grande que aparecieron muchos juegos de rol que intentaron emularlo (aunque D&D jamás ha sido desbancado en popularidad). Pues bien… Resulta que el juego fue evolucionando. En 1977 surgió una edición algo más complicada llamada Advanced Dungeons & Dragons y con el paso de tiempo, a estos juegos se les añadió dos revistas, una serie de televisión, unas cuantas películas, bandas sonoras, juegos de ordenador, etc. Sin embargo, la joya de la corona son las novelas.

A inicios de los años ochenta, la empresa que publicaba AD&D decidió crear varios mundos en los que ubicar las aventuras de sus jugadores y, además, se les ocurrió que sería buena idea potenciarlos con colecciones de novelas. Como los seguidores del AD&D querían más dragones, Tracy Hickman y Margaret Weis procedieron a potenciar este aspecto en varias trilogías de su mundo, convenientemente llamado Dragonlance. ¿Hace falta decir que la primera trilogía (Crónicas de la Dragonlance, 1984) fue todo un éxito y que ahora mismo es una pieza clave de la literatura fantástica? Evidentemente no es necesario, eso es algo muy fácil de deducir… Actualmente ya se han publicado casi doscientas novelas de Dragonlace, además de multitud de cómics y productos derivados.

Dragonlance no es un oasis en un desierto. En TSR, la editorial que por aquel entonces publicaba AD&D, procedieron a crear mundos y campañas con mayor o menor éxito. En mayo de 1987, Douglas Niles publicó la primera novela de los Reinos Olvidados: El pozo de las tinieblas. No fue un éxito instantáneo como la trilogía Crónicas de la Dragonlance, pero abrió las puertas a un mundo que ha llegado a igualar, e incluso superar, en popularidad al de los dragones.

No me ando por las ramas. Los Reinos Olvidados son un mundo del AD&D que se diferencia de los demás, sobre todo, por dos factores. Primero, los dioses están tan bien desarrollados y tan conectados con el mundo que en muchas ocasiones forman parte de las historias. De hecho, en la pentalogía Avatar (inicialmente trilogía), los dioses fueron expulsados de sus planos astrales y se vieron obligados a habitar los reinos con poderes limitados. Segundo, muchas de las novelas de Reinos Olvidados tienen como protagonistas o personajes secundarios unos elfos oscuros que matan, mienten, traicionan y hacen todo lo que creen que es necesario para llevar a cabo sus malignos planes. En realidad no son malvados, solo siguen los designios de su enloquecida diosa araña.

Entre todos los personajes de Reinos Olvidados destacan dos: Elminster, un mago similar a Gandalf y que Ed Greenwood (creador de los reinos y autor de muchas de las novelas ubicadas en este mundo) dice que tiene cierto parecido con él mismo… y Drizzt Do’Urden, un elfo oscuro que ha renegado de la maldad innata de su raza. SU creador es R.A. Salvatore, un hombre que muchos consideran el Stephen King de la fantasía épica.

Llegados a este punto, la importancia de los juegos de rol ya debería empezar a ser clara. Al contrario que sus precedentes literarios, AD&D es una fuente de la que salen universos cohesionados en los que participan múltiples escritores. Las aventuras de estos mundos no tienen una cronología cerrada. Las historias y los personajes se pueden alargar ad infinitum (sobre todo las de Drizzt, que se ha convertido en el personaje fetiche de AD&D). Evidentemente, los mundos surgidos a partir del juego de rol son ideales para publicar tebeos. Y… ¿quién se ha aprovechado de esta situación? Como a las editoriales les gusta dejarme como un repetitivo, la historia es la misma de siempre. En los años ochenta y noventa, DC Comics publicó tebeos basados en varios mundos de AD&D, Dragonlace y Reinos Olvidados inclusive. Ya en el nuevo milenio empezó el baile de licencias. En 2002, Iron Hammer Graphics publicó un cómic de AD&D. En 2005, Devil’s Due procedió a publicar adaptaciones oficiales de novelas de AD&D. Como no podía ser de otra manera, la primera fue la Trilogía del Elfo Oscuro, protagonizada por Drizzt Do’Urden. Paralelamente a esto se publicaron varios webcomics y… Ya en 2010, IDW Publishing probó suerte con una serie regular titulada Dungeons & Dragons, además de algunas miniseries. lom ejor de estos estos tebeos es que muchos están escritos por los arquitectos de los mundos de D&D, es decir, gente de la talla de R.A. Salvatore o Ed Greenwood. Finalmente, este año, Dynamite ha sacado una serie titulada Pathfinder que está ubicada en el homónimo mundo de reciente creación.

Como los caminos de D&D son bastantes inescrutables, igual me animo algún día (léase como futuro no muy cercano) y os redacto una guía de lectura. Mientras tanto, que sepáis que cualquiera de esas andaduras merecen la pena. Las historias de los D&D se entienden a la perfección sin necesidad de haber leído las 200 novelas de la Dragonlace o las decenas de aventuras de Drizzt Do’Urden. Estos mundos están pensados para ser accesibles en cualquier momento y por cualquier persona.

La era actual

Los juegos de ordenador. 

La evolución natural a los juegos de rol son los juegos de rol online. Son muchos los mundos que han surgido en los últimos años y que han tenido su repercusión en el mundo del cómic. Por ejemplo, World of Warcraft (posiblemente el RPG online más popular de todo los tiempos) ha sido fruto de varias adaptaciones en el mundo del cómic. Algunas son de DC Comics (para no perder la tradición de que todas las obras de fantasía épica se publiquen en las dos grandes y después pasen a las independientes) y otras son de Tokyopop.

Otro ejemplo de exitoso juego de ordenador que toca el mundo del cómic es Dragon Age. En esta ocasión no ha sido publicado por DC o Marvel (¡por fin!) pero… el baile de editoriales es inevitable. Inicialmente, Dragon Age se propagó vía webcomics. En el 2010, IDW se hizo con los derechos y actualmente Dark Horse está sacando algunas miniseries basadas en este juego…

Canción de Hielo y Fuego (1996). 

Ya para finalizar, toca mencionar las novelas que últimamente pegan más fuerte en el mundo de la fantasía épica: Canción de Hielo y Fuego de R. R. Martin. Esta serie consta de cinco libros y actualmente se ha popularizado hasta extremos insospechados a raíz de una interesante serie de televisión que toma el nombre de la primera novela de esta sada: Juego de tronos. Las editoriales independientes no podían dejar pasar la oportunidad, de manera que Dynamite publica la adaptación de estas aventuras con relativo éxito. Con solo una docena de números publicados, aún es pronto saber si va a tener tanta repercusión como Conan, pero… ¿quién sabe? Igual sus ventas se incrementan al estilo de Los muertes vivientes a medida que avance la serie de televisión y Juego de tronos acaba siendo el referente definitivo de la fantasía épica…

51 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
6 noviembre, 2012 12:35

Una vez mas felicitaciones por otro pedazo de artículo.
Me relación con la fantasia épica no es muy extensa la verdad.
Me inicie con ESDLA aunque a ratos se me hizo tedioso(Tom Bombadil Sucks) hace unos años cuando todavia no era muy conocida, un amigo me introdujo en el mundo de Canción de Hielo y Fuego.
Más tarde he probado con La Rueda Del Tiempo aunque a dia de hoy he sido incapaz de terminar el primer libro.
Actualmente estoy empezando con el segundo libro protagonizado por Kvote(El temor de un Hombre Sabio) y la historia me parece interesante pero el protagonista es un sabelotodo y un sobrao y me parece que es muy hostiable.

Sputnik
Sputnik
Lector
6 noviembre, 2012 12:55

Tengo un gran recuerdo nostálgico de Elric, formado en parte por lo mucho que flipé en su día con esos tebeos y en parte porque ha pasado tanto tiempo que realmente no recuerdo gran cosa, más allá de la sensación de que aquéllo molaba muchísimo, que era más raro que un perro verde y que debería ser reeditado hasta el infinito.
Hace poco conseguí el Elric de Russell y Thomas. La Ciudad de los Sueños. Mola, claro. Pero la memoria nostálgica es una perra traicionera.

Por cierto, felicidades por el artículo. Aunque esto es refiriéndose a franquicias. Todos sabemos que la mejor historia fantástico-épica de los cómics actuales se llama BONE 😀

PD: ¿Se siguen haciendo cosas de-aquello que nunca llegué a leer-Elfquest? Me se acaba de venir a la cabeza.

@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
6 noviembre, 2012 13:59

Pues ya te digo Enrique,Kvote para mi es un sobraete,aunque tan bien muestra a veces actitudes mas humildes e incluso llega ser una persona atormentada por ciertos sucesos.
En un principio te animo a que lo sigas leyenda porque es entretenido y quien sabe quiza al final te vas encariñando con el personaje.

“La memoria nostálgica es una perra traicionera”
Cuanta verdad hay en esas palabras Sputnik,a mi se me han caido muchos mitos con el paso de los años.

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
6 noviembre, 2012 14:43

No mencionas el mejor juego fantástico de toda la historia, Skyrim?

Y genial articulo. Y espero esa reseña de Conan, que me estoy pensando si comprar el tomo.

Reverend Dust
Lector
6 noviembre, 2012 14:48

¿No mencionas el mejor juego fantástico de toda la historia, Skyrim?
¿No mencionas uno de los peores y más hypeados videojuegos de rol de toda la historia, uno de los peores de su desarrolladora, Bethesda, y el favorito de todos los que quieren estar a la moda: Skyrim?

Soberano ñordo de videojuego, pasando la física (esas subidas a la montaña, mucho mejor todavía a caballo) por el forro de los cojones y dejando el apartado de “rol” a la suma de habilidades según subes de nivel…

Cuando un videojuego de Bethesda supere al Dragon Age: Origins o a los Neverwinter Nights hablamos. ¡Amoshombre!

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
6 noviembre, 2012 14:54

Pues Reverend, discrepo totalmente contigo.
Skyrim me parece un juegazo. Tienes todo un mundo abierto para ti solo, en el que explorar todo lo que te apetezca, que con cada cosa que descubres quieres saber mas, hacer lo que te salga del potorro (Esteban Style), poder gritar y quemar a tus enemigos, que en una cueva te entre el canguelo, que te cagues en todos los muertos por que te maten, etc etc etc.
En serio, como coño no te puede gustar?

Kravinoff
Kravinoff
Lector
6 noviembre, 2012 14:57

 Iba a hacer una larga lista de porque el Warcraft no mola, pero tengo que ir a clase así que simplemente suscribo lodicho por Reverend.

Kravinoff
Kravinoff
Lector
6 noviembre, 2012 14:59

 Tsk, el subconsciente, me refiero por supuesto al muuuy lamentable Skyrim.

Reverend Dust
Lector
6 noviembre, 2012 15:16

Tienes todo un mundo abierto para ti solo en el que explorar todo lo
que te apetezca

En el que no hay prácticamente nada (que no esté ligado después a misiones) y que, a pesar de cargarte a enemigos poderosos y grupos de gente que has encontrado en la quinta polla, la recompensa va a ser siempre su misma cutre-ropa y cutre-armas.

Con cada cosa que descubres quieres saber más
¿De qué? ¿De que eres el hijo del Dragón, el Elegido, su puta madre…? Súper original, jamás visto…

Hacer lo que te salga del potorro (Esteban Style), poder gritar y quemar
a tus enemigos

¿Puedes follar? ¿Se ve algo? En el Dragon Age: Origins sí. Y además te lo tienes que ganar convenciendo a las señoritas (o al señorito, que hay un elfo homosesuarl al que todo el mundo mata pero que si quieres te puedes trincar después de regalarle unos guantes de piel de zorro y no sé qué mierdas más).

Que en una cueva te entre el canguelo
Al Dragon Age me remito. O a las numerosas mazmorras de muertos vivientes que hay en los Neverwinter Nights. Hasta el Diablo II acojona más que el Skyrim.

Que te cagues en
todos los muertos por que te maten

Dime un juego en el que esto no joda.

En serio, como coño no te puede gustar?
Creo que ya he dejado clara mi postura. El Skyrim es el videojuego de rol predilecto de los que no han jugado en su puta vida a un videojuego de rol.

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
6 noviembre, 2012 15:46

Reverend, como digas que The Witcher 2 no te gusta, la tenemos 😉

Alejandro Ugartondo
Autor
6 noviembre, 2012 15:56

Gran artículo Enrique, aunque me gustaría hacer un pequeño apunte sobre el paso de Elric por el mundo del cómic, ya que este personaje es mi favorito dentro del género de espada y brujería, y es que no has mencionado la colección que tuvo en First Comics en los 80 que adaptó buena parte de las novelas de Moorcock, ni has mencionado autores de renombre que han trabajado con el personaje como Roy Thomas, Neil Gaiman, Walter Simonson y, sobre todo, P. Craig Russell

Javié
Javié
Lector
6 noviembre, 2012 16:09

 Excelente articulo como siempre, y por añadir algo, yo citaría como clásico moderno de genero fantástico a Battle Chaser, todo un referente contemporáneo.

Sputnik
Sputnik
Lector
6 noviembre, 2012 16:13

 Pues yo voy a ir más allá en el talibanismo que se está mostrando aquí, y a afirmar con dos cojones: todos los juegos de rol/rpg son un puto coñazo, incluídos el Skyrim (Hyyyyype), el Neverwinter Nights o el fecking WoW.

Valdi
Valdi
Lector
6 noviembre, 2012 16:23

Gran articulo Enrique! (Ya lo sabes me tienes de habitual siempre que escribes) No sabia de la existencia de Skull y lo de la Atlantis a mi siempre me ha parecido interesante asi que creo que me acercare (se me estan acumulando las cosas jaja) y de Xena nunca se ha publicado nada? Es una serie antigua pero cosas mas raras se han visto jaja

@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
6 noviembre, 2012 16:42

Me uno a Sputnik en su cruzada,el WoW es basura,es una puta droga que tuvo enganchada a gran parte de mis amigos 5 putos años.
Yo ni he jugado ni pienso jugar a ningun juego de rol online.

Armstrong
Armstrong
Lector
6 noviembre, 2012 18:00

Excelente artículo, me pido el siguiente sobre ciencia ficción y/o distopias!

Animal Man
Animal Man
Lector
6 noviembre, 2012 18:07

 El Skyrim es el videojuego de rol predilecto de los que no han jugado en su puta vida a un videojuego de rol

Y yo aun diría más, los videjuegos de rol son para los que no han jugado en su vida a un juego de rol de mesa. 😀

Reverend Dust
Lector
6 noviembre, 2012 18:14

Y yo aun diría más, los videjuegos de rol son para los que no han jugado en su vida a un juego de rol de mesa.
Y tendría usted toda la razón del mundo. Déjennos a los pobres que tiremos píxeles en vez de dados 😀

Javié
Javié
Lector
6 noviembre, 2012 18:49

 Cualquier Zelda dejaría a los WoW y Skyrim a la altura del betún.

Reverend Dust
Lector
6 noviembre, 2012 19:06

El Pokémon Rojo deja a Skyrim a la altura del betún xD

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
6 noviembre, 2012 19:09

 Javié, como forofo incodicional de los Zelda y fanboy declarado de Nintendo, te diré que no todos los Zelda, no todos…Pero los buenos-buenos lo deján a la altura del betún,del perejil,de las hormigas, arrastrado… ^ ^

Al Wow lo deja a la altura del betún, no sé, ¿el solitario?

(Pero el Zelda no es exactamente rol)

Reverend Dust
Lector
6 noviembre, 2012 19:12

Al Wow lo deja a la altura del betún, no sé, ¿el solitario?
Creo que procede ya enlazar este vídeo:
http://www.youtube.com/watch?v=vNhBoUKqIzM

Spirit
Spirit
Lector
6 noviembre, 2012 19:18

Pues enhorabuena por el artículo, al que puedo aportar. Si acaso, mencionar las series que a rebujo del éxito de Conan se colaron en los mercados internacionales, como KRONAN de Brocal Remolí o AXA de Badía Romero.

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
6 noviembre, 2012 19:55

Intentando defender al Skyrim (eso sí, reconozco que sus defectos tener los tiene, como los bugs), diré que es una aventura totalmente inmersiva, en la que entras en su juego, o no logras ver sus virtudes (que las tiene, no me jodais).

Y WoW me parece una puñetera mierda. Mola más el DC Universe 😀

Angriff
Angriff
Lector
6 noviembre, 2012 21:53

Primero, el artículo genial me encanta la temática aunque la verdad es que pocos comics he leido del tema.

En cuanto a juegos de rol por ordenador, el único que en mi opinión se puede llamar así es El Templo del Mal Elemental, que creo que nunca se llegó a comercializar en España. No tiene absolutamente nada que ver con Neverwinter, WoW o Skyrim, ya que el sistema es calcado al de un juego de rol de mesa (en concreto al D&D). Los demás me parecen solo un mata mata con niveles y tesoros, aunque por supuesto respeto a aquellos que les gusta. Lo único en lo que falla es que no se puede jugar en red.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
6 noviembre, 2012 21:54

Elric es uno de los personajes más interesantes del género, sobre todo por escapar del tópico del héroe musculado y bárbaro que impusieron las imitaciones surgidas del éxito de Conan. También Corum estaba muy bien. Y las novelas de Farfhd (¿era así?) y el Ratonero Gris eran una pequeña delicia. Y ambas series fueron adaptadas al cómic con dibujo de Mignola. Me encanta sobre todo el cómic basado en los personajes de Fritz Leiber; Chaykin al guión y Mignola al dibujo realizaron un trabajo soberbio.

Sobre los videojuegos de rol no opino, que soy un completo ignorante en el tema. Lo más cerca que estuve fue con un juego de mesa llamado El Imperio Cobra que me regalaron de crío en reyes; visto ahora es una reliquia prehistórica, pero la de horas que me pasé jugando y disfrutando como un enano… Ainsss, qué tiempos…

Animal Man
Animal Man
Lector
6 noviembre, 2012 21:58

 Hablando de cómic, el tomo de “Fahrd y el Ratonero gris” volvió a reeditarse hace relativamente poco, ¿no? Que los libros me encantan y la edición prestigio de Forum se me pasó en su momento.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
6 noviembre, 2012 22:14

Así es, Animal Man; ahora mismo no estoy seguro de quien lo reeditó (estoy por decir que fue norma, pero no pondría la mano en el fuego); no debería ser difícil de encontrar. Además, está muy bien: recopila en un único volumen los cuatro prestigios y está completado con la inclusión del primer relato de Leiber.

Animal Man
Animal Man
Lector
6 noviembre, 2012 22:20

 Muchas gracias, caballero. A ver si hay suerte y doy con él.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
6 noviembre, 2012 22:50

 Primera época: en los albores del mundo, los grandes guerreros bárbaros: Conan, Red Sonya y Kull de Atlantis !!Mágia y Brujeria¡¡, ¡¡sexo y violencia a cascoporro!!

Segunda época: con la llegada de la civilización, los pioneros de la fantasia epica: El señor de los anillos, La saga del Guerrero Eterno (Elric, el Baston Rúnico, Kuorun….), ¿Cronicas de Ñordia  Narnia…?

Tercera época: con la fantasía de telón de fondo la fantasía épica de D&D, ¡¡magia y aventura sin limites!!

Cuarta época: El Wow.

No sé me ha dado un poco de bajote el final del articulo….

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
6 noviembre, 2012 23:02

 Y por cierto no es por Trolear pero: Skyryn tiene una graficos (por no decir mods) de la ostia que gana al Dragon Age….aparete de que en Skyryn el sistema de combrate no esta TAN horrible como el en el Dragon Age.

Conan desatado
Conan desatado
Lector
7 noviembre, 2012 0:00

 Pues precisamente estoy leyendome ahora la etapa de Conan la leyenda en tomos y me parece bastante buena la serie, Cary Nord dibuja de lujo y los guiones de Busiek me parecen buenos, es la tercera vez que me leo la hija del gigante helado: en Conan el bárbaro, en la espada salvaje (creo recordar que las dibujaba Barry Smith, ahora no estoy del todo seguro porque hace sus buenos años que no los releo) y ahora con este Conan la leyenda.

Otro personaje también que me gustó mucho en su época fue Groo. Y respecto a los videojuegos, yo estuve jugando al Skyrim hasta que me aburrí de él. Tanto bug…que si dragones volando para atrás…eso echa para atrás a un jugador.

Y otro fallo enorme que veo del Skyrim es que Bethesda permite que uno juegue con su personaje y pueda ser todo. Quieres ser un mago guerrero? no hay problema. Qué quieres ser un bardo? por qué no. Y ahí es donde la cagan pero a base de bien. Porque yo antes de comenzar una aventura me configuro a mi personaje cómo va a ser y en función de lo elegido roleo. 

que si soy un guerrero y me unido al clan de los guerreros que se convierten en hombres lobo luego no me vengas que quieres ser un vampiro…no me jodas!!! y ya de paso me hago bardo y voy con la bandurria… no hombre no!! porque yo me he pasado el juego una vez roleando en consecuencia como guerrero y sé que me he dejado el 80% del juego por ver.

lo que no es consecuente es que Bethesda, repito, te permita hacer todo a la vez. No es lógico que siendo yo del clan de los guerreros esos me vengan los de los ladrones a que me una a ellos. Un hachazo en la cabeza se llevaron, ‘amos no jodamos.

Inhumano
Inhumano
Lector
7 noviembre, 2012 5:10

Enhorabuena por el artículo. Menudo pedazo de curro.

Yo recuerdo siendo chico, como un compañero de clase le cogía a hurtadíllas a su hermano La Espada Salvaje de Conan para leérnoslo en los recreos y como lo flipábamos. Tanto por la violencia de la que hacía gala cada vez que combatía, como por las escenas de sexo que aparecían. (Claro, esto hay que verlo con la perspectiva del tiempo y de la época, allá por el… 84 más ó menos. Es muy posible que en los niños de hoy no tenga el mismo impacto). Y por supuesto, de lo buenos que eran los dibujos. Conan tiene la culpa de que a día de hoy coleccione tebéos. Y con el paso del tiempo re-descubrí a ese portento del dibujo: John Buscema.

En cuanto a video-juegos, los últimos de rol a los que yo jugué son el Final Fantasy VIII de la Play Station y el Skies of Arcadia de la Sega Dreamcast. Ahí es nada.

Y si se me permite un último apunte, decir que en los video-juegos, el género de espada y brujería también ha estado presente, desde hace muuuuuucho, mucho tiempo, sin tener que ser necesariamente juegos de rol. Como por ejemplo; Rygar, Barbarian, Rastan, Black Tiger ó los míticos Gauntlet y Golden Axe. ¡¡¡Juegos como Diós manda y no las putas mierdas que hacen ahora, coño ya!!!. (Modo “Abuelo Cebolleta” Off). No, en serio, ¿cuantos más conocéis estos juegos?. Y los que no, ya estáis tardando en buscar en el youtube.

 

 

Dillinger
Dillinger
Lector
7 noviembre, 2012 8:26

Falta Grooooooooooo¡¡¡¡¡¡

Kravinoff
Kravinoff
Lector
7 noviembre, 2012 11:22

 Yo en general los videojuegos de rol no me suelen gustar, el único que me medio satisfizo muchas lunas ha fue el Diablo II, y hace años que no juego(ni ganas, seguro que ahora me parece un coñazo). Pero es que lo del Skyrim es exagerado, probablemente de lo peor que haya catado en videojuegos. Qué igual es por expectativas, pero no me convenció para nada.

mele
mele
Lector
7 noviembre, 2012 11:30

 Muy buen articulo, me encanta, a mi conan siempre me ha gustado muchisimo, y leer y releer historias como la torre del elefante en cualquiera de sus versiones o clavos rojos y otras muchas siempre es una delicia, por eso siempre me llama la atención que cuando planeta saca sus listados casi nadie lo incluye en sus listas de compras.

Me gustaria saber (aunque no se si se incluiría en esta categoría) vuestra opinion acerca de aquella serie que planeta dejo incompleta que se titulaba Sojourn, en aquel entonces a mi Land me gustaba bastante y me pareció entretenida, pero como se quedo a medias y no tengo ni papa de inglés no se en que quedo la cosa.

En cuanto a videojuegos de rol, yo creo

mele
mele
Lector
7 noviembre, 2012 11:31

lo que nunca se superara es “la leyenda de mana” de la SNES (si no me equivoco).

Y con esto termino el doble post, que no quería dejaros intrigados.

train hard. fight hard. party hard.
train hard. fight hard. party hard.
Lector
7 noviembre, 2012 22:32

 Solo leo demon knights… =-)

Lemmytico
Lemmytico
Lector
7 noviembre, 2012 22:43

 Oyes, llevo años queriendo meterme en las novelas de AD&D pero me daba pereza no saber por donde empezar. ¡Ya está tardando esa guía de lectura!

Lemmytico
Lemmytico
Lector
7 noviembre, 2012 23:05

 ¡Gracias! Lo del Avatar está relacionado con lo que salía en los juegos de Baldur’s Gate, ¿no?

Lemmytico
Lemmytico
Lector
7 noviembre, 2012 23:50

 Bueno, a eso me refería. Gracias de nuevo 😉

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
8 noviembre, 2012 8:35

Lo que llevo persiguiendo desde hace años sin resultado, es la adaptación al cómic de El Señor de los Anillos. En realidad, adapta la peli de animación de Ralph Bashki (con lo cual supongo que, como aquella sólo recoge medio libro, los hobbits pareceran niños y Bárbol-ay, dios, ese Bárbol- será una zanahoria gigante); pero fue dibujado por Luis Bermejo, un dibujante que siempre me ha hecho tilín.

AlexCruz
Lector
8 noviembre, 2012 17:14

 Esos comics del Teen Conan de Dark Horse… Quien diablos autoriza que manejen asi de mediocre la franquicia de Conan???

Reverend Dust
Lector
10 noviembre, 2012 15:53

Mucho hablar de AD&D pero no os veo corriendo a ver el capítulo 14 de la 2ª temporada de Community, titulado (uh-oh) “Advanced Dungeons & Dragons”… ¿Que TBBT es friki? ¡Andacagaralavía!

Horacio
Horacio
Lector
16 noviembre, 2012 14:15

 Enrique: puedes ampliar tu comentario acerca de que próximamente se reeditan los títulos de Elric? Desde ya muchas gracias, excelente artículo.