Mujer!

Por
0
865
 


Edición original: Mujer!, mayo 2016, Fulgencio Pimentel.
Guión, dibujo, tinta y color: Los Bravú.
Formato: 96 páginas a color editadas en cartoné.
Precio: 19,95 €.

 

Ya que Mujer! no es un tebeo al uso, debería lanzarme a la piscina y tratar de escribir una reseña que tampoco fuera convencional. Sin límites. ¡Sin miedo! En Mujer! no hay tramas, hay temas recurrentes. No hay hilos que seguir, sino escenarios que se repiten y arquetipos circulares que aparecen y vuelven a aparecer. No hay protagonistas, por lo menos no al uso, hay personajes que se clonan en caracteres similares en estéticas parecidas, pero siempre con su voceador propio lanzando las consignas de su personalidad. Hay chonis, hay quinquis, pero de los de ahora, de los de sudadera de Primark y bisutería ostentosa. Hay uñas pintadas, cabezas rapadas a mitad y greñas teñidas. Hay chulería, mucha, adolescente solemnidad y cuerpos de los que brotan hormonas o de las que las reciben. Hay odas al kitsch, al trap y a la piel de leopardo.
Hay ego, mucho ego, pero también hay dadaísmo y estilo naif. Hay sexo, o cuanto menos su deseo. Hay orgullo de raza y de barrio, consignas salvajes y mentes airadas que no saben lo que eso significa. Hay nuevos paletos y genios resueltos…

mujer-bravu-pagina2

Mujer! es todo eso porque no es un tebeo al uso. No hay trama, repito. O si la hay no he sido capaz de seguirla. Lo cual no indica nada más que o que yo soy idiota –que suelo serlo- o que esto no es ni más ni menos que un catálogo de ilustraciones y pinturas de artista; por lo menos más que un cómic. Y esto no supone ni un problema para mí, ni un reproche para sus autores, ni mucho menos, ya que parte de la valentía de este volumen radica ahí mismo, en los límites que rompe sin tapujos, en la arrogancia que demuestra esta generación joven, cuya principal seña de identidad es la de priorizar la estética a la narración. No es algo casual, son los hijos de las tablets, los realities, el tunning y YouTube. Es el reinado, merecido, de la generación sobrealimentada visualmente, la de los golpes de información a ciento treinta caracteres, donde la imagen debe contar algo por sí sola, donde la imagen informa por sí sola, se vale de sí misma y supone su propio guión. No es del todo nuevo pero sí resulta una certeza que esta nueva generación opte por estilos más plásticos, quizá más superficiales a priori, pero que buscan por tanto una reacción más visceral que intelectual de sus posibles lectores. Así, Los Bravú en Mujer! parecen querer provocar más que contar, mostrar más que entretener, en definitiva, señalar más que analizar. Como DeForge, o, en la lejanía, Jim Woodring, ambos solo a nivel intencional, nunca estético, pues el arte de Los Bravú está a años luz de lo plasmado por estos dos lumbreras.

mujer-bravu-pagina1

Siendo un compendio de situaciones independientes, quizá corales, Mujer! asemeja a una pieza de videoarte, donde los artistas sugieren a través de la alternancia de las secuencias al tiempo que manejan un lenguaje abstracto. Este se hace más evidente en las ilustraciones que alternan las páginas divididas en viñetas, algunas de las cuales sí tratan de contar algo con la palabra y la secuenciación propia del lenguaje del tebeo. Pero resulta algo tangencial, ya que, repito, Mujer! es más el capricho -sin ánimo de reproche, repito-, de un dúo de artistas plásticos que parecen interesados en los usos del tebeo, más que lo contrario, esto es, una pareja de dibujantes que traten de adaptar motivos y modos del arte al mundo del tebeo. Esto echará atrás el interés de posibles lectores, pero debería suponer almíbar para quien busque algo que trascienda ambos mundos. Almíbar, repito. Y ya se sabe que los caramelos no están hechos para los burros.

  Edición original: Mujer!, mayo 2016, Fulgencio Pimentel. Guión, dibujo, tinta y color: Los Bravú. Formato: 96 páginas a color editadas en cartoné. Precio: 19,95 €.   Ya que Mujer! no es un tebeo al uso, debería lanzarme a la piscina y tratar de escribir una reseña que tampoco fuera…
Guión - 7
Dibujo - 7
Interés - 7

7

No apto para todos los paladares. Afortunadamente.

Vosotros puntuáis: 5.86 ( 3 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments