Mowgli en el espejo

Por
1
542
 


Edición original: Le Miroir de Mowgli, abril 2011, Orbis Pictus.
Edición nacional / España: Mowgli en el espejo, septiembre 2014, Fulgencio Pimentel.
Guión, dibujo, tinta y color: Olivier Schrauwen.
Formato: 56 páginas a tres tintas editadas en grapa de gran formato.
Precio: 10 €.

 

Fulgencio Pimentel es una de las editoriales más arriesgadas del país. Es una rara avis, un proyecto loco, una bola de fuego que quiere que ardan tanto tus estanterías como tu cabeza al leer sus publicaciones. Fulgencio Pimentel entró en este mundillo como un elefante barritando en una jungla superpoblada, demostrando más personalidad y saber hacer que mucha de la competencia. Y son de esos pocos editores que logran que cada céntimo de lo que pagas sea en beneficio del aumento del buen gusto. Tocan muchos palos, ahora bucean en el pasado del mundo del tebeo para rescatar perlas olvidadas de la BD y luego contactan con los autores más transgresores del panorama independiente norteamericano, o ya recuperan autores olvidados como apuestan por tótems infalibles. Parece que tienen un plan, parece que miden sus publicaciones o quizá todo sea el capricho de un editor entusiasta enamorado del material que quiere que vea la luz. De seguro, Fulgencio Pimentel se ha convertido en un referente de calidad en este país, tanto en continente como en contenido, cuidando lo que publican y cómo lo publican, con ediciones exquisitas pensadas a sabiendas de que cada producto es único, como únicos quieren hacer sentir a sus lectores.

¿A qué viene esta introducción empalagosa y pelota a una editorial con la que, avisamos, no tenemos ningún trato de favor? Pues que no queremos que desaparezca. Semanas atrás, las oficinas de la editorial sufrieron un robo, poniendo a la empresa, muy pequeña recordemos, en una situación complicada que hizo levantar el pánico del cese de actividad. Como no queremos, repito, que semejante editorial desaparezca, lo que tenemos que hacer es comprar sus tebeos, directamente en su página web, para que reciban liquidez rápida, puedan recuperar lo robado y logren ponerse manos a la obra con rapidez. Crucemos dedos. ¡Y rasca tu cartera! En un catálogo con títulos como los de Woodring, Sfar o Hanselmann, créeme que vas a encontrar material como para llenar tus estantes con tebeos de calidad.

mowgli-en-el-espejo-schrauwen-pagina1

Un ejemplo de lo que publica Fulgencio Pimentel es este Mowgli en el Espejo. Obra primeriza y aparentemente menor del belga Olivier Schrauwen, músico, dibujante y animador, cuyo segundo apellido bien podría ser “vanguardia”. Schrauwen, junto con Simon Hanselmann, representa el espíritu transgresor de la editorial a través de una serie de títulos que entienden el tebeo como un medio artístico en constante cambio, cuyo lenguaje vive y se transforma más allá de la planificación pueril y al uso de las viñetas. Schrauwen, mucho más innovador en forma y fondo que el citado Hanselmann, viola las normas básicas de estructura y tiempo narrativo, acercando el cómic al arte pictórico, creando un híbrido particular entre pintura, narrativa y poesía. Sus obras no son fáciles, no existen para ser disfrutadas por todos los públicos, aunque su intención no es elitista. Schrauwen, como artista completo, busca crear atmósferas, hipnotizar al lector, llevarlo a un terreno particular que existe más allá de los planteamientos formales del tebeo. Como un surrealista, busca encontrar significados y alegorías más allá de lo que la imagen representa. A través del uso del color, de la reiteración de planos, de la superposición de objetos, de la exacerbación de las texturas, el autor belga crea una canción propia, una que solo sabe tocar él y que por tanto resulta del todo particular. Pero, a pesar de que todo lo anterior pueda sonar adolescente enrabietado, a pesar de que esto huela a arte para las élites, como decía más arriba, Schrauwen no busca epatar, no trata de llamar la atención como un joven artista inseguro que quiere que se fijen en él. Schrauwen crea un discurso propio, un universo alternativo, donde todas sus obras resultan concatenadas, unidas por su personalidad y donde resulta que lo que cuenta y el cómo lo que cuenta es lo que verdaderamente parece motivar la existencia del producto. Es decir, esto no son devaneos de artista arrogante. La obra de Schrauwen existe para comunicar, pero lo hace desde una perspectiva única, algo inaudito en un medio, el tebeo, igual que el cine, caracterizado por la clonación de estéticas y temáticas hasta el infinito. Por eso es Schrauwen un adalid de la vanguardia, porque tiene no solo un estilo propio, sino que desarrolla su obra con un lenguaje particular, que nace a priori sin claras influencias externas.

mowgli-en-el-espejo-schrauwen-pagina2

El título a reseñar, Mowgli en el Espejo, es un ejemplo de todo lo anterior. En una edición limitada de 500 copias, grapa en formato revista, papel casi de periódico e impreso a tres tintas, el título representa tanto a la editorial como a su autor. Esto es, tiradas particulares, exquisitas, para un tebeo único en formato y tema. Usando a la ilustre creación de Kipling como protagonista, ese muchacho salvaje que deambulaba entre animales, Schrauwen juega a desdibujar el concepto de hombre, buscando los límites que nos separan de las bestias con el fin de definir la conciencia y la personalidad. Pero va más allá, ya que el autor busca romper también los límites de la realidad, bailando con las bases de la percepción en una danza de espejos y reflejos, otorgando al ojo una cualidad tan letal como vital, creadora y destructora de la vida y el cosmos. ¿Denso? Nada más lejos de la realidad, porque Mowgli en el Espejo es un juego de metáforas simples. Mowgli deambula por la jungla, disfruta de su tiempo, ama, come y copula, haciéndose preguntas sencillas que son respondidas con imágenes igualmente sencillas. Pero todo lo anterior está ahí, sin arrebatos, sin perogrulladas o insolencias. Todo está ahí porque Schrauwen sabe que el lector es más listo de lo que parece. Y lo simple, lo claro y lo emocional vehiculan las ideas más complejas como una wifi en perfecto funcionamiento.

Que viva Schrauwen y que viva Fulgencio Pimentel. Por muchos años.

  Edición original: Le Miroir de Mowgli, abril 2011, Orbis Pictus. Edición nacional / España: Mowgli en el espejo, septiembre 2014, Fulgencio Pimentel. Guión, dibujo, tinta y color: Olivier Schrauwen. Formato: 56 páginas a tres tintas editadas en grapa de gran formato. Precio: 10 €.   Fulgencio Pimentel es una…
Guión - 8
Apartado Gráfico - 8
Interés - 8

8

Schrauwen demuestra con esta obra primeriza por qué es un autor único y vanguardista. Talento puro.

Vosotros puntuáis: 9.7 ( 1 votos)

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
billyboy Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
billyboy
Lector
billyboy

Vamos que estamos ante una obra experimental apoyado mucho en su estilo de dibujo y colores,asi que puede no ser del gusto de todos o considerarlo una pedazo obra para otros.

Me asusta el tema de Mowgli copulando.