Mondo Lirondo Original

Por
4
1134
 


Edición nacional / España: Mondo Lirondo Original, abril 2015, ¡Caramba! Comics. Incluye los ocho números de la serie homónima publicados en grapa por Camaleón Ediciones entre septiembre de 1993 y octubre de 1995.
Guión, dibujo, tinta y color: La Peñya (Albert Monteys, Alex Fito, Ismael Ferrer, José Miguel Álvarez)
Formato: 272 páginas en blanco y negro y color editadas en cartoné.
Precio: 20 €.

 

La editorial ¡Caramba!, convertida ahora en sello dentro de Astiberri en un giro inteligente que les permitirá mejorar su distribución, no deja de hacernos la vida más feliz. Como imagino sabréis, su género principal es el humor. Esto es, ¡Caramba! existe para que te rías. Reír mejora el tránsito intestinal, el flujo cardiovascular, genera endorfinas, estimula la libido y amplía el intelecto. Reír espanta las penas, ahoga los males y burla las enfermedades, así que por esta regla de tres, comprar un tebeo de ¡Caramba! alarga la vida, ¡garantizado! Esto convierte a la editorial en una servicio social necesario para la salud y como tal sus productos deberían estar hasta recetados por los más ilustres doctores. Semejante contenedor de buena mercancía fue creada por el renacentista Manuel Bartual, quien lo mismo escribía y dibujaba Sexorama para El Jueves, que dirige una revista digital como Orgullo y Satisfacción, como gana un Notodo o realiza Todos Tus Secretos, el único largometraje de calidad para el experimento que juntó a Calle 13 con los littlesecretfilm. En definitiva, un titán que o bien ha hecho un pacto con el demonio o posee el giratiempo de Hermione Granger.

Siguiendo entonces la línea de hacernos felices y confiar en la editorial como bastión de la comedia gráfica en este país, ¡Caramba! recupera el preclaro Mondo Lirondo para solaz de los entusiastas ya talluditos que lo conocimos de primera mano allá por los noventa y para disfrute de nuevas generaciones, esas que piensan que el humor nació con los Chanantes. Para quien no recuerde de qué iba esto, un pequeño resumen: Mondo Lirondo fue un tebeo de ocho entregas editado por la fenecida Camaleón Ediciones. Perpetrado a cuatro cabezas por el colectivo La Peñya –a saber, Albert Monteys, Alex Fito, Ismael Ferrer y José Miguel Álvarez-, aglutinó las miserias, filias y fobias de cuatro estudiantes de Bellas Artes que se lanzaron a confeccionar un tebeo humorístico en plena era de auge fancinero, antes del imperio de internet. Y quienes lo vivimos en directo no pudimos sino aplaudir por la libertad que respiraba un tebeo hecho, se notaba, a base de sudor y broncas.

mondo-lirondo-penya-pagina2

Mondo Lirondo contaba –y cuenta- las vicisitudes de un reparto coral de animales e insectos antropomorfos, cuyas vidas se entrelazan a trompicones y con rabia. Pero esto no es un Altman, ni un Anderson o un Allen. Esto es una parodia de la cultura popular de la época, una excusa para vehicular las obsesiones de unos años convulsos por la juventud de sus creadores y de cambios para la nación. Así, con una premisa principal de corte policíaco, esto es, la investigación de un asesinato, se articulan multitud de tramas paralelas que influirán o no en la resolución del caso. Esto permite a los autores jugar con la narración y con las formas, desbocando sus influencias, múltiples, que van desde Disney hasta el Bosco, desde Toriyama hasta Pepe Navarro. Sí, ese Pepe Navarro en el que estás pensando. De este modo, el Mondo se convierte en un título donde cabían desde tiras de prensa hasta anuncios publicitarios de revista, con una actitud de leve tufillo meta, con la intención quizá de buscar la complicidad de un lector inmerso en un mundo tan caótico como el de los protagonistas del tebeo en cuestión. La realidad, como sabemos, no está ordenada y articulada como viene sugerida por una narración, ya sea una película, una novela o una historieta y si bien Mondo sigue un macguffin concreto, la resolución del asesinato, nos presenta la vida como el caos de arbitrariedades y casualidades que realmente es. Todo ello de la mano de, recordemos, animales parlantes que no son sino la parodia descarnada de los clichés emocionales de los seres humanos. Y mientras tanto, busca que te rías de ello.

Semejante batiburrillo de referencias y de usos formales de la narración representa la personalidad de un tebeo que, si bien ha quedado algo avejentado a día de hoy, se caracteriza por un carisma total. Esta personalidad arrolladora, esta pasión desmedida, viene a ser ejemplo de las ansias de unos muchachos necesitados de ladrarle al mundo que existían, que venían a quedarse y que tenía que haber hueco para ellos. Y como la juventud es desorden y anarquía, arrebato y desmesura, Mondo Lirondo es una obra enloquecida, frenética y recargada en forma y fondo, que trata de abarcar todo lo que se le pasaba por la cabeza a sus progenitores, como si tuvieran la sensación de que este iba a ser el único disparo de sus carreras. Esto hace que la obra sea a veces errática, arbitraria, difícil de seguir de tan atiborrada de información, y de nuevo, anárquica. Pero lo anterior también se convierte en una poderosa seña de identidad, que separaba al producto de todo lo que llegaba a las estanterías de la época y que ahora podemos disfrutar de una sentada. Quizá por eso el atiborre lirondo pueda resultar asfixiante. O quizá es que me he hecho mayor y ya no estoy para juergas juveniles.

Mondo-Lirondo-penya-pagina1

Si tú sí estás para juergas juveniles, créeme que vas a disfrutar con las vicisitudes por las que pasan el trío de ladrones Antonio, Ricardo y Enrique, un elefante, una termita y un murciélago, cada uno perfectamente definido en su personalidad, quizá los tres mejores personajes del tebeo. O no tan buenos cuando se les compara con el pollo Fray y el limón Gazmoño, la pareja gay más adorable del tebeo internacional, mucho antes de Apollo y Midnighter. Y como buena historia coral, todo confluye al final en el mismo lugar, el Valle de las Zarzamoras, auténtico agujero negro de tramas y subtramas.

Mirándolo ahora con perspectiva y salvando las distancias, Mondo Lirondo es para la comedia lo que actualmente supone Hora de Aventuras para el género fantástico: una amalgama febril de referencias que da pie a un producto único, hijo total de los años que lo vieron nacer y muestra perfecta de los monstruos agradables que engendra el pastiche de referencias. Autores sobrestimulados creando productos sobredimensionados, arrebatados, que dan un golpe en la mesa para llamar la atención, con su personalidad como bandera para justificar su existencia. Como un adolescente, vaya, uno de esos airados, pero, en este caso, uno de esos con los que nos podemos echar unas buenas risas.

Deseando estoy de hincar el diente a la secuela, Mondo Lirondo Returns, para ver cómo han sentado los años a sus autores.
Por cierto, un apunte final, el precio de portada de esta recopilación es el mismo que el de la reedición llevada a cabo por Glénat hace trece años. Otro tanto para ¡Caramba! ¿Ves como pretenden hacernos más felices?

  Edición nacional / España: Mondo Lirondo Original, abril 2015, ¡Caramba! Comics. Incluye los ocho números de la serie homónima publicados en grapa por Camaleón Ediciones entre septiembre de 1993 y octubre de 1995. Guión, dibujo, tinta y color: La Peñya (Albert Monteys, Alex Fito, Ismael Ferrer, José Miguel Álvarez)…
Guión - 6.5
Apartado Gráfico - 6.5
Interés - 7

6.7

Mondo Lirondo continúa teniendo dientes con los que morder. Y mientras tanto, te ríes.

Vosotros puntuáis: 8.26 ( 3 votos)
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dillinger
Dillinger
Lector
29 abril, 2015 10:57

Obra maestra del despiporre como bien refleja su puntuación. Y cómo dibujaban los muy cabrones¡¡¡¡

Pero……”Mondo Lirondo es para la comedia lo que actualmente supone Hora de Aventuras para el género fantástico: una amalgama febril de referencias que da pie a un producto único”

Buena afirmación.

Si no existiese La Mazmorra. Hora de aventura es un plagio light de la gabachada.

Y……

“Por cierto, un apunte final, el precio de portada de esta recopilación es el mismo que el de la reedición llevada a cabo por Glénat hace trece años. Otro tanto para ¡Caramba! ¿Ves como pretenden hacernos más felices?”

Cierto, pero el papel de Glénat le daba mil vueltas al de Caramba.
Me quedo con la edición de Glenat de lejos.

Tronak el Karbaro
Tronak el Karbaro
Lector
29 abril, 2015 19:08

Pues tiene una pinta cojonuda. ¿será difícil de encontrar?

Buyur
Buyur
Lector
30 abril, 2015 17:03

¡Tengo que reservarlo ya!. Compra segura.
Lo leí por primera vez en una biblioteca. Era el recopilatorio original, creo.
Fue una de las últimas veces que me reí tanto yo solo.

toniu
toniu
Lector
29 junio, 2020 7:31

Para mí un cómic absolutamente imprescindible. Tuve la suerte de conocer de su existencia al asistir a la mesa redonda de su presentación en el Salón del Cómic de Barcelona de 1994, y la energía, gracia, complicidad y amor por el tebeo de esos 4 chavales, sus autores, me llevó a darle una oportunidad y comprarlo.
 
En Mondo Lirondo descubrí un cómic dibujado magistralmente con un trazo absolutamente perfecto y elegantísimo, con unos protagonistas animales monísimos, pero con un humor salvaje y desenfrenado.
 
Un cómic absolutamente cautivador, carismático, e hilarante, una absoluta joya.
 
De hecho, hace una semana me compré su continuación (o más bien, diría yo, Epílogo), llamado Mondo Lirondo Returns, del que quiero hablar un segundo, ya que veo que en Zona Negativa no tiene ningún tipo de reseña todavía.
 
Siendo un cómic totalmente autoreferencial, y en que además los personajes protagonistas no son realmente los gamberros animales de Mondo Lirondo si no sus propios artistas, estaba bastante escéptico sobre lo que me iba a encontrar.
 
Pues bien, mi sorpresa fue mayúscula, tras una introducción un poco titubeante en las primeras páginas, enseguida volví a conectar con el humor absurdo de La Penya, y al cabo de unos pocos minutos estaba incluso llorando literalmente de risa sin parar hasta el final del cómic, disfrutando de gag tras gag, hasta su final apoteósico, mi mujer me miraba con desconcierto, pocas veces me había visto reaccionando de esta forma a ningún cómic, libro ni película.
 
Un cómic maravilloso y absoluta joya imprescindible para la que no pasan los años. Eso sí, con un humor totalmene incorrecto políticamente hoy en día,y yo que me alegro!
 
Por cierto, tanto la recopilación de Mondo Lirondo como Mondo Lirondo Returns, se pueden encontrar aun en librerías especializadas editados por Astiberri bajo su sello Caramba. A qué estáis esperando, Corred, Insensatos!