Luis Durán. la araña que dio la alternativa a una mosca

    Por
    0
    408

    Otro miercoles laborable y otra firma invitada. Esta vez un tanto especial por cuanto no se trata de ningún “bloguero” sino de un autor de cómics: Luis Durán. Por lo tanto, despejada queda ya la incognita que sembramos al hablar de La ilusión de Overlain. Gracias por el detalle, Luis.

    “Cuando una araña radiactiva picó a un joven estudiante, una nueva figura entraba en el olimpo de los mitos de papel, Spiderman.

    Algo similar sucede cuando un misterioso joven, tras sufrir un aparatoso accidente de automóvil y quedar prácticamente inválido, ve sustituida su estructura ósea por otra de metal transformándose así en otro nuevo mito, la Mosca Humana.

    Los mitos han sido necesarios para el hombre desde tiempos remotos ya que el ser humano (quizás temeroso de una vida de sentido limitado) tendía a refugiarse tras fantásticos personajes capaces de realizar empresas extraordinarias, y explicarse, a través de estos, a sí mismos y a su propia realidad. Resumiendo diría, que los mitos han aportado, desde siempre, cierta significatividad al individuo común.

    Arañas radiactivas y esqueletos de metal. Spiderman y la Mosca Humana, también están más allá de lo real y de lo posible, ofreciendo, entre colores de imprenta y onomatopeyas, su explicación a esta realidad. Una explicación simbólica, claro. Una explicación incluso religiosa…

    Envueltos en un halo romántico, que ya poseían los antiguos mitos clásicos, Peter Parker y la Mosca Humana luchan con sus habilidades de dos dimensiones para salvar a un mundo donde lo mágico, los espejismos y lo utópico todavía son posibles. Y es que los mitos, con el paso de los tiempos van reinventándose, logrando así, pervivir y ser reinterpretados una y otra vez.

    Aquiles tomaba Troya sabiendo (escrito estaba) que moriría en el empeño, Frankenstein daba vida a un nuevo Prometeo aún sabiendo el castigo que conlleva jugar a ser Dios. Y Peter Parker salva a su ciudad enfrentándose a un demoledor e imparable Juggernaut, muy superior a sus fuerzas. Peter Parker al igual que los mitos clásicos se enfrenta con lo imposible. También lo hace la Mosca Humana al salvar, uno a uno, a un grupo de niños minusválidos de un rascacielos en llamas.

    El enigma que encierra la Mosca Humana envuelve todas sus páginas y nos recuerda que los mitos también poseen su parte oscura, su sombra. A lo largo de toda la serie, el lector desconocerá quién se oculta tras la identidad de la Mosca Humana, a pesar de que cierta periodista intentará desenmascararla y demostrar que nos encontramos ante un farsante. A su vez, a J.J. Jameson le sucede lo propio con Spiderman y se obstinará por convencer a todos que tras el enmascarado se esconde un peligro público. Y es que, además de la justicia y el poder, el misterio es común a todo gran mito.

    Spiderman, la Mosca Humana, Fausto, el Quijote… Tal vez no haya grandes películas, ni grandes libros o tebeos ni siquiera grandes historias… sólo grandes personajes.

    Los primeros tebeos que compré de Spiderman fueron los 116 /117 de Amazing Spiderman editados por Vértice, donde Peter Parker, además de frenar a un furioso Destrozador debe evitar con sus redes que un sabotaje (orquestado por el propio candidato a alcalde en un techo del hotel East Side para asegurar su designación) termine aplastando a todos los congregados. Después de leer estos números comencé a coleccionar Spiderman hacia delante y hacia atrás.

    Con la Mosca fue todo más sencillo, o no, ya que, aunque solamente se editaron 19 números, parte de ellos no se publicaron aquí y hube de terminar mi colección pidiéndola directamente a los EEUU.

    En el número 1 de “La Mosca Humana” hace un breve acto de presencia Spiderman y ambos se unirán para salvar a los pasajeros de un avión secuestrado. En ese número Spiderman da la alternativa a la Mosca. Algo común a casi todas las nuevas series Marvel que se iniciaban con la colaboración de otros personajes ya populares. He disfrutado mucho leyendo a Spiderman y a la Mosca, tanto como leyendo al Capitán Trueno, a Bloodstar o a Thorgal. Quizás, debido a esa identificación que todos buscamos con los mitos, con esos símbolos o puntos de referencia que nos ayudan a comprender una realidad que a veces se nos presenta demasiado compleja.”

    Luis Durán

    Durán/Marvel

    Déjanos un comentario

    Please Login to comment
      Subscribe  
    Notifícame