LOS MUERTOS VIVIENTES: ESTA TRISTE VIDA, de Robert Kirkman y Charlie Adlard

Por
24
410
 

Edición U.S.A.: The Walking Dead: dición original: The Walking Dead. This sorrowful life TPB (#31-36); Image Comics.
Edición España: junio de 2008; Planeta DeAgostini Cómics.
Guión: Robert Kirkman.
Dibujos y entintado: Charlie Adlard.
Grises: Cliff Rathburn.
Formato: tomo recopilatorio de 136 págs.
Precio: 7’50 €.

 

Si para disfrutar de La mejor defensa los sufridos incondicionales de Los Muertos Vivientes nos vimos obligados a padecer una tensa incertidumbre prolongada durante más de un año, Esta triste vida se ha hecho esperar ni más ni menos que once meses. Una reducción de plazos que a buen seguro continua resultando insatisfactoria para quienes vemos en esta colección el ejemplo perfecto de cómo mediante la retorsión inteligente de los convencionalismos inherentes a un subgénero frecuentemente infrautilizado, dos autores de indudable talento que de forma mensual –en su edición original– dan salida a uno de los mejores tebeos publicados en la actualidad.

Afortunadamente, los inconvenientes derivados de optar por la publicación espaciada de tomos recopilatorios se mitigarán en los próximos meses, pues Planeta DeAgostini Cómics ha anunciado a través de la sección de Consultas y F.A.Q.s de su web oficial que en lo que queda de 2008 verán la luz los volúmenes séptimo y octavo de esta colección: The calm before y Made to suffer. Dejando a un lado cuestiones editoriales, a continuación pondremos en antecedentes a quienes no recuerden lo acontecido en números pretéritos de esta serie que, a ojos de numerosos lectores se ha ganado la consideración de imprescindible.

La mejor defensa

En el anterior recopilatorio de Los Muertos Vivientes, Kirkman y Adlard narraron cómo el aterrizaje forzoso de un helicóptero trastocó la tensa calma vivida por los habitantes de la prisión –ahora convertida en hogar– donde reside la comitiva liderada por Rick Grimes. Michonne, Glenn, y el propio Rick decidieron dirigirse hacia los restos del maltrecho artefacto, para descubrir la presencia de misteriosas huellas que les conducirán hacia el fortificado pueblo de Woodbury. Allí, el Gobernador les comentará que las aparentes comodidades de las que disfrutan deriva del aprovechamiento de los recursos de una estación de la Guardia Nacional cercana, que cubre las necesidades básicas de los habitantes del pueblo. Porque las dosis de ocio se encuentran más que satisfechas con un abominable espectáculo consistente en la organización de combates entre zombies, a modo de grotesca y macabra versión de un circo romano.



Mientras, en la cárcel, el resto de los supervivientes mantienen una tensa espera. Preocupados por la suerte de los expedicionarios, manejan como buenamente pueden las tensiones derivadas de su convivencia y cautiverio voluntario. De vuelta en Woodbury, Rick, Michonne y Glenn descubrirán de forma paulatina las verdaderas –y oscuras– intenciones del Gobernador.

Esta triste vida

Tras los brutales acontecimientos padecidos por los protagonistas de Los Muertos Vivientes en el volumen titulado La mejor defensa, Rick encontrará ayuda y cuidado en el Doctor Stephens y Alice, quienes tratarán de dar solución al desaguisado causado por el Gobernador. Mientras, a Michonne se le abre una remota posibilidad de salir de la traumática situación que se ha visto obligada a padecer, pero tal vez a un coste demasiado alto.

Durante su cautiverio, Rick tendrá tiempo de conocer la historia de Alice, diseñadora de interiores convertida accidentalmente en enfermera que parece simpatizar con los tres visitantes procedentes de la prisión.



La irrupción de Martínez, uno de los guardias de Woodbury más descontento por la actuación de su líder, propiciará un giro radical de la situación, abriendo la posibilidad huir de un pueblo que, bajo su aparente tranquilidad, esconde grotescos secretos. Pero antes de emprender tan peligroso viaje, Michonne deberá enfrentarse a un expeditivo proceso de exorcismo de sus demonios interiores, combinado con un ajuste de cuentas que a buen seguro acarreará consecuencias.

Valoración personal

A estas alturas, es muy probable que mi empeño por ensalzar las numerosas virtudes apreciables en las páginas de Los Muertos Vivientes empiece a resultar un tanto cansino. Pero lo cierto es que pocos títulos resultan tan satisfactorios como la extraña criatura alumbrada por Robert Kirkman y Charlie Adlard.

Que una propuesta tan arriesgada y atípica como ésta logre hacerse un hueco en el mercado americano, es poco menos que una hazaña, más aún cuando las páginas de esta serie están regadas con ingentes cantidades de sangre y vísceras. Pero como ya hemos comentado en otras ocasiones, el “elemento zombie” presente en el argumento de esta colección se trata de un mero pretexto a partir del cual analizar las consecuencias de que, ante un estado de necesidad, el instinto de supervivencia prevalezca sobre los convencionalismos sociales, saliendo de este modo a la luz la vertiente más aterradora de la naturaleza humana. A lo largo y ancho de las treinta y seis entregas publicadas hasta la fecha en seis tomos recopilatorios, Kirkman –primero acompañado de Tony Moore, y posteriormente de un Charlie Adlard infinitamente superior a su predecesor– mantiene la tensión y el interés del lector, aunque la prolongación ad infinitum de la historia de Rick Grimes y sus compañeros de viaje se antoja como todo un reto de resultado incierto.



Desde un primer momento, el guionista de Kentucky ha renegado de un enfoque clásico de planteamiento, nudo y desenlace, en beneficio de una férrea vocación de ir un paso más allá de los productos de ficción encuadrables dentro de este subgénero, obviando el origen de los zombies para centrarse en la ajetreada existencia de los supervivientes. La pregunta a formular sería ¿es compatible un planteamiento como éste con el equilibrio dramático, y el mantenimiento del trepidante ritmo de la serie? La respuesta, como no podía ser de otra forma, tan sólo la conoce Kirkman. Y lo cierto es que hasta ahora se las ha apañado para satisfacer a una legión de seguidores zombificados que caen subyugados ante la pericia de este hábil guionista, mucho más inspirado en proyectos de creación propia –insisto: Invencible es otro must have inexcusable– que en encargos para las grandes editoriales hasta ahora un tanto insatisfactorios.

Esperemos, eso sí, que el #33 de esta colección sea la excepción que confirma la regla, pues pese a que el comportamiento del personaje que monopoliza esta entrega resulta coherente con su caracterización, evolución, y circunstancias narradas en tebeos pretéritos, no por ello deja de tratarse de la representación de un inquietante abandono de lo implícito en beneficio de lo explícito, y en ocasiones excesivo, dando pábulo a una de las escenas más descarnadas, crudas, salvajes y sorprendentemente detalladas de los últimos tiempos.

Por último, en relación a la edición española, cabe destacar no sólo la ausencia de las portadas originales –algo desgraciadamente habitual– sino también la extraña y aparentemente injustificable decisión de no incluir la historia navideña que en la edición americana complementa el #34 de Los Muertos Vivientes. Pero no por ello la compra de este tebeo resulta menos recomendable, pues tanto por el ajustado precio, como por la innegable calidad del material recopilado, merece ocupar un lugar de privilegio en la tebeoteca de los incondicionales del Noveno Arte.

Reseñas de la colección anteriormente publicadas en Zona Negativa

Los Muertos Vivientes: Días pasados.
Los Muertos Vivientes: Muchos kilómetros a las espaldas.
Los Muertos Vivientes: Seguridad tras los barrotes.
Los Muertos Vivientes: Lo que más anhelas.
Los Muertos Vivientes: La Mejor Defensa.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

24 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Saltodemata
Lector
28 junio, 2008 11:18

Yo me he decidido a comprar todos los tomos publicados hasta la fecha esta semana, aconsejado por un amigo… ¡y lo que me estaba perdiendo! Gran serie, me lo estoy pasando como un enano, muy recomendable!

dani
28 junio, 2008 11:40

De lo mejorcito que hay, pena su periodicidad en España…

_Carmen_
_Carmen_
28 junio, 2008 12:16

¿Sabeis que seria lo mejor? Que llevaran el comic a la television en forma de serie. Seria fantastico ¿no creeis?.

lordmagnus
lordmagnus
28 junio, 2008 12:39

pos sip, aunq no creo q fuera para todos los publicos jejeje, a menos q lo censuraran, cosa que haria q perdiera mucho encanto.
Gran serie, de lo mejor que he leido, ojala dure aun muchos años.

Argggh..!!
Argggh..!!
28 junio, 2008 13:01

La espero como agua de mayo… comic maravilloso q por ahora me tiene enganchado a pesar de la irregularidad de sus entregas por aquí.
Aunq no coincido contigo en que Adlard sea mejor q Tony Moore, sinceramente. Lo q pasa es q una vez te acostumbras a su trazo oscuro y sombrio, puedes llegar a disfrutar. Pero me sigo quedando con Moore.

Alfonso FR
28 junio, 2008 16:52

Esta serie es genial. Estoy leyendo la original en inglés que va ya por el número 49 y estoy totalmente enganchado a ella.

dawn
dawn
28 junio, 2008 19:33

Es uno de los comics con los que mas disfruto ultimamente, una historia absorvente, emocionante,lástima que en su publicación se demore tanto.

Blade Runner
Blade Runner
Lector
29 junio, 2008 0:01

Lo de no incluir las portadas en los recopilatorios de la edición española… es una pena, pero la verdad es que los TPBs USA tampoco las traen, así que… Eso sí, allí al menos los lectores tienen la opción de comprar los números mensuales, con sus portadas y demás, o los tomitos (por no hablar de los hardcovers de lujo)…

A mí es una serie que me encanta, aunque reconozco que a veces va demasiado “lenta” para mi gusto…

Blade Runner
Blade Runner
Lector
29 junio, 2008 0:07

Y con lo de “lenta” no me refiero a la edición de Planeta, que también lo es un rato (aunque yo sigo la americana), sino a que la trama hay momentos que parece que no avanzara, como si no pasar nada importante de un número a otro. Aunque cuando a Kirkman le da por meter caña… vaya si se luce. No hay más que ver los últimos episodios que han salido en los USA… y que no voy a comentar aquí para no “spoilear” las sorpresas a nadie, jejeje…

_Carmen_
_Carmen_
29 junio, 2008 1:26

Lo de

Aviso de Spoiler

Michone

merece un aplauso,

Aviso de Spoiler

el del bigote

lo pedia a gritos y es que los tios como el van de chulos por la vida hasta que les ocurre algo que les quita esa chuleria.

MaERcS - Mazinger Gijon
29 junio, 2008 10:20

La verdad es que yo estoy siguiendo la serie en TPBs americanos y lo de no incluir las portadas ni el especial no es cosa de Planeta, que en este caso solo se limita a traducir el material de los TPBs que le enviarán los yankies. El tomo de Planeta es tal cual lo editen en USA.

PD. Que ganas tengo que llegue el tomo 8. 😀

Merrick
Lector
29 junio, 2008 23:43

No termino de entender la asquerosísima escena de este tomo. No le encuentro un adjetivo más adecuado que “gratuita”.

Por lo demás. un tomo a la altura de los demás. Gran colección!

Blade Runner
Blade Runner
Lector
30 junio, 2008 0:11

Creo que esa historia de complemento que dices, la del #34, sólo la incluyen en los tomos de tapa dura, no en los TPBs sencillos. Según he leído en alguna parte, lo de no incluir las portadas en las recopilaciones en tomo es cosa directa del propio Kirkman, como detalle para los que siguen la serie todos los meses, y con lo de la historia navideña pasa algo parecido. En los hardcovers sí incluyen estos extras (y alguno más) por aquello de que son ediciones más o menos de lujo…

Mr. Zaxxx
Mr. Zaxxx
30 junio, 2008 0:16

La famosa escena de Michone es totalmente desagradable, pero también necesaria. No puedes destrozar a los protagonistas en el tomo anterior sin darle una respuesta contundente por parte de los “buenos”. Tampoco tendría sentido que ese personaje tan perturbado siguiese con su rollo de “estoy loca, estoy loca” sin demostrar nunca lo verdaderamente ida que está.

Quiero decir, no he disfrutado con ese número en absoluto, pero creo que era totalmente necesario.

Mr. Zaxxx
Mr. Zaxxx
30 junio, 2008 2:29

Por cierto, sobre los extras, bocetos, especiales de navidad y portadas… Todo ello está en los hardcovers. Ójala Planeta le eche un par de narices y publique estos extras en tomos aparte de la colección principal (también si puede, claro, que a lo mejor en EEUU no lo ven con buenos ojos :S )

Patu!
Patu!
30 junio, 2008 11:06

¿Se sabe si Kirkman tiene intención de prolongar la historia mucho más? Sigo la edición americana, acabo de leerme el nº49 y no sé si voy a ser capaz de recuperarme.

experimento 626
experimento 626
30 junio, 2008 12:07

en una entrevista comunica que solos seran 50 números.

Blade Runner
Blade Runner
Lector
30 junio, 2008 15:15

Pues yo tengo idea de que el mismo Kirkman ha repetido varias veces que continuará con la serie mientras las ventas aguanten… o sea, que lo mismo son 50 números más como pueden ser 100… No he leído esa entrevista que dice experimento 626, pero por lo visto en los últimos episodios que han salido en los USA, no tiene pinta de cerrar en el 50…

Blade Runner
Blade Runner
Lector
30 junio, 2008 17:15

De hecho, según el Previews de junio, dentro de dos meses saldrá a la venta el número 54…

Patu!
Patu!
30 junio, 2008 23:18

Juer, pues al paso que vamos

Aviso de Spoiler

No sé si le van a quedar personajes para prolongarlo mucho más. Esto empieza a parecerse a Diez Negritos

José Torralba
3 julio, 2008 18:07

Sí… efectivamente NO acaba en el #50: “The Walking Dead reaches a milestone 50th issue — and shows no signs of stopping”

En una entrevista a Kirkman con fecha de 20 de mayo de 2008 en Newsarama.