Llamarada

Padres, hijos y futbol.

Por
1
614

Edición original:La Flamme FRA, Dupuis
Edición nacional/ España:ECC Ediciones
Guion:Jorge González
Dibujo:Jorge González
Color:Jorge González
Formato:Cartoné, 280 Páginas
Precio:35€

Cuando me equivoco soy más yo que nunca.

El argentino Jorge González es uno de los autores más estimulante de panorama comiquero mundial. En el mercado franco-belga lo saben y por eso allí aparecen sus últimos trabajos. La salida de cada nueva obra suya es garantía de encontrarse con un trabajo que huye de lo que acostumbramos a ver en la mayoría de los cómics que llegan a nuestras librerías. En Llamarada, su último trabajo publicado en nuestro país de la mano de ECC Ediciones, ejerce de autor completo para contarnos la historia de los hombres de su familia, desde su abuelo hasta su segundo hijo recién nacido. El futbol sirve como nexo de unión que entrelaza sus vidas a pesar de los problemas que tienen para comunicarse.

Jorge González es un historietista, ilustrador y realizador de cine nacido en 1970 en Buenos Aires. Se dio a conocer en nuestro país a principios del siglo XXI tras ilustrar dos álbumes con guion de Horacio Altuna: Hard Story (Norma) y Hate Jazz (Sins Entido), tambien ilustro el guion de Carlos Jorge en el cómic Mendigo (Glénat). La concesión en 2009 del l Primer Premio de Novela Gráfica FNAC-Sinsentido por Fueye/Bandonéon fue la prueba de su talento como autor completo. Su siguiente trabajo como autor completo fue Dear Patagonia. Posteriormente daría el salto al mercado franco-belga donde aparecerían sus siguientes obras: Regreso a Kosovo (001 Ediciones) con guion de Gani Jakupi (Dupuis), ¡Maldito Allende! (ECC Ediciones con guion de Olivier Bras y Mecániques du fouet con guion de Christophe Dabitch. Llamarada es su primer trabajo producido como autor completo para el mercado francófono. Tambien ha colaborado con historias breves en revistas como TOS o Orsai. Además de su trabajo para el público adulto ha dibujado varios cuentos y cómics para el público infantil como La Cueva del Bandolero, Kinú y la ley de Amarok o la serie de Barbosa el pirata. También ha ilustrado diversas novelas y libros de texto, adaptó al cómic La odisea (SM) y dirigió el corto de animación Jazz song.

Uno de los grandes tópicos cuando se habla de una obra es referirse a ella como la obra más personal del autor, pero en este caso es cierto ya que además de encargarse del guion habla de los hombres de su familia y de las relaciones que establece la paternidad entre ellos. Las relaciones paterno-filiales es un tema que se ha tratado en infinidad de ocasiones en todos los medios. En Llamarada se entrecruzan entre el pasto de los campos de futbol las vidas de José (su abuelo al que apodaban Llamarada durante su carrera como futbolista), Jorge (su padre), Mateo (su hijo) y Leo (su otro hijo que está a punto de nacer en el capítulo final) además de la suya. Un sentido homenaje a los hombres que más ha marcado y marcan su vida, pero sin gramo de autocomplacencia ni autocompasión.

Llamarada no es una obra con un desarrollo cronológico, González nos muestra episodios breves de las vidas de los protagonistas pero que sirven para poder comprender sus relaciones. Tampoco es una obra llena de conversaciones sesudas, importa mucho más lo que no se dice en ellas, los silencios y las miradas. Y los espacios donde se producen esos episodios, los campos de futbol, la playas, y sobre todo los cielos.

Relatar la vida de su abuelo, un futbolista famoso, es la excusa perfecta para hablarnos del legado que se transmite entre padres e hijos. Siempre que se establece una relación duradera con otra persona cada uno de los dos recibe y da muchas cosas, pero cuando la relación es de parentesco el intercambio es mucho mayor, sobre todo cuando hay una diferencia de edad. Muchas veces los padres de manera inconsciente pretenden que sus hijos vivan la vida que ellos habrían querido para sí mismos. Una pesada mochila con la que todos hemos de cargar a lo largo de nuestra vida, aunque se vuelve más liviana con el paso de los años. Vemos como Jorge se enfrenta al miedo a transmitirle sus obsesiones y sus problemas a su hijo. Jorge quiere evitar que Mateo quede eclipsado por su sombra con le sucedió a su padre que tuvo que lidiar en su carrera futbolística con el mote de Rusito heredado de a su abuelo.

El futbol tiene importancia en la obra, pero sobre todo a efectos plásticos ya que González realiza una de las mejores representaciones que se han dado de este deporte en el cómic. No es un tema muy tratado en el medio, salvo algunas obras puntuales. Se puede ver una mirada nostálgica, al deporte amateur de los tiempos de Llamarada en contraposición al deporte capitalista que es hoy. Antes servía como elemento vertebrador e identitario de los barrios y ahora es un elemento de crispación y creador de ídolos, muchos de ellos con los pies de barro.

El aspecto gráfico de la obra es abrumador, sin duda estamos ante el mejor trabajo hasta la fecha del autor argentino. En sus páginas vemos pistas de todos sus maestros como Breccia o Mattotti, entre otros, pero desde esas influencias ha sabido construir un estilo propio y reconocible. Cada una de las épocas en la que transcurre la historia tiene un estilo particular desde el vacío en decorados de las partes que transcurren en este siglo, pasando por el detallismo que vemos en la Buenos Aires del siglo pasado. Los lugares donde transcurren las historias adquieren muchas veces más importancia que los personajes, quizás porque ellos perviven y las personas muchas veces estamos solo de paso. El uso del color es maravilloso y consigue transmitirnos las emociones de los personajes y llenar el relato de atmosferas evocadoras. En Llamarada vemos múltiples técnicas lápices, acrílicos, blanco y negro, color, realismo, abstracción, viñetas pequeñas, dobles páginas, viñetas a sangre, etcétera, pero todos los recursos sirven para engrandecer la obra y aunque tantos cambios parecen abocar a una obra inconexas el resultado es increíblemente coherente y sólida. Sin duda estamos ante uno de los cómics más estimulante en el aspecto gráfico y narrativo del año.

ECC Ediciones nos trae la obra en gran formato un papel de gran gramaje que permiten deleitarse con las acuarelas de Jorge González. Muchas se ha criticado sus ediciones de cómic europeo, pero en este caso han hecho un trabajo impecable y es justo reconocerlo.

Jorge González confirma todo lo bueno que había apuntado en sus anteriores trabajos y se convierte en uno de esos autores que te obligan a comprar sus trabajos en cuanto ves su nombre en la portada. Llamarada es una lúcida reflexión sobre los legados que dejamos a nuestros descendientes con un apartado grafico sensacional. No hay nadie que dibuje la inmensidad e incertidumbre del horizonte como él.

Edición original:La Flamme FRA, Dupuis Edición nacional/ España:ECC Ediciones Guion:Jorge González Dibujo:Jorge González Color:Jorge González Formato:Cartoné, 280 Páginas Precio:35€ Cuando me equivoco soy más yo que nunca. El argentino Jorge González es uno de los autores más estimulante de panorama comiquero mundial. En el mercado franco-belga lo saben y por…
Guión - 9
Dibujo - 9.5
Interés - 9.5

9.3

Legado

Llamarada es una obra enorme en la que Jorge González firma su mejor trabajo hasta la fecha. Sin duda, estamos ante unos de los mejore cómics que podremos leer este año.

Vosotros puntuáis: 8.6 ( 5 votos)
Artículo anteriorLegión de Superhéroes Núm. 0
Artículo siguienteRumble 5: Cosas remotas
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Abraham
Abraham
Lector
10 mayo, 2020 15:52

Solo por la influencia de Breccia ya debería merecer la pena leerlo
Gran reseña