Liga de la Justicia Nº18

Por
11
403

La Liga remonta hasta merecer curiosidad

 

Contiene: Justice League #19
Guión: Geoff Johns
Dibujo: Ivan Reis
Formato: Comic-book, 32 páginas
Precio: 3,50€

 

La colección de Liga de la Justicia lleva desde su concepción buscando cómo funcionar dentro de las limitaciones que ella misma se impone: ser una colección con pocas pretensiones, que busca proporcionar entretenimiento superheroico poco exigente. El problema de ello es algo de lo que ya nos advertían nuestros padres cuando íbamos al colegio: que si aspirábamos a sacar un cinco raspado, lo más seguro es que suspendiésemos al encontrar el menor contratiempo, por lo que era más recomendable fijarse unas metas un poquito más altas. Estas bajas aspiraciones han hecho que Johns tropiece en varias ocasiones, ofreciendo historias con sabor a refrito, en las que la originalidad brilla por su ausencia y lo que es peor, el guión se resiente hasta dar lugar a efectos secundarios como cómics aburridos, previsibles o con conclusiones muy pobres. Sin embargo, en este presente arco argumental la colección endereza un poco el rumbo. Si es un súbito momento de inspiración o que Johns le ha tomado el pulso a la serie y sabe cómo conducirla a partir de ahora es algo que se verá con el tiempo, aunque de todos modos es un cambio a mejor.

Johns hace un buen trabajo en este número, trabajando varios frentes como parte de una historia cohesionada, entretenida y sencilla de seguir. Hay un notable ejercicio de caracterización: es fácil encontrar razonable la frustración de Capucha Roja, al que dota de humanidad y de un modo único de ver el mundo que le rodea; la actitud de Batman con respecto al romance entre Superman y Wonder Woman está bien conducida, haciendo que actúe como un líder, una figura de autoridad, y no solo como un paranoico –que lo es, pero centrarse en este único aspecto supondría desperdiciar muchos de los matices que hacen que Batman y su posición en la Liga de la Justicia sean interesantes–; Superman y Wonder Woman también reaccionan de un modo apropiado y comprensible dentro de los personajes con respecto a la crisis en ese avispero que es Kahndaq: Johns domina bien la progresión de las tramas, de modo que podemos apreciar cómo los héroes más poderosos del mundo (no, los Vengadores no, estos de aquí) van deslizándose hacia sombras de gris en lo referente a la moralidad y la actuación de los héroes en un contexto internacional sin que el cambio resulte radical o forzado. Es una situación que ya se ha visto antes –esta nueva colección de la Liga de la Justicia aún no ha ofrecido nada realmente innovador, sorprendente o rompedor–, aunque dirigida con una buena batuta.

La nueva Átomo es un personaje del que aún no sabemos mucho, aunque el uso que da a sus poderes es divertido, cumple su función de que Ivan Reis les saque chispas a las páginas y hace cercana a la heroína. Ahora bien, es deprimente cómo en esta nueva encarnación del Universo DC toda mujer tiene que ser por fuerza una modelo de lencería. Cuando el resto del mundo aboga por un nuevo modelo de personaje femenino, más cercano al creciente número de lectoras que se incorporan al mundo del cómic, en DC se empeñan en enrocarse en la vertiente más tópica y rancia de los Dulces Años Noventa, que no fueron dulces ni desde un punto de vista creativo, ni económico –salvo para Lee, amigos y asociados–. Ya no tengo energías para otra actitud que no sea “ellos verán”. La búsqueda de pruebas por parte de Ciborg y Aquaman es una buena secuencia, que muestra a la Liga actuando como un equipo y a Batman mostrando su lado más colaborador: esta dicotomía –hacer partícipe a la Liga de sus problemas a la vez que guarda armas contra cada uno de sus miembros– da profundidad al personaje y a su posición dentro del grupo, huyendo de los perniciosos extremos (“colaboración total” o “paranoia total”). Y la aparición del villano en la última página es realmente impresionante.

El dibujo de Ivan Reis es alucinante, como siempre. Consistentemente bueno. La acción está bien narrada, hay simpáticos guiños a otras colecciones (como la armadura de Greg Capullo en Batman) y el grado de detalle es altísimo: perderse en los matices de las páginas de fantasía épica es algo que puede llevarte un buen rato, que siempre merece la pena. Maneja bien los planos y la expresividad. En conjunto, una labor excelente, como viene siendo habitual, del brasileño. Sin duda uno de los mejores dibujantes del panorama.

Liga de la Justicia es una serie que los veteranos encontrarán previsible, aunque cumple de forma sólida su intención de proporcionar entretenimiento superheroico sin complicaciones. Si buscas algo novedoso no lo vas a encontrar –lo cual es una pena tratándose de Geoff Johns y de su probada capacidad de hacer cosas nuevas, chulas y respetuosas con la naturaleza de los personajes–, aunque si vas detrás de una historia competente de la Liga de la Justicia, con buen tratamiento de los personajes involucrados y las tramas, mucha acción y un dibujo maravilloso, merece la pena darle una oportunidad en este punto de la colección. No me hago responsable de lo que ocurra a continuación -si buscas consistencia, el Batman de Snyder está a la vuelta de la esquina-, aunque puede ser un buen momento para subirse al barco.

11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Adri
Adri
Lector
14 septiembre, 2013 12:34

De acuerdo con la crítica, no me acuerdo muy bien del número porque lo leí hace tiempo cuándo salió en USA pero sí que me acuerdo de que la serie remontaba (pese a que este capítulo es una especie de refrito de Torre de Babel) y de que Reis estaba brutal como siempre.

Mr. X
Mr. X
Lector
14 septiembre, 2013 16:04

“Ahora bien, es deprimente cómo en esta nueva encarnación del Universo DC toda mujer tiene que ser por fuerza una modelo de lencería. Cuando el resto del mundo aboga por un nuevo modelo de personaje femenino, más cercano al creciente número de lectoras que se incorporan al mundo del cómic, en DC se empeñan en enrocarse en la vertiente más tópica y rancia de los Dulces Años Noventa, que no fueron dulces ni desde un punto de vista creativo, ni económico –salvo para Lee, amigos y asociados–. ”

No podría estar más de acuerdo.

Rasputin33
Rasputin33
Lector
15 septiembre, 2013 9:11

Pues yo quiero tías buenas en los cómics. Para ver feas, salgo a la calle xd

emilio
emilio
Lector
15 septiembre, 2013 21:57

Primero que yo no veo por ningun lado ese creciente numero de lectoras que se acercan al comic de superheroes (¿no querras decir manga?) al que no se acercan porque los argumentos (que no tanto porque las tias tengan mas o menos tetas) estan pensandos para tios.
Y segundo que las tias buenas salen en los comics desde antes de los 90. Vamos que con los dedos de una mano, y me sobran, se pueden contar las super-heroinas que no parecen super-modelos (Alguna incluso lo es como Vixen).

Ahora reescribamos la reseña:
Ahora bien, es deprimente cómo en esta nueva encarnación del Universo DC todo hombre tiene que ser por fuerza un modelo de calzoncillos de calvin klein. Cuando el resto del mundo aboga por un nuevo modelo de personaje masculino, más cercano al creciente número de lectores que se incorporan al mundo del cómic, en DC se empeñan en enrocarse en la vertiente más tópica y rancia de los Dulces Años Noventa, que no fueron dulces ni desde un punto de vista creativo, ni económico –salvo para Lee, amigos y asociados–

Si es igual de ridiculo, pero oye que se note el odio anti-dc de esta pagina.

Mr. X
Mr. X
Lector
16 septiembre, 2013 8:35

A ver, Sr Emilio, cojamos un par de colecciones al azar de DC, digamos, por ejemplo, los Teen Titans de Lobell o, por ejemplo, los primeros quince números de Suicide Squad. Luego, cojamos otras dos: Batwoman y Wonder Woman. ¿Ok? En los dos primeras fíjese como aparecen, hablan, las poses de Harley Quinn o Starfire. En las dos segundos, como es obvio, en sus protagonistas. Digamos que las cuatro están de buen ver. Pero seguro que podrá notar que en las segundas guionista y dibujante hacen un esfuerzo mayor por representarlas como un individuo “real” (real con muchísimas comillas, estamos hablando al fin y al cabo de cómics pijameros), dotado de una cierta personalidad y autonomía que en las primeras, que son poco más que un par de tetas y un culo. Pues creo que a eso se refería el autor de la reseña. Dicho esto, no creo que sea un problema exclusivo de DC.

emilio
emilio
Lector
16 septiembre, 2013 15:26

La reseňa se queja de que las chicas del nuevo dc.son todas modelos no de q los dobujantes las hagan posar no habla para nada de la narrativa sino del modelo femenino utilizado y si no es problema exvlusibo de dc es un cliche del genero que se le atribuye exclusivamente a una editorial

emilio
emilio
Lector
16 septiembre, 2013 16:27

Como bien dices Batwoman y Wonder woman son espectaculares, pero guionista y dibujante las dotan de cierta tridimensionalidad mas alla de su fisico, cosa que no ocurre con Starfire en capucha roja. Pero es que la reseña no critica la representacion del modelo femenino en DC, sino el modelo femenino en si: <>. Es decir se critica que los personajes femeninos tengan un canon de belleza que esta alejado de la inmensa mayoria de lectoras. De hecho en el numero en cuestion no aparecen las poses tan artificialmente exegaradas que hacen de suicide squad y capucha roja un lamentable ejemplo de lo que no es narrativa grafica. La forma de tratar a las mujeres en el comic de super-heroe es, con contadas excepciones, lamentable y la prueba es que son poquisimas las lectoras pijameras. Pero este es un problema del genero que ni Marvel ni DC se molestan en cambiar. Asi que las mujeres de papel seguiran siendo igual que los hombres de papel: el epitome de la perfeccion fisica. Por eso a mi DIAL-H me encanta, y ya ves el exito que tuvo.

Professor Castanya
Professor Castanya
Lector
16 septiembre, 2013 16:58

Entiendo lo que quiere decir el post, pero comparto también parte de lo que quiere decir el Sr. Emilio.

…gente, que estamos hablando de super-heroes.

Super-heroes: gente inmaculada, apolínea, sin defectos ni en lo moral ni en lo físico.

Miramos un poco a los personajes masculinos (y me refiere siempre al super-heroe, y no a la identidad bajo la que muchos se ocultan que encaja más con otro perfil diferente que es el de anti-heroe): Superman (un cachas que está bastante buenorro) Batman (otro que tal) Flash, Green Lantern

tantas quejas que ha habido por la elección de Afleck…¿verdad que a nadie se le pasa por la cabeza, p.ej. a Danny De Vito? pues claro, Danny queda mejor para el Pigüino…

etc…

Una cosa es hablar de anti-heroes, pero si hablamos de super-heroes, suelen ser eso, precisamente modelos.

¿Acaso los Dioses y heroes griegos eran feos?

Dicho esto, entiendo también lo que quiere decir Alberto, pero coincido en que no creo que sea un mal exclusivo de DC, y menos de los New52 (P.ej. Zatana era mucho mas softporn antes del relanzamiento que ahora, Power Girl igual…)

Mr. X
Mr. X
Lector
16 septiembre, 2013 17:01

A mi me parece que el hecho de que los superhéroes sean apolíneos, pues es ya casi una convención del género como la narración en viñetas. Que si, hay excepciones, como la que dices, pero como se ve son excepciones. Lo que yo si veo es que en el nu52 ha habido un regodeo en el rollo pin up aprovechando además que tienen un buen número de dibujantes noventeros en nómina de lo más lamentable como Benes, Booth o Tony Daniel que parecen incapaces de dibujar a una mujer que no tenga un 120 de pecho. Y eso lo dice un lector de DC.

emilio
emilio
Lector
16 septiembre, 2013 18:10

Benes o Booth…son noventeros, pero yo no los llamaria dibujantes, jeje. Si, es cierto que se regodean en ello pero tambien es cierto que en el new 52 lo han probado todo a ver que funciona: pin-up noventeros (capucha roja), super-heroes dark (animal man), super-heroes freak (Dial-h), super-heroes convencionales (batman de snyder), de fantasia heroica (demon knight), rancios (legion de levitz) etc…la lastima es que gusten mas capucha roja y los forajidos que Dial-h. Para mi ese ha sido uno de los grandes aciertos del new 52: intentar explorar todas las facetas del genero sin salirse de el. Aunque me hubiera gustado mas que intentasen romperlo, pero eso esta al alcance de muy pocos.

chibihyu
chibihyu
Lector
1 febrero, 2014 7:35

Rasputin33
ha comentado el 15 septiembre, 2013 a las 9:11h

Por favor, no salgas a la calle amenos con una mascara