Star Wars #1. En la sombra de Yavin

Por
1
1955
 

Edición original: Star Wars #1-6.
Edición nacional/ España: Septiembre 2013.
Guión: Brian Wood.
Dibujo: Carlos D’Anda.
Color: Gabe Eltaeb.
Formato: Rústica. 152 págs.
Precio: 15,95€.

 

La editorial Dark Horse ha revitalizado la franquicia de cómics de Star Wars con una nueva serie protagonizada por los personajes de la trilogía clásica y a cargo del cada vez más popular Brian Wood. La jugada parece haberles salido bien ya que esta nueva serie se ha convertido en la más exitosa de la franquicia en la última década.

El salto al cómic de la famosa saga galáctica se produjo bien pronto después del asombroso éxito de la primera de las películas. Por aquel entonces Marvel se encargó de lanzar una serie protagonizada por los personajes de la película y que tuvo un gran éxito. Se publicó hasta bien entrados los años 80. En los años 90 la franquicia pasó a manos de Dark Horse donde se ha publicado hasta ahora. A lo largo de estos años se han publicado gran cantidad de series y se ha creado una mitología muy extensa que va más allá de lo visto en la gran pantalla y que nuestro compañero Enrique Ríos detalló a la perfección en este artículo imprescindible. Tras unos años en los que la franquicia ha languidecido, el revuelo mediático que supuso la compra de Lucasfilm por parte de Disney y el anuncio de una nueva trilogía cinematográfica proporcionó a Dark Horse el escenario perfecto para el lanzamiento de esta nueva serie ambientada entre las películas La Guerra de las Galaxias y El Imperio Contraataca.

Tras los sucesos de la batalla de Yavin, en la que fue destruida la Estrella de la Muerte, la Alianza Rebelde debe encontrar un nuevo planeta donde asentar su base de operaciones. Esta misión es encargada a la Princesa Leia que deberá hacer frente a los continuos ataques de las fuerzas imperiales y a una posible brecha de seguridad entre sus propias filas. Mientras tanto el Imperio Galáctico debe reponerse de dicha derrota y seguir con la persecución y destrucción de las fuerzas rebeldes, aunque no será Darth Vader, caído en desgracia ante el Emperador, quien lo haga sino el coronel Bircher, un ambicioso oficial imperial. Leia organiza un grupo de pilotos, entre los que se encuentra Luke Skywalker, para intentar encontrar el planeta que les sirva de base lo que la llevará a enfrentarse al nuevo líder de las fuerzas imperiales que les acosan. Por su lado, Han Solo demostrará su lealtad a la Rebelión llevando a cabo una peligrosa misión secreta en Coruscant, el mismo corazón del Imperio Galáctico.

Leia en combate cuerpo a cuerpoLeia piloto de su X-Wing
Leia también sabe pilotar un Ala-X

El responsable de esta nueva serie es Brian Wood, un valor en alza y escritor clave de Dark Horse (es también el responsable de la nueva serie de Conan y de la serie de creación propia The Massive), que realiza una aproximación respetuosa con la continuidad fílmica. El corsé creativo con el que tiene que lidiar Wood es considerable: por un lado están las películas, que establecen un escenario bien conocido por el público y que de alguna forma dicta por donde ha de ir la historia, y por otro están todas las historias aparecidas en otras series ambientadas en la misma época. Wood parece mantenerse un poco al margen de estas últimas y fija sus referencias fundamentales en las películas.

El guión de Wood reúne todos los elementos de una buena historia de Star Wars, combinando intriga (la trama del traidor en las filas rebeldes), batallas espaciales (los enfrentamientos entre los Alas-X y las fuerzas imperiales), un poco de humor ( de la mano de Han Solo y Chewbacca) y un buen desarrollo de personajes. Este último punto quizás sea el aspecto mejor tratado de la nueva serie. Wood dedica mucha atención a explorar los personajes clásicos de la saga analizando sus motivaciones y sentimientos respecto al conflicto que les ha tocado vivir. El tratamiento de Wood extiende de forma respetuosa y coherente lo que sabemos de los personajes y les añade una dimensión más humana que los enriquece como personajes: Luke Skywalker se comporta de forma indisciplinada y temeraria como el joven que se ha convertido en héroe demasiado pronto y que necesita un guía, Darth Vader se enfrenta a la humillación por la derrota siendo más implacable que nunca y Leia de afrontar la pérdida de su planeta natal y soportar la enorme responsabilidad de su papel en la Rebelión. Precisamente este personaje es el que mejor tratado está en este primer arco argumental, ya que gracias a la pluma de Wood, Leia se muestra como una aguerrida heroína con un complejo mundo interior lleno de sentimientos encontrados respecto a otros personajes y sobre su propio rol dentro de la Alianza. Ojalá en futuras historias de esta serie Wood dedique el mismo tratamiento a otros personajes clásicos como Han Solo, que en esta historia está tratado de forma bastante esquemática.

Otro de los aciertos de la serie es la estructura que le ha dado Brian Wood: en lugar de trabajar con arcos argumentales cerrados (como si de una sucesión de miniseries se tratara), las tramas iniciadas en estos primeros números quedan abiertas y fijan las bases de lo que vendrá en futuras historias, ganándose así el interés del lector y dándole mayor entidad al conjunto.

La serie, a pesar de sus bondades, supone poca novedad respecto a otras series de la franquicia: el escenario y las historias son similares a las vistas en Imperio o Rebelión, donde los personajes clásicos de la saga también tenían una presencia importante aunque no fueran los protagonistas exclusivos de dichas series. La diferencia entre esta serie y aquellas es que ahora sí que se ha querido dar todo el protagonismo a los personajes más conocidos lo que, curiosamente, la emparenta de alguna forma con la añeja serie de Marvel.

Darth Vader interactuando con el nuevo Coronel Bircher en el Star Wars de Brian WoodDarth Vader sufriendo la reprimenda del Empreador en el Star Wars de Brian Wood
Darth Vader también tiene un papel relevante en esta nueva serie

El dibujante encargado de ilustrar la serie es Carlos D’Anda, artista surgido de Wildstorm y curtido en varias series de DC, que realiza un trabajo correcto en los seis números recogidos en este tomo. Con un estilo más adecuado para las escenas de acción que para las más íntimas, resuelve con solvencia el guión de Wood y destaca en la representación de la abundante tecnología espacial que aparece en la historia, algo que siempre es de agradecer por los fans de la franquicia galáctica. Su versión de los personajes protagonistas no está basada exactamente en los actores que los encarnaron en la gran pantalla pero es lo bastante efectiva para poder reconocerlos sin problemas.

A pesar de ser un dibujante eficaz y, en algunos momentos, espectacular su falta de personalidad es una de las razones que hace que esta serie no destaque excesivamente sobre otras ambientadas en la misma época y quizás la elección de artista más personal hubiera ayudado a darle a esta serie el carácter especial que debería tener.

Estamos ante una serie honesta y bien realizada que ofrece justo lo que se espera de ella, tal como nuestro compañero Mariano Abrach comentó cuando reseño los primeros números:

Star Wars no viene a reproducir nada ya hecho en películas y otros cómics; por el contrario, es una serie en la que los autores, tanto Wood como D’Anda, vienen a hacer lo suyo, desde su punto de vista, con estos personajes y este mundo llevándolos a lugares y mostrándolos de maneras que resultan novedosas, a la vez que mantienen intacta la esencia y en consecuencia ofrecen una lectura fresca

Opinión que suscribo casi en su totalidad, salvo por el hecho que creo que Dark Horse debería haber apostado por un producto con mas personalidad, tal como han hecho con Conan, aunque imagino que en el caso de Star Wars la libertad creativa era más limitada.

1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Rasputin33
Rasputin33
Lector
14 septiembre, 2013 13:48

Gracias por la reseña. Creo que ordenar cronológicamente los cómics de Star Wars situados entre el episodio IV y VI es cada vez más difícil. Almenos, a mí me parece la etapa más complicada. Entre las series de Imperio, Rebelión, Sombras del Imperio y esta última de Wood, por obligación se están contando historias con las mismas personas que se superponen en el tiempo.