Las Tortugas Ninja: La serie original 1, de Kevin Eastman y Peter Laird

¡Vienen las Tortugas Ninja! De la mano de ECC, que recupera la serie original en blanco y negro. Una lectura muy interesante para quienes quieran profundizar en los comienzos de este grupo de jóvenes mutantes.

Por
6
2930
 

Edición original: Teenage Mutant Ninja Turtle 1-7, Raphael One-Issue Micro Series USA
Edición nacional/ España: ECC Ediciones
Guion: Kevin Eastman y Peter Laird
Dibujo: Kevin Eastman y Peter Laird
Formato: Cartoné, 328 páginas
Precio: 34,00 €

 

«Tortugas Ninja Jóvenes Mutantes». ¿Quién se habría atrevido a decir en su día que una franquicia llamada así iba a triunfar como lo acabó haciendo? Pues al parecer, nadie. Ni siquiera sus propios autores. Por aquel entonces, Kevin Eastman era un joven dibujante que acababa de alquilar una habitación en una casa en la que también vivían Peter Laird y su futura esposa. A ese lugar lo acabaron llamando, casi a modo de broma, «estudio». Para ellos no era un estudio de verdad, sino un salón en el que se juntaban para dibujar juntos.

Un día, mientras veían una serie, se les ocurrió dibujar un personajillo absurdo: se trataba de una tortuga que se mantenía en pie, llevaba puesto un antifaz y portaba unos nunchakus. «¡Es una Tortuga Ninja!», dijeron, entre risas. Un rato más tarde, no había solo una, sino cuatro, posando teatralmente como maestras de las artes marciales. «Tortugas Ninja Jóvenes Mutantes».

En el año 1984, inspirados por la marcada influencia que habían tenido en ellos autores como Jack Kirby o Frank Miller, ambos decidieron invertir cinco meses de su vida, todo el dinero que tenían e incluso un poco más para crear y autopublicar el primer número de un cómic protagonizado por sus Tortugas. Según Eastman y Laird, ninguno albergaba demasiadas esperanzas de que se fueran a vender más de un par de copias. Estaban seguros de que su obra sería un rotundo fracaso y, desde luego, de que jamás se publicaría un segundo número; hasta que, para su propia sorpresa, las 3000 copias que habían distribuido se agotaron en apenas un mes.

Después de eso, el cómic siguió publicándose y su éxito aumentando, se empezó a comercializar merchandising y a eso le siguió la llegada de la mítica seria animada del 87, principal causante de que las Tortugas alcanzasen tanta fama a nivel mundial. Así de curioso es el origen de esta particular obra; un origen que IDW decidió recopilar a lo largo de seis tomos en blanco y negro con extras y que por fin ve la luz en España de la mano de ECC Ediciones.

Algo que llama inmediatamente la atención de este primer tomo es lo mucho que difiere el tono de la historia respecto a lo que aquellos aficionados que hayan llegado a la franquicia desde otros medios estarán acostumbrados. La serie de televisión del 87 se enfocaba en un público infantil y por ello mantenía un tono muy desenfadado y simpático. La serie del 2003, aunque presentase un estilo más serio, seguía esa misma línea infantil; y lo mismo ocurre con el resto de producciones basadas en estos personajes. El cómic original, por otro lado, utiliza un lenguaje sorprendentemente poético y complejo que se combina con un tono bastante más crudo del que cabría esperar. Está repleto de dientes apretados y frases lapidarias, hay mucha violencia, sangre y hasta muertes causadas por las propias Tortugas, que ya no parecen tan inocentonas.

Pese a ello, quienes estén acostumbrados al imaginario propio de la franquicia encontrarán aquí suficientes elementos reconocibles como para no sentirse del todo alienados. Cada una de las cuatro tortugas tiene un personalidad menos definida que ahora, pero es posible identificar la base de su identidad actual entre estas páginas. La mayoría de las figuras emblemáticas hace acto de presencia, aunque algunas hayan variado mucho con el tiempo (como un Casey Jones muy pasado de rosca). También es interesante observar el planteamiento original de aquellas tramas recurrentes en la trayectoria de los personajes que, posteriormente, han evolucionado a los mandos de otros autores.

El guion de Eastman y Laird se percibe como el trabajo de unos escritores primerizos, dominados por sus ganas de pasarlo lo mejor posible a base de tantos conceptos molones que la lectura acaba pareciendo una violenta explosión de ideas. Los propios autores reconocen, de hecho, que para crear estas historias primero ponían sobre la mesa todo los conceptos atractivos que se les ocurrían y, ya después, intentaban hilarlos para conformar una historia que tuviera sentido. Es doblemente sorprendente, en tal caso, que el resultado final mantenga tan bien la compostura.

La lluvia de conceptos explosivos se nota, pero la forma de cohesionarlos logra ser lo bastante sólida como para que no chirríen demasiado. Esto se debe sobre todo a las interacciones entre los personajes, que muestran constantemente su reacción a los sucesos que acontecen y disponen de tiempo para respirar. De esta forma, se mantiene una coherencia emocional que ayuda a que toda la trama resulte más creíble. Ese espacio para respirar, claro está, no podría existir sin un correcto tratamiento del ritmo.

Nos encontramos ante un cómic denso en información, como era tendencia antes de que se instaurase la narración descomprimida; no obstante, la lectura no se hace pesada en ningún momento, como pueda ocurrir con muchas otras obras de la época. El equilibrio entre calma y acción, la distribución de las escenas, la agilidad de los diálogos y la variedad de las tramas —que pasa sin miedo de conceptos urbanos a escenarios de pura ciencia ficción— convierten este cómic en una historia de aventuras que se mantiene siempre divertida y amena.

En cuanto al dibujo, tenemos un trabajo en blanco y negro que, aunque no destaque por su preciosismo, logra narrar eficazmente. La realización de este apartado gráfico está marcada por el deseo de Eastman y Laird de participar ambos en el dibujo y el entintado de cada página de la obra, una práctica cuyo objetivo es fusionar sus estilos lo máximo posible. Los dos autores presentan composiciones de página muy diversas y dinámicas que contribuyen a la agilidad de lectura. Las secuencias de acción son dinámicas y suelen entenderse con claridad, a excepción de ciertas posturas puntuales que puedan generar confusión. Pero donde más brilla este dibujo es en los personajes, ofreciendo decenas de diseños emblemáticos para la cultura popular, originales y con gancho, capaces de aportar por sí solos una entidad característica.

  Edición original: Teenage Mutant Ninja Turtle 1-7, Raphael One-Issue Micro Series USA Edición nacional/ España:

Las Tortugas Ninja: La serie original 1

Guion - 7
Dibujo - 7
Interés - 7

7

Original

Este primer tomo de la serie clásica de las Tortugas Ninja puede ser una lectura muy interesante para aquellos seguidores que todavía no hayan explorado su origen. Presenta un enfoque más crudo respecto al tono infantil al que nos tiene acostumbrados la franquicia y quizá su dibujo no agrade a todo el mundo, pero en general resulta una lectura muy amena, divertida y distinta.

Vosotros puntuáis: 7.34 ( 8 votos)
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Linkin Boy
Linkin Boy
Lector
19 diciembre, 2020 0:07

Probablemente las Tortugas Ninja sean de las pocas cosas que me gustan tanto como hace treinta años y a día de hoy sigo en todas sus variantes. Si bien, como tú dices, puede chocar la lectura de estos cómics por la imágen que la serie del 87 instauró en el imaginario colectivo, es muy atractiva a pesar de su carácter amateur. Todos los elementos que se adaptaron posteriormente están aquí: el carácter de cada tortuga (más desarrollado en siguientes números, pero incluso en blanco y negro podemos atribuir sus comentarios en base a sus personalidades), el clan del Pie, la rivalidad entre Schredder y Splinter, Casey Jones y April O’ Neil…

Para cualquier seguidor de los personajes es imprescindible, y se dará cuenta de que la primera película establecía un muy buen equilibrio entre la imágen despreocupada y divertida de la serie de animación y el tono oscuro y violento de estos primeros números. Aunque también hay que reconocer el genial trabajo que hicieron en Nickelodeon con la serie de 2012, disfrutable tanto por los críos como para los fans creciditos, especialmente por esa cantidad ingente de easter eggs que impregnaban a lo largo de las temporadas.

Por último, destacar dos cosas: lo mejor de esta etapa clásica de Eastman y Laird aún está por llegar; por una parte la saga ‘Return to New York’ y, sobre todo, la cima de ambos autores con estos personajes, ‘City at War’. Un final de etapa memorable. Y para quien sea un enamorado (o quiera pasárselo en grande como antaño) con las Tortugas Ninja, que eche un vistazo a la serie regular actual de IDW, que da una vuelta de tuerca a los conceptos de siempre y es, simplemente, genial.

billyboy
billyboy
Lector
19 diciembre, 2020 1:02

Hasta donde llega el primer tomo? llega a city of war ?

Linkin Boy
Linkin Boy
Lector
En respuesta a  billyboy
19 diciembre, 2020 11:16

¡Qué va! Abarca los números 1 al 7, es decir: el orígen de los personajes, el primer enfrentamiento contra Baxter Stockman y los Mousers y la pequeña saga de los Triceratons. Y también el número dedicado a Raphael, importante por ser la primera aparición de Casey Jones.

‘City at War’ es la última saga, los números 50 al 62.

Por otra parte, creo que esta edición no va a incluir todos los números, si no los elegidos por Eastman y Laird y que ofrecen una continuidad (hay que tener en cuenta que es un cómic indie, había muchísimos números de relleno y muchos firmados por otros autores o colaboradoes, con experimentos un poco raro a veces).

Kaulso
Kaulso
Lector
En respuesta a  Linkin Boy
19 diciembre, 2020 12:43

Los tomos de ECC calcarán la edición de IDW que como ya apuntas son los elegidos por Eastman & Laird… o más bien los que participaron plenamente ellos en el primer volumen. De hecho la distribución de los números en los cinco primeros tomos quedará así…

Tomo 1: Contiene Teenage Mutant Ninja Turtles Vol.1 #1-7 y Raphael Micro-Series #1.
Tomo 2: Contiene Teenage Mutant Ninja Turtles Vol.1 #8-11 y los Michellangello Micro-Series #1, Donatello Micro-Series #1, Leonardo Micro-Series #1.
Tomo 3: Contiene Teenage Mutant Ninja Turtles Vol.1 #12, 14, 15, 17 y 19-21.
Tomo 4: Contiene Teenage Mutant Ninja Turtles Vol.1 #48-55.
Tomo 5: Contiene Teenage Mutant Ninja Turtles Vol.1 #56-62.

Principalmente no incluyen los #13, 16, 18 y del 22 al 47, que son todos los números que hubo artistas invitados y que no seguían continuidad alguna (aunque había alguna historia que otra que estaba hecho por los colaboradores habituales de Mirage como Michael Dooney y Jim Lawson que si “estarían en continuidad”.

Luego aparte habrá un tomo 6 que incluye la mayor parte de las historias cortas de la época que colaboraron los dos creadores y que casi todas están inéditas en España (alguna salió en los tomos a color que editó Planeta en los 90).

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Kaulso
19 diciembre, 2020 13:17

Gracias por la aclaración del contenido Kaulso.

Por lo visto se debe estar vendiendo muy bien, porque a mi me costo encontrar el tomo (en 2 librerías estaba agotado) y eso que fui la misma semana que se publicó.