Las 52 reseñas: Animal Man 1 y Swamp Thing 1

Por y
31
788
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Que este relanzamiento del Universo DC aspira a mucho más que a resetear la continuidad es un hecho. Con mayor o menor fortuna, con mayor o menor tino –algo que sólo podremos dilucidar pasado un tiempo– hay una clara voluntad que subyace en todo este acontecimiento que DC Comics lleva promocionando desde hace meses: la de volver a hacer tebeos como los de antes, hoy. Superado el bache mercadotécnico del tibio primer número de la Justice League –un brindis al sol que, en clave The Brave and The Bold remozado, empleaba los principales activos cinematográfico (Batman) y editorial (Green Lantern) como carta de presentación mediática– hoy mismo nos hemos dado cuenta de que diversos elementos estructuralmente ligados al zeitgeist del tebeo mainstream de los últimos años están siendo derribados: en Stormwatch asistimos al fin del decompressive que ha desprovisto de sentido individual a la grapa mensual en favor del recopilatorio, y en Action Comics Morrison ha puesto el primer clavo en el ataúd de la introspección psicológica y la oscuridad superheroica, sin duda producto de una mala digestión de obras como Watchmen y El regreso del Caballero Oscuro o de etapas como la de Miller en Daredevil o Michelinie en Iron Man (El demonio en una botella). Ya no hablamos de experimentos en series limitadas apartadas de la continuidad principal como All Star Superman, no… hablamos del sentido de la maravilla directamente inyectado en la vena de una de las principales cabeceras del Universo DC para desterrar, esperemos que por un buen tiempo, la agotada Dark Age de los cómics. ¿Quiere decir eso que entramos en esa Heroic Age que con tan buen gusto ha bautizado la competencia? Pues no, y precisamente estos dos títulos vienen a confirmarlo.

Los artífices de estas nuevas cabeceras son conscientes de que lo que funciona para los superhéroes del Nuevo Universo DC, claramente no funciona para el resto del Universo DC. Sí, “para el resto”. Porque entre esos muchos elementos a erradicar para que DC renazca de sus cenizas está, sin lugar a dudas, la limitación genérica de su marco ficcional. Ya lo decía Warren Ellis en su Manifiesto del Viejo Bastardo: “es como si cada librería del planeta tuviera un noventa por ciento de sus estanterías dedicadas a las novelas de enfermeras”. No es sano, no es variado pero, sobre todo, no es divertido. Los superhéroes como género deben estar ahí, por supuesto, porque son una pieza industrial clave para el cómic; pero hay que diversificar y no poner todos los huevos en la misma cesta. Y para demostrarlo y llevarlo a cabo, para conseguir que si esto sale bien a la Dark Age no la sustituya una Heroic Age sino una Genre Age (La Edad de los Géneros, que no es que sea un espíritu nuevo), los altos cargos de la editorial no han tenido otra feliz idea que rescatar, entre otras cosas (porque también se han ido a las antologías bélicas, western, etc.) los tiempos pre-Vertigo… y lo mejor de todo es que no les ha salido (de momento) nada mal.


Aunque sin duda LA pregunta, ESA pregunta que estáis pensando, es de los más lícita: ¿era necesario rescatarlos? Y la inevitable respuesta, por más que yo mismo –que he dedicado la mayor parte de mi producción en esta misma web al subsello adulto de DC Comics– la diga con la boca pequeña y los dientes rechinando… la inevitable respuesta, decía, es que sí. Porque lo queramos o no, Vertigo ya no es ni mucho menos lo que era. Lleva, de hecho, mucho tiempo sin serlo. Vertigo, recordemos, nace en 1993 para dar respuesta a una necesidad: vehiculizar contenidos adultos que se separaban del superheroico y de la continuidad general (aun perteneciendo a ella) en una línea ad hoc que les garantizara la suficiente libertad. Con el tiempo Karen Berger la dirigió al contenido creator-owned (con grandes resultado durante la segunda mitad de los noventa, un apogeo durante los primeros años del siglo XXI y un claro declive de unos años para acá) pero inicialmente sus colecciones dieron salida a la incursión en el terror, la lisergia y la ciencia ficción que los guionistas de la Invasión Británica llevaban un buen tiempo ejerciendo en el contexto del Universo DC: La cosa del pantano, Hellblazer, Doom Patrol, The Sandman, Shade, Animal Man… las “viejas” glorias del lugar. Es precisamente este “espíritu”, el de la Vertigo inicial o, mejor dicho, el de la era pre-Vertigo (esa que va desde que Moore se hizo cargo de La cosa del pantano a principios de los ochenta hasta 1993), el que recogen estos dos títulos que inauguran la así llamada línea Dark del Nuevo Universo DC.

Y lo recogen de varias maneras: en primer lugar, porque en todo un guiño del destino no son sino dos de esas cabeceras que se trasladaron a Vertigo cuando éste se fundó; en segundo, porque sus guionistas (Snyder, Lemire) provienen de dos de los títulos con mayor éxito ahora mismo en Vertigo (American Vampire, Sweet Tooth); y en tercero, porque este particular “regreso al terror” no sólo aspira a evocar el aroma de finales de los ochenta (evocar sin fotocopiar, dicho sea de paso) sino que elige conscientemente a La cosa del pantano y a Animal Man. O en otras palabras: Moore y Morrison/Milligan/Delano, la bestia que se cree hombre y el hombre que extrae su poder de las bestias, el Verde y el Rojo, lo vegetal y lo animal, lo apolíneo (mas monstruoso) y lo dionisíaco (aun atractivo), lo filosófico y lo impulsivo… lo cerebral, en definitiva, frente lo instintivo. Una suma de referencias que se han trasladado a los tebeos de forma distinta aunque meritoria, como ahora mismo veremos…

Marcos Martín

6002Swamp Thing 1, de SCOTT SNYDER y YANICK PAQUETTE; Portada de YANICK PAQUETTE; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

En las entrevistas que había ofrecido Scott Snyder sobre su proyecto en Swamp Thing dejaba bien claro que era un gran admirador del personaje. De sus palabras se podía entender que no se encontraba vendiendo el producto que le habían encargado en un intento de generar un hype hueco y efímero. Más bien se dejaba ver que Snyder realmente iba a realizar el trabajo que tanto había deseado; haciendo historias de su personaje favorito teniendo como referencia a los autores que lo habían encumbrado, en especial Alan Moore. La apuesta del guionista había sido clara, La Cosa del Pantano iba a ser el trabajo de su vida, o al menos lo iba a intentar con todas sus fuerzas. Ante toda esta pasión parecía que Snyder hablaba con sinceridad y que no estaba lanzando un farol. Amor por el personaje, legado histórico y un escudero como Yanick Paquette eran un muy buena baza. Pues bien, tras la lectura de Swamp Thing #1 sólo queda decir que Snyder no ha fallado. Es más, me ha encantado. Esta primera entrega tiene éxito porque el autor ha sabido presentar la serie siguiendo las nuevas pautas establecidas por la editorial pero respetando todo el legado del personaje. Y es que a lo largo de las páginas de este primer número descubrimos el nuevo papel de quien fue la Cosa del Pantano sin que nos suponga algo fuera de lugar, porque Snyder recupera en buena parte el espíritu que caracterizó a la serie en décadas pasadas.

El cómic comienza estableciendo la historia en el UDC. Esta es la principal diferencia con la etapa de Swamp Thing en Vertigo, recuperando un status quo similar al de la etapa de Alan Moore donde la interacción con otros personajes del UDC era más frecuente. Así, en este primer número las páginas iniciales son protagonizadas por héroes como Superman, Batman y Aquaman que presencian un fenómeno antinatural. Que luego sea el propio Superman el que visite a Alec Holland, quien parece que va a ser el protagonista de esta serie, viene a confirmar el acercamiento entre los superhéroes clásicos y los héroes siniestros de Vertigo. Esta presencia notable de Superman durante buena parte del cómic hace indicar, a mi modo de ver, que Kal-El es la cabeza más visible de todo el nUDC, una figura de gran importancia. Pero el hecho de que sea presentado dando consejos me sugiere un paternalismo que me produce cierto rechazo. En cualquier caso, toda la historia es presentada de tal manera que satisface el anhelo por etapas pasadas y engancha al que se acerca por primera vez al pantano. Por un lado, porque Alec Holland toma un protagonismo que antes nunca tuvo. Todo indica a que, tal como adelantó Snyder, muchas de las tramas girarán en torno a este personaje, un terreno que no ha sido muy explotado y que el escritor quiere explorar. Además, en la conversación entre Superman y Holland, hay continuas referencias al pasado remoto (las menciones a “la mujer de pelo blanco”) y más reciente (Brightest Day Aftermath: The Search for The Swamp Thing) del segundo, lo que viene a dar sentido de continuidad con la etapa anterior del personaje. Sí, estamos en el nUDC, pero la Cosa del Pantano se trae todo su pasado con él. Eso sí, que el pasado esté presente no significa que sea igual. Holland sabe que la Cosa del Pantano se formó en base a sus recuerdos, pero no era él. Por tanto, Alec muestra un rechazo total a ser acogido por el Verde y, aunque es un gran conocedor de la naturaleza, huye de ella, de su abrazo. Otra de las referencias a etapas pasadas es el mal presentado en este primer número. Algo ocurre en un yacimiento arqueológico en el pantano y, el hecho de que los problemas se desencadenen mediante las moscas hace imposible no pensar en Arcane. Por cierto, el tono siniestro sube enteros con las víctimas de esas moscas ¿Zombis con la cabeza retorcida? Deme media docena, por favor. Y así podemos asistir a muchas otras referencias de épocas anteriores (el nombre del motel… Totleben).

Por otro lado, para los que se acerquen por primera vez a una historia de la Cosa del Pantano no supone un quebradero de cabeza seguir el argumento planteado. Sabemos que hay un pasado del que el protagonista intenta huir, pero todo hace pensar que poco a poco iremos conociendo más sobre el personaje y esa vida anterior que tanto le atormenta. Que haya presencia de elementos de otras épocas del personaje no supone una tara para el neófito, es un plus para los lectores más fieles. Además, el uso de elementos siniestros, como por ejemplo el mal presentado, dejan entrever que este título es diferente a lo que un lector de cómics de superhéroes está habituado. El aroma del sello Vertigo se cuela entre las páginas. Y hablando de las páginas, si el trabajo de Snyder satisface, el arte de Yannick Paquette completa y complementa a la perfección esta serie. Si bien Superman no convence del todo (ese mentón), el resto del dibujo impacta por esa atmósfera oscura y de horror (las caras de los arqueólogos) que siempre ha caracterizado a Swamp Thing. Y sin olvidar las viñetas y su tratamiento que recuerda a como eran tratadas en la etapa de Moore y Bissette, saliéndose de lo convencional con elaborados paneles de diferentes formas. Fijaos en las viñetas cuando aparece el mal, esa transición gradual es simplemente genial. En definitiva, si quisiéramos dar un ejemplo real de cómo presentar una serie nueva que atraiga tanto a viejos fans como a nuevos lectores, Swamp Thing #1 sería perfecto. No renuncia a su pasado pero presenta nuevos enfoques y terrenos nunca antes explorados. Creo que apostaremos sobre seguro si lo hacemos por esta serie. No, Snyder no iba de farol.

José Torralba

6001Animal Man 1, de JEFF LEMIRE, TRAVEL FOREMAN y DAN GREEN; Portada de TRAVEL FOREMAN; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

Mucho y muy bien se ha hablado de este Animal Man de Jeff Lemire desde que la semana pasada DC Comics ofreciera un pequeño vistazo a los títulos del relanzamiento del Universo DC a medios especializados seleccionados. Todos la calificaron como el tapado –sleeper– de esta semana; como el título del que nadie esperaba gran cosa y que se revelaba consistentemente atrayente tras su lectura. Y lo cierto es que, después de haberlo leído, todas esas críticas llevaban razón: Animal Man un buen tebeo. Empero, sin duda la primera gran incógnita que hay que despejar es qué Animal Man, exactamente, ha escogido Lemire para su andadura en el Nuevo UDC… porque lo cierto es que hay muchos Animal Man: el pre-Crisis de Dave Wood y Carmine Infantino, la reimaginación metaficcional de Grant Morrison en los ochenta (quizás la etapa más celebrada y conocida del personaje), el breve y experimental de Peter Milligan (apenas conocido), el místico de Tom Veitch y, por supuesto, el totémico de Jamie Delano, totalmente integrado en la línea Vertigo y principalmente centrado en el terror (dejemos a Jerry Proser o al Conway de The Last Days of Animal Man aparte). La respuesta a esta incógnita la daba el propio guionista en una entrevista a Newsarama coincidente con la presentación de todas las nuevas cabeceras antes del verano: “No quiero repetir o siquiera intentar repetir lo que hizo [Morrison]. Esos cómics son clásicos ahora y, si hiciera eso, sería lamentable intentar hacer lo mismo que él. En cualquier caso, la naturaleza de la historia que contó no es de las que se pueden volver a contar. Así que no voy a ir por el ángulo metaficcional del asunto. Para mí se trata más bien de un cómic sobre la familia Baker y sobre su viaje para descubrir los orígenes de los poderes de Buddy, por qué los posee y qué conllevan para su familia. Ése es el ángulo que estoy tomando. Pero habiendo dicho eso, establezco una conexión con esa clase de material en el primer número. Además, estoy trabajando mucho con el material escrito por Grant, y más aún con el de Jamie Delano”. Por tanto, enfoque en Buddy Baker como superhéroe y padre de familia pero, al mismo tiempo, con muchas raíces en el terror puro y duro de Delano y algún que otro guiño al resto de materiales. No está mal como punto de partida, pero ahora llega el momento de la verdad…


¿Funciona? Y tanto que sí. Cuando en esa misma entrevista el guionista hacía referencia a lo importante que fueron para su formación los títulos del Universo DC que, durante los ochenta, dieron lugar a la línea Vertigo (motivo por el que tardó muy poco en aceptar este encargo) no mentía en absoluto. Lemire se ha empapado de la Vertigo inicial y eso se nota: además de bordar una historia de género muy compacta (con el consabido cliffhanger final que a estas alturas parece común a todos los números #1 de este mes), el escritor se revela como un demiurgo enormemente juguetón. Sólo alguien que ha entendido muy bien el bagaje del material que maneja puede hacer de Baker no sólo un superhéroe público, sino un portavoz conocido de los derechos de los animales con cuya entrevista se abre el número. Sí, habéis leído bien: el número se abre con una entrevista. The Believer (más bien Jeff Lemire) entrevista a Buddy Baker y le pregunta por la película que está rodando con Ryan Daranovsky. A partir de aquí habría dado igual lo que hubiera hecho porque ya con eso se gana al respetable, pero el número no hace más que ir a más: se nos cuenta la idílica vida familia de Buddy, se nos muestra una pequeña aventura de su alter ego heroico (con desasosegante y enigmática conclusión), nos adentramos en un vívido sueño del protagonista (en el que no viste sus mallas, sino que va “a la Delano”) con presentación de villanos incluida y terminamos con la traca final. En definitiva, un gran repaso por las distintas visiones que ha conocido el personaje, perfectamente integrado en todas sus facetas y que, no obstante, permite ver detrás la mano de Lemire en todo momento. Y, todo ello, tal y como puede apreciarse en la propuesta original para la colección, con el foco puesto en los allegados de Baker en general y en su hija Maxine en especial, que al desarrollar poderes (algo con lo que también jugó Delano) obligará a la familia a recorrer América en pos del origen de las habilidades familiares. Si a ello le sumamos conexiones con el otro título Dark de esta semana, el lector atento tendrá el cuadro completo.


Tiempo ahora de dedicar un poco de espacio a hablar de la factura visual de este Animal Man #1, a cargo de Travel Foreman (lápiz y tinta) y secundariamente de Dan Green (tinta). Para todos aquellos que no hayan leído el tebeo, el blog oficial The Source ha ido publicando poco a poco el proceso creativo de cuatro páginas completas: guión, lápices, tintas, color (a cargo de Lovern Kindzierski) y páginas finales ya rotuladas por Jared K. Fletcher. ¿Impresión general? No es un estilo que personalmente me guste pero admito que le va muy bien al cómic. A partir del guión de Lemire, descriptivo aunque sucinto, Foreman desarrolla un trabajo basado principalmente en la línea fina y en la limitación de las grandes manchas de tinta a la coherencia lumínica o el apoyo cromático. Esta opción estilística, clara y limpia, resulta en todo caso ciertamente enfermiza cuando se combina con una paleta de colores a base de tonos pasteles fríos y, sobre todo, con unos encuadres que tienden a lo bizarre: a todo lo largo y ancho del número son frecuentes los picados y contrapicados extremos, que condicionan a menudo deformaciones y alargamientos de los distintos personajes, como también son frecuentes los juegos entre viñetas (cuadrangulares, pero también extrañamente trapezoidales) y perspectiva. Ejemplar resulta, por ejemplo, toda la escena inicial en la cocina del hogar, en la que una exposición aparentemente costumbrista se torna en inquietud a base de unos efectos que alcanzan el paroxismo formal cuando dos viñetas se hacen coincidir con la perspectiva del tablero de una mesa que domina la macroviñeta de toda la página. En conclusión, y para ir acabando, en Animal Man tenemos un prometedor debut a manos de un guionista que sabe lo que hace y un dibujante que no le va a zaga. A poco que sepan ahondar en los elementos planteados en este primer número sin caer en el efectismo o en la prolongación argumental grosera, estamos ante un digno sucesor de la etapa de Jamie Delano (la de Morrison no, porque es inimitable y nadie pretende imitarla). Una colección para seguir de cerca, sin duda.

31
Déjanos un comentario

Please Login to comment
31 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
16 Comment authors
carapochaClucaranPhantomasotelo75EL Humano Promedio Recent comment authors
Recientes Antiguos
NobTetsujin
Lector
NobTetsujin

O sea, que este Swampy es Holland. Así que definitivamente queda en agua de borrajas “Lección de Anatomía” y el personaje que construyó Moore. Con su pan se lo coman.

LaFleur
Lector
LaFleur

Hasta el momento, Swampt Thing se presenta como la gran serie de esta iniciativa, con un notable Snyder y un impresionante Paquette. La opción imprescindible de los Nuevos 52.

En cuanto a Animal Man, su mayor prejuicio es, precisamente, el recordar tanto a lo escrito por Delano con el personaje; a pesar de los dibujos de Foreman (que destaca en especial en su narrativa), no podía quitarme de la cabeza los números de Delano; en este sentido, Lemire no me ofrece nada nuevo, es casi un remake literal, con el regreso de el Rojo y la hija de Buddy explotando sus poderes y resucitando animales muertos, eso ya lo he leído. Confío que Lemire sea capaz de distanciarse de Delano, de lo contrario no participaré de su versión de Animal Man porque ya la conozco

LaFleur
Lector
LaFleur

Nob Tetsujin, NO, este Swamp Thing no es Holland, no todavía. Son dos entidades a parte, está la Cosa y está Alec, y todo parece indicar que en algún momento Alec tendrá que aceptar convertirse en avatar del Verde; pero la continuidad del personaje se respeta en gran medida

Aruso
Lector
Aruso

Creo que alguien no se ha leido la reseña

NobTetsujin
Lector
NobTetsujin

Gracias por la info, Spyder. Igualmente, tengo que reconocer que mi interés por Swamp Thing empieza y termina en la etapa de Alan Moore. También leí la etapa de Morrison, pero la verdad es que no me convenció.

Alan Scott
Lector

“O sea, que este Swampy es Holland. Así que definitivamente queda en agua de borrajas “Lección de Anatomía” y el personaje que construyó Moore. Con su pan se lo coman.”
O no prestaste atencion o simplemente entendiste mal. Alec Holland no es Swamp Thign, al menos no aun, el verde quiere poseerlo y hacerlo su portador pero el niega. Por otro lado el ahora “revivido” personaje, tiene bien presente que en el pasado, la criatura conocida como Swamp Thing, creia ser Alec Holland al haber absorvido sus recuerdos 😛

db105
Lector
db105

Confieso que no había leído nada de Animal Man, por lo que no puedo opinar de semejanzas con el run de Delano. Sí puedo decir que el primer número me ha parecido muy bueno. Introduce claramente quién es el personaje y da un giro oscuro al final que abre muchas posibilidades. El arte al principio no me gustaba nada, pero según leía más apropiado me parecía, y al final me convenció del todo.

NobTetsujin
Lector
NobTetsujin

Alan, la verdad es que si, no lo entendí bien. Pensé que habían resucitado a Holland y le habían convertido en la nueva Cosa del Pantano, aunque según me cuentas eventualmente acabará pasando. Me despistó lo de las menciones a la “mujer del pelo blanco”, lo interpreté como que Alec conoció a Abigail (cosa que creo no ha pasado), por lo que sería la Cosa…Un follón, vaya. Gracias por las aclaraciones 😉

Reverend Dust
Lector

Leídos todos los “New 52” de esta semana diré que mi opinión, en orden descendente, es ésta:

1º DETECTIVE COMICS: Soy muy fan de los ambientes oscuros y la crudeza que suelen arrastrar, y este número 1 es el que más he disfrutado, con un cliffhanger impresionante.

2º ACTION COMICS: Teniendo en cuenta que me estoy iniciando ahora en DC diré que nunca me había interesado el personaje de Superman y sus poderes de “chico para todo”, además de conocer su historia por otros medios. Pues bien, el señor Morrison lo ha conseguido: me gusta.

3º ANIMAL MAN: Al igual que ha comentado otro usuario más arriba, no me convencía gráficamente hasta que la historia ha ido avanzando y atrapándome para finalmente terminar manchando el pantalón (¡lo siento!).

4º SWAMP THING: Completamente maravillado desde esa splash con los animales muriendo poco a poco y el regusto oscuro y tétrico que ha desprendido todo el cómic. I’m buying!

5º STORMWATCH: Aún no sé al 100% por dónde me da el aire, muchos personajes que desconozco. He tenido que hacer una relectura para captar ciertos matices, pero finalmente me ha convencido y espero ansioso el #2.

6º BATWING: Mis pretensiones con ésta obra eran 0: el enésimo Bat-algo, en África para tener una excusa con aquello de la integración y la multiculturalidad y blablabla… Me trago todas y cada una de esas palabras para encontrar un guión interesante, misterioso y a la vez macabro, otro cliffhanger impresionante y un dibujo que…Dios, qué dibujo. No es excesivo en los detalles pero sí en los matices. Grande.

7º BATGIRL: Templado. Este cómic me ha dejado templado. Tiene sus puntos fuertes, como el trasfondo traumático de Bárbara (momentazo cuando se bloquea ante la pistola) pero otros que parecen de relleno. Comprendo que hay que presentar al personaje pero a mí, de momento, me interesa bien poco a dónde se ha mudado o quién es su compañera de habitación. En cualquier caso entiendo que esto son semillas que después ya darán fruto. Bien.

8º JUSTICE LEAGUE INTERNATIONAL: Ni pa’ ti, ni pa’ mí. Lo más interesante me ha parecido la coña-enfrentamiento continuo entre el Red Rocket soviético y el Iron General chino. Batman se pasea para poner la veteranía y poco más. Ni siquiera el cliffhanger me ha hecho levantar la ceja. Todo muy predecible.

9º HAWK & DOVE: Vale, nos reímos de ROB! porque su dibujo deja algo que desear, pero en este cómic al final te acostumbras e incluso le encuentras algún valor añadido. Pero ¿qué coño le pasa al guionista? ¿Nadie le ha explicado que esto es un número 1 y que hay que atraer a la gente a un número 2? ROB! no hace un trabajo cojonudo, pero el guionista se ha dormido. Incluso hace que los recuerdos de la muerte del hermano de Hawk me resbalen con esos diálogos…

10º MEN OF WAR: No me interesaba antes, no me interesa ahora, aunque aprecio que hay un buen trabajo de dibujo en la primera historia. no me gusta pero no es culpa de los autores sino mía.

y 11º O.M.A.C.: Vale, aquí está la confirmación de cómo se llega a estrenar 52 series en un mes. Con relleno. ¿Pero qué mierda es esto? No sé cuántas caras he visto en este cómic como achatadas, aplastadas. ¿Quién ha dibujado esta mierda?

Y hasta aquí un comentario larguísimo que no leeréis, que no os interesará, pero que ha hecho que yo ya me quede a gusto. ¡Adiós!

Javié
Lector
Javié

, Spyderha comentado
 
 
con un notable Snyder y un impresionante Paquette.
 
 
Ainsss,cuantas veces me han soltado el mismo piropo por la calle.

BLAS
Lector
BLAS

Sip, Demasiado Jamie Delano, y poco Morrison. Mí no gustarr, mí no aborrecerr.

Spirit
Lector

Pues la verdad es que tienen buena pinta las dos series, aunque sólo sea para darles una oportunidad…de momento van 5 de 5 (repitiendo que picaré en la JLA).
 
No obstante, tengo una duda; yo me he leído la etapa MOORE, claro, pero esta SWAMP THING…¿Parte o no de cero?

Reverend Dust
Lector

[b]JOSÉ TORRALBA[/b] dijo: “Y tengo curiosidad por ver qué opina el que no se ha leído nada.”

Bueno, yo he dado mi opinión más arriba y NO HABÍA LEÍDO NADA DE DC hasta estos nuevos 52 xD

A la primera lectura sí que he sentido que había algo que me faltaba para comprender el argumento, pero si te paras a leerlo de forma reflexiva, en realidad esos detalles cargan al cómic de una atmósfera de misterio que, dado el carácter de esta línea DARK, le viene muy bien.

Aunque, como bien dices, espero que me dén respuestas dentro de la propia serie en futuros números. Desde luego no me he sentido completamente perdido en ningún momento y he disfrutado mucho este número 1.

Reverend Dust
Lector

Ah, y me dejaba uno… Éste iría entre “Men of War” y “O.M.A.C.”…
Seré breve:

STATIC SHOCK: ¡Joder, qué coñazo!

DNM
Lector

Swamp Thing: De momento, y a mi entender la mejor serie del NUDC. Magnífico planteamiento, desarrollo y un acompañamiento excepcional a los lápices. Recupera algo que no vemos hace tiempo (no es que se perdiera), y es que estos personajes tienen que interactuar con los de DC para tener sentido. En la mejor línea de historias de terror de Moore, sin ser un homenaje repetitivo. Solo destacaría, y no lo veo como un fallo, que Paquette no sabe dibujar al nuevo Superman. No consigue dibujar el uniforme de manera igual en dos viñetas. Pero me parece lógico, Jim Lee tampoco. A día de hoy, la mejor colección sin duda.

Animal Man: Si no fuera por el dibujo sería la mejor o la segunda mejor colección del relanzamiento. Pero tiene que fallar por ahí, no por los encuadres o las composiciones de página atrevidas, sino por esos acabados y ese color plano. Parece que ahí fallan el entintador, el colorista y en gran parte el dibujante (solo viendo la cara de la esposa en su primera aparición me dan ganas de echarme a llorar). Eso sí, el guión rozando lo brillante. Bebe mucho de los otros Animal Man, pero si consigue destacar por sí mismo, habrá acertado. Solo me fastidia un poco que nadie sea capaz de contar historias alegres con este personaje, ya lo dijo Morrison…

LaFleur
Lector
LaFleur

A mí se me plantean dudas respecto a la continuidad de los personajes pues me queda claro que no todas parten de cero. En lo que respecta a Swamp Thing, se respeta lo escrito por Moore y continua con lo acaecido en Brightest Day, además me da la sensación por la conversación que Superman mantiene con Alec que el Hombre de Acero recuerda haber muerto, luego toda su historia (al menos desde Crisis) se respeta, cambiando algunos aspectos relativos a sus origenes (un origen que desde Crisis nunca estuvo del todo claro, por otro lado). Entonces, ¿qué cambia realmente? ¿Sólo esos determinados aspectos del pasado de los personajes relacionados con sus origenes y primeros encuentros? ¿Es esto como el Mephistazo de Spidey que respetaba toda su historia eliminando únicamente aspectos “molestos” como la boda y embarazo? Sin haber leído todavía las siguientes publicaciones, se me antoja que quienes van a padecer mayores cambios son los Titanes y los personajes Wildstorm, pero que en líneas generales la continuidad se respeta, ¿no?

Reverend Dust
Lector

JOSÉ TORRALBA dijo: “Reverend Dust, cuando escribí mi comentario aún no había leído el tuyo. ¡Mil perdones! […]”

No, no. No lo decía como una reprimenda ni nada por el estilo. Nadie tiene por qué saber que yo soy neófito en DC y mucho menos nadie está obligado a leer semejante tocho de comentario xD

En cualquier caso me resulta grato coincidir en las opiniones con responsables de esta web. Siento que estoy aprendiendo jaja.

El caso de DETECTIVE COMICS puedo entenderlo y, como ya digo, es probable que me haya gustado tanto porque soy muy fanático de estos rollos oscuros, fríos pero inquietantemente violentos. Más una concesión a mis gustos que a la auténtica calidad de la obra.

el humano promedio
Lector
el humano promedio

SWAMPTHING de lejos el mejor comic del reboot de DC hasta ahora.

Phantomas
Lector
Phantomas

Pues estos dos, junto con Stormwatch y Action Comics caen seguro… Ya solo con esto ya es más de lo que compro desde hace tiempo de DC

otelo75
Lector
otelo75

Suenan bien… muy bien estos numeros solo quedan 48 comics por saber como quedaron… un movimiento arriesgado el de nDCU pero necesario…

Phantomas
Lector
Phantomas

Jose, lo que pasa es que nuestro recuento es “tramposo” en cierta forma ya que esto ahora es nUDC pero hace unos años seria Vertigo. Y si, de las interesantes para mi quedan Demon Knights, Frankestein y JL Dark

Phantomas
Lector
Phantomas

Si no me parece mal… Ya sabes que yo a Vertigo (el sello) lo doy por muerto y que, además, algunas de las obras que más me gustan del mismo están ancladas en cierta forma al UDC, con lo que por mi, si el tratamiento en estas nuevas series del nUDC es adulto y no me meten las series que sigo en crossover inutiles (gran problemas de los universos tradicionales que se evitaba en el sello Vertigo), me da igual que de vez en cuando pase por allí Superman, Batman o Adam Strange.

Pero además lo de “tramposo” también venia porque en mi comentario indicaba que ahora seguiría más series del nUDC de las que pillo desde hace bastante tiempo, pero que eso no repercute necesariamente en un mayor beneficio económico de la editorial. Antes una gran parte de mi gasto iba al subsello adulto y ahora irá al universo principal pero, al final, creo que no me interesa un numero significativamente mayor de series que antes.

Phantomas
Lector
Phantomas

“La editorial económicamente seguirá igual, a menos que un creator owned le deje menos dinero que un número work for hire”

Sí, vale, posiblemente haya algun fleco pero creo que la idea principal está ahí…

“también está cambiando un poco el paradigma del cómic mainstream (abandonar la Dark Age por una vuelta al sentido de la maravilla, echar por tierra el decompressive para volver a revalorizar los números individuales, expandir genéricamente tu marco de ficción”

Vaya por delante que no he leido ni un numero del relanzamiento pero… ¿Tanto crees que está cambiando el paradigma?

Puede que algo sí, pero la recuperación del sense of wonder ya la había planteado el mismo Morrison en All-Star o Ellis en Planetary, dos obras reconocidas como parte las más importantes, significativas y representativas de lo mejor del género de la decada.

Lo del “Dark Age”… Joder, el final de Detective Comics o de Batman, no lo recuerdo ahora, me parece dark hasta niveles pocas veces vistos.

Y lo de los crossovers, de momento parece que han metido por ahí un personaje que conecta Flashpoint con todas las series, ¿no? Ya como señal no me da buena espina.

Que ojala sea así y tengas razón, pero como soy algo más viejo que tú voy a apostar por una actitud más cínica al respecto 😛

Clucaran
Lector
Clucaran

A mi estos dos son los comics que más me han gustado del relanzamiento. Sobre todo Animal Man, Lemire tiene una forma de presentar personajes que hacen que te encariñes con ellos enseguida. No he leido a Delano, asi que no se si fusila demasiado…

+ El mejor: Animal Man. Era el que más esperaba. Soy fan de Lemire, del personaje y me gusta la premisa. La ejecución me parece sublime y tanto el sueño como la escena final me han mantenido con el corazón en un puño. Gran presentación de personajes. Espero ansioso el siguiente número.

+ El casi-mejor: Swamp Thing. Tono parecido al de Animal Man. No me extrañaria que estas colecciones se cruzasen antes de llevar un año. El mejor dibujo en lo que llevamos de relanzamiento. Paquette se sale. Snyder tiene un enfoque de la narración ligeramente distinto al de Lemire: se centra desde un principio en ofrecer sus temas mediante metaforas (la del principio que habla de la profesión del padre de Holland como jardinero es muy similar a aquella en la que hablaba del padre de Grayson en Detective) o mediante teorias que aportan cierta luz sobre los temas del relato (vease: “el verde es un lento asesino”). Lemire deja que esos temas dibujen la mecanica de la historia, pero no siente el deseo de verbalizarlos y prefiere centrarse en la presentacion y desarrollo de personajes. Si a esto sumamos el hecho de que Buddy resulta más simpático que Holland me da que, aunque ambos son grandes comics, de momento prefiero el de Lemire. De todas formas este es otro tebeo que pienso seguir religiosamente.

carapocha
Lector
carapocha

A ver si estas series venden bien y se consigue poner de moda algo más que los superheroes puros