La Princesa caballero, de TEZUKA Osamu

Las aventuras en blanco y negro de Chopy y la Princesa

Por
4
1270

En octubre de 2018 salió editada una nueva edición en un único volumen de La Princesa Caballero,(リボンの騎士, 1953) una de las principales obras de TEZUKA Osamu (1928-1989), el Dios del Manga y genio que renovó el manga de tal manera que sentó las bases de lo que sería uno de los mayores puntales de la industria popular de masas en Japón. Además, se convirtió en una de las armas, junto con el anime, del softpower o el poder cultural de Japón a nivel internacional. Así que, antes de entrar en el análisis de esta obra sería interesante adentrarnos en los orígenes del manga como ejemplo de cultura popular y, por supuesto, en la figura de TEZUKA.

El manga, un ejemplo de la industria cultural de masas

Zafiro 0

Edición original: Ribon no kishi -リボンの騎士- (Shōjo Club, Kōdansha, Ltd., 1953-1956)
Edición nacional/ España: Planeta Cómic
Guion: TEZUKA Osamu
Dibujo: TEZUKA Osamu
Formato: Cartoné, tomo único, 688 pag B/N
Traductor: Marc Bernabé (Daruma Serveis Lingüístics)
Precio:28€

Hablar de la cultura popular es hablar de la cultura folclórica en su sentido etimológico más puro, cultura de transmisión popular. Por lo tanto, nos referimos a un tipo de cultura que nace desde el pueblo y para el pueblo. De esta forma, el manga cumple ampliamente esta función, al menos en sus orígenes cuando nace de la tradición artística japonesa. Esta expresión cultural se extiende y consolida durante el periodo Edo (1606-1868), extendiéndose hasta el final de la era Meiji(1868-1912) en un formato y estilo que podríamos considerar premoderno.

Cuando Japón sufre la influencia cultural occidental es cuando empieza la evolución del manga hasta su conceptualización actual, ya que en plena modernización del siglo XIX, este producto sirvió para realizar una crítica satírica de la nueva sociedad surgida en Meiji y aparecieron la primera generación de autores que se dedicaron a dibujar manga, liderados por KITAZAWA Rakuten (北澤楽天, 1876-1955).

Pero, no fue hasta la era Taisho (1912-1926) en que se convertiría en un producto de entretenimiento infantil y posteriormente en un arma de propaganda belicista durante la primera mitad de la era Showa (1926-1945). Así que, no fue hasta la derrota de Japón en 1945 cuando el manga tiene una gran transformación que le llevará a ser el producto que actualmente conocemos. Por este motivo, bajo el contexto de la derrota militar y el genio artístico de TEZUKA, el manga se convirtió en el producto de entretenimiento líder de la industria cultural de masas para hacer que una población exhausta pueda evadirse de la cruda realidad de la posguerra con un producto barato, fácil de reproducir, distribuir y vender.

TEZUKA Osamu y la renovación del manga durante las posguerra

Tezuka

El final de la II Guerra Mundial fue un punto de inflexión para la sociedad japonesa. La derrota militar y la promulgación de una nueva constitución cambiaron el paradigma social y cultural del país, ya que se inició un periodo de occidentalización y una fuerte influencia cultural de los Estados Unidos. En cuanto a la cultura popular, el manga se convirtió en el entretenimiento de la gran masa social que tenía que asumir la derrota y la reconstrucción de la nación. Así que el manga se convirtió en un entretenimiento barato con una reproductibilidad técnica sencilla. De esta manera, junto con el ramen de la marca Nissin, se convirtió en uno de los productos más representativos de la industria cultural de masas por excelencia.

Además, los lectores podían conseguir más material visitando asiduamente las bibliotecas de pago o comprando los llamados libros rojos de manga, impresos en papel de baja calidad y a unos precios más que asequibles. Esta industria cultural de masas no solía retribuir generosamente a los dibujantes que publicaban sus historias, pero a cambio, sí tenían una libertad creativa considerable. Pero entre todos estos dibujantes hubo uno que empezó a destacar por la forma en que expresaba sus historias a través de las viñetas. Un estilo rompedor que se acercaba a un estilo narrativo más cinematográfico, se trataba de TEZUKA Osamu.

La andadura de TEZUKA en el manga se inició con la publicación de su primer libro rojo: Shin TakarajimaLa nueva isla del tesoro, 1947) en el cual empezó a utilizar la narrativa del cine para expresar el movimiento y la acción de la historia. Además, su diseño artístico estaba fuertemente influenciado por Disney, detalle que quedaría reflejado en muchas de sus obras, como Astroboy y Ribon no Kishi. Tras el éxito editorial de su primera obra, el Dios del Manga se trasladó a Tokio y empezó a publicar en la revista Manga Shōnen (1947) en cuyas páginas nacería su personaje más célebre: Tetsuwan Atom más conocido como Astroboy.

Podemos decir que TEZUKA puso las bases del manga moderno y de muchos de los géneros y estilos que marcarían el manga para siempre. Entre ellos la categoría llamado shōjo manga (少女漫画), siendo esta una categoría demográfica para identificar a su público potencial y no un género de manga propiamente dicho, ya que es una etiqueta que abarca una gran cantidad de temas y estilos: drama histórico, magical girl, ciencia ficción… Así que en el contexto previo a la recuperación económica se publica Ribon no KishiEl Caballero de la Cinta – (aka. La Princesa Caballero).

Ribon no Kishi, el nacimiento del llamado shōjo manga

zafiro-07

Las primeras revistas para chicas aparecieron en el mercado durante los primeros años del siglo XX, como la revista Shōjo kai (少女界., Mundo de chicas). En ella se publicaron poemas, artículos sobre moda, ilustraciones y relatos románticos. También publicó en ella una de las primeras autoras de manga YOSHIYA Nobuko. Además fueron unas revistas que llegaron a influenciar el estilo de dibujo de autoras más posteriores como TAKAHASHI Makoto o IKEDA Riyoko. Pero, quien puso las bases para la aparición de un género de manga para chicas fue TEZUKA con Ribon no Kishi.

Podemos considerar que Ribon no Kishi es un shōjo manga, ya que apareció publicada en la revista shōjo Club de la editorial Kōdansha entre enero de 1953 y enero de 1956 y esta sí que era una revista de chicas. Tal fue su éxito editorial que entre enero y junio de 1958 se publicó una segunda parte Futago no Kishi, historia que narra las aventuras de los descendientes de Zafiro y Franz. Pero, ¿qué tuvo esta serie que se convirtió en un gran éxito editorial? Pero primero será mejor que veamos brevemente una sinopsis de esta obra.

Todo empezó en el cielo: Dios asignaba el sexo a los niños que iban a nacer: un corazón azul para los niños y un corazón rojo para las niñas. Pero, Tink, un ángel travieso, entregó al espíritu de la futura Zafiro un corazón azul. Poco después Dios le otorgó un corazón rojo y fue en ese momento en que se dio cuenta que ella nacerá con dos corazones. Dios castigó a Tink con la misión de recuperar el corazón azul de la princesa. Pero para ello tendrá que convencerla y de paso ayudarle a resolver su tragedia personal y familiar.

Zafiro se convirtió en el retoño de los reyes de Silverland, un país donde impera la Ley Sálica y las niñas no pueden reinar. Cuando nació se produjo un error y en vez de anunciar que había nacido una niña afirmaron que había nacido un niño, por lo tanto, el heredero legítimo al trono, rompiendo los planes del Duque de Duralmin, el cual quiere llegar a controlar el reino a través de su hijo Plastic convirtiéndolo en el príncipe heredero y futuro monarca. Aunque se sospecha la verdad sobre la identidad de género de Zafiro no pueden demostrar que el joven príncipe es en realidad una mujer. Así que el Duque junto con Maese Nylon intentarán descubrir la verdad para poder desprestigiar la corona y controlar el reino.

Tras las primeras páginas en que vemos como Zafiro se desenvuelve como hombre se produce la tragedia con la muerte del rey. Los más allegados de la Corte y que conocen la verdad intentarán que ella sea coronada para poder derogar la Ley Sálica pero por culpa de un complot de Nylon la verdad queda descubierta y se descubre que Zafiro es una mujer. Así que tanto la princesa como su madre, la reina, son acusadas de alta traición y encerradas en una torre. El Duque de Duralmin consigue controlar Silverland a través de su hijo y el país queda bajo un poder tiránico al cual nadie puede hacerle frente… Hasta que aparece El Caballero de la Cinta, un héroe enmascarado que intentará desbaratar todos los planes del maquiavélico Duque.

Otro de los detalle que observamos es una mirada judeocristiana y estereotipada en el argumento de este manga. No deja de ser una influencia de los cuentos infantiles que intentan explicar el nacimiento de un hijo. En las primeras páginas de Ribon no Kishi se nos presenta una imagen de Dios infalible y todopoderoso, que decide quién nacerá como hombre y quién nacerá como mujer. En un principio el error es impensable pero cuando este se produce no es por culpa se desencadena la tragedia. Así que la misión de Tink será la de convertirse en el ángel protector de Zafiro.

Otra de las grandes tramas de La Princesa Caballero es el “triángulo” amoroso entre Zafiro, Franz y la misteriosa cortesana rubia, que enamora al príncipe.La protagonista se enamora del príncipe pero este a su vez, cae enamorado de una chica rubia, que no es otra que la propia Zafiro disfrazada de cortesana para ayudar a su amado. Por supuesto, Franz no sabe quién es en realidad la joven chica y odia profundamente a Zafiro, al cual considera que es un traidor. Precisamente, la imagen de nuestra joven protagonista vestida de mujer fue utilizada por IKEDA Riyoko en La rosa de Versalles para mostrarnos la belleza femenina de Oscar sin la presión que le supone llevar un traje militar y así enamorar a Hans Axel von Fersen.

Así que vemos que los personajes tienen su destino marcado y no pueden escapar. Por mucho que luche, Zafiro es y será una mujer aunque maneje la espada. Como mujer será capaz de enamorarse del príncipe Franz de Goldland, pero como también tiene una parte masculina sufrirá por no poder acercarse más al príncipe. Es aquí donde se esconde la gran tragedia de Ribon no Kishi, decida lo que decida Zafiro siempre saldrá perdiendo. Así que el gran problema vital al que se enfrentará será elegir cuál de los dos corazones quiere mantener: el de hombre y poder gobernar Silverland renunciando al amor o como mujer y perder el derecho al trono pero en cambio ganará el amor de Franz.

La figura del héroe enmascarado en Ribon no Kishi

zafiro-02

Una figura importante en este manga es la del héroe enmascarado que esconde su identidad para poder luchar contra la injusticia. Precisamente, esta idea del héroe enmascarado que se enfrenta en solitario a un poder absoluto ya la vemos en los primeros héroes de ficción de la cultura popular estadounidense como El Zorro. Podríamos decir que el personaje del Caballero de la Cinta de la Princesa Caballero, es la versión japonesa de este personaje tan popular, ya que encontramos muchos paralelismos entre Don Diego de la Vega y la propia Zafiro: Los dos personajes son miembros de la aristocracia de su país, no dejan de ser unos apuestos forajidos enmascarados y visten de una forma característica e icónica para defender al pueblo de los funcionarios tiránicos y opresores. Además, ambos son diestros con las espadas y suelen humillar públicamente a sus adversarios, como sucede con Maese Nylon.

No obstante, la idea del héroe enmascarado es un referente común en el mundo del cómic. Ya no solo porque sea una forma recurrente de presentar al héroe, como vemos en los cómics de Marvel o DC, sino porque representa unos valores representativos. Además, el protagonista al vestirse con el traje sufre una transformación en su imagen y en lo que representa, ya que encarna esos valores que defiende. Estos personajes, cuando no van enmascarados suelen ser personajes anodinos, sin una aparente fuerza de resistencia y que “aceptan” el poder tiránico establecido. Pero la realidad es todo lo contrario. Es un personaje fuerte, valeroso y capaz de enfrentarse a las injusticias. Eso sí, debe permanecer en el anonimato para evitar ser capturado por la autoridad.

Todos estos aspectos los podemos ver también en Ribon no Kishi. Zafiro, una vez se ha descubierto que es una mujer, es encerrada en una torre junto con su madre sin poder salir. Aunque al principio es maltratada por su guardián acaba por ganarse su simpatía al curarle las heridas. Es a partir de este momento cuando su encierro es más laxo y puede escaparse de la torre para convertirse en el Caballero de la Cinta, el héroe que salva al pueblo de la tiranía.

También es una alegoría a la monarquía, como una institución justa que mantiene la armonía de la sociedad. Solo la tranquilidad del pueblo se rompe cuando la familia real es apartada del poder y se establece la tiranía como poder absoluto. Ante esta fuerza que rompe la paz social surge una fuerza contraria que intenta compensar aquello que se ha roto, en un intento más de hacer visible la injusticia y que la paz vuelva al reino tras la caída del reino en un periodo caótico.

Por lo tanto, vemos que en Ribon no Kishi aparecen unos valores universales de justicia y paz que todo héroe tiene que defender aún a costa de su propia vida. Para ello, el héroe no dudará en encontrar extraños aliados en su combate, como el Capitán Blood, un pirata solitario, quizás, la inspiración de MATSUMOTO Leiji para crear a Harlock, el pirata espacial y libertario por excelencia. Incluso, también recibirá ayuda de otras fuerzas más maléficas, como la de Hékate, la hija de la Bruja Hell, la adaptación que hizo TEZUKA de Maléfica, una de las grandes villanas por excelencia de la factoría Disney.

La influencia de Disney en Ribon no Kishi

La influencia de Disney en la obra de TEZUKA es incuestionable. Este referente lo podemos comprobar en el diseño de su personaje más conocido: Astroboy, un homenaje al personaje más icónico esta factoría. Además, su obra recibió una fuerte influencia de la cultura popular de los Estados Estados Unidos, ya que se pueden ver importantes referencias a los estilos. Así que no es de extrañar que aplicara el dinamismo de la animación a su estilo para dibujar manga.

Pero sin duda, lo que más impresiona de TEZUKA fue la capacidad de reproducir el estilismo narrativo de Disney en las páginas de Ribon no Kishi. A medida que avanzamos su lectura lo podemos comprobar. Por ejemplo, ver a Tink hablando con los animales del bosque o a la propia Zafiro, vestida de princesa y leyendo cuentos a los animales del bosque, siendo un guiño a la propia Cenicienta. Además, también vemos esta influencia en los aliados y enemigos de la Princesa Caballero, como el Capitán Blood, líder de los piratas que ayuda a Zafiro, una versión más positiva del Capitán Hook, el villano de Peter Pan.

Sin embargo, la gran enemiga de Zafiro es el gran referente que vemos de Disney: la malvada bruja Hell. su villanía y su vestimenta no es más que una adaptación de Maléfica. Hell, al igual que su alter ego de Disney, utiliza sus malignas artes mágicas para conseguir sus maquiavélicos objetivos: robar el corazón femenino de Zafiro para entregárselo a su hija Hékate y así hacerla casar con el príncipe Franz de Goldland.

Hell, al tener unos poderes muy parecidos a Maléfica, es capaz de transformar su cuerpo en cualquier animal. Además, también veremos un combate épico con Tink en el cual ella acaba por transformarse en un dragón para matar al ángel. Por lo tanto, lo que vemos es una apropiación de un estilo narrativo y de diseño que acabará por perfilar el manga moderno. Esta evolución será la gran novedad de una industria cultural de masas que está inmerso en un proceso de (re)creación y desarrollo que acabará por convertirse en algo nuevo.

La influencia de la compañía de Teatro Takarazuka en Ribon no Kishi

ribon no kishi portada

Otra de las grandes influencias en Ribon no Kishi es la influencia del teatro Takarazuka. La idea de que un personaje femenino se trasvista en un hombre tiene su origen en este grupo teatral. Además, la madre de TEZUKA solía llevarle a ver las actuaciones de este grupo de teatro, convirtiendo a Ribon no Kishi en un homenaje a su madre y a las obras que esta compañía realizaba. Por eso, cuando creó el personaje de Zafiro se inspiró en el TeatroTakarazuka y en lo que ha simbolizado para las artes escénicas japonesas.

Tenemos que tener en cuenta que el grupo de Teatro Takarazuka solo participan actrices, por lo tanto, las mujeres realizan todo tipo de personajes, incluso los masculinos. Precisamente este grupo lleva años creando obras teatrales basadas en manga, como sus versiones de La rosa de Versalles, de IKEDA Riyoko, manga que fue fuertemente influenciado por Ribon no Kishi o Black Jack, también de TEZUKA.

Esta compañía de teatro, también conocida como Takarazuka Revue se fundó en 1913. Siempre ha producido grandes funciones de teatro en las que se combina canciones, música y teatro. En sus orígenes fue una escuela cuyas alumnas formaban parte de las élites más acaudaladas de Japón y en su escenario se realizaron tanto obras tradicionales como espectáculos más contemporáneos.

Es importante señalar que es una institución que representa el empoderamiento de la mujer dentro de la sociedad japonesa, ya que la mujer tiene absoluto protagonismo. Además, aquí apareció la imagen de la otoko-yaku, la actriz especializada en interpretar papeles masculinos, como se puede observar en las numerosas representaciones, como ya la mencionada La rosa de Versalles o en sus versiones de Romeo y Julieta de William Shakespeare.

El tratamiento de género en Ribon no Kishi

zafiro-06

Ribon no Kishi fue un manga rompedor en la década de los cincuenta en un Japón conservador que estaba en un proceso de reconstrucción nacional. La historia de este manga nos mostró un tema nuevo y que parecía imposible que se tratase en una serie dirigida a un público juvenil: la dualidad entre géneros, ya que la propia Zafiro se debate entre seguir siendo un hombre por obligación o convertirse en la mujer que en realidad quiere ser.

Precisamente, el título de este manga también ayuda a crear esta ambigüedad de género, en el cual los personajes no llegan a saber del todo si la protagonista es realmente una mujer, aunque gráficamente sí podemos deducir el género de la protagonista: grandes ojos brillantes, un resplandor que corresponde con una idealización de la mujer con una fuerte influencia de Disney y Betty Boop, icono femenino estadounidense de la época.

Por lo tanto, la ambigüedad de género será la gran protagonista de la primera parte de la historia. Zafiro se ve obligada a actuar en público como un hombre. Por este motivo utilizará un vocabulario y unas expresiones propias del lenguaje masculino. Además, tendrá que evitar cualquier atisbo del lenguaje femenino que descubra todo el engaño. Por este motivo, más de una vez, tanto Nylon como Duralmin le tenderán más de una trampa lingüística para que se descubra como mujer.

Relacionado con el lenguaje también volvemos a observar otra particularidad del japonés y que ya vimos en la reseña de El marido de mi hermano. Una vez más, vemos aparecer los conceptos de honne y tatemae, esta vez relacionados con la identidad de género de la protagonista y el lenguaje. En este caso, el honne, lo que uno verdaderamente piensa y siente estaría relacionado con el uso del lenguaje femenino, el cual Zafiro solo usa cuando está en sus estancias privadas y alejada de la Corte. Por el contrario, tenemos el tatemae, lo que uno debe decir en público para no romper la armonía social, que estaría relacionado con el lenguaje masculino y es el que debe usar para su propio bien, el de su familia y para la estabilidad de Silverland.

Por lo tanto, también es importante el aspecto lingüístico del guion de Ribon no Kishi, ya que ayuda a identificar más el dilema ante el cual se le presenta a Zafiro. Ya que el uso del lenguaje femenino por un hombre implicaría que su identidad de género no sería el biológico. Además, teniendo en cuenta el contexto histórico de la publicación de esta obra era prácticamente imposible que un hombre cisgénero lo utilizara. También tenemos que considerar que en la década de los cincuenta aún no se había desarrollado las teorías queer y la sociedad japonesa de la época era mucho más conservadora que en la actualidad. Así que, si Zafiro utiliza este lenguaje es porque es una mujer cisgénero que se hace pasar por hombre para conseguir el trono.

En octubre de 2018 salió editada una nueva edición en un único volumen de La Princesa Caballero,(リボンの騎士, 1953) una de las principales obras de TEZUKA Osamu (1928-1989), el Dios del Manga y genio que renovó el manga de tal manera que sentó las bases de lo que sería uno de…

Valoración

Guion - 10
Dibujo - 10
Interés - 10

10

Las tramas argumentales de TEZUKA están perfectamente diseñadas y entrelazadas. Esto hace que la lectura sea ágil por la acción continua y sin descanso. El nivel gráfico es soberbio, así que tratándose de una del llamado Dios del Manga, ¿qué esperabas?

Vosotros puntuáis: 7.88 ( 12 votos)
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
billyboy
billyboy
Lector
29 febrero, 2020 0:54

No existió un remake que le acerco al genero Yuri?

Mònica Rex
Autor
En respuesta a  billyboy
1 marzo, 2020 19:18

Sí, así es. Lo comenté hace unos años aquí: https://www.zonanegativa.com/la-princesa-caballero/

Personalmente, es un manga que me encantaría poder leer. Por cierto, en aquella entrada el primer comentario también es tuyo, Billyboy

billyboy
billyboy
Lector
En respuesta a  Mònica Rex
1 marzo, 2020 21:11

Ostras, ni me acordaba XD,muchas gracias Monica 🙂

Mònica Rex
Autor
En respuesta a  billyboy
4 marzo, 2020 15:43

A ti! 🙂